Milton Friedman pasea por La Habana repartiendo “agua de fuego”


Iroel Sánchez

neoliberalismoEl ideólogo del neoliberalismo, Milton Friedman, afirmó a principios de los años ochenta: «Solo una crisis -real o percibida como tal- produce un verdadero cambio. Cuando ocurre esa crisis, las acciones que se emprenden dependen de las ideas existentes en aquel momento. Ésa es en mi opinión, nuestra función básica: desarrollar alternativas a las políticas existentes y mantenerlas vivas y disponibles hasta que lo políticamente imposible se convierta en políticamente inevitable». Así resumía Friedman cómo elaboró su doctrina y esperó el momento para imponer sus ¿desarrollos? poniéndolos sucesivamente a disposición de esos grandes demócratas con el nombre de Augusto Pinochet, Ronald Reagan, Margaret Thatcher, Gonzalo Sánchez de Losada y Boris Yeltsin, entre muchos otros.

Y hay quien parece estar en eso de “desarrollar alternativas a las políticas existentes y mantenerlas vivas y disponibles hasta que lo políticamente imposible se convierta en políticamente inevitable” en Cuba. A ellos se refirió el Presidente Raúl Castro al conmemorarse los 55 años de la Revolución:

“En nuestro caso, como sucede en varias regiones del mundo, se perciben intentos de introducir sutilmente plataformas de pensamiento neoliberal y de restauración del capitalismo neocolonial, enfiladas contra las esencias mismas de la Revolución Socialista a partir de una manipulación premeditada de la historia y de la situación actual de crisis general del sistema capitalista, en menoscabo de los valores, la identidad y la cultura nacionales, favoreciendo el individualismo, el egoísmo y el interés mercantilista por encima de la moral”.

Lo hacen con palabras como democracia y libertad… entre otras muy atractivas e inobjetables que el socialismo se dejó arrebatar en una guerra cultural que EE.UU. pagó muy bien, como se documenta en el libro La CIA y la guerra fría cultural de la británica Frances Stonor Saunders. En el fondo, y hasta abiertamente, pretenden alentar el regreso del pluripartidismo y eliminar la idea de una educación gratuita y laica del futuro del país, algo que significaría un enorme retroceso democrático, de libertades y de igualdad, y que es precisamente una de las herencias pinochetistas que permanece viva en esa cuna del neoliberalismo que es Chile.

Sus potenciales aliados en Cuba, voluntarios o asalariados, son aquellos a los que la igualdad les queda incómoda y apoyándose en la justa lucha contra el igualitarismo, sueñan con no tener que enviar su niño a la misma escuela a la que van “los negritos del barrio”. A ellos se refirió recientemente Fernando Martínez Heredia:

“…la conservatización social puede parecer incluso que tiene que ver solamente con la vida privada de las personas. No pretende otra cosa que recuperar los usos, las normas, los comportamientos, las reacciones, los valores, las visiones de la vida y del mundo, “que había antes”. Su propósito, en última instancia, sería “volver a la normalidad”. Pero, en el fondo, esa supuesta normalidad es la de la vida y las relaciones sociales que regían antes de la Revolución. Cuando yo era un niño, por ejemplo, lo normal era que yo ni era blanco ni negro, y que no nos moríamos de hambre; comíamos bien, aunque con un solo cubierto. Mi familia había subido unos peldaños en la escala social durante el último medio siglo. Pero los muchachos aprendimos a no aspirar a trabajar en ningún banco, comercio u otros lugares donde no permitían trabajar a personas que no tuvieran la piel blanca. Desde que era pequeñito me enseñaron a darme mi lugar. Así se llamaba eso: “aprender a darse su lugar”. Eso es lo que pretende el conservatismo social en la Cuba actual: que volvamos “a lo normal” y que cada cual “se dé su lugar”. Es decir, que la sociedad que hemos creado se suicide.”

El escenario es confuso y hay quien se marea al beber de las exóticas aguas suministradas por el gobierno de un país nórdico que envía tropas a Afganistán y académicos a La Habana mientras representa a Washington en las conversaciones entre las FARC y el gobierno colombiano.

Que gente que se define como “oposición revolucionaria y socialista” al gobierno cubano y ha criticado -en nombre de nuestra independencia- un proyecto como el realizado con Brasil en el puerto de Mariel agradezca “el apoyo de la embajada del Reino de Noruega en La Habana” no deja de parecer interesante. Maravilloso ver a quienes acusan al gobierno cubano de capitalista inclinarse ante una corona europea perteneciente a la OTAN. Quizás logren convocar a participantes nórdicos a un evento en Oslo sobre el futuro de Noruega en el que se discuta la pertinencia de la monarquía allí existente, agradeciendo el apoyo de la embajada de Cuba.

La contrarrevolución vestida de contrarrevolución está derrotada y Estados Unidos lo sabe. Sin masa entre los intelectuales cubanos, Washington intenta cazar entre quienes ponen contenidos en la Red para  que se muevan -como explica el libro de Stonor Saunders- “en la dirección que uno quiere por razones que piensa son propias”. ¿Qué buscaba el Segundo Jefe de la Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana en un encuentro de blogueros y tuiteros cubanos sino relanzar el fracasado puente destruido por la mediocridad de sus emisarios locales? Pero el rechazo provocado indicó claramente que es más efectivo el acercamiento desde un tercer país y el cultivo de la vanidad por medios y periodistas occidentales, que tan efectivo resultó en tiempos de la perestroika soviética. Lo describe el libro La caída del imperio del mal, que he citado en otras ocasiones y donde uno de los más célebres “disidentes” soviéticos durante la Guerra Fría que es también uno de los más críticos analistas de los efectos de la perestroika en la antigua URSS, Alexander Zinoviev, afirma:

“Uno de los efectos más poderosos utilizados por Occidente para lograr la disgregación de la sociedad soviética  fue la vanidad de los ciudadanos soviéticos. Yo la llamaría tentación de notoriedad, en la que cayeron con asombrosa ligereza y decisión muchas personalidades influyentes. Occidente aprovechó esta debilidad de los políticos soviéticos y de las personalidades de la cultura, al igual que los colonizadores y conquistadores occidentales supieron aprovechar la debilidad de los indígenas americanos por las bebidas alcohólicas. Dejaban que los indios se alcoholizaran y luego conquistaban enormes territorios e inmensas riquezas a cambio de «agua de  fuego».

“Los primeros que picaron en el anzuelo de la notoriedad fueron los disidentes soviéticos, seguidos de los hombres de la cultura y los deportistas. Los burócratas del partido y el estado no tardaron en envidiar su «fama mundial», y se arrojaron sobre el «agua de fuego» de la fama apartando a codazos a los disidentes, críticos con el régimen, escritores, músicos y muchos otros cuyos nombres, hasta entonces, salían en los medios de comunicación occidentales. Los burócratas aventajaron a los que les habían precedido, arrancándoles la bandera del antisovietismo y el anticomunismo. Mijaíl Gorbachov, jefe del estado soviético y del PCUS, fue el campeón de esta lucha por el «agua de  fuego»  de la notoriedad, distinguido por su traición sin precedentes con toda clase de honores y títulos, como el de «hombre del año» e incluso «de la década». Por este auténtico auge de su fama en Occidente, Gorbachov habría traicionado no sólo a su pueblo sino a toda la humanidad… En realidad eso fue lo que hizo con sus aliados en Europa y otras regiones del mundo. Otros Judas soviéticos de alto copete siguieron los pasos de Gorbachov: Yakovlev, Shevardnadze, Yeltsin,… El afán desenfrenado de cosechar elogios y notoriedad en Occidente llegó a ser el principal acicate de los reformadores soviéticos.”

La idea es ver quiénes están más cerca y cultivar en ellos la actitud que acaba de describir el Primer Vice Presidente Miguel Díaz Canel en la clausura del Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, al referir “el oportunismo de aquellos que quieren marcar distancia y convertirse en “personajes” haciendo guiños al enemigo” y llamar a “diferenciar al que plantea dudas y criterios con honestidad en nuestros espacios de debate, del que busca notoriedad, sobre todo fuera del país, con posiciones oportunistas.”

Ahora están aislados pero quienes manejan los hilos no tienen apuro. La oportunidad esperan verla llegar en 2018 con la convocatoria a la reforma constitucional y la salida de la escena política de la generación histórica de la Revolución, momento para el que proponen el regreso del pluripartidismo al país. Creen se las anunció el Presidente Raúl Castro al afirmar: “no resulta saludable estar reformulando continuamente la Carta Magna de la Nación y comoquiera que efectuar una reforma constitucional nos tomará necesariamente un tiempo prudencial, ya que si bien algunas cuestiones pueden modificarse por el propio Parlamento, otras más importantes requieren además la ratificación por el voto favorable de la mayoría de los ciudadanos en referendo; deseo esclarecer que en mi caso, con independencia de la fecha en que se perfeccione la Constitución, este será el último mandato”. Para ese momento ya tendrán su propuesta legitimada entre quienes logren confundir a base de invitaciones y aplausos, conectada internacionalmente con gobiernos cercanos a Washington y vinculada con sectores influyentes de la emigración cubana en Estados Unidos. La presencia en auditorios nacionales del codirector del Cuba Study Group, Carlos Saladrigas, un hombre muy vinculado a la estrategia de “cambio de régimen” de Washington contra la Revolución, devenido opositor de última hora al bloqueo, lo confirma.

No creo en golpes de pecho de quienes apoyaban el bloqueo y ahora lo creen un obstáculo. Hasta los aliados de Estados Unidos en todo el mundo condenan el bloqueo, ¿por qué no lo harían sus aliados cubanos? En 1954, la misma CIA que organizó el derrocamiento de Jacobo Arbenz en Guatemala le orientaba a los integrantes del Congreso por la Libertad de la Cultura (CLC) en América Latina hacer una declaración condenando el golpe de estado en el país centroamericano, como se explica en el libro de Olga Glondys El exilio republicano español y la guerra fría cultural. La  CIA –dice Glondys- “vio una excelente oportunidad para intentar vencer la desconfianza de los intelectuales latinoamericanos, presentando una genuina cara izquierdista y prodemocrática del CLC”. Incluso el jefe del CLC –al igual que su miembro cubano Jorge Mañach- criticó el comunicado finalmente emitido porque tenía una mención al “totalitarismo soviético”, lo que era perjudicial para el organismo, dadas las acusaciones que se le hacían de estar pagado por el Departamento de Estado. Llamo la atención otra vez sobre “el tercer país”, el CLC funcionaba desde París, no desde Estados Unidos.

La nueva jugada para Cuba no deja de ser inteligente pero muy poco democrática. El país necesita muchos cambios y para consensarlos ocho millones de cubanos participaron en el debate de los Lineamientos económicos y sociales, más de un millón de militantes del Partido y la UJC debatieron los Objetivos de la Conferencia Nacional del PCC y seguramente todos seremos convocados a debatir la reforma constitucional. Cuando ese momento llegue ya un puñado de personas a las que nadie ha elegido, incluyendo varios extranjeros, nos tendrá su propuesta para el futuro de Cuba con el apoyo de países europeos miembros de la OTAN y algún Judas de este lado del mar, no importa los cambios que millones de cubanos hayamos discutido y aprobado.

Hoy puede parecer absurdo o inviable pero recordemos que meses antes de la desintegración de la URSS la mayoría de la población había votado en un referéndum por mantener la Unión Soviética; sin embargo, el manejo torpe y burocrático de la situación  del país por sus dirigentes, el papel de la prensa sensacionalista y el aliento con “agua de fuego” desde el exterior a los líderes más al gusto de Occidente terminó convirtiendo “lo políticamente imposible” en “políticamente inevitable”. Hoy la mayoría de los ciudadanos de las ex repúblicas soviéticas lo lamenta y Rusia es un país capitalista relativamente independiente pero cada vez más cercado por sus enemigos, donde -según una encuesta de Gallup- sólo un 19% cree que aquel colapso le mejoró la vida. En Cuba, no se puede ignorar -como demostró la primera mitad del Siglo XX- que la independencia y la soberanía,  por nuestra particular situación geopolítica,  son imposibles con un país dividido y bajo el capitalismo.

