Fernando, el centro en el rojo. Por Omar Valiño


El sms de mi compañera me atraviesa el corazón, me resisto a creer la noticia. Tengo abiertos todos los sitios digitales que reviso cada mañana y no la encuentro. El dolor me empaña los ojos y veo peor. Me esperanzo en un error. Pero llamó a un amigo y me confirma que “es dolorosamente cierta”. Ha muerto Fernando Martínez Heredia. Sigue leyendo

La lengua del camaleón. Por Javier Gómez Sánchez


javiergosanchez09@gmail.com

Lo ocurrido a partir de que salió a la luz el texto de Elier Ramírez Cañedo La tercera vía o centrismo político en Cuba. Una aproximación desde la historia, resulta ilustrativo.

La reacción del Sr. Fernando Ravsberg, ha sido la de tomar el texto titulado Nuestro pan de cada día, firmado por “Carlitos” y publicarlo en su app de contenidos Cartas desde Cuba, cambiándole el título original por el de ¨No hay tercera vía, habrá participación o habrá despolitización¨. Sigue leyendo

Mangosta no come cocodrilo (Parte IV). Por Fabián Escalante Font


“…Destacados artistas e intelectuales europeos dirigen un mensaje al presidente Kennedy en el que denuncian los planes de una nueva agresión norteamericana contra Cuba y demandan respeto para el derecho de autodeterminación del pueblo cubano…”

Así encabezaba un despacho el 5 de junio de 1962 la Agencia Prensa Latina, el cual sólo era una muestra de la lucha que en todas partes del mundo, estudiantes, trabajadores, artistas e intelectuales desarrollaban en favor de Cuba, denunciando a diario las maniobras de los Estados Unidos y sus planes de agresión contra la pequeña Isla del Caribe. Sigue leyendo

Mangosta no come cocodrilo (Parte III). Por Fabián Escalante Font


Para mediados de 1962, el bloqueo económico, cultural  y político contra Cuba se había incrementado a niveles insospechados. Después su expulsión de la OEA, Estados Unidos se apresuró a presionar, con todos los medios a su alcance, a los gobiernos latinoamericanos que, con la sola excepción de México, muy pronto romperían sus relaciones con el gobierno de la Isla.  En tales circunstancias Fidel señaló:

“¿Qué han hecho entre la histeria y la vocinglería de las últimas semanas? Una serie de medidas descabelladas […] presiones sobre numerosos países del mundo para que sus barcos no transporten mercancías a Cuba […] que no hagan negocios, entorpeciendo un derecho […] Y así los representantes del gobierno yanqui trotan por el mundo presionando a las compañías para que no traigan alimentos a Cuba […] Además han convocado a los cancilleres de América Latina, a puertas cerradas, en el Departamento de Estado, en conciliábulo secreto para agredir a Cuba.”[1]

Una idea de las presiones políticas y diplomáticas contra Cuba la brinda la declaración del subsecretario de Estado norteamericano, Edwin Martín, el 31 de julio a la revista U.S. News & World Report: Sigue leyendo

Mangosta no come cocodrilo (Parte II). Por Fabián Escalante Font


Siguiendo con el año 1962, documentos desclasificados señalan que “en junio, la CIA recibió informaciones serias de que el pueblo cubano estaba a punto de rebelarse contra el régimen de Castro, sin ningún tipo de patrocinio de los Estados Unidos”.1 Ante tales noticias, el Pentágono, en la persona del general Benjamín Harris, propuso el plan para esa contingencia, el cual refería en uno de sus párrafos:

“Los Estados Unidos apoyarán y sostendrán la rebelión en Cuba con todos sus recursos, incluyendo el uso de su fuerza militar para garantizar la sustitución del régimen comunista por un nuevo gobierno adecuado para los Estados Unidos […] En el caso de que esta sublevación se extienda como un movimiento popular contra el régimen comunista, los Estados Unidos deben ser capaces de ejecutar una rápida acción militar para anticiparse a un concertado y drástico programa de represalias en pro de la humanidad y de la misión de este plan.”2

Sin embargo, aun en aquel peligroso escenario la Revolución continuaba su programa social, político y económico. Al concluir el tercer año de gobierno, el Consejo de Ministros aprobó el presupuesto de la nación para 1962: 1,853 millones de pesos, el más alto de toda la historia del país. Se dedicaron 270 millones al fomento de la cultura y la educación; se aprobó la creación de 15,890 aulas para la educación de adultos, se destinó medio millón de pesos mensuales para la asistencia social a personas desvalidas; la Unión Soviética declaró que garantizaría todo el transporte de mercancías destinadas a Cuba procedentes de sus industrias, que en ese año alcanzaría la cifra de setecientos millones de dólares. Pero nada de eso fue analizado en el Consejo Nacional de Seguridad de los Estados Unidos. El SAG, bajo la conducción de Robert Kennedy y el general Lansdale, continuó instrumentando el aniquilamiento de la Revolución Cubana. Sigue leyendo

En #LaPupilaTv: Fidel le habla en inglés a los Estados Unidos (video)


De la mano de Fabián Escalante, ex jefe de la Seguridad del Estado cubana, La pupila asombrada analiza la trama que involucró a la CIA, Kennedy y Fidel y terminó con la vida de la periodista norteamericana Lisa Howard. Música de Santiago Feliú, Silvio Rodríguez y el Dúo Buena Fe.  Sigue leyendo