El “aterrizaje suave”de Cuba en el capitalismo y la “secuencia óptima” (Parte IV ¿y final?: Vikingos bajo el sol)


Iroel Sánchez

vikingos

Llama la atención que existiendo países de nuestra región con muchos más problemas sociales que Cuba -violencia, insalubridad, desnutrición, narcotráfico, etc- y menos producción académica, artística e intelectual que los aborde, los  medios de comunicación, algunas ONGs, la industria cultural y los gobiernos de países europeos miembros de la OTAN dedican proporcionalmente muchos más recursos y espacios a estimular el abordaje de la problemática interna cubana que a indagar en ninguna otra nación de nuestro entorno. Por ejemplo,  como he dicho antes, en Colombia, Honduras, México, Brasil… asesinan periodistas y blogueros pero es a la expresión de sus similares cubanos -no sometidos a actos semejantes- a los que corporaciones como BBC dedican espacios exclusivos.

Así tenemos la simpática paradoja que convierte lo que se hace en Cuba con el respaldo de los gobiernos y medios de comunicación más poderosos del mundo en “alternativo” o “independiente”, mientras lo que apoyan las bloqueadas instituciones del “conflictivo” gobierno cubano es siempre “oficialista”. Más allá del accionar burocrático de no pocas de nuestras  instituciones, cuya inercia resulta funcional a esa lectura, me pregunto si eso tendrá algo que ver con “dinámicas de información” y una “política de proyección hegemónica” que, imposibilitadas de actuar directamente por el propio bloqueo norteamericano, se proyectan a través de terceros.

¿Será posible que Europa se dedique a promover entre nosotros verdaderos proyectos de desarrollo, o a divulgar su enorme herencia científica y cultural, sin segundas intenciones al servicio de Estados Unidos y dirigidas a cambiar el régimen político y social cubano? De hecho, han existido y existen hoy algunos en la economía y la ciencia muy útiles impulsados en Cuba por países del viejo continente como la propia Noruega. Por otra parte, es memorable la acogida que tuvo la visita a la Feria del libro de La Habana del gran explorador noruego Thor Heyerdalh, acompañado de una importante exposición que mostraba su trabajo científico, como resulta ejemplar el Festival de Cine Francés que cada año llena los cines cubanos como una alternativa a la inundación hollywodense.

Pero deberían dejar, por favor, de intentar imponernos desde Europa y Estados Unidos -acompañado de abundantes recursos y atractivo empaque- lo que el panameño Guillermo Castro Herrera define en su más reciente colaboración en La pupila insomne como “la falsa erudición del liberalismo en crisis” en actualizada lectura del José Martí de Nuestra América que enfrentó a Sarmiento y su importada “batalla entre civilización y barbarie”: 

“La lucha de los europeos y norteamericanos por la reconstrucción del Estado de Bienestar identifica a su izquierda dentro del mundo realmente existente para ellos, hoy bajo control de su derecha.

“Nuestra demanda de construir un mundo nuevo – que sea popular por lo revolucionario, y revolucionario por lo democrático que llegue a ser – no es, en esta perspectiva, de izquierda.

“Ella corresponde a la naturaleza más profunda de nuestra identidad, de nuestras necesidades y nuestras aspiraciones, definida en la batalla incesante contra la falsa erudición del liberalismo en crisis.”

Silvio Rodríguez ha explicado, con su particular capacidad de síntesis, la inviabilidad de esa “izquierda” de este lado del Atlántico:

“La izquierda se identifica (y falta mucho para que eso cambie) por el antiimperialismo. No todo el antiimperialismo pudiera ser de izquierda, pero para ser de izquierda es imprescindible ser antiimperialista. Para mi eso es básico. Y eso no quiere decir antinorteamericano ni anti Estados Unidos. Eso quiere decir en contra de las políticas imperiales hegemónicas de dominación global y regional. Al menos en nuestras circunstancias de cubanos y latinoamericanos considero que es así. Por eso todo el que pretende hablar como izquierda y sólo tiene palabras para criticar y denostar a los que han logrado hacer cosas concretas desde la izquierda, como por ejemplo tomar el poder, para mi o están equivocados o son farsantes.”

Sobre ello escribí una vez:

“El imperialismo no es confesional, y lo sabemos no sólo por sus alianzas con el Talibán. La mejor investigación que conozco sobre la Guerra Fría cultural de la CIA demuestra con amplitud cómo Estados Unidos financió y alentó una “izquierda no comunista” contra la URSS, y Fidel, al referirse a la conspiración de ultraizquierda en Granada que abrió las puertas a la 82 División Aerotransportada, afirmó: “Es algo que, o lo hizo la CIA, o de lo contrario no habría podido hacerlo más perfecto”. Que exista una intención similar con Cuba dentro del amplio abanico de acciones imperialistas contra el país, a nadie extrañaría, más si ya hay “izquierdistas” que comulgan con la quinta columna armada por Washington.”