Y mientras llega el 2018, tratemos de adelantarlo. En lo económico, pidamos lo que un economista emigrado, de visita reciente en Cuba con el mismo patrocinio nórdico-otanista, reclamó: “una liberalización al estilo Big Bang” y un shock que ya describió Naomi Klain en su imprescindible biografía del neoliberalismo que lleva esa palabra en el título. Según el entrevistado, “con la pequeña empresa, la agricultura, el cuentapropista no tiene que haber miedo a una liberalización al estilo Big Bang, y eso da más credibilidad, da un mensaje más claro”. Se parece demasiado al mensaje de Milton Friedman a los dirigentes chinos poco antes de los sucesos de Tienanmen, citado por Klain en su libro: “Yo hice especial hincapié en la importancia tanto de la privatización y los mercados libres como del hecho de que se liberalizase de golpe”. No caben dudas de que un Tienanmen cubano sería parte esencial de “la crisis real o percibida” que añoraba Friedman, con el detalle de que a 90 millas de Estados Unidos los tanques en la calle terminarían siendo made in USA.

Ignorar estos asuntos, y los desafíos que comportan, es ser  aliados inconscientes de quienes quieren imponernos el neoliberalismo. Actuar como si no existieran, es hacer el juego a la despolitización, la alienación y el conservatismo, que se nutren también de los déficits de los espacios de participación revolucionaria en cuyos vacíos pescan quienes desean regresarnos al capitalismo.

Al conocerse que la CIA estaba detrás del CLC, el conocido editor estadounidense Jason Epstein publicó en The New York Review of Books un artículo titulado The CIA and The Intellectuals en que denunciaba la existencia “de un tren clandestino privilegiado cuyos vagones de primera clase no siempre estaban ocupados por pasajeros de primera clase”. Bienvenido el debate y la pluralidad de ideas, aunque siempre es bueno saber en qué tren nos montamos, y algunos en Cuba parece que andan vendiendo un viaje al pasado con un ticket que dice “futuro” y abundante “agua de fuego”. Con suerte, algún día -como acaba de suceder con el ya mítico ZunZuneo y su red de pantallas en terceros países- sabremos quién está detrás, pero por el momento hay demasiadas señales para ser ingenuos. El que tenga ojos que vea.

Artículos relacionados:

47 pensamientos en “Milton Friedman pasea por La Habana repartiendo “agua de fuego”

  1. ¡La paliza de Girón llenó al gringo de urticaria!   Los leones de la historia rugen a los invasores y pintan nuevos colores con acuarelas de euforia. Aunque la terca memoria del monstruo sigue incendiaria. Por su conducta nefaria, a la máxima expresión, ¡la paliza de Girón llenó al gringo de urticaria!            Ramón Espino Valdés El Leoncito de Las Tunas Cuba/México.

  2. muy buen articulo, a veces hay cosas en las que no pensamos, y todo tiene relacion en la vida de las personas. personalmente no creo que la situacion en cuba sea como la sovietica, no obstante debemos ser cuidadosos con los cambios y como ha dicho raul ir adelante pero sin prisa. a amigos mios les explico que una economia estatizada como la cubana no se le suelta de un dia a otro pues crea un caos. Tambien es cierto que muchisimos funcionarios en las estructuras medianas hacen mucho dano con su inercia mental. Esperemos no suceda nada malo y todo se encauce por el camino escogido por los cubanos y no por otros.

  3. Muy, muy interesante este articulo, cuando lleguemos al 2018 haremos referencia a el, como advertencia a muchas cosas que sucederan inevitablemente, y que debemos combatir con el mismo espiritu que en Giron. Hay que abrir bien nuestros ojos, cuidado con el imperialismo que no solo se presenta a traves de EE.UU, a ellos ni un tantico asi.

  4. Nada de ingenuidades ni ignorancias, pero cuando escucho a nuestra intelectualidad patriota en su Congreso y leo a las contrapartes de “la oposición cubana” estas últimas no pasan de la chuspa torpe a la mediocridad disfrazada de elitismo barato, tienen que pulirla si de verdad quieren mangos bajitos. Nuestro pueblo instruído debe superarse constantemente pero no tiene una pizca de bobo.

  5. Iroel que bueno este trabajo para que “los cantos de sirena” y los que apuestan por otros cambios que no son los que el país y Fidel y Raúl nos piden y que el país necesita, ya bien caro que lo han pagado pueblos por los que los traicionaros mediante esa “agua de fuego” y por los sombreros y camisas de vaqueros usados en un Rancho de California.

    Ojos bien abiertos.

    Argumentado trabajo de Iroel que nos ilustra sobre muchos aspectos de importancia y que nos sirve para el debate y para estar como La pupila insonme, con los ojos bien abiertos.

    ¡Oh, la pupila insomne y el párpado cerrado!…
    (¡Ya dormiré mañana con el párpado abierto!)…
    Rubén Martínez Villena.

    Saludos
    Sergio

  6. Excelente,Iroel.Útil alerta.Pero como en este masterpiece apuntas que en varias ocasiones has citado el libro de Alexánder Zinóviev “La caída del imperio del mal”,y además lo citas extensamente en este post, te invito a:
    1.-Buscar la forma de socializar gratuitamente este al parecer excelente libro.Lo busqué en internet y por todas partes aparece como “a pagar”,lo cual es bastante difícil para los interesados criollos.
    2.-Reproducir aquí este artículo que publicó Rebelión sobre Zinóviev;es el prólogo de Francisco Fernández Buey a “La caída del imperio del mal. Ensayo sobre la tragedia de Rusia”, Ediciones Bellaterra, Barcelona, 1999. El link es http://www.rebelion.org/noticia.php?id=31638
    3.- Me tomo la molestia de citar a Zinóviev,respecto a cómo entró en conflicto con la sociedad soviética de su tiempo:” “Desde mi juventud fui anti-estalinista y hasta el fallecimiento de Stalin consideré que la labor más importante de mi vida era hacer propaganda anti-estalinista. Después de la muerte de Stalin ingresé en el PCUS con el propósito de luchar legalmente contra el estalinismo. Pero pronto pude observar que de esa tarea se ocupaban los propios estalinistas y que yo no tenía nada que hacer en eso. Así que decidí militar de una manera puramente formal (algo muy característico en los medios intelectuales soviéticos de entonces). En junio de 1976 me di de baja del Partido: dejé de cotizar y devolví el carnet. Formalmente fui expulsado del Partido en noviembre o diciembre de 1976”.
    4.-Y como me gusta conectar informaciones,reproduzco palabras del viceministro de Cultura cubano Fernando Rojas,referidas a los retos que nos plantea a los revolucionarios el llamado “cambio de mentalidad”. Para Rojas, “las profundas huellas que el sistema burocrático estalinista dejó entre nosotros” es un elemento muy importante a la hora de valorar la factibilidad de ese cambio en muchos funcionarios del país, cuyas actitudes arcaicas “entorpecen” (un eufemismo mío) procesos productivos, políticos y culturales (http://lajovencuba.wordpress.com/2013/05/30/cambio-de-mentalidad-del-dicho-al-hecho )

    • Orrio.

      Lo que más interesante me pareció del libro de Zinoviev es su concepto de “totalitarismo bancario” que se adelantó dos décadas a lo que hoy está sucediendo. Pienso por otra parte que le da a los rusos como una inferioridad ante Occidente que no está a la altura del resto el libro.
      El prólogo de Fdez Buey, a quien tuve el honor de conocer, es extraordinario.

      Es un libro que un Cuba deberíamos leer muchos pero no quiero deshacerme de él, como tampoco de otros que cito aquí. Trataré de escanearlo.

      En cuanto al estalinismo y nuestros funcionarios, creo que pasa por algo sobre lo que Fidel insistía: “El socialismo es la ciencia del ejemplo”, la cercanía a las necesidades y sentimientos de la gente. Siempre he pensado que la distancia entre las palabras y los hechos de los dirigentes fue lo que le abrió el camino al desastre soviético.

      Abrazos

      • Deja ver si por estos días conversamos más sobre el tema.Pienso que por algún lado hay que hallar una forma de socializar libros,muchos libros.La digitalidad proporciona la posibilidad.Abrazos

      • Excelente articulo Iroel. Hay que indagar sistematicamente en los simbolos de restauracion que nos permean desde hace algun tiempo. Comos se erigen en la Habana lugares “exclusivos” donde ya no es necesario mezclarse con el “muerto de hambre ” y se erigen simbologia en forma de ambientacion incluyendo cuadros, imagenes y otros elementos que apelan directamente a una nostalgia al pasado capitalista. Carteles en ingles no justificadas en un colonialismo mental de los funcionarios de ciertas empresas nuestras. Por que un lugar, es solo un ejemplo, como el Club Habana, amparandose en una funcion economica, se parece cada vez mas a uno de los clubes exclusivos de antes donde los cuadros en las paredes nos recuerdan los equipos de remos de los clubes anteriores al 59 o los señores y señoras de antaño, junto a otras simbologias del pasado percibidos como un grito de nostalgia en una ambientacion y mueblario convenientemente inspirador de la misma epoca. Un sector protoburgues que se percibe consciente o inconscientemente como los futuros dueños del pais, necesita reproducir su ideologia no solo a nivel economico, sino a nivel cultural y social. Hay que dar la batalla hoy contra la quintacolumna restauradora que hipocritamente erige un discurso formalmente revolucionario u oficialista mientras se frota las manos esperando cuando asaltar la yugular de la Revolucion en ausencia de sus dirigentes historicos.

  7. De paso,parece que el antistalinismo de Zinóviev se avaló con una analista de “Grandes Ligas”
    Fidel Castro opina sobre Stalin
    http://bolchevismosevilla.blogspot.com/2008/10/fidel-castro-opina-sobre-stalin.html

    Libro: un grano de maíz.
    Oficina publicaciones del consejo de Estado.1992
    Tomas Borge: Para la mayoría de los dirigentes revolucionarios de América Latina, la crisis actual del socialismo tiene un autor intelectual: José Stalin. ¿Qué opina usted?

    Fidel Castro No se puede afirmar eso así, no me atrevería a afirmarlo de esa forma.
    Creo que Stalín cometió errores muy grandes, pero también tuvo aciertos grandes. Creo que Stalín tuvo un papel importante en la Revolución de Octubre y en la guerra contra la intervención extranjera después de la revolución, eso es conocido históricamente. Stalín desempeño un papel importante en la industrialización de la Unión Soviética, y en la gran guerra patria y la reconstrucción del país. Esos son hechos objetivos.

    T.B. Algunos dicen que la Unión Soviética gano la guerra a pesar de Stalin…

    F.C. Tomas, yo tenia opiniones criticas desde hace muchos años sobre Stalín en muchos terrenos, por eso creo que me siento con cierta autoridad para tratar de ser objetivo en todo esto. A mi me parece que equivale a un simplismo histórico atribuirle a Stalin la culpa de los fenómenos que han pasado en la Unión Soviética, porque ningún hombre podía, unipersonalmente, crear determinadas condiciones.

    Es como atribuirle a Stalín los meritos de lo que fue la URSS, ¡imposible! Creo que fue el esfuerzo de millones y millones de gente heroica lo que hizo posible que la URSS surgiera, que la URSS se desarrollara, que la URSS fuera una realidad y representara un importantísimo papel en el mundo a favor de cientos de millones de personas.

    Creo que el merito principal de la Revolución de Octubre, desde luego, si nos ponemos a pensar en personalidades, lo tuvo Lenin; un merito extraordinario, singular, relevante y muy por encima de todos los demás dirigentes.

