Bloqueo total e intervención militar, la receta de un “pacifista” para Cuba. Por José Manzaneda


El Premio Sajarov que –según el Parlamento Europeo- reconoce a quienes “han dedicado sus vidas (…) a la defensa de los derechos humanos y las libertades” (1), ha sido entregado en dos ocasiones a la llamada “disidencia” cubana: a las Damas de Blanco y a Guillermo Fariñas (2). Sigue leyendo

Trump contra los médicos cubanos. Por Ángel Guerra Cabrera


Los senadores cubanoestadounidenses Marco Rubio y Robert Menéndez despliegan nuevas siniestras aventuras contra su país de origen. Vividores perennes de la industria anticastrista, proponen leyes contra la cooperación médica cubana e impulsan, con fondos federales, una campaña para brindar una imagen falsa y grotesca de ella como vulgar trata de personas y productora de fondos para “engrosar las arcas del Estado”. Un objetivo importante que persiguen es intensificar la campaña en el seno de la ONU y en Europa para impedir la concesión del Premio Nobel a las brigadas médicas cubanas Henry Reeve, propuesta de cientos de personalidades e orgnizaciones sociales y humanitarias que cuenta ya con el apoyo de decenas de miles de firmas en el mundo, incluyendo Estados Unidos.  El contexto político que hace posible y estimula estas acciones es el recrudecimiento del bloqueo a Cuba por el gobierno de Donald Trump a niveles de asfixia sin precedente. Sigue leyendo

La prensa que blanquea fraudes vacunales, electorales… y periodísticos. Por José Manzaneda


 Sin terminar los ensayos clínicos, sin verificación sanitaria: una simple nota de prensa de la multinacional estadounidense Pfizer, asegurando que su vacuna contra la Covid tiene un 90 % de efectividad, disparó el valor de la compañía (1) y su presidente se embolsó, en un día, 5,6 millones de dólares tras vender acciones (2). Sigue leyendo

Donald Trump, Joe Biden y la “democracia” del American Way. Por Justo Cruz


Hace unos días tuve una experiencia que me alegró mucho el día a pesar de Donald Trump, Joe Biden y el Coronavirus. Resulta que nuestra organización “Cuba Sí” había hecho un pedido a una empresa en Berlín para ser enviado a Cuba como donativo. Por razones obvias no voy a entrar en detalles, solo quería referirme a la reacción del jefe de turno de esa empresa al escuchar que se trataba de un donativo para mi país. Sigue leyendo