#LaPupilaTv: África nuestra (video)


La pupila asombrada mira África y los estereotipos sobre ella, a través de Eduardo Galeano y la música de Stromae, Raúl Torres, Silvio Rodríguez y Tony Ávila entre otros materiales que recuerdan la estrecha relación de Cuba con los pueblos africanos y ponen el bisturí en el racismo que se aun sobrevive entre nosotros.
Sigue leyendo

Un gran revolucionario cubano. Por Ángel Guerra Cabrera


Ha muerto en La Habana Armando Hart Dávalos, uno de los más notables integrantes de la Generación del Centenario encabezada por Fidel Castro. Lo conocí cuando era ministro de educación, en una pequeña reunión en la ciudad de Ciego de Ávila a la que citó a un grupo de estudiantes revolucionarios de preuniversitario. Acababa de producirse la traición de Hubert Matos, jefe militar de la entonces provincia de Camagüey, y Hart centró sus planteamientos en el imperativo de la unidad del movimiento estudiantil y de todos los revolucionarios ante los embates de la contrarrevolución y el imperialismo, así como en la importancia de trabajar con y respetar a los profesores que no hubiesen tenido complicidad probada con el régimen batistiano. No imaginaba que pocos años después tendría el privilegio de colaborar de cerca con el dirigente revolucionario que me había impresionado tanto por su agudeza y lucidez en aquel primer encuentro. Su defensa de la necesidad de la unidad de los revolucionarios cubanos y latino-caribeños sería una constante a lo largo de su actividad política y teórica. Hart insistía en que al clásico proverbio de “divide y vencerás” había que oponer el martiano y fidelista “unir para vencer”. Sigue leyendo

Cuba. Color de la piel, nación, identidad y cultura. Un desafío contemporáneo. Por Esteban Morales


A modo de introducción

Existe un conjunto de problemas, que resultan claves para comprender la supervivencia de lo que pudiéramos llamar el “fantasma” de la supuesta contraposición entre “Color de la piel y Nación “en la Cuba de hoy. A lo que se suman los desafíos provenientes de las relaciones entre color, identidad y cultura, dentro de una nación que aún no ha logrado superar los problemas del racismo. [1]

Cuba tuvo que batallar durante largos años y contra muchos “demonios” para lograr emerger como nación. Sigue leyendo

Deudas ante la partida física de Armando Hart. Por Alfonso Alonso


Ha partido hacia la insondable inmortalidad histórica uno de los dirigentes revolucionarios más lúcidos, batallador incansable por la justicia social, por el rescate de la eticidad de la causa revolucionaria nacional y a escala mundial, un intérprete fecundo de la vida y la obra de José Martí -nuestro héroe nacional- de una fidelidad a los principios del M-L y la búsqueda de de la viabilidad histórica de nuestra revolución , así como la lucha común de los pueblos por un Mundo Mejor; hombre de vasta cultura, nobleza de espíritu, sensibilidad humana, trato cordial y una enorme cantidad de martianas ideas bullendo en su mente. Sigue leyendo

Fidel y la democracia. Por Ángel Guerra Cabrera


Al escribir democracia no me refiero al concepto y la práctica dominante en el mundo “occidental”. Allí los candidatos, todos millonarios o ricos, son seleccionados por los partidos políticos periódicamente para disputarse los puestos de elección popular. Las campañas cuestan fortunas y ofertan a los candidatos mercadológicamente.  Cuando surge una opción alternativa, se le intente frenar mediante encarnizadas guerras-campañas mediáticas combinadas con el fraude electoral. Más aún, esa democracia admite que mandatarios electos como Mel Zelaya en Honduras; Fernando Lugo en Paraguay y Dilma Rousseff en Brasil sean derrocados con nuevas variables de los golpes de Estado. Sin olvidar los fracasados intentos de golpe contra Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa. Ni el golpe continuado y permanente en Venezuela contra el presidente Nicolás Maduro. Sigue leyendo

Apoliticismo: una forma de hacer política. Por Pablo Guadarrama González


Desde que irrumpieron las ideologías políticas, especialmente las que conformarían la modernidad, se fueron decantando diversas corrientes con posturas muy divergentes entre sí, y por supuesto con fundamentos filosóficos muy heterogéneos, sobre la forma y las vías de cómo debía organizarse la vida social. 

La mayoría de ellas definieron con claridad sus ideas respecto a la cuestión del poder político, como instrumento para perpetuar algunas élites o clases dominantes, o para dar paso al predominio de otros sectores sociales.  Sigue leyendo