    Habría que tomar en cuenta, en primer lugar, que la Unión Soviética tiene la desgracia de que Lenin muera relativamente joven; habría hecho falta que Lenin viviera 10, 15, 20 años mas.
    Los hemos estudiado a Lenin, todos los que conocemos su pensamiento, su enorme talento, nos damos cuenta de que Lenin habría sido capaz de rectificar muchas revolucionarios soviético después de su muerte, ¿te das cuenta? Así que la ausencia de Lenin, el vació que significo en el orden teórico, en el orden intelectual, en la construcción del socialismo en la Unión Soviética, es un factor que tiene mucha importancia en las cosas que ocurrieron después.
    Ahora, te decía que he sido critico de Stalín en muchas cosas; primero, he sido critico de las violaciones de la legalidad que cometió Stalin.
    Creo que Stalin cometió enormes abusos de poder, esa es otra convicción que yo siempre he tenido.

    Creo que Stalín-debo hablar así, a grandes rasgos, sobre los errores mas grandes cometidos, a mi juicio, por Stalin-, en la política agrícola, durante mucho tiempo confió en los minifundios y en la forma de propiedad privada; es decir, no desarrollo un proceso progresivo de socializacion de la tierra. Durante un numero de años se mantuvo una situación: toda la producción de alimentos dependía de las parcelas individuales, hasta que en unmomento dado esas parcelas habían dado de sí todo lo que podían dar y se estancó totalmente la producción de alimentos. Pienso que el proceso de socialización de la tierra debió haberse iniciado antes y debió desarrollarse progresivamente. Me parece que fue muy costoso, en el orden económico y en el orden humano, el intento de socialización de la tierra en un brevísimo período histórico y mediante la violencia. Ese fue un gran error cometido durante la dirección de Stalin.

    Sobre eso te puedo hablar de nuestra propia experiencia; más que con argumentos, podemos razonar con los hechos. Primero, nósotros no hicimos el tipo de reforma agraria que hicieron los soviéticos, ni hicimos el tipo de reforma agraria que hicieron los países socialistas. Nosotros les dimos la propiedad de la tierra a todos los aparceros, colonos, precaristas, a todo el que tenía posesión de la tierra, pero los grandes latifundios no los dividimos, no los fragmentamos; si hubiéramos hecho eso habríamos dest ruido la industria azucarera de nuestro país, habría sido terrible, habría casi desaparecido esa industria; habríamos destruido las posibilidades de poder alimentar a la poblacion, creando cientos de miles de nuevos minifundios en nuestro país.

    No hicimos eso nunca, sino preservamos aquellas unidades. — Claro, es muy fácil juzgar en condiciones diferentes. tal vez los sovíéticos no tuvieron otra alternativa que dividirlo todo; si se toma en cuenta el momento en que la pobreza en que estaban, la falta de recursos, el bloqueo y todos los problemas que estaban sufriendo, no les quedaba más remedio que hacer ese tipo de reforma agraria. Admito que la necesidad los hubiera obligado a eso, lo que no creo es que nada los obligaba a haber llevado a cabo después un proceso acelerado de colectivización forzosa, ¿comprendes?

    Te decía que nosotros no dividimos, no parcelamos, les dimos la propiedad a todas aquellas personas que ya estaban en posesión de pedazos de tierra, pero creamos una propiedad estatal que constituyó la base para la producción en gran escala de la agricultura. Fíjate que nuestro país es uno de los países que exporta más alimento percápita en el mundo; ningún país del mundo exporta tanto alimento percápita como Cuba con tan poca superficie de tierra. Fíjate que exportamos alimento para 40 millones de personas cada año; hemos estado exportando alimento, en los últimos 15 años de la Revolución, para 40 millones de personas aproximadamente; a pesar de que nuestra población crece, a pesar de que disponemos de menos superficie porque se han ido haciendo instalaciones de todo tipo, tenemos una exportación percápita altísima de alimentos.

    Si hubiéramos fragmentado la tierra, no habríamos podido hacerlo. Esa es una cosa que se ignora: ¿cuánto alimento percápita exporta Cuba? Nosotros, por cada ciudadano, hemos estado exportando alimento para cuatro ciudadanos en el mundo, precisamente porque no hicimos ese tipo de re forma agraria, tuvimos suficiente luz para ver eso.
    Segundo, les dimos la propiedad a aquellos campesinos que ya poseían tierras aunque sin títulos de propiedad. Siempre hemos comprendido que las pequeñas parcelas de tierra tienen Posibilidades limitadas de producción de tierra; pero nunca hemos llevado a cabo ningún tipo de cooperativizacion forzosa.

    El proceso de cooperativizacion entre los pequeños agricultores —que han realizado un papel en la producción agrícola de Cuba y tienen un determinado porcentaje de tierra— lo hicimos progresivamente, poco a poco, y en diez años o más habíamos logrado que unieran sus tierras alrededor del 50 por ciento de los pequeños propietarios. El otro 50 por ciento todavía existe, y lo hemos respetado, trabajamos con ellos y llevamos a cabo nuestro programa alimentario en coordinación con ellos, cualesquiera que sean las limitaciones técnicas de una pequeña parcela, porque tú no puedes utilizar en ella un equipo de regadío de pivote central que riegue 100 hectáreas, es imposible; no puedes utilizar el avión, ni la combinada de caña, ni las técnicas más moderna y de más elevada productividad. Sin embargo, nunca se nos ha ocurrido socializar por la fuerza a ese 50 por Ciento de propietarios independientes que quedaron después que se desarrollaron las cooperativas; les hemos dado garantía y seguridad, y les hemos prometido que si toda la vida quieren estar, estarán toda la vida, y que siempre respetaremos su voluntad. Nosotros llevamos a cabo el proceso de colectivización entre los campesinos independientes que eran propietarios de la tierra, tierra que les habiamos dado nosotros, sobre la base de la más estricta voluntariedad.

    Ahora, ya tú te imaginas las consecuencias que tiene que haber tenido para un país que era en su inmensa mayoría campesino, donde se había repartido inicialmente la tierra- tal vez como una necesidad politica y social fundamental, vez porque no podían hacer otra cosa en ese momento-, el proceso de colectivización forzosa. Ese es, a mi juicio, de los grandes errores de Stalín

    T.B.Y Volviendo al tema de la Conducción militar durante la Segunda Guerra, ¿ cuál es su valoración del papel de Stalin?

    F.C. Creo que la política de Stalin en vísperas de la guerra fue una política totalmente errónea. Se pueden explicar perfectamente las motivaciones de Stalin en su política internacional Creo que es un hecho históricamente comprobado que quería organizar una coalición contra Hitler.

    ¿Por qué? Existen documentos, existen pruebas de todas clases, y es un hecho claro, evidente, que las potencias occidentales, los países capitalistas querían echar a pelear a Hitler contra la URSS; es un hecho clarísimo, evidente, probado en la historia, que Hitler fue visto Con beneplácito, incluso con simpatías, y que el nazism recibe apoyo de la burguesía en Alemania como instrumen to contra el comunismo Porque aunque Hitler era un fanático racista, y lo demostraba, todas esas cosas se las perdonaban a Hitler porque se presentaba Como un campeón de la lucha contra el comunismo, y todo el mundó vio en Hitler el instrumento para destruir a la Unión Soviética. Cuando empieza la Segunda Guerra Mundial, yo tenía 13 años y ya entonces leía todos los periódicos; desde la Guerra Civil Española yo leía todos los periódicos, todas las noticias internacionales, siempre con una gran avidez.

    La Guerra Civil fue en 1936, entonces iba a cumplir 10 años, y recuerdo casi como si acabara de leerlas, muchas de las noticias que llegaban aquí, porque en la finca de mi padre vivían muchos españoles y algunos de ellos no sabían leer ni escribir —allí estaban divididos entre republicanos y franquistas, y había muchos de estos españoles que por instinto eran republicanos—, entonces me pedían que les leyera el periódico. Al cocinero de la casa, entre otros, un gallego de origen campesino, analfabeto, republicano a rabiar —parece que por tradición en la sangre llevaba la rebeldía contra el feudalismo y contra la explotación—, yo le leía las noticias, y recuerdo todas las batallas en Asturias, en Teruel, en el Ebro, y seguía al pie de la letra todo aquello. En los años que precedieron la Segunda Guerra Mundíal leía los periódicos, y durante los años de la guerra leía las noticias todos los días, para no hablarte ya de la cantidad de libros que he leído, tanto de los acontecimientos milifires ocurridos entonces como de los acontecimientospolíticos posteriores a la guerra. Durante 50 años he leído sobre esos hechos y cuando comenzó aquello yo tenía, como te dije, 13 años.

    He podido reconstruir en mi mente muchas cosas y hacer análisis politico todo eso, análisis políticos e incluso análisis militares. No se puede negar, en absoluto, el hecho de que las potencias occidentales impulsaron a Hitler, hasta que Hitler se convirtió en un monstruo, en una verdadera amenaza. Tampoco se puede negar la extraordinaria debilidad que tuvieron las potencias occidentales con Hitler y su conducta en los días que precedieron a la anexión de Austria, al famoso Anschluss; primero que todo a la ocupación del Sarre, donde se le tenía prohibido enviar las tropas, y todavía antes la intervención de Hitler y de Mussolini en España.

    fueron los aviones de bombardeo y los pilotos alemanes que destruyeron a Guernica y los que bombardearon a Madrid, los que mataron a cientos de miles de españoles; Fueron los aviones alemanes y los aviones italianos en una clara politica expansionista los que decidieron, entre Otros factores, la guerra. Sin embargo, junto a la República Española no luchó ningún avión inglés, ningún avión francés, ningún avión norteamericano; fueron las brigadas de voluntarios internacionales las que participaron allí. El único país que la ayudó de verdad fue la URSS. No se puede negar históricamente que las armas con que esencialmente luchó la República Española eran armas provenientes de la Unión Soviética, y los aviones con que contó la República los tanques, la artillería eran procedentes de la URSS; lo que tenían los Soviéticos se lo dieron, se lo hicieron llegar allá. ¿Qué otro país hizo eso cuando Hitler y Mussolini desataban una Política expansionista? Y lograron su objetivo por fin, lograron que la República Española desapareciera. ¿Qué hizo Occidente? ¿Qué hicieron las potencias occidentales que eran poderosas en aquel tiempo? En medio de aquellos acontecimientos se produce el rearme alemán. ¿ Qué hizo Occidente por impedir el rearme alemán?

    Después vino la ocupación de todas aquellas áreas del territorio de Europa donde no podía introducirse el ejército de Hitler. Más tarde los alemanes se anexionan Austria, se expanden. Después viene Munich y le arrebatan una Parte del territorio a Checoslovaquia, y más adelante, en poco tiempo, Ocupan el resto del país; la influencia y la expansión alemanas avanzan en dirección a Hungría, en dirección a Rumanía, en dirección a Bulgaria, enviando fuerzas a todas las partes.

    ¿Qué hace Occidente frente a todos esos movimientos? Dejan sola a la URSS, y la URSS se ve muy atemorizada frente a aquella maniobra, veía que Hitler penetraba en el Danubio y en lugares estratégicos y nada, se le toleró todo aquello. Claro, eso estimuló el expansionismo de Hitler y el temor de Stalin, que lo lleva a algo que yo toda mi vida criticaré, porque pienso que fue realmente una violación flagrante de principio: buscar a toda costa la paz con Hitler para ganar tiempo. Nosotros en nuestra larga vida revolucionaria, en la historía ya relativamente larga de la Revolución Cubana, jamas hemos negociado un solo principio para ganar tiempo ni para ninguna ventaja de tipo práctico. Creo que aquello fue un error garrafal. No voy a decir que fuera su exclusiva culpa, creo que toda la politica occidental lo arrastró hacia esa posición; pero él cae en aquel famoso Pacto Molotov-Ribbentrop, cuando ya los alemanes estaban empezando a exigir la entrega del corredor de Dantzig; hicieron una serie de exigencias sobre Polonia y en ese momento se produce el pacto.

    toda mi vida, desde que he tenido conciencia política y conciencia revolucionaria, al analizar esos hechos, me parecio un enorme error cometido por la política exterior sovietica, cometido por Stalin en esos años en vísperas de la guerra.pienso que, ademas, el pacto de no agresión, lejos de dar tiempo, redujo el tiempo, porque en definitiva se desató la guerra. Claro que cuando Hitler ataca a Polonia, Inglaterra y Francia se quedaron sin ninguna otra alternativa, y se desato la guerra.

