Argentina, terremoto continental. Por Ángel Guerra Cabrera


La aplastante victoria de Alberto Fernández, candidato a la presidencia por el Frente de Todos(FT), en las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias de Argentina(PASO) es un hecho no solo de gran trascendencia política nacional, sino regional y mundial. Debe subrayarse la presencia, como su compañera de fórmula, de Cristina Fernández de Kirchner, uno de los actores y actoras principales de la gran corriente política latinocaribeña de fines del siglo XX y principios del XXI contra el neoliberalismo, por la independencia, la justicia social y la unidad e integración de nuestra América. Cristina en su momento dio un paso al costado y propuso a su correligionario para encabezar el dúo por considerar que era lo más conveniente a los intereses populares.

 La victoria obtenida demuestra la maestría estratégica de la ex presidenta -y, claro, su altura de miras- pues la asunción por Alberto de la candidatura presidencial, junto a su experimentado oficio político y don de gentes arrojó magníficos frutos en lo que hace al aglutinamiento de gran parte del peronismo en torno a la fórmula Fernández-Fernández(FF) y la atracción por esta de más sectores de  clase media. Ninguna encuestadora fue capaz de acercarse siquiera a los resultados obtenidos por FF, pues aunque coincidían en pronosticar su victoria, le asignaban 5 o menos puntos de ventaja. Pero tardó en exceso en conocerse el cómputo oficial, no obstante que un alicaído y desajustado Macri salió temprano a reconocer su derrota. De muy mala gana y, en el colmo del narcisismo, el nacido en cuna de oro culpó de ella a los electores y mandó a los argentinos a dormir, orden incumplida por los seguidores de FF. Estos esperaron pacientemente a que el gobierno anunciara sus datos horas después en un intento por mejorarlos mediante la manipulación digital, impedido por la justicia electoral. No obstante que los sondeos a boca de urna lo habían adelantado, fue entonces que se supo a ciencia cierta que la fórmula FF lograba más de 11 millones y medio de votos y unos 15 puntos de ventaja, celebrados hasta avanzadas horas por los frentistas. Datos más finos de hoy arrojan 49.2 por ciento de la votación para el peronismo-kirchnerismo frente a 33.1 de Macri, una tremenda ventaja de 16 puntos.

Este resultado dejó claro el contundente rechazo de dos tercios del electorado a las asfixiantes políticas neoliberales aplicadas en los últimos tres años y medio: recortes masivos de empleos, inflación galopante, caída de salarios, devaluación del peso, tarifazos de más de 1000 por ciento, desindustrialización, quiebra de miles de pymes, reducción sustancial de la inversión pública y aumento importante de la pobreza y la desigualdad social.

Ello, no obstante que el ultraneoliberal gobierno de Mauricio Macri, recibió el año pasado un préstamo, o “rescate”, del Fondo Monetario Internacional(FMI) por 57,100 millones de dólares, el mayor concedido por la institución de crédito en toda su historia. Este supuestamente protegería a los más vulnerables de los efectos del draconiano plan de ajuste acordado con el FMI para “sanear” la economía rioplatense, pero en realidad quienes se beneficiaron de él fueron principalmente los especuladores financieros, incluidos el presidente argentino y varios de sus ministros de gabinete. Obviamente, el desembolso de un monto tan elevado por el FMI solo podía obedecer a una decisión de Donald Trump en favor de su amigo Macri y del sostenimiento de uno de los gobiernos más serviles al imperialismo yanqui en América Latina y el Caribe, al extremo que despertó celos y censuras de algunos de los socios europeos de Washington.

