Bachelet y Almagro: almas gemelas. Por Ángel Guerra Cabrera


El informe de Michelle Bachelet sobre los derechos humanos en Venezuela contiene todos los requisitos para ocupar un lugar señero en una enciclopedia universal de la infamia. Mucho más porque la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos se debe a un conjunto de mandatos emanados de la Carta de esa organización, de los acuerdos de su Consejo de Derechos Humanos y de otras de sus instancias que resultan pisoteados en este documento. Sigue leyendo

Cuando los cruceros no llegan: Una lección de democracia. Por Iroel Sánchez


Ochocientos mil es un número grande y si se trata de personas puede ser la cantidad de habitantes de una ciudad y hasta de un país, o la cifra de miembros de un movimiento social o político. Es de esperar que en una democracia, que se cancele abruptamente, por decisión unipersonal de un gobernante, algo que ochocientas mil personas se habían propuesto hacer, debería generar encendidas protestas en las calles y largos debates en los medios de comunicación y en el parlamento.

Sigue leyendo

Cuba, cuando la personalidad se hace pueblo. Por Rafael Emilio Cervantes Martínez


Comienza a hacerse cada vez más palpable la tendencia en sitios de todo tipo que las noticias, medias noticias y falsas noticias sobre Cuba toman como punto de referencia el intenso acontecer de trabajo, medidas, participación, y comunicación desde el lugar de los acontecimientos, cada vez más frondosa. Sigue leyendo

Alienación y Revolución. Por Ernesto Estévez Rams


Una joven modelo polaca decidió caerle a martillazos y destrozar la nariz de una estatua pública con más de doscientos años de antiguedad mientras era filmada por una cómplice, con el objetivo declarado de aumentar el número de seguidores en una red social de la que era cliente. Dicen que la chica está ahora arrepentida del crimen cultural que protagonizó.

Sigue leyendo

¿Cómo detectar una fake news? (video)


“Las medidas que tomamos nos las propuso el pueblo, no tres o cuatro tecnócratas”, dijo ayer el Presidente y eso molesta, sobre todo entre quienes nunca han pensado en los sectores más humildes del pueblo sino en aplicar en Cuba al pie de la letra lo que en sus últimas intervenciones Miguel Díaz-Canel ha llamado “fetiches del neoliberalismo”.
Sigue leyendo