    ¿Qué consecuencias trajo la guerra? Todas aquellas acciones militares relámpago de Hitler, la invasión sucesiva de Noruega, posteriormente la ocupación de Bélgica y Holanda, el ataque a Francia, la derrota de Francia e Inglaterra en el territorio continental. Se incrementa el poderío de Hitler en toda Europa; entra oportunistamente Mussolini en la guerra creyendo que era el momento en que se desplomaba Francia, y cada mes que pasaba Hitler era más poderoso, cada mes que pasaba tenía más recursos humanos, más recursos materiales, combustibles, minerales, todo, y se iba haciendo un enemigo mucho más poderoso para la Unión Soviética.

    Luego, en ese período también, en esa situación, se va produciendo una competencia entre Stalin y Hitler, viendo que podía producirse la guerra a medida que Hitler avanzaba hacia Oriente, tratando de ganar posiciones, tratando de ganar territorio, tratando de ganar ventajas estratégicas. ¿Qué pienso de todo eso? ¿Tienen algún peso las razones para ciertas acciones soviéticas en aquel tiempo? Si tú dices: Aquí hay una población rusa y la quiero proteger, no debo dejar que vengan los alemanes, voy a ocuparla. Ahí se produce, a mi juicio, otro gran error: en el momento en que está siendo atacada Polonia, envía tropas a ocupar ese territorio que había estado en litigio porque tenía población ucraniana o rusa, no sé.

    ¿Cuál pienso que habría sido la mejor política? Estoy seguro de que si nosotros nos hubiéramos visto en una si tuación como ésa, habríamos hecho otra cosa. Nosotros, antes de dar la imagen de que estamos atacando por la retaguardia a ese país invadido por Hitler, hubieramos preferido invitar a la población a que cruzara al otro lado de la frontera para protegerse, pero no hubiéramos violado la frontera de ese país y no hubiéramos combatido con ese país cualesquiera que hubieran sido las diferencias ideológicas, un país que está siendo agredido por Hitler. Creo que fue un error garrafal desde el punto de vista de los principios y de la opinión internacional.
    Creo que la guerrita contra Finlandia fue otro error garrafal lo he pensado toda mi vida, tanto desde el punto de vista de los principios como desde el punto de vista del derecho internacional; esa es la opinión que he tenido siempre.

    Fue cometiendo sucesivos errores que le granjearon la antipatía a la Unión Soviética en grandes sectores de la opinión pública mundial, que pusieron en todo el mundo a los comunistas, que eran muy solidarios y muy amigos de la Unión Soviética, en situaciones sumamente difíciles al tener que defender ante la opinión pública de esos países cada uno de aquellos episodios, porque tuvieron que hacerse una especie de harakiri los comunistas en todo el mundo -eran los años de la internacional- por defender a la URSS. Y yo diría que fue correcto defender a la URSS. No podían abandonar a la URSS cualesquiera que fueran errores, pero se vieron obligados a defender cosas tan impopu1ares y tan antipáticas como el Pacto Molotov-Ribbentrop, la ocupación de una parte del territorio polaco y la guerra de Finlandia. Ya que estamos hablando de este tema, aprovecho y te digo, nunca he abordado estos temas así ningún periodista.

    Considero que fueron errores políticos garrafales y errores de principio también, que nosotros jamás habríamos cometido. Creo que la historia de la Revolución Cubana es un argumento que demuestra esto que estoy razonando, porque jamás la Revolución cometió una violación de principio; jamás la Revolución, por ninguna razón ni por ninguna conveniencia nacional, abandonó ninguna causa justa en este mundo, ni abandonó a un solo movimiento revolucionario a pesar de que nosotros teníamos por adversario a un país tan poderoso y un gobierno tan poderoso como el de Estados Unidos.

    La historia de la Revolución demuestra que nosotros nunca hemos incurrido en una violación de principios. Las cosas que mencioné están reñidas con los principios, con la doctrina; están reñidas, incluso, con la sabiduría política. Aunque es cierto que desde septiembre de 1939 hasta junio de 1941 transcurrieron un año y nueve meses para el rearme de la URSS, en ese período quien se hizo mucho más fuerte, cinco veces más fuerte, diez veces más fuerte, fue Hitler. Pudo la URSS haber incrementado a un altísimo costo político y moral su poderío militar, pero Hitler se hizo diez veces más poderoso en ese momento.

    Si Hitler va a la guerra en 1939 contra la URSS, te digo que hubiera hecho menos destrucción que la que hizo en junio de 1941, y habría corrido la misma suerte que Napoleón Bonaparte. No ya solo con el ejército soviético, que era una realidad y que tenía muchos oficiales valientes, aguerridos, experimentados en las guerras de la época de la Revolución de Octubre: un pueblo siempre Combativo1 un pueblo valiente. Con la participación del pueblo en la guerra irregular, la Unión Soviética hubiera derrotado a Hitler.

    Desde luego, a mi juicio, fue y siempre vi eso como un gran error de Stalin y la dirección soviética. Por último, el carácter de Stalin, su desconfianza terrible de todo, lo llevó a cometer otros graves errores: uno de ellos fue caer en la trampa de las intrigas alemanas, y llevó a cabo una depuración tremenda, terrible, cruenta, de las fuerzas armadas y descabezó, prácticamente, al ejército soviético en vísperas de la guerra.

    Otro error gravísimo fue en junio de 1941, cuando los alemanes habían concentrado millones de hombres, miles y miles de aviones, decenas de miles de tanques y carros blindados, cientos de divisiones en las fronteras divisiones alemanas, rumanas, húngaras,• finlandesas, incluso—, que, frente a una evidentísima agresión —era imposible ocultar esos planes de agresión—, se empecina -n la teoría de que era una provocación, de que todo lo que le decían y todo lo que le informaban de eso era una provocacion n, y adopta una política de avestruz, mete la cabeza en un un hueco. No movilizó las tropas, y cualquier país, cuando ve que una agresión es inminente, lo primero que tiene que decretar es una movilización general.

    Un país como la Unión Soviética, que podía movilizar a muchos millones de hombres, campesinos, soldados, obreros; que podia movilizar a toda la población y que tenía miles de aviones, y miles de tanques, en vez de movilizar, aunque fuera de manera progresiva, pero movilizarlos, o decretar una movilización general oportuna e inmediata, adopta una posicion, a mi juicio, absurda, demasiado cautelosa, extraordinariamente cautelosa, podríamos decir que excesiva- mente cautelosa, para no darle pretexto a Hitler, y por ello no moviliza al ejército, no decreta la movilización general. Entonces, figúrate, ¿qué ocurre? Después de todos los errores anteriores —eso fue en el afio 1941—, atacan a la Unión Soviética por sorpresa el día 22 de junio; creo que era un fin de semana, un sábado o un domingo.

    ¿Cómo tú puedes atacar con millones de hombres por sorpresa? Se produjo, sin embargo, la sorpresa y se atacó a un país desmovilizado. Resulta que los oficiales y muchos soldados estaban de pase el día del ataque, la aviación en primera línea, en los aeródromos de primera línea. Para mí siempre ha sido clarísimo que lo que se debió hacer en ese momento fue la movilización general total, retirar a la profundidad la aviación y otras medidas similares. Si tú no vas a atacar, si vas a adoptar una política defensiva, en esas condiciones debes retirar a la profundidad toda la aviación, movilizar toda la reserva, concentrar toda esa reserva en los puntos estratégicos, tener en máxima alerta combativa a todos los hombres de primera línea, y Hitler no habría podido atacar por sorpresa y alcanzar grandes resultados iniciales.

    Cuando se produce la invasión de Yugoslavia, que retrasa tal vez en algunas semanas el ataque de Hitler, ya tenía que estar la Unión Soviética movilizada. Y si eso ocurre en el año 1941, tengo la absoluta seguridad de que el ejército de Hitler se estrella contra el ejército soviético en la profundidad y no hubieran cercado a millones de hombres, no hubieran hecho cientos de miles de prisioneros en las primeras semanas de la guerra, no habrían destruido casi toda la aviación el primer día, y no hubieran causado la enorme destrucción que causaron en las primeras semanas y meses de la guerra. No llegan a Moscú, no llegan a Kiev, no llegan a Stalingrado, no llegan a ninguna de esas partes; era imposible, ese país inmenso se habría tragado a los ejércitos alemanes si su pueblo, si sus fuerzas hubieran estado movilizados. Creo que la historia del mundo sería otra, incluso, y la Segunda Guerra Mundial, si hubiera hecho la Unión Soviética lo que tenía que haber hecho en vísperas de la agresión alemana, la guerra no termina en Berlín, sino en Portugal si los hitlerianos no se rendían.

    T.B.Los soviéticos hubieran ocupado toda Europa, por lo menos hasta Francia…

    F.C Claro, si derrotan a Hitler en Berlín no habrían tenido que seguir avanzando, o si lo derrotan en las fronteras occidentales de Alemania; pero Hitler tenía ocupada Francia, no tenía ocupada España, donde, sin embargo, había un gobierno afín. Entonces, si luchan hasta el final, digo que
    la guerra terminaba en Portugal, no habría habido ni siquiera Segundo Frente, no habrían desembarcado las tropas norteamericanas en Europa. Tengo la más absoluta se seguridad, la tuve siempre, cuando hacía el análisis de todos estos acontecimientos.
    Con esto te he enumerado los grandes errores de Stalin por supuesto, te incluí entre ellos los abusos de poder, las violaciones de la legalidad y los actos de crueldad que realmente cometió Stalin. Este es, a mi juicio el conjunto de errores fundamentales.

    T.B¿cuáles fueron, a su juicio, los méritos de Stalin?

    F.C. Si se habla a grandes rasgos de los méritos de Stalin, está el mérito de que llegó a establecer la unidad de la Unión Soviética, consolidó lo que había iniciado Lenin, la unidad del partido, le dio impulso al movimiento revolucionario internacional, no hay duda; la industrialización de la Unión Soviética fue un gran acierto, un gran esfuerzo y un gran mérito de Stalin, y creo que eso fue decisivo en la capacidad de resistencia de la Unión Soviética. Un gran mérito de Stalin —o del colectivo que estaba con Stalin, pero ya que le echan toda la culpa a él y se están individualizando los méritos y los errores, aunque hubo méritos de muchos y errores de muchos— y un gran acierto fue el programa de traslado de la industria bélica y de las industrias estratégicas fundamentales para Siberia y para las profundidades de la Unión Soviética.

    Creo que en la guerra, una vez iniciada, supo dirigir a la Unión Soviética. Tiene unos primeros momentos de gran desconcierto; eso es históricamente comprobado, eso me lo contó Mikoyan: cómo fueron las primeras horas de Stalin. Estaba muy amargado, como todas sus premisas habían fallado, como no eran provocaciones las informaciones que recibía, como se produce el ataque por sorpresa, como le ocasiona Hitler un gran destrozo, tiene varias horas, creo que incluso varios días, en que está en un gran desconcierto, hasta que reacciona y se convierte en un líder militar capaz, porque nadie más que él podía ejercer esasfunciones, nadie tenía la autoridad, el prestigio, el poder que tenía él para llevar a cabo ese papel, y entonces se consagró a la defensa de la Unión Soviética, y, según dicen muchos de los generales —Zhukov y los más brillantes generales soviéticos—, Stalin tuvo un papel importantísimo en la defensa de la Unión Soviética en la guerra contra el nazismo. Eso es reconocido por todos.