El diseño para imponer aquí “la falsa erudición del liberalismo en crisis” es muy viejo, y viene siempre de la misma mano. En una carta fechada  en Madrid el 29 de julio de 1991 y citada en el libro El Camaján, de Arleen Rodríguez y Lázaro Barredo, el agente CIA Carlos Alberto Montaner impartía instrucciones a sus subordinados en Cuba –Gustavo Arcos Bergnes, Oswaldo Payá y Elizardo Sánchez Santa Cruz-Pacheco, entre otros-, y les instruía dividirse entre “liberales, democristianos y socialdemócratas”. Él les explicaba:

“Estas tres tendencias pertenecen a un arco democrático común, y conviven más o menos armoniosamente dentro del mismo sistema de economía de mercado, pluralismo político y defensa de las libertades. Si hubiera que marcar diferencias, que siempre son de matices, habría que decir que los democristianos subrayan cierto orden, los socialdemócratas la justicia y los liberales las libertades individuales.”

Montaner también es de los que propone para Cuba  “una transición pactada al estilo español de los pactos de la Moncloa en 1977” de donde viene esa “izquierda” que pasó -como Javier Solana– de decir “A la OTAN de entrada no”, a ocupar su Secretaría General. Un chiste muy de moda, citado por Castro Herrera, lo refleja: “los socialdemócratas se presentan como de izquierda, se imaginan como de centro, y en el gobierno aplican políticas de derecha”. Con el título “La transición española y el caso cubano”, Carlos Alberto Montaner dedica un capítulo de su libro Cuba: Un siglo de doloroso aprendizaje a lo que Arturo López Levy describe como “el mejor escenario para los intereses y valores democráticos europeos” en esta Isla. 

Toda polémica en Cuba entre “izquierda y “derecha” es falsa. El que no lo crea que recuerde a Henrique Capriles en Venezuela lanzándose contra el proyecto emancipador de Hugo Chávez “desde abajo y a la izquierda“.  Frente a ello, habría que decir como Omar Torrijos, recordado por el pensador istmeño que citamos antes: “Ni con la izquierda, pues, ni con la derecha: con nuestra gente, en todo lo que ella puede llegar a ser”. ¿Qué “izquierda” tendríamos aquí sino esa que el chiste de moda describe? 

Nuestra oposición: el pueblo con el poder en real y en libre ejercicio democrático. Cada vez que fallan los sindicatos, las organizaciones sociales y estudiantiles en su papel de control y representación popular en la vida institucional y política, cada vez que una asamblea de rendición de cuentas es una oda al formalismo, cada vez que nuestra prensa da la espalda a un asunto que afecta la vida de los humildes, se ensancha la grieta por donde avanza el proyecto regresivo que -de distintas maneras- Washington lleva 55 años financiando.

Como ha escrito el historiador Delio Orozco:

“La libertad es esencial para hacer felices a los hombres, pero no lo logra por sí sola, necesita de justicia social y satisfacción de necesidades existenciales.

“Tengo la convicción casi absoluta, de que el uso por sí solo de cada una de líneas de actuación supradichas, no dará resolución efectiva a nuestras necesidades, solo la aplicación armónica, sistémica y consensuada de las tres ofrecerá el trigo que necesita la confección de nuestro pan. La repetición machacona de «Con todos y para el bien de todos» no hará viable la participación de todos, es necesario hacerla efectiva; nadie, por ilustrado o bien intencionado que sea, podrá llevar a vías de hecho lo necesitado por todos; necesitamos gobernar con oposición y esa oposición tenemos que ser nosotros mismos, debemos darnos el medio de una participación real en las empresas, instituciones, organismos, en el gobierno y a todos los niveles porque ello pondrá en manos del soberano verdaderos mecanismos de dirección y control democráticos. El combustible para un socialismo humano es la oposición y el control sobre los agentes de poder en todas las estructuras; pero no solo por parte de entidades estatales, sino, de los trabajadores, de los ciudadanos, del pueblo; nadie más que el humilde sabe lo que el humilde necesita.”

