Ucrania y la Neolengua. Por José Manzaneda


Nos prohibieron los medios rusos para que, sobre el conflicto de Ucrania, pudiéramos disfrutar de una información veraz… y plural (1). Tan plural como este titular: “Ucrania evacúa sus militares de la acería de Azovstal”, que fue repetido en decenas y decenas de medios occidentales (2).

Que, durante días, insistieron en que las tropas ucranianas fueron “evacuadas”, “salieron” o “abandonan la planta” (3) (4). ¿Se rindieron? ¿Se entregaron? ¡Eso jamás! Son palabras prohibidas en la neolengua impuesta por el Ministerio de la Verdad (5). Como en la novela 1984.  Sigue leyendo

La Tercera Guerra Mundial. Por Carlos Rivera Lugo





La guerra no es simplemente un acto político, sino un verdadero instrumento político, una continuación de las relaciones políticas, una gestión de las mismas por otros medios.

Carl von Clausewitz

Todo tiende a indicar que el conflicto actual trabado en torno a Ucrania entre Estados Unidos (EEUU), la Unión Europea (UE) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) contra la Federación Rusa, constituye la Tercera Guerra Mundial. La dificultad que se ha tenido para llegar definitivamente a esa conclusión es que la contiende actual tiende a diferenciarse de la idea que se tenía de lo que eventualmente sería la próxima guerra mundial, es decir, una conflagración planetaria con armas nucleares que dejaría al mundo en ruinas y lleno de cadáveres por todas partes. Sin embargo, la Tercera Guerra Mundial ha asumido otro carácter: una especie de guerra planetaria total con consecuencias tanto geopolíticas como antisistémicas y con características de conflicto híbrido, es decir, no sólo militar sino que también económico, mediático, cultural e, incluso, deportivo, entre otros frentes. En lo militar ha sido una guerra mayormente convencional aunque con la posibilidad siempre presente de una escalada hacia lo nuclear, como bien han advertido todas las partes. Sigue leyendo

Ucrania y el neofascismo comunicacional. Por Ángel Guerra Cabrera


El sangriento golpe de Estado de febrero de 2014 en Ucrania, organizado por Estados Unidos(EU)  permitió convertir a ese  país, de facto, en una plaza  de armas de  la OTAN, enfilada a empujar a Rusia a una guerra prolongada y desgastante como lo fue Afganistán para la antigua URSS. No conforme  con las  5 oleadas de expansión de la alianza hacia las fronteras rusas, ni  con el emplazamiento  de dispositivos coheteriles en República Checa y Polonia, Washington entronizó en Kiev una pandilla de ultranacionalistas, rusofóbos y neonazis, el equipo idóneo para cumplir con su plan bélico antirruso a costa de vidas ucranianas. Sigue leyendo

La Humanidad no se fabrica, es historia. Por Sara Rosenberg


Me parece que hoy la fábrica de mentiras esta funcionando a medio gas. Leo los diarios y la prensa y noto como después de un mes y medio fabricando odio, barbarie y sobre todo necrofilia, la fábrica nefasta ha ralentizado su producción. Sigue leyendo