    Creo que tiene que llegar el momento en que se haga el análisis imparcial del personaje y ahora no le echen la culpa de todo lo que pasó porque, al fin y al cabo, la Unión Soviética que nosotros conocimos era una Unión Soviética poderosísima, una Unión Soviética que apenas cuatro años después que estallan las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki, que le dieron el monopolio del arma nuclear a Estados Unidos, ya tenía el arma nuclear, muy poco después el arma termonuclear, y no tardó mucho tiempo en disponer de medios de transporte para estas armas. Fue capaz de desarrollar la cohetería, fue capaz de desarrollar los vuelos espaciales, fue capaz de alcanzar realmente niveles de desarrollo y de producción industrial y alimentaria extraordinarios.

    La Unión Soviética producía a veces más de 200 millones de toneladas de alimentos; lo que producía la Unión Soviética cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial eran apenas 50 ó 60 millones de toneladas de trigo. No me voy a referir a eso ahora, pero la Unión Sovietica que nosotros conocimos fue una Unión Soviética riquisima, con enormes recursos económicos, recursos en materia primas, recursos industriales, recursos científicos; es decir, lo que se conoció fue una superpotencia, la Unión Sovietica era una verdadera superpotenCia. ahora, ¿tuvo algo que ver o no Stalin en el desarrollo esa superpotencia? Tuvo que ver. ¿Cómo ahora le van a echar la culpa a Stalin, sencillamente, de todo lo que ha en la Unión Soviética? Creo que eso sería un simplismo historico, y no me conformo con aceptar una imputacion semejante. Es como decir que el culpable fue Lenin por haber hecho la revolución socialista, haber tomado el Palacio de Invierno y haber constituido el gobierno soviético y todo este tipo de cosas. ¿A cuanta gente se le podría echar la culpa por ese camino? Terminan echándole la culpa a Dios porque no le dio mas salud a Lenin para que viviera 15 o 20 años mas.

    No quiero bromear en torno a esto, aunque pudiera decir algunas cosas de humor; pero la verdad que después de haber recibido un Estado poderoso y haberlo desbaratado en unos pocos años, haber hecho en un unos pocos años lo que no pudo hacer Hitler, lo que no pudo hacer la reacción mundial, y haber desintegrado un país tan poderoso, de 20 millones de ciudadanos, es una gran responsabilidad que la historia se encargara de señalar con justicia, que el imperialismo haya logrado esos objetivos sin disparar un tiro.

    Hay que ser objetivos, analizar todos los errores políticos y de principios cometidos por Stalin, analizar los aciertos y profundizar en los factores que realmente dieron lugar a la destrucción de la Unión Soviética y en la verdadera responsabilidad que tiene cada cual. La construcción del socialismo en la URSS fue la primera experiencia de ese tipo en la historia de la humanidad. No ha habido ningún proceso revolucionario sin errores, no ha habido ninguna revolución sin grandes errores. Piensa en la Revolución Francesa, en las revoluciones clasicas, en las revoluciones históricas. Piensa dentro del ámbito latinoamericano en la Revolución Mexicana, un importante acontecimiento histórico que precedio a la Revolución Bolchevique; hubo de todo: violencia, violaciones de la legalidad. Y en Francia ¿las hubo o no las hubo? Y cuando vino la Restauración, ¿hubo o no hubo mas violaciones de la legalidad? En todas las revoluciones se han producido esos fenómenos.

    Realmente he dicho alguna vez que nosotros nos sentimos orgullosos por haber cometido un mínimo de errores y no haber cometido muchos de los errores que se cometieron en todas las demás revoluciones. Podría enumerarlos, pero no estamos hablando de eso ahora. Pero, ¿se podría concebir una revolución en el viejo imperio de los zares sin muchos errores? No se podría concebir. Sin embargo, tuvo lugar una revolución con muchos errores y muchos aciertos, Tomas, que desempeño un papel trascendete en el mundo, porque la existencia de la Unión Soviética y las luchas de la Unión Soviética aceleraron el proceso revolucionario en el mundo: evitaron que la humanidad cayera bajo el dominio fascista; aceleraron el proceso revolucionario en China, un acontecimiento de singular importancia, ayudaron a la independencia de Viet Nam, ayudaron al movimiento de Liberación en África y en todas partes, y nos dieron un espacio a los demás pueblos para vivir en un mundo que conoció los antagonismos de dos grandes potencias, que para todo aquellos que no querían caer bajo el yugo del imperialismo yanki significo una enorme ventaja, ventaja que se perdió al desaparecer la Unión Soviética.

  8. Un muy buen artículo que explica bien la línea del gobierno cubano. Me faltó dejar claro en mis comentarios a los artículos de Ángel Guerra Cabrera que, como bien dice el refrán, “más sabe el loco en su casa que el cuerdo en la ajena”. Los cubanos han debatido los nuevos lineamientos económicos y son ellos los que conocen mejor que nadie la situación en Cuba, los que hicieron la revolución en su momento y después la han mantenido contra viento y marea. Desde fuera, sin conocer con detalle lo que allí pasa, las noticias que llegan -denuncias que la propia prensa cubana o blogs como el suyo hacen- pueden resultar alarmantes en un momento dado, en particular teniendo en cuenta el devenir del campo socialista en Europa.

    Sí está claro que en una coyuntura como esta, la lucha contra la ineficiencia que pueda afectar a la población tiene que ser inflexible y también efectiva, la población debe ver los resultados y saber que se actúa, sea cual sea el estatus de los implicados -Granma señalaba recientemente lo de las ollas eléctricas y problemas con los suministros agrícolas a las cooperativas, por ejemplo, lo cual afecta a su producción final, aspectos que pueden ser similares al dichoso jabón para lavadoras en la URSS-. También aquellos aspectos que dependen directamente de la administración cubana, los contenidos en la televisión, por ejemplo, y ser muy pedagógicos en particular con la juventud, explicar claramente y de forma continua -en la televisión y en la escuela- los fundamentos capitalistas de las formas culturales que pretenden imponerles, cómo funcionan las multinacionales del ocio (música, cine, etc.), la miseria que reina en el mundo capitalista. Me remito otra vez al Presidente Lukashenko, quien en una reunión reciente con la comunidad Universitaria a raíz de los acontecimientos en Ucrania, insistía en que aspectos como la corrupción pueden acabar con un sistema político, sea cual sea el signo de este sistema político ( http://jscomin.blogspot.com.es/2014/03/lukashenko-seriamos-tontos-si-no.html ) -no establezco comparaciones con Cuba, obviamente, aunque sí creo que en situaciones cruciales la población no puede percibir el más mínimo atisbo de relajación en la lucha contra los problemas de una administración (usted mismo hace referencia a esto en su respuesta a Orrio -no entro en la cuestión de Stalin).

    Saludos y fuerza.

  9. lo volvere a leer una y otra vez pues tiene muchas citas y voy a tratar de seguirlas que laburo , un litro de leche aqui vale 1 dolar , tener un auto aqui es una estupidez ponerle gasolina pagar el seguro y que no se rompa ese objeto tan privilegiado ,¿ pero que digo ? no estoy hablando en contra del gobierno de Cristina , va mas alla , internet cuesta un Peru , mi hijo empieza la facultad como no puedo bancarlo en la ciudad que podria estudiar medicina empezo a estudiar enfermeria y suerte que puede cobrar el plan para los estudiantes y es una muy buena profesion , otra vez ¿quieren auto? bueno… ¿quieren ” bistec” ¿quieren el carro y la nevera ¿quieren el “plasma” , pero yo digo ¿ que les costaba poner un caño con agua en chile para preveer un insendio da verguenza ajena ver television por favor . fridman y sus teorias que comenzaron antes con otro infradotado que investigaba los efectos de los choques violentos masivos no recuerdo su nombre,no señor no son dueños del lenguaje lo habitan como nosotros por eso es posible otra forma de vivir mas digna mas honesta “el carro” carro era lo que tenia mi viejo y le prendia un caballo para repartir el pan que carro ni que nevera ni ocho cuartos saludos vamo arriba

  10. Lo único que tuvo que hacer la URSS y nosotros ahora para que el socialismo no se venga abajo es hacerlo productivo y eficiente, un país como la Unión soviética con las mayores reserva de energía del mundo, con una cultura ancestral se comportaba casi como un país subdesarrollado, gran desarrollo en la industria armamentística y espacial y atrasado en lo demás, nosotros por desgracia no tenemos ningún recurso energético, solo recursos humanos al que hay que darle la oportunidad de crear ideas y soluciones, teorizando sobre Stalin y el fracaso de la URSS les aseguro que no resolveremos el nuestro.

    • Bueno, mi artículo no menciona a Stalin ni teoriza sobre la URSS sino sobre EU y sus planes en Cuba. Pero ya que tocas el tema, aquí, con muchos menos recursos, se sobrevivió a la URSS, por algo será. Sobre lo sucedido allí no le restaría importancia a que un sistema político burocratizado permitió llegar a algunos oportunistas al poder y vender el país.

      • Documentados y fundamentados artículos, eso debemos demandar leer. Deseo a Cuba y sus ciudadanos sensatos siglos de existencia y perfeccionamiento de su sistema y del bienestar ,basado en la salud y la educación ,mantengan la moral q los caracteriza. Un abrazo cordial a los Cubanos inteligentes y valientes.

  11. Es que he leído algunos de los comentarios y me perdí en uno amplísimo, tú articulo esta muy bien, si me da tiempo comentare algunas cosas sobre él y lo que me respondes, ahora voy a dormir a mi niña, un saludo..

  12. Excelente artículo. Debemos ser cautelosos, pero andar con paso firme. Educar a los jóvenes que son el futuro. No renunciar jamás a las conquistas que hemos logrado. Corregir errores, hablar con el pueblo y decirle la verdad siempre, para que esté preparado. Cuando uno compara la sociedad de bienestar creada por la revolución cubana para el pueblo, con otros países desarrollados o pobres, a pesar de lo que digan sus críticos más recios, es indiscutible que vamos por el camino correcto.
    Debemos estar alerta y no caer en la ingenuidad de las buenas intenciones del imperialismo.

  13. Me parece un excelente artículo. Les ruego que me aclaren un punto: ¿En qué consiste la reforma de la Constitución de Cuba que ustedes mencionan que se va a realizar en el año 2018?

    Sobre Zinóviev, les envío por si les interesa el enlace a una de sus últimas entrevistas, en ella explica lo siguiente:

    “Desde la infancia fui antiestalinista, fui miembro de un grupo terrorista dispuesto a matar a Stalin, fui arrestado, etc., etc. Hasta la muerte de Stalin fui antiestalinista e hice propaganda antiestalinista clandestina. Pero después, con los años, en especial después de la muerte de Stalin, estudié esta época y llegué a la conclusión de que Stalin es, según mi punto de vista, el político más importante del siglo XX, y puede que uno de los más importantes de todo el milenio.
    Todo lo que fue hecho por él, en mi opinión, demuestra que como político fue más importante que Lenin. Es necesario tener en cuenta las condiciones históricas en las que vivía Rusia: guerras interminables, pobreza, desórdenes, difíciles condiciones climáticas, el material humano (nadie quiere tener en cuenta el material humano). Todo lo que en Rusia se ha construido, lo ha sido con un material humano muy malo.” (…) “Con este material humano, fundar un Estado tan fuerte, la segunda superpotencia en el planeta, es un caso único en la historia. Hitler también llevó adelante un gran asunto, también fue un político colosal, pero fue un criminal. Ser un genio no significa ser al mismo tiempo una buena persona. Napoleón también fue un genio, pero también un criminal.
    Stalin, como hombre político, se encuentra por encima de ellos y a mucha distancia. La historia soviética, aún siendo muy corta, ha jugado un papel fundamental en la historia de la humanidad. Gracias a la URSS fue derrotado el fascismo, el nacional-socialismo alemán, el militarismo japonés.
    Sin la URSS esto hubiese sido imposible. Si no hubiese existido la URSS, los alemanes, de manera natural, podrían haberse convertido en los dueños de la situación en el planeta para largo tiempo, lo cual hubiese sido muchas veces peor que el estalinismo. En este sentido, el protagonismo histórico de Stalin y del estalinismo es enorme.” (…) “En la propaganda contemporánea occidental se dedican a menospreciar la figura de Stalin. Lo resumen todo en las represiones. Pero, en primer lugar, las represiones, en lo fundamental, estuvieron justificadas, tenían sus causas; segundo, aquello fue un fenómeno secundario en la historia soviética real. Yo viví todo este periodo, y para nosotros eso se encontraba en la periferia de nuestra vida, era secundario, no era eso lo que determinaba nuestra vida, sino la creación positiva que abarcó a un gran pueblo, y prácticamente a todo el planeta.”

    http://elcaminodehierro.blogspot.com.es/2010/06/entrevista-alejandro-alejandrovich.html

    Aquí también les envío el enlace a un libro imprescindible, del filósofo italiano Domenico Losurdo, titulado: “Stalin: Historia y crítica de una leyenda negra”

    http://creandopueblo.files.wordpress.com/2013/10/stalin-historia-y-crc3adtica-ded-una-leyenda-negra.pdf

    Un saludo solidario y revolucionario, y por favor sigan publicando artículos de tanta calidad.