Ya el ensayista Rafael Hernández apuntó antes al respecto, en una entrevista para este blog el 16 de marzo de 2013:

“A fin de cuentas, el 80% de los problemas de que habla esa disidencia antisocialista son analizados y discutidos en Cuba de manera pública, por mayorías –y minorías– que no comparten ni las soluciones ni el estilo político de aquella; y que en muchos casos, asumen el papel de una oposición leal, dentro de las propias filas de la revolución, en espacios que es necesario seguir democratizando entre todos, como parte central del nuevo modelo socialista.”

Nada que ver con el “régimen pluripartidista” del que habla Arturo López Levy; de hecho en un comentario en Facebook, López Levy vio lo dicho aquí por Rafael Hernández como un “ataque” al uso que de ese concepto él hiciera en una entrevista pocos días antes: 

“No voy a discutir cuán exacta es la aseveracion de Rafael Hernandez sobre otros grupos jugando el papel de oposicion leal, solo me referiré a su ataque al concepto mismo.”

Lenin, el primero en utilizar el concepto que tanto entusiasma a unos y alarma a otros en su camino común hacia el fin del socialismo en Cuba, lo definía en base a la “exclusión de los partidos capitalistas burgueses”, justamente lo que pretenden traernos de regreso tanto López Levy como Montaner. 

El mismo López Levy ha confesado: “En más de una ocasión he insistido en la creación de un congreso bicameral”, y quizás algunos fuera de Cuba han malinterpretado el anuncio del traslado de nuestra Asamblea Nacional al Capitolio, viéndolo  como la oportunidad de implantar aquí una “clase política” -a imagen y semejanza de sus pares capitalistas- que, en simulacro de democracia, negocia sus contradicciones internas en lujosos palacios y sólo se acuerda del pueblo en tiempos de elecciones. Y así, con esa caricatura, borrar  la memoria de una Revolución que prefirió sembrar la democracia en el pueblo, multiplicando universidades, escuelas, hospitales, instalaciones deportivas y culturales, en vez de levantar edificios públicos imitando el culto al mármol y el bronce propio de las dictaduras y las plutocracias.

Nuestra institucionalidad necesita cambiar pero no para parecerse al estado burgués y sus “balances y contrapesos republicanos” siempre -en lo esencial- desequilibrados y desbalanceados en favor de los mismos intereses, no importa si se provenga de la “izquierda”, el “centro”, o la “derecha”. Como dice Castro Herrera: “Ninguno de esos costados constituye, en verdad, una opción con respecto al régimen que se estructura en torno a ellos – y a través de esa estructura procesa sus contradicciones internas -, aunque en algunas de sus formas extremas puedan parecerlo, o favorecer con su accionar la transformación de ese régimen en otro”.

Volviendo al “aterrizaje suave”, Ichikawa termina su artículo “Si Iroel Sánchez tuviera razón” diciendo que, de ser ciertas las hipótesis que desarrolla en sus posts, la polémica entre quienes apoyan el bloqueo y otra tendencia “partidaria discreta del cambio de régimen en Cuba” sería “una estafa, o una farsa: una puesta en escena propiciada por otros intereses mayores donde ambas convergen”. Sin compartir sus análisis, vale decir que de farsas y estafas está llena la historia de la injerencia de Estados Unidos en América Latina, a través de terceros países o por manu propria; lo de la CIA ordenando a sus intelectuales pagados condenar su propio golpe militar en Guatemala no es una ficción.

Guillermo Castro Herrera explica muy bien la diferencia entre lo que nos ha traído hasta aquí  y lo que nos quieren imponer:

“…frente al capitalismo y el Estado burgués de su tiempo – que fue por excelencia el del liberalismo triunfante -, Marx no se consideró nunca a sí mismo como un político de izquierda, sino como un antagonista que luchaba por un régimen económico y un ordenamiento estatal distintos en forma y propósito.

“Lo mismo puede decirse de las otras personalidades que dieron forma y proyecto a la filosofía de la praxis en las condiciones de la transición del siglo XIX al XX, desde Rosa Luxemburgo y Vladimir Lenin hasta Antonio Gramsci.

“Por contraste con ellos, por la misma época pasaron a ser “de izquierda” aquellos de sus compañeros de ruta que buscaron y encontraron un lugar para sí mismos como segmento crítico del mismo régimen que los socialistas y comunistas de origen buscaban derrocar.”

En Cuba conquistamos el derecho a fundar y defender, frente a formidables obstáculos externos y errores de nuestra propia cosecha, “un régimen económico y un ordenamiento estatal distintos en forma y propósito” que ha logrado niveles de democracia, justicia social y soberanía nacional imposibles bajo el orden capitalista neocolonial y aunque necesita ser, a su vez, transformado, esa transformación no puede ser en el sentido de regreso la “normalidad” prerrevolucionaria, como cada vez de manera más desembozada se proclama por algunas voces y denuncia insistentemente Fernando Martínez Heredia.

