Correo con “otra cara de la moneda 15 000 manzanas”. Por Susana Aulet


15 pensamientos en “Correo con “otra cara de la moneda 15 000 manzanas”. Por Susana Aulet

  1. El contenido de este post de Susana es casi solo para leer porque escribir un comentario hay que hacerlo con tanto esmero como el propio contenido que nos ilustras Susana y no perderse en las comas ni puntos ni acentos, sino en la calidez que nos transmites. Claro que el cuentapropismo tiene una cara buena, saludable, sana, porque en definitiva es también saludar al vecino, tomarse un buchito en una mesita mientras se conversa, se lee cualquier noticia o se debate algún artículo o párrafo de la constitución y se atiende el negocito y se contribuye a una Cuba más solidaria y prospera, porque no? No necesariamente todos los cuentapropistas tienen que tener sus viejitos como restaurancito llamado “Doña Adela” portal de la calle L ente 17 y 19 , pero qué bien que existan muchas Doña Adelas en esta sociedad porque pareciera que hay el concepto que el cuentapropismo sirve solo para enriquecerse, pero no es así exactamente, al final todo depende de las personas y del impulso que quieren dar a sus propias vidas y en Cuba también se puede ser cuentapropista para seguir siendo solidario, pagar su patente 103 CUP y el seguro social 187 CUP por ejemplo, y trabajar por una Cuba mejor, el problema comienza cuando hablamos de 15000 manzanas, de acaparamiento de riqueza, de bandidismo, de corruptela, de favoritismo, de especulación, de mafias montadas y de pérdida de valores con uno mismo y para los demás. “Doña Adela” ha sabido buscar un huequecito para sentirse revolucionaria que en definitiva es dar amor, pero que no le toquen ninguno de sus viejecitos porque entonces dará un cosquetón a quien se lo merezca. Gracias Susana, gracias “Doña Adela” y gracias Iroel.

  2. Bravo para Adela, ejemplos que deben visibilizarse en medio de tanto atropello y falta de solidaridad, Adela es como una lucecita que ilumina al espíritu, acciones filantrópicas como las de Adela, en Cuba deben existir muchas, pero no las suficientes como para no regular y fiscalizar y dejar al libre albedrío el cuentapropismo en Cuba.