  14. Me sumo a la recomendación que hace Enrique del libro de Doménico Losurdo y le agradezco que haya dado un enlace para descargarlo -también son de interés evidentemente los otros enlaces que cita, en particular el blog El Camino de Hierro, que cuenta, entre otras cosas, con una buena selección de textos sobre la URSS-.

    En cuanto a la entrevista a Fidel Castro que cita Orrio, data de 1992, creo que sería interesante saber qué opina Fidel sobre Stalin a la luz de las investigaciones posteriores -tras la apertura de los archivos soviéticos- y, en particular, de las tesis de Losurdo. Este libro es realmente recomendable porque recopila información actualizada de historiadores y especialistas muy diversos y desmonta, creo que muy eficazmente, varios de los tópicos que sirven de base a las críticas a Stalin, derivados en su mayoría del informe de Krushev -y coincidentes, según indica Losurdo, con la línea argumental de Trostsky-, entre otros la supuesta imprevisión y parálisis de Stalin tras el ataque alemán o lo erróneo de la estrategia basada en dejar adentrarse al ejército alemán en territorio soviético. No sólo Zhukov reconoció que era la mejor estrategia, sino que especialistas actuales en estrategia militar consideran igualmente que, dadas las características geográficas, amplitud del terreno y distancia entre las poblaciones esa era la mejor de las opciones. En fin, el libro sitúa muy bien en el contexto histórico la actuación de Stalin y también las controversias que se dieron en el momento con Trotsky -entre otras cuestiones, la oposición de Stalin al “igualitarismo” defendido por Trotsky.

    Añado un enlace a un artículo del historiador español Carlos Hermida Revillas, “Cuestiones sobre Stalin” (2005), por intentar analizar de forma objetiva -y condensada- la figura de Stalin en su contexto histórico -también toca la manipulación de que han sido los datos sobre la represión- ( http://revistas.ucm.es/index.php/HICS/article/download/HICS0505110135A/19233 ).

    Sobre el tema específico de la represión (en época de Stalin y en la URSS en general) Josafat S. Comín subtituló recientemente un vídeo del historiador ruso, Víctor Zemskov, especializado en los datos de los represaliados en los archivos soviéticos, tratando esta cuestión ( http://jscomin.blogspot.com.es/2013/10/el-alcance-real-de-la-represion_25.html ). Además de los datos que aporta, que tienen relevancia por provenir de un experto en la materia, el vídeo de Zemskov deja claro que aún queda mucho trabajo por hacer en la investigación histórica de la época de Stalin, por lo que realmente parece recomendable ser muy prudentes a la hora de atribuir errores o maldades a Stalin, como se ha venido haciendo de forma generalizada hasta ahora -desde el mundo capitalista en particular, pero secundados también por buena parte de la izquierda-, porque, en mi opinión, realmente se daña más que se beneficia los planteamientos comunistas.

    Un saludo.

    • Hola, Josafat, parece que aquí tenemos un pequeño círculo de licenciados en filología rusa🙂
      De mi parte, quisiera sumarme a su/tu recomendaciones así como a las de Enrique de “El Camino de Hierro”, en cuanto a Losurdo, Zemskov, la línea de Trotsky, “información actualizada de historiadores y especialistas”, “aún queda mucho trabajo por hacer en la investigación histórica de la época de Stalin” y – sobre todo – “realmente se daña más que se beneficia los planteamientos comunistas”. Gracias por el enlace a Carlos Hermida Revillas, no lo he leído hasta ahora, voy a llenarme este vacío lo más antes posible.

      ==En cuanto a la entrevista a Fidel Castro que cita Orrio, data de 1992, creo que sería interesante saber qué opina Fidel sobre Stalin==
      Con todo mi respeto hacia ese gran hombre, él no podía leer los archivos soviéticos telepáticamente desde la distancia de 11 000 km. Así que no fue su culpa que no había tenido informaciones reales a su tiempo. A ver, a la cárcel le traen la biografía de Stalin escrita por Trostsky (ya se puede reír), después tenía que formar su opinión a manera de “eso me lo contó Mikoyan”. Sólo da pena que Ernesto Guevara no logró entonces en Mexico convencerlo de sus criterios sobre Stalin. Y cómo el Che mismo había logrado intuirlo todo eso en aquellos condiciones, para mí sigue siendo un misterio.
      Así que es bastante difícil enterarse de la dicha información actualizada sin tenerla traducida en español o al menos en inglés. ¿Pero quién va a pagar toda esta faena? Bueno, a quién le interesa esponsorizar las traducciones de Conquest y otros de la pandilla, esto lo puedo comprender, pero en cuanto a las dichas desmentidas de la leyenda negra…
      Sin embargo, con todos sus errores (según yo) respecto a Stalin (los cuales fueron resumidos más arriba y contra los que incluso yo tendría algo que objetar), Fidel, por haber sido en la misma posición y haber tenido la mente de la misma envergadura, aún en sus condiciones del hambre informacional (en el mejor de los casos), no obstante logró ver o entrever muchas cosas correctamente.
      Bueno, para mí todo esto no es la cuestión de Stalin como tal. Un forista aquí dijo que “teorizando sobre Stalin y el fracaso de la URSS les aseguro que no resolveremos el nuestro.” Según ýo, todo lo contrario. Socialismo se “construye” (por mucho que no me guste esa palabra) en primer lugar no según los libros (por muy profundos que sean), sino según las prácticas, experiencias, ejemplos etc. Y si uno quiere buscar y analizar tales experiencias (auténticas, se entiende), no podrá prescindir de los de la URSS, China y Cuba – simplemente porque otras no las hay, grosso modo. Por eso es tan importante para algunos hacer de la época de Stalin un espantajo al máximo, para que ni siquiera se le pudiera ocurrir a alguien buscárselo por allá algo interesante, útil, provechoso, correcto etc. etc. Para que sigan, como lo hacen los habitantes del país equis, andando por el círculo vicioso, a veces perdiéndose en tres pinos, por decirlo a lo ruso. Para despertarse una vez, tal como lo fue con el caso del Che y sorprenderse con que la bicicleta en mucho ya había estado inventada. Ojalá no sea demasiado tarde esta vez…
      Saludos

  15. Hola, Bersergio, en primer lugar te indico que yo no soy Josafat, sólo soy un lector de su blog -que es muy recomendable para los hispanohablantes por ser Josafat un prolífico traductor de noticias de Rusia y otros países ex-socialistas desde la óptica comunista.

    En cuanto a tus comentarios, estoy de acuerdo con todo lo que dices. En relación a Stalin, su demonización ha sido y sigue siendo, efectivamente, un objetivo prioritario del mundo capitalista, a fin de cuentas fue con Stalin cuando la URSS se recuperó una y otra vez contra todo pronóstico, derrotó al nazismo y terminó consolidándose. Actualmente, en el Parlamento de la Unión Europea han sido repetidos los intentos de equiparar legalmente comunismo y nazismo que, por fortuna, no han prosperado hasta ahora (el Partido Comunista de Grecia / KKE ha venido denunciando tales intentos). Un pilar en el que se apoyan para intentar criminalizar la ideología comunista es, cómo no, la comparación de las figuras de Stalin y Hitler y la tergiversación y manipulación de acontecimientos que tuvieron lugar en época de Stalin y que parecen no haber sido estudiados aún suficientemente -y en los que existe controversia como, por ejemplo, la cuestión de la hambruna en Ucrania-.

    Puede entenderse que, tras el informe Krushev -sean cuales fuesen los motivos que tuviese Krushev para proclamarlo-, se produjese un rechazo a la figura de Stalin, pero, a día de hoy, resulta incomprensible la falta de interés en buena parte de la izquierda (comunista) por preocuparse de analizar ese periodo y exigir un mínimo de rigor histórico y seriedad a la hora de tratarlo. La idea parece ser -aunque no lo tengo muy claro- que, rechazando una figura que ya popularmente se considera la personificación del mal -u obviando el tema-, estos políticos/partidos lleguen a ser más aceptables ante el conjunto de la población o del propio sistema político. Por ponerte un ejemplo, el Partido de la Izquierda Europea incluye en sus estatutos el rechazo a los “crímenes del estalinismo” (1), condenándolo de antemano, digan lo que digan los historiadores o fuese cual fuese el contexto histórico – pero no hacen mención ni rechazan en esos términos, por el contrario, los crímenes del capitalismo “democrático”-. El problema es que en tanto no se atrevan a desmentir las falsedades y reivindicar la historia de la que arranca su tradición política, de la que deberían sentirse orgullosos -más bien lo contrario, echan tierra sobre ella-, van a tener siempre en contra, hagan lo que hagan, la acusación fácil del “fracaso” del socialismo, las tendencias dictatoriales y de falta de libertades, etc.

    En cuanto al artículo de Hermida Revillas, lo saqué en su momento de la selección de textos sobre la URSS del blog El Camino de Hierro, échale un vistazo a esa sección -si no lo conocías ya- porque puedes encontrar quizás otros artículos que te interesen.

    No me extiendo más, un saludo.

    (1) http://www.izquierda-unida.es/sites/default/files/1170931445999.pdf

    • ==te indico que yo no soy Josafat==
      Bueno, entonces tengo que indicarte que tampoco soy Bersergio, es decir, según mi pasaporte me llamo Sergio (Serguiéy) (si bien para mis adentros me llamo “yo” :)) Así que en primer lugar soy rusohablante y sólo a veces hispanoescribiente, pero te estoy muy reconocido por haberme recordado el blog de Josafat y otros: a veces los bookmarks muy interesantes se pierden en el diluvio de informaciones, y esta vez, por ejemplo, quedé algo sorprendido al haber encontrado en “El Camino de Hierro” un artículo de S.Strumilin. Eso fue lo que yo quiería decir en mi comentario anterior: continuarán derramar sus lágrimas de cocodrilo sobre millones y millardos de fusilados y estrangulados personalmente por Stalin, para que hundir en esos lloriqueos un deseo potencial de enterarse de quiénes eran Кржижановский, Струмилин, Глушков, Антонов, Гордон, Мотылев, Звездин, Гриневецкий y otros “anónimos” autores de la industrializacíon soviética y los demás exitos económicos y sociales de la URSS v.1.0 (pre-jruschovista).
      En su artículo Iroel dijo muchas cosas correctas y mencionó a algunos autores “correctos” a leer, lo que dijo sobre el “agua de fuego” de la notoriedad para mister Gorbachov también tuvo lugar, pero para mí los primarios sepultureros (o que sean “carcomas”) de la URSS fue no este mamarracho, sino tales “compañeros” como Jruschov-Kosyguin-Liberman etc. Si “Marx was right”, como sostiene Terry Eagleton (aunque de una manera “peinada”), es el ser social que determina la conciencia, y sobre algunas minas bajo aquel ser social soviético escribieron bastante bueno, por ejemplo, Roger Keeran y Thomas Kenny en “Socialism Betrayed: Behind the Collapse of the Soviet Union”.

