Cuando los cruceros no llegan: Una lección de democracia. Por Iroel Sánchez


Ochocientos mil es un número grande y si se trata de personas puede ser la cantidad de habitantes de una ciudad y hasta de un país, o la cifra de miembros de un movimiento social o político. Es de esperar que en una democracia, que se cancele abruptamente, por decisión unipersonal de un gobernante, algo que ochocientas mil personas se habían propuesto hacer, debería generar encendidas protestas en las calles y largos debates en los medios de comunicación y en el parlamento.

Sigue leyendo

“El coco” en cuatro patas. Por Paula Hass


Sí, ese mismo, “el coco” de asustar a los niños, que ciertos adultos convierten alegremente en “la bruja de la escoba”, o “la garra siniestra”, o “el hombre del saco”, o “la mano peluda”, o cualquier otra
aberración que garantice la obediencia de los díscolos chiquillos.

Sigue leyendo

Emperadores democráticos y otras paradojas del doble rasero ( + video). Por José Manzaneda y Esther Jávega


Emperadores democráticos

Gracias al diario La Vanguardia sabemos de las “escenas curiosas” que dejó la coronación del nuevo rey de Tailandia: por ejemplo, a sus “súbditos (…) arrastrándose por el suelo sobre sus rodillas” para “rendir tributo” (2). Sobre otro nuevo monarca, el de Japón, el diario nos dice que aspira, “tal y como establece la Constitución”, a “trabajar por `la felicidad del pueblo´” (3). Todo muy normal y democrático. No como en Cuba, un “régimen” (4) tan dictatorial que organizó 130 mil asambleas en todo el país para debatir su Constitución (5).

Sigue leyendo

#CubaInformatiza #CubaMasInternetvsBloqueo: Los tuits de Helms y de Burton. Por Iroel Sánchez


“…entre bambalinas, nosotros hicimos mucho. Como usted sabe, la juventud…, uno de nuestros jóvenes del Departamento de Estado recibió un Twitter «Continúen», a pesar de que ellos habían planificado una parada técnica. Así que nosotros hicimos mucho por reforzar a los que protestaban sin mostrarnos. Y seguimos hablando con ellos y apoyando a la oposición

Hillary Clinton sobre la primera “Revolución Twitter”. Entrevista con Farred Zacharia, transmitida por CNN el 9 de agosto de 2009 Sigue leyendo

No es tan fácil Mr. Trump. Por Ángel Guerra Cabrera


Los operadores del presidente Donald Trump quieren acabar pronto con los gobiernos revolucionarios y progresistas de América Latina y el Caribe y hablan descaradamente de la vigencia de la Doctrina Monroe. Pero el paso de los meses ha puesto a pensar por lo menos a su jefe que la tarea no es tan fácil. Lo hizo expresar su frustración por el fracaso del plan relámpago del asesor de seguridad nacional John Bolton para derrocar al presidente Nicolas Maduro y lo ha conducido a aburrirse del tema para concentrarse en la irresponsable política contra Irán, la del propio Bolton, de Pompeo y del yernísimo Jared Kushner. Hicieron creer a Trump que conseguirían quebrar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para que, al menos, un sector militar tumbara a Maduro, tal vez con una ayudadita de tropas especiales yanquis. Después de eso, pensaban, el gobierno cubano caería como ficha de dominó y el sandinismo en Nicaragua no duraría un suspiro. Helo a continuación.

Sigue leyendo

¿Qué propiedades reclaman a Cuba y quiénes eran sus dueños? (+ video) Por Iroel Sánchez


“Propietario en nueve centrales (azucareros), un banco, tres aerolíneas, una papelera, una contratista, una transportista por carretera, una productora de gas, dos moteles, varias emisoras de radio, una televisora, periódicos, revistas, una fábrica de materiales de la construcción, una naviera, un centro turístico, varios inmuebles urbanos y rurales, varias colonias, varias firmas norteamericanas y otros múltiples intereses”

Cubierta del libro Los propietarios de Cuba 1958

La anterior es la ficha del dictador Fulgencio Batista en el libro Los propietarios de Cuba 1958, de Guillermo Jiménez, que presenta las propiedades, cargos públicos y relaciones familiares de los 551 más prominentes miembros de la oligarquía cubana al triunfo de la Revolución. No es un libro politizado, expone sólo datos, pero ilustra cómo mucho menos del uno por ciento de la sociedad cubana -que entonces reunía poco más de cinco millones de habitantes- concentraba la riqueza de la nación mientras los índices de desempleo, insalubridad y analfabetismo flagelaban a buena parte de los cubanos. Sigue leyendo