  3. A propósito de Fernando Martínez Heredia, y la batalla cultural entre el socialismo y el capitalismo en Cuba. ´´ Para que los aguacates no tumben a la Revolución.´´
    Desde que sales en la mañana de tu casa hasta el regreso en la tarde, la batalla cultural entre el socialismo y el capitalismo, está planteada por doquier, es más, no tienes ni que salir de casa, algunos de los pregoneros de barrio, soldados rasos del bando capitalista, te la anuncian y te la hacen todos los días, la guerra, con sus precios monopólicos, y a los que ellos llaman oferta y demanda, el aguacatero, el frutero, el viandero, el vendedor ambulante de pan, al que el administrador de la panadería estatal le prioriza la mercancía antes que al pueblo, mercancía que de cierta forma está subvencionada con el sudor del trabajador estatal, y quien tiene que pagar cada día mas y mas, recibiendo menos peso y mucho menos calidad. Pero la cultura cubana es cimarrona y testaruda, y estoy seguro, resistirá y vencerá.
    El otro día conversando, en un tono sereno y amigable con un aguacatero que pregona y vende en mi barrio, y a pesar de la agresividad del precio de sus aguacates, le pregunte sosegadamente, si el tenia niños, el me respondió que sí ,que tenía dos niñas chiquiticas, le dije que yo era cirujano pediatra, y que dios no lo quiera, ¿qué haría si un día el llegaba al hospital con alguna de sus niñas necesitada de una operación de urgencia, y se encontrara conmigo, y yo le preguntara si traía dinero para pagarme, el me dijo, eso es imposible porque en Cuba la salud era gratis, yo le replique, si, y gracias a la revolución, pero, tu te has puesto a pensar, le dije, que esos precios de tus aguacates y de otros productos y servicios, pudieran derrumbar la Revolución, y entonces si tendrías que pagar la salud de tus hijas, y mucho, pero mucho más caro que el precio de tus aguacates, el muchacho quedo en silencio, yo le pague sus aguacates y el siguió su camino, a los dos o tres días yo estaba en mi portal balcón, y me llama el mismo aguacatero, y me dice, medico ¿no va a comprar aguacate?, le dije que no, pero él me insistió en que bajara, y cuando baje quería regalarme dos aguacates ,yo le dije que no, que no quería aguacate, pero muy decente y diligentemente, el insistió en su intención de regalarme los aguacates, y yo ,sin ánimos de revancha le dije, mira, yo sé porque tú me quieres regalar los aguacates, pero no es justo de mi parte, porque ese es tu trabajo con el que mantienes a tus niñas, mira hacemos una cosa y quedamos en paz, tú me vendes los aguacates al precio justo del año pasado, así, yo como aguacate con el salario que me garantiza la revolución, tu garantizas el sostén de tus niñas, y la revolución no corre el riesgo de ser tumbada por tus aguacates ,y tus niñas, que dios lo quiera, siempre tendrán la salud garantizada, aunque tú , por cualquier circunstancia no puedas vender los aguacates. Después de ese día, lo espero con mucha ansiedad para pedirle disculpa por haberlo engañado, y decirle que yo no soy medico, que yo soy músico y maestro, espero me disculpe y comprenda la necesidad de la pequeña mentirilla al igual que yo comprendí, que no siempre, aunque te asista la razón, son necesarias las trifulcas, para ganar batalla a batalla, la guerra cultural entre el socialismo y el capitalismo.

  4. Corcho,
    Qué historia tan emotiva y humana nos compartiste.
    Pero más aun cuántas moralejas se pueden extraer de tu relato.
    Te confieso que se me aguaron los ojos.
    abrazo

  5. Felicidades a la escritora y felicidades a esos cuentapropistas.¡Viva Cuba!

  6. Bravo Corcho, acabo de leer tu comentario y me parecía estar leyendo una de esas fabulas de Esopo que me gustan mucho pero en este caso le superas en la moraleja al mismísimo Esopo. “Para que los aguacates no tumben la revolución” muy bueno Corcho, me ha encantado.
    Pero una cosa como hermano, no le digas aguacatero cuando le vuelvas a ver que no eres médico, que eres músico, no sea el caso que te mande con la música pa’ otra parte.. jajaja
    Saludos para nuestro Garva también .

  7. Toco mis saludos, nada, el muchacho que vende aguacate es muy humilde, sigue pregonando por el barrio, llegue a decirle que yo realmente era músico, pero también le dije que era maestro en el conservatorio, y lo que recibí por respuesta fue el comentario de que una de sus hijas le gusta y quiere estudiar música, por lo que no me mando con mi música a otra parte ,ja,ja,ja, le explique las edades de entrada al conservatorio y que estuviera atento a las pesquisas pre captación, el muchacho bajo un poco el precio de sus aguacates y yo orgulloso prefiero no pensar que la baja en el precio fuera producto del final de la temporada de aguacate y la presencia ya en el mercado de la col ,imagino que cuando culmine la temporada aguacatera el venda otro producto y hasta cambie su pregón, un abraso

  8. Toco lo mas importante, yo le comente al muchacho de los aguacates sobre mi peña los sados en las noches en el patio de la uneac, le explique que el espacio se abarrotaba de jóvenes, el mucho fue y ¿t u sabes lo que me dijo al final del concierto?, que mi grupo estaba bueno pero que no toca regueton jajaja, no te preocupes toco la noche termino amigablemente sin duelos de honor jajaja

  9. Pingback: Correo con “otra cara de la moneda 15 000 manzanas”. | argencuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s