      ==los intentos de equiparar legalmente comunismo y nazismo==
      Bueno, a mí esa lógica me parece clarisíma: 1) desviar y desarmar, por un lado, y 2) nublar la comprensión de la esencia y los fines del fascismo, para que nadie lo aviste y percibe cuando llegue de veras, esa vez ya no necesariamente acompañado con retórica nacionalista etc. Creo que quien haya leído a G.Dimitrov, A.Gramsci, los materiales del sexto congreso de Komintern etc., comprenderá quién y para qué hace los dichos intentos. No estaría de más mencionar aquí las palabras de Thomas Mann: “Colocar en el mismo plano moral el comunismo ruso y el nazifascismo, en la medida en que ambos serían totalitarios, en el mejor de los casos es una superficialidad; en el peor es fascismo. Quien insiste en esta equiparación puede considerarse un demócrata, pero en verdad y en el fondo de su corazón es en realidad ya un fascista, y desde luego solo combatirá el fascismo de manera aparente e hipócrita, mientras deja todo su odio para el comunismo.”

      ==parecen no haber sido estudiados aún suficientemente==
      Hace un rato puse acá algunos nombres de historiadores tanto rusos como extranjeros a quienes a mi juicio se puede leer respecto al dicho tema sin miedo de encontrarse embrutecido.

      ==la cuestión de la hambruna en Ucrania==
      A ver, según los datos que tengo yo, en 1932-1933 por la hambruna fueron abarcados cerca de 100 millones, o sea 60 % de la población de la URSS (Ucrania, la region de Volga, el Cáucaso Norte, Kazakhstán, la Siberia Occidental etc.). En cuanto a los muertos, digamos, según Steven Witcroft, cerca de 50% del total fueron los ucranianos. Así es que, debido a la propaganda masiva de “Golodomor”, incluso los comunistas españoles llaman aquella hambruna la en Ucrania – lo que me parece algo injusto con los demás 50% de muertos que no tuvieron suerte de tener similares diásporas influyentes en Canadá etc. Esto no ha sido un reproche de mi parte, nadie de nosotros puede salir ileso de este mundo del espectáculo.

      ==sean cuales fuesen los motivos que tuviese Krushev para proclamarlo==
      Motivo número uno: es insoportable estar durante muchos años al lado del hombre quien por el propio hecho de su existencia te recuerda cada día cuál nulidad eres en comparación con él. Motivo número dos: vilipendiando al predecesor, se puede crear la apariencia de tu propia grandeza. Motivo número tres: camuflar su propio rol en las repressiones. Motivo número cuantro: “comprar”se el apoyo de la burocracia. Motivo número cinco: personal, vinculado con el hijo (non testatur). Etc.

      ==échale un vistazo a esa sección==
      Bueno, ya mencioné al inicio de este comentario que al revisarla me encontré muchas cosas que debía de haber pasado por alto antes. Gracias una vez más.

      Saludos

      • Hola de nuevo, Serguiéy, repasaré tu lista de lecturas recomendadas. Desde luego, sí creo que la historia de la URSS tendréis que escribirla principalmente los rusos (y otros ciudadanos de la ex-URSS) – por todos los motivos: mejores posibilidades de recopilar experiencias directas, comprensión de vuestra cultura y tradición, acceso a fuentes, etc. – y habrá que esperar a que se vayan traduciendo las obras de vuestros historiadores -o nos vamos a ver obligados a aprender ruso, lo cual tampoco estaría mal, xD-.

        En cuanto a la hambruna en Ucrania en concreto, creo que pueden ser de interés los artículos de Mark Tauger -me parece que también están listados en El Camino de Hierro-, un especialista norteamericano en historia de la agricultura que cuestionaba la tesis “oficial” del uso intencional de la hambruna como herramienta política por parte de Stalin, argumentando, si no recuerdo mal, que las cosechas no fueron tan altas como indicaban las estadísticas oficiales (Losurdo no lo cita, curiosamente). Sus planteamientos le llevaron a sostener una (agria) disputa con un grupo de investigadores británicos aferrados a la tesis de “la maldad de Stalin” que, según puede deducirse por la correspondencia de Tauger con ellos, tuvieron un comportamiento bastante vergonzoso -en la web de Tauger podía seguirse el intercambio de cartas -.

        Un saludo, y gracias por las observaciones y recomendaciones.

      • Hola, [perdón por no saber tu nombre]. Es cierto que cada pueblo debe protagonizar a la hora de escribir su historia, aunque la práctica muestra que sólo unos pocos se han obtenido tal privilegia (no hablo aquí de los ejemplares únicos que la entregaron casi o quasi voluntarimente hace unos 25 años). Al mismo tiempo, traducir lo escrito deben los “portadores del idioma” o personas bilingües, puedo decirlo como traductor licenciado.
        Acabo de leer el artículo de Carlos Hermida Revillas. Pues, qúe puedo decir… No encontré nada con que no estuviera de acuerdo en principio, en algunos lugares yo hubiera puesto los acentos de una manera diferente o hubiera añadido algo, pero en conjunto comparto su mirada. Sólo el inicio de su artículo… No, por supuesto, entiendo lo difícil del defender su enfoque en sus condiciones, pero para mí todos esos exordios a la “Parece que Stalin no haya sido una encarnación del Diablo” suenan como si un físico nuclear hubiese empezado su tesis doctoral con “La Tierra no descansa sobre tres ballenas”. Lo mismo con “la tesis “oficial” del uso intencional de la hambruna como herramienta política por parte de Stalin”. No sé cuál grado de ignorancia histórica y “desorientación en el espacio” se lo puede tener para creer en semejantes idioteces.
        Pero tales leyendas negras a veces son muy vivaces: por ejemplo, si voy a preguntar a los rusos a qué se les asocia las palabras “Inquisición y hogueras”, creo que la mayoría dirán “España católica feudal”, aunque, por lo que sé, los países protestantes protocapitalistas de Europa del Norte tenía mucho más que ver con el dicho fenómeno.
        Así que, como regla, cuando leo a periodistas extranjeros (y a veces incluso a historiadores o quienes se consideran como tales) escribir algo sobre “estalinismo”, me siento como, por ejemplo, se hubiese sentido un cubano al leer lo siguiente: “Los cubanos viven en una isla, son negros por excelencia y no pueden tener celulares debido a la dictadura sangrienta impuesta hace 60 años”. Es decir, tenemos aquí todo el surtido: inexactitudes que puedan parecer insignificantes ad hoc, una mezcla de criterios, de planos temporales, anfibologías insinuantes, tergiversaciones de nexos causales y simplemente flagrantes mentiras.
        Infaliblemente, me leeré a Mark Tauger sobre el hambre de 1932-33. Por supuesto, hubo muchos factores, pero aquí quisiera subrayar uno de ellos que me parece un leitmotiv en toda esa historia. A ver, el Partido proclama la colectivización de la agricultura, los burocrátas locales emprenden esa cosa a su manera usual (agudizada a menudo por el odio de clase), los campesinos, en primer lugar ricos y “moderados”, se niegan a entrar en koljoses, sacrificando su ganado; el año siguiente tienen poco ganado para arar, de ahí sembran y cosechan mucho menos de lo normal, acá se mezcla clima, burocratismo, actitudes como la de Kosior etc. Y todo eso lo dirige el insidioso Stalin desde Kremlin, tomando su taza matutina de sangre humana… A veces me parece que similar figura es una parte inalienable del pensamiento y la mundividencia mítica de unos cuantos, en la misma fila con Zeus con sus relámpagos, tótems y otros fetiches de esta índole – si ella no existiera, sería necesario inventarlo, al decirlo de Voltaire.
        Saludos

      • Muy de acuerdo de nuevo. El problema con el que se encuentran hoy día los historiadores que intentan analizar objetivamente el periodo de Stalin -al menos en lo que viene a llamarse “mundo (capitalista) occidental”- es que tienen al restante 99,999% de historiadores en contra, también al 100% de los medios de comunicación, y esto además apoyado por buena parte de la izquierda, como ya dije anteriormente. Como bien dice Carlos Hermida, corren el riesgo de ser considerados del mismo modo que un filonazi o incluso un terrorista, y dudo mucho que pueda no tener incluso un efecto sobre su carrera profesional -podemos dar por seguro que el artículo de Hermida Revillas, tal cual fue escrito, no sería publicado por cualquier revista “científica” ni en cualquier país-. Por lo tanto, al menos por ahora, creo que tendremos que seguir leyendo en los preliminares eso que tú dices de que “la tierra no se apoya sobre tres ballenas” -y ya podemos estarles agradecidos-. Hay que tener en cuenta que en este occidente capitalista se hace referencia en la escuelas preuniversitarias al periodo de Hitler y Stalin como “la Era de los Totalitarismos”, es decir, al conjunto de la población se le intenta inculcar la idea de la similitud entre Hitler y Stalin y entre los sistemas políticos nazifascista y socialista.

        La televisión, con reportajes históricos elaborados por “especialistas”, periodistas y asesores esencialmente anticomunistas, hace el resto. Si en un momento dado las propuestas anticomunistas a las que me referí anteriormente prosperan en el Parlamento Europeo, posiblemente los intentos de reevaluar el periodo del que hablamos -favorablemente a Stalin- pudieran incluso llegar a ser constitutivos de delito. Parece que en Rusia ahora estáis mejor pero por ahora y en “occidente” -al menos en la UE- esto es lo que hay.

        Un saludo.

      • ==La televisión, con reportajes históricos elaborados por “especialistas”…==
        Hace un rato me divertía de la manera siguiente: miraba en Youtube las películas “documentales” sobre Stalin en español. La más verosímil de ellas me pareció el trailer del videojuego “Stalin vs Martians”🙂

        ==Parece que en Rusia ahora estáis mejor…==
        En cierta medida. Es decir, cuanto peor estamos con los caudillos de hoy, tanto mejor está la actitud hacia Stalin. Muchos lo idealizan, por supuesto, en especial los viejos y los jóvenes; algunos tratan de hacer de él un Perón a lo ruso o algo así. En los MCM liberales, por supuesto, se propaga casi lo mismo que en los españoles o cualesqiera otros de esta índole, menos los disparates más flagrantes. Pero incluso en la televisión “convencional” a veces aparecen documentales más o menos adecuados.
        A próposito, en 2008 el canal “principal” de televisión decidió armar una atracción de turno, denominada “El nombre de Rusia”. La votación en internet, donde Stalin fue venciendo con una gran predominancia, hizo a la canalla del canal declarar enseguida que la votación había sido adulterada, así que pergeñaron otra votación “más pura”. Los resultados fueron: Stalin – 37,2%, Pushkin – 13%, Lenin – 9,5%, Vysotsky – 8,7%, Eltsin – 6,9% (no comments), Pedro I – 5,2% etc. Las encuestas, por muy capciosas que sean, tampoco les dan alegría a los antistalinistas matriculados.

        También quisiera agradecerte por las peliculas que mencionaste más abajo. Pues, cuando un extranjero te dice algo sobre las obras de tu propia cultura que no has visto, leído etc., conocerlas se convierte en un “pundonor”, así que de esta manera a veces puedes descubrir cosas muy interesantes. Sólo me interesa la óptica con la que te miraste, por ejemplo, la “Cheryomushki”: incluso en ella hay ciertas alusiones que requieren el conocimiento del contexto histórico etc. Digamos, al inicio se menciona que le quitaron a aquel burócrata protagonista su coche de servicio. En realidad, fue toda una epopeya con esos coches, una muestra del fracaso de la lucha voluntarista de Jruschov contra burócratas. Etc. Además, ciertas cosas vinculadas con traducción de las realidades: me gustaría mucho verla una vez más con subtítulos españoles. Si puedes darme el enclace, te estaré muy reconocido.

