El anticomunismo como bandera. Por Javier Gómez Sánchez


Los últimos días han sido definitorios para el choque ideológico que convenientemente han intentado mantener disfrazado de debate intelectual. Sigue leyendo

Una modesta propuesta (de transición a Obama). Por Nelson P. Valdés


A propósito del actual debate, en el que se discute sobre la legitimidad de quienes, según sus propias palabras, buscan – con apoyo extranjero- un “transitional change” “in favor of a multiparty Cuba” (Ver entrevista de la Agencia Reuters a Roberto Veiga, “Pioneering editor sees open Internet in Cuba’s future” en  http://www.reuters.com/article/us-cuba-church-idUSKBN0F91RW20140704), el conocido académico cubanoamericano Nelson P. Valdés me ha enviado este texto suyo en un correo con el siguiente mensaje que se explica por sí mismo: 

Sigue leyendo

¿Unirse centristas y revolucionarios? Por Javier Gómez Sánchez


Ni en la pelota. Ante el discurso de Trump: Claridad revolucionaria vs las intenciones de validar el centrismo.

javiergosanchez09@gmail.com

Lejos de ser un retroceso, el discurso de Donald Trump lo que hace es dar inicio a un escenario político completamente nuevo. Las posibles situaciones a partir de la implementación de su Directiva Presidencial serán, respecto a los escenarios anteriores en el conflicto Estados Unidos-Cuba, totalmente inéditas. Sigue leyendo

Los intereses de Mr Trump. Por Pedro Pablo Gómez


Según la vieja canción cubana,’’el amor y el interés se fueron al campo un día y más pudo el interés que el amor que le tenía’’. Esta versión podría aplicarse al hecho de la increíble decisión del actual presidente de los EEUU, Mr. Donald Trump de revertir parte de los acuerdos y decisiones tomadas en relación con las medidas aplicadas por el ex presidente Barack Obama para establecer y mejorar la política del gobierno de los EEUU con Cuba. Sigue leyendo

Show anexionista en Miami. Por Juan Fernández López


Un discurso anticomunista que recordó los peores libretos de la guerra fría, con manipulaciones históricas de todo tipo y mentiras mal fabricadas, propias para un auditorio de viejos provocadores, terroristas, mercenarios y políticos ultraderechistas del actual gobierno, se encargó de presentar ante el mundo la desatinada decisión del mal asesorado Donald Trump de dar marcha atrás al proceso de normalización de relaciones con Cuba y retomar la fórmula de la coerción, el bloqueo, la presión política y el chantaje para en “corto tiempo” tratar de derrocar a la Revolución.

No hubo tapujos y después de encender los ánimos del auditorio, el representante anticubano Mario Díaz Balart; le sucedieron las promesas de Marco Rubio de destrozar la revolución en seis meses o seis años (un comentarista miamense apuntó que seis décadas con estos métodos fueron insuficientes); una consigna degradante del vicepresidente Mike Pence, lo ratificó en su ultraconservadora postura y como un acérrimo anticubano; una intervención del gobernador floridano que pasó inadvertida y no traducida por las televisoras, y el momento por todos esperados en la sala: las ofensas, calificativos agresivos e irrespetuosos, que no tienen parangón entre mandatarios que le precedieron en las últimas décadas. Sigue leyendo