Cuando se trata de huracanes, EE. UU. Puede aprender mucho de Cuba. Por Mikael Wolfe


(Artículo publicado en The Washinton Post el 1 de septiembre de 2021 y traducido por La pupila insomne)

Cuando el huracán Ida tocó tierra en Louisiana el domingo, dejando sin electricidad a toda la ciudad de Nueva Orleans y más allá, muchas personas se preguntaron nerviosamente: “¿Ida será otra Katrina?” Katrina, por supuesto, golpeó la ciudad hace 16 años hasta el día en que Ida llegó. La desastrosa respuesta federal a Katrina por parte de la administración de George W. Bush se combinó con la falta de acción en el conocimiento de larga data de que los diques de la ciudad probablemente serían incapaces de resistir una intensa marejada ciclónica. Ambos fracasos contribuyeron a la muerte de 1.833 personas en la ciudad de mayoría negra, cientos de miles de personas desplazadas y más de $ 100 mil millones en daños a la propiedad. Katrina fue una catástrofe nacional que reveló una espantosa falta de preparación gubernamental para desastres arraigada en el racismo sistémico. 241070141_1552892428376501_2711872159712572765_nDesafortunadamente, el historial de