        Saludos

      • Te contesto brevemente por falta de tiempo: que haya películas soviéticas que no hayas visto creo que es normal -aunque sea tu cultura-, porque creo que la producción soviética en cine fue amplia -tampoco yo he visto todas las películas españolas, xD-. En cuanto a los subtítulos en castellano, el autor del blog “Cine Rusia” da el enlace junto con el enlace de descarga de cada película (suele indicar dónde descargar los subtítulos justo debajo del enlace para descargar la película). En cualquier caso, para Cheryomushki los tienes aquí:

        http://www.podnapisi.net/cheryomushki-1963-subtitulos-p1162659

        En cuanto a “mi óptica”, bueno, reconozco que el tono de la película es principalmente cómico y musical pero, para los que somos “de fuera”, también nos da pistas sobre algunos aspectos de la sociedad soviética -incluso, te diría, que puede ser un medio fundamental para captar esos aspectos, aunque no conozcamos todo su contexto-. Añadiría que las dos películas referidas sirven también para indicar que la “ferrea censura” que se le atribuye a la URSS en realidad no era tal -o dejaba al menos margen para señalar aspectos negativos-. En cualquier caso, gracias por tus observaciones sobre la visión de Stalin en los medios de la Rusia actual -un tema que puede ser largo pero, por unos u otros motivos, sí que parece que hay un “rescate” de su figura (y también es de interés ver que el PCFR sigue esa línea)-.

        En fin, un saludo,
        QVU.

  16. Estimado Iroel: Me satisface mucho que usted sea Santa Clareño. Trabajo en Artex somos del mismo sector.. Me alegró leer este articulo y también dar mis opinioes.

    . Me parece muy buen artículo con señales claras. En dias pasados en el matutino de mi centro vinculé a Zunzuneo con los planteamientos de la oposición venezolana y le manifestaba que lo que se deseaba era llevarnos a una situacion así o a la de Siria. Existe una estrategia de la derecha pero falta la de la izquierda y la cubana.
    Hay que tratar que muchos cubanos y existen, salgan a la palestra, hablen y discutan sobre estos y otros temas y no solo sean figuras públicas y conoccidas que apoyen estas ideas que usted acaba de trasmitir. Me incluyo dentro de las personas que discutiria con cualquiera temas por complicados que sean que apoyarian el proyecto social cubano, pero no existe claridad deen donde y como.

    Hay que atraer a las personas hacia la política de forma amena, que critiquen lo que no entienden pero tienen que conocer su pais, su historia. Desgraciadamente un programa como la Mesa Redonda no tiene audiencia entre los más jovenes por distintas causasales y no existen otros programas o formas de orientacion política amena.. Como bien dice Martinez heredia hay tendencia al apoliticismo y eso es malo. Pensé cuando lo leí el artículo Debiamos dscutir en el nucleo las afirmaciones de este intelectual pero eso no está instrumentado así. Además pocos tuvimos la posibilidad de leer a Martinez heredia como pocos tienen la posibilidad de leer lo que usted acaba de publicar de forma tan pedagógica.

    Discrepo con usted de forma y no de contenido sobre la Union Sovietica. De 1974-1979 epoca que Bresnev llamó del Socialismo maduro algo que no era real.
    Estudié en Moscú 5 años y le digo que Gorbachov es el resultado de lo que venía pasando allí, la burocracia, el sistema de tapar errores cuando toda la sociedad lo dominaba creo el caldo de cultivo para el nacimiento de los oportunistas. La poca participacion en las decisiones del pueblo, el desarrollo de ideas pequeño buerquesas en la sociedad con discursos socialistas, la doble moral y falta de valores, desarrolló la perdida de fe en el Socialismo. Ya en esos momentos los estudiantes en las aulas lo criticaban pero la vida seguía normal.
    . Si no estuvieran los comunistas rusos acostumbrados a acatar todo lo que le decian Gorbachov no hubiera durado ni Yelsin con un decreto de una hoja eliminó al PCUS y los millones de militantes se fueron tranquilos para su casa. El problema está en la real participación.

    Me he extendiido es necesario que la Pupila insomne se multiplique en nuestra vida social y laboral para convertirnos en ferreos defensores de una patria socialista en medio de la gran batalla de ideas que debemos librar todos

    • Me han resultado de mucho interés sus reflexiones sobre Cuba y la URSS. Sobre la URSS, al menos desde comienzos de los 60 se señalan en el cine soviético una serie de problemas como los que usted menciona, la corrupción (1) o la creación de capas sociales en base a la actividad profesional y -aparentemente- el poder adquisitivo (2). Dos temas complejos y difíciles de resolver pero que, por lógica, pueden acabar minando un sistema socialista, como usted bien indica. Dejo abajo enlaces donde pueden leerse reseñas de las dos películas a las que me refiero y encontrar los enlaces para descargarlas (la segunda, “Tengo 20 años”, es realmente recomendable en todos los sentidos).

      Un saludo.

      (1) “Cheryomushki” (1962), http://cinerusia.blogspot.com.es/2013/04/cheryomushki.html

      (2) “Tengo 20 años” (1964), http://cinerusia.blogspot.com.es/2012/01/tengo-veinte-anos.html

  17. Lo que me molesta del artículo es lo que omite. La contrarevolucíon llegó a la USSR con Stalin. Con el estalinismo el movimiento comunista internacional perdió la iniciativa y paso defender lo indefendible: las atrocidades y traiciones cometidas por el estalinismo.

    • ==La contrarevolucíon llegó a la USSR con Stalin==
      Le digo más: la contrarevolucíon llegó a la USSR en 1921 con la NEP (lo que en 1921 no hubo la URSS, no debe molestarnos). O más aun: la contrarevolucíon llegó a la USSR con el leninismo mismo, cuando en 1918 se acabó la historia con los comités de fábrica (los fabsavcoms). O más aun: la contrarevolucíon llegó a la USSR el 25 de octubre de 1917, cuando la Revolución de Octubre fue cometida “contra “El Capital”, como lo correctamente advirtió A.Gramsci. Así que desde el principio fue una revolución incorrecta. Al igual que lo fue la Revolución cubana y muchas otras.
      Y sólo el señor Trotsky y otros sabihondos y “estrategos que se creen tales al observar la batalla desde fuera”, como lo dijo un poeta georgiano, eran siempre rrrevolucionarios, genuinos y infalibles.

      ¿Con el estalinismo el movimiento comunista internacional perdió la iniciativa? ¿Y tuvo mucha iniciativa que perder en aquel momento? ¿O Usted ha confundido las palabras “iniciativa” y “verborrea”?

      ==traiciones cometidas por el estalinismo==
      ¿De cuáles se trata, en concreto? Me temo de aventurar que del llamado “pacto Molotov-Ribbentrop”, ¿no? ¡Qúe malo fue ese Stalin, se manchó las manos al darle un apretón táctico y coyuntural al enemigo! ¡Y eso en aquel tiempo cuando el movimiento comunista internacional trabajaba sin levantar cabeza (o sin cerrar la boca) para que él tuviera otras salidas, mucho menos vergonzosas! ¡A por él!

  18. Llego tarde a participar en el blog. Lo lamento.
    UN TEMA NECESARIO DE TRATAR EN CUBA. Sabes que de las dos últimas décadas de mi vida he estado vinculada a Rusia por razones de trabajo, tiempo en que también recorrí otras antiguas repúblicas. A pesar de eso, las circunstancias fueron tan complejas que considero que no tengo ni remotamente la verdad de lo que allí pasó, como también puedo afirmar que no todas las cosas fueron o se ven, desde la perspectiva actual, como plantean algunos libros, incluso hasta el que edité y mediante el cual nos conocimos.
    Me interesé en indagar entre diferentes sectores sociales con los que coincidí allá –dirigentes, magnates, empleados públicos y privados, pequeños empresarios, jóvenes, jubilados y hasta cubanos residentes de aquellos años– sus experiencias y percepción en ese momento y de hoy sobre lo acontecido, una vivencia que como cubana y revolucionaria –por muy incómoda que en ocasiones le haya parecido a algún burócrata– me empeño en escudriñar señales en nuestro país y enfrentarlas.
    Sí, Iroel, veo con preocupación el incremento de adictos al “agua de fuego”, como también a algunos que no lo son tanto, pero el oportunismo de no perder la posición alcanzada –como si la pudieran mantener en el tiempo–, actitud avalada casi siempre por falta de talento, por escalar posiciones a golpe de retórica repetitiva y poca sustancia, mediocres en su generalidad y por tanto, consecuentemente pendejos, cierran los ojos y se justifican con que “no pueden hacer nada” porque las soluciones a los problemas los superan o están en manos de otros.
    Creo que la gran tarea que tenemos como revolucionarios comprometidos, como patriotas, es luchar para que nuestro sistema se regenerarse a partir de su esencia misma: con una mayor participación popular. Los mecanismos están creados, es más, preciso: fueron creados al inicio de la Revolución y necesitan hoy líderes con la altura de sus fundadores, que lo fueron porque se lo ganaron con el aval de las masas por su actuación; líderes que lleven en sí el fuego de la sociedad nueva, justa y próspera que deseamos alcanzar, con la entereza de una actuación consecuente, capaces de interpretar el sentir y los mejores deseos en ambas direcciones: hacia arriba y hacia abajo, porque las masas, cuando no se sienten escuchadas o creen que no tienen posibilidad real de cambiar las cosas que les afectan por sí mismas, se vuelven apáticas y en esa apatía está el peor mal que enfrentamos y es el caldo de cultivo de los enemigos de esta, NUESTRA REVOLUCIÓN.
    Hay una generación que no ha conocido ni el horror con que se vivió antes del 59, ni los años jubilosos que tocó a la nuestra. Mis hijos mayores solo recuerdan las carencias del Período Especial y la jodida circunstancia de que el trapichero, el marañero, el que recibe remesas, puede vivir la vida que como profesional no pude proporcionarles. Ellos hoy forman la tercera parte de la sociedad.
    Ante esta cifra, algún burócrata es capaz de decir que cuantitativamente no son la mayoría, sin tomar en cuenta que sin serlo, es la que tiene la energía y la juventud para hacer los cambios y continuar la obra de sus predecesores, si esa obra está regida por la sincera búsqueda del bienestar de toda la sociedad y no de una tajada personal o familiar (ver de dónde salieron los magnates de Rusia y entenderán mejor lo que estoy diciendo), de la fuerza de la ejemplaridad de quienes diseñan las políticas y los dirigen.
    Y cuando hablo de ejemplaridad no me estoy refiriendo a los que aparentan serlo pero tienen ingresos alternativos al salario que no les permiten ver y sentir como el pueblo; sino a aquellos que son ejemplo porque dedican todo su talento, su vida al mejoramiento de la sociedad, a esa ejemplaridad beneficiada por la fuerza del trabajo, del talento, del esfuerzo sostenido, la audacia y, sobre todo, por sus resultados en beneficio de la sociedad.
    Para ser ejemplo, no hay que pintarse de miserables, porque eso puede resultar tan dañino como pedirle al pueblo desde un palacio con las despensas llenas que siga pasando necesidades.
    Y digo eso, porque en el pueblo hay gente linda y buena, que pueden desempeñar roles más importantes, pero se resisten a hacerlo porque tienen que mantener una casa, darle de comer a los hijos, vestirlos, apuntalar el techo y no pueden hacerlo desde la posición salarialmente desventajosa del funcionario político o estatal. Esa es la dinámica que está imponiendo nuestra sociedad actual, de pirámide demasiado tiempo invertida para seguir siendo soportada.
    Buscamos la prosperidad del pueblo y, el socialismo, por esencia, tiene que ser próspero o no lo es.
    Acabemos con la doble moral que tanto daño nos hace y echemos pa’lante.
    En fin, el tema me movió. Gracias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s