La ventaja lograda por Alberto Fernández ha sido de tal contundencia, que todos los analistas coinciden en que es simplemente irremontable.  De modo que es razonable esperar que refrende y hasta supere este desempeño en la elección del 28 de octubre sin necesidad de someterse a la segunda vuelta, una gran noticia para nuestra América, para las elecciones que esperan a la izquierda en Bolivia y Uruguay y también para el México lopezobradorista. Macri, luego de haber aumentado artificialmente el viernes el precio de los valores argentinos en Wall Street para dar una imagen de favorito de los círculos financieros, ha mantenido después del batacazo una conducta errática e irresponsable, que tiró al piso los indicadores bursátiles y el peso. Al fin, el miércoles en la mañana, 3 días después de su derrota, en una tácita admisión de que se inicia la transición,  llamó a Alberto Fernández, quien había mostrado disposición al diálogo, aunque aclaró que quien gobierna hasta el 10 de diciembre es Macri.  Fernández criticó el ya cuestionado paquete de medidas económicas y sociales recién anunciadas por el presidente y dio a entender que eran electoreras. Precisamente dijo haberle sugerido que sea más presidente que candidato para evitarle mayores sufrimientos al pueblo argentino.

Twitter:@aguerraguerra

4 pensamientos en “Argentina, terremoto continental. Por Ángel Guerra Cabrera

  1. “La victoria obtenida demuestra la maestría estratégica de la ex presidenta -y, claro, su altura de miras- pues la asunción por Alberto de la candidatura presidencial, junto a su experimentado oficio político y don de gentes arrojó magníficos frutos en lo que hace al aglutinamiento de gran parte del peronismo en torno a la fórmula Fernández-Fernández(FF) y la atracción por esta de más sectores de clase media”…
    Disculpeme Don Angel…estoy de vacaciones, pero sólo hacia falta bajar del pedestal, algo que cuesta trabajo con la silla como trono, ya hace un tiempo alguien nos enseño, comiendo lo que comían todos y firmando billetes con un apodo, que somos solo de paso y la vanidad es mala consejera para guiar a los pueblos…algunos como Cristina lo aprenden después de hacernos padecer cuatro años de sufrimiento neoliberal…
    Saludos

  2. Pingback: #Argentina, terremoto continental. | argencuba

  3. Sin duda, el triunfo peronista es una buena noticia. El asunto no es ese. Supongamos que los peronistas ganan de nuevo el gobierno. Y que hacen las cosas “excelentemente bien”, al menos, como lo hiceron durante los gobiernos de los Kirchner.
    Tendr’an que pagar, renegociar la deuda contraída por Macri con el FMI, como ya hicieron antes. Los neoliberales privatizan y endeudan al país, luego los peronistas pagan las deudas y hacen “políticas sociales”. Pero los polos de poder mundial siguen siendo los mismos y siguen los vaivenes económicos y políticos en los USA y las grandes potencias.
    Quizás suba un poco el PIB con los peronistas y mejoren un poco la educación, la salud la atención social y los niveles de empleo. Pero basta un vientecito platanero que sople un poco en la economía mundial, que baje o suba el precio de esto o aquello, e incluso Argentina, que está pomposamente en el G-20, a comer tierra de nuevo.
    Y la prensa de derecha con la ultra-reaccionaria oligarquía argentina a hacerle la guerra al gobierno y los yanquis y todo eso, y luego nuevas elecciones y la gente vota de nuevo por la derecha.
    ¿Qué cambió? ¿Hasta cuando la “izquierda latinoamericana” se va a conformar con entrar en el jueguito de “quitate tú para ponerme yo” ? ¿Hasta cuando los pueblos del continente van a seguir prisioneros de los espejismos de la “democracia” burguesa?.
    Sí, desde luego que los peronistas o el PT en Brasil son mejores que Macri o Bolsonaro, pero o se sale del vaivén infernal ese, que no lleva a ninguna parte o todo el continente terminará convertido en algo semejante a Colombia…donde la propia mayoría de la gente votó en contra de los acuerdos de paz…y luego eligieron a Iván Duque…como eligieron al fascista Bolsonaro en Brasil…
    En fin, yo vivo en Cuba y aquí se le encontró solución al problemita. Cierto que hemos tenido y estamos pagando un costo altísimo por la soberanía y el Socialismo, que se cometieron errores y aún hoy hay mucho que hacer mejor, pero el relajo ese ya no existe aquí. Les toca a los demás pueblos del continente hallar sus propias soluciones para ser ELLOS, ser verdadermente soberanos y progresar con equidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.