El Presidente Raúl Castro, ante la Primera Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba, explicó claramente el sentido de esa transformación:

Si hemos escogido soberanamente, con la participación y respaldo del pueblo, la opción martiana del partido único, lo que nos corresponde es promover la mayor democracia en nuestra sociedad, empezando por dar el ejemplo dentro de las filas del Partido, lo que presupone fomentar un clima de máxima confianza y la creación de las condiciones requeridas en todos los niveles para el más amplio y sincero intercambio de opiniones, tanto en el seno de la organización, como en sus vínculos con los trabajadores y la población, favoreciendo que las discrepancias sean asumidas con naturalidad y respeto, incluyendo a los medios de comunicación masiva.”

Por más que lo ha intentado, EE.UU. nunca ha logrado comunicar la intelectualidad cubana  con la contrarrevolución. Para que su proyecto tenga éxito hay que instaurarlo en la mente de sectores de alta influencia social: profesores universitarios, jóvenes blogueros… y para eso nada mejor que un evento importado, donde prestigiosos académicos cubanos convivan con los asalariados de EE.UU. y se invite a gente joven con inquietudes intelectuales. Alguno de ellos, autodefinido como “de izquierda”, ha terminado con una confusión  tal que -orgulloso de coincidir con López Levy- ha pedido la proclamación del pluripartidismo y la creación en Cuba de una “Comisión de la Verdad”, al estilo de Argentina, Uruguay y Brasil, como si el paisaje suramericano de desaparecidos, torturados, ejecuciones extrajudiciales, cárceles secretas y genocidios- provocados por la Operación Cóndor, organizada por los mismos que financian la “oposición” aquí y en la que participaron gente que la aplaude como Luis Posada Carriles y Félix Rodríguez Mendigutía– fuera la realidad cubana. Tanto rigor histórico y académico merecería recibir la correspondiente invitación del gobierno noruego para visitar Oslo, ya dijo Jason Epstein que en el “tren clandestino privilegiado” operado por la CIA en su guerra fría cultural,  el talento no es lo decisivo y los “vagones de primera clase no siempre estaban ocupados por pasajeros de primera clase”.

No creo que el camino sea cerrarnos, con miedo a la confrontación ideológica. Sin embargo, tampoco se puede ser ingenuo y actuar como si esa confrontación no existiera junto al dinero y los planes para acabar con la Revolución. Ya dije, “bienvenido el debate y la pluralidad de ideas”, pero cuando en el exacto lugar que dio tribuna en Cuba al inefable Carlos Saladrigas -amigo de las célebres operaciones estadounidenses ZunZuneo, Piramideo y Raíces de Esperanza–  “izquierda”, “centro” y “derecha” son convocados bajo una sola bandera -en este caso vikinga- hay que mirar detrás y percatarse de lo que los une: la intención de quien paga.

El objetivo del “cambio de régimen” y la “secuencia” están bastante claros, sólo falta convencer a  millones de cubanos en Cuba. Y eso es un poco más difícil, es una tarea demasiado grande para empleados vikingos -ingenuos o conscientes- por más dinero que porten desde Estados Unidos y los fríos mares de Noruega.

10 pensamientos en “El “aterrizaje suave”de Cuba en el capitalismo y la “secuencia óptima” (Parte IV ¿y final?: Vikingos bajo el sol)

    • Gracias, me gusta mucho esa frase, de hecho la escogí como título cuando le hice la entrevista a Rafael.
      A veces hay moscas que pretenden cazar águilas, actitud algo suicida.
      Y moscas que se entregan a las águilas, esas son las peores.

  1. Una respuesta a esta serie en:
    https://cafeporcuba.squarespace.com/blog/uwvv9g0juajd6d4txxcg12zxhf5kw4
    Hace tiempo no veía tantos adjetivos e insultos por centímetro cuadrado.
    Si esta es la pluralidad y la tolerancia que nos traerán los amigos….
    Arreglados estamos cuando el insulto sustituye al análisis y se viste de patriotismo la invitación a un poder extranjero para llevarnos suavemente hacia el capitalismo.

    PD: Preguntado por los insultos en el texto del enlace, relaciono algunos:

    “Iroel pontifica”
    “sospecha real se ha mezclado con una injustificada paranoia contra todo el que ostente una posición matizada hacia Cuba”
    “poco disimulado estilo estalinista”
    “me hace recordar la época de cacería de brujas y el llamado quinquenio gris”
    “el simplismo de Iroel”
    “posiciones sectarias”
    Por más que busco en mis textos atacados no encuentro nada similar.
    Pero lo esencial no lo explican en CAFE: La invocación de ALL a EU y Europa para llevar a Cuba al capitalismo y el pluripartidismo.
    El problema no es si ALL puede dar esa opinión, con todo derecho, considero, sino si se puede expresar así y ser patriota, subordinando a un poder extranjero lo que suceda en Cuba.
    Empeñado en insultar, ese texto no responde lo esencial:
    “¿es patriótico pedir que Cuba “modere esa manera de ser” y sea uno más en el Felpudo para ser llevada por Estados Unidos -”por un método más persuasivo y menos coercitivo”- hacia “un régimen pluripartidista y una economía de mercado”?

    “Es difícil encontrar algo novedoso cuando se condiciona un cambio en la política de Washington con lo mismo que se esgrimió por EE.UU. desde que comenzó sus agresiones contra la Revolución: que Cuba renuncie a una política exterior independiente, lo que es una de las prevenciones buscadas por el apéndice que desde el país del Norte se impuso a la Constitución cubana en 1901, la Enmienda Platt.”

    Al alinearse con esa postura, Isabel Alfonso y CAFE pierden toda credibilidad en Cuba y en cualquiera que sepa qué son EU y Europa para los países del Sur.

    Aquí mi análisis sobre esa postura https://lapupilainsomne.wordpress.com/2014/05/03/el-aterrizaje-suavede-cuba-en-el-capitalismo-y-la-secuencia-optima-parte-iii-y-final-moderate-mi-amor/

    Y aquí la invitación que hace ALL:
    “…un aterrizaje suave cubano hacia un régimen pluripartidista y una economía de mercado, no un desplome súbito del régimen actual. La secuencia óptima para ese resultado es una liberalización cubana, en la que los intereses europeos puedan participar en mayor escala, seguida por un levantamiento del embargo estadounidense que preceda la apertura final del sistema político cubano con una transición pactada al estilo español de los pactos de la Moncloa en 1977.” https://lapupilainsomne.wordpress.com/2014/04/28/el-aterrizaje-suavede-cuba-en-el-capitalismo-y-la-secuencia-optima-parte-i-suave-nena-suave-suavecito-nena/

    Pero a mi juicio la joya de lo que dijo ALL y CAFE no cuestiona está acá:

    “La política del embargo es una política imperial porque pretende imponer a través de la coerción el tipo de gobierno que a ellos les gustaría en Cuba, con las políticas que a ellos les gustarían desde Cuba. Es posible que esa política sea suplantada por una política de proyección hegemónica que lo que procura es persuadir al otro actor, a partir de dinámicas de información, dinámicas de incentivos, de que es mejor, para el actor más débil, adoptar cambios que lo hagan caber o entrar en un rompecabezas mayor donde predomina el liderazgo norteamericano.

    “Esto es algo que Cuba no parece aceptar y eso ya es un conflicto de Cuba no solo con Estados Unidos sino con un sistema internacional donde la primacía norteamericana es una realidad. El actual sistema político cubano y la dirección cubana no se sienten cómodos con el mundo de esa manera y hacen todo lo posible por cambiarlo. ¿Es posible que Cuba modere esa manera de ser? Yo creo que sí. ¿Es posible que Estados Unidos asuma la búsqueda de sus mismos objetivos por un método más persuasivo y menos coercitivo?”

    Si afirmar eso es ser patriota y cuestionarlo es ser estalinista, adoptar posiciones sectarias, volver al “quinquenio gris”, pontificar y tener paranoia que baje dios y lo vea.

    No hay nada más sectario que atacar e insultar, actuando como grupo, contra una persona que ha expresado su opinión sin insultos.

  2. Como usted dice Iroel debemos consultar al pueblo cubano lo que desea, ¿pero de qué manera? Yo estoy seguro que el pueblo va apoyar mayoritariamente a su revolución y para darle el viso legal y democrático que eso merece, lo mejor es organizar y aplicar un plebiscito con las preguntas adecuadas.

  3. Lei la respuesta del Cafe a Iroel y sin dejar de reconocer el esfuerzo que hicieron por parecer razonables y “moderados” les dije que metieron la patica al decir que el Bloqueo contra Cuba “no estan bloqueo ni tan embargo” jajajajajaja que vengan y me pregunten, cínicos. El mono aunque se vista de seda, mono se queda. Y no quiero ofender a los primates que de ahi procedemos jajajajaja.

  4. Dice un dicho muy popular cubano que “el que tiene lengua no manda a chiflar”. Parece que ALL se quedo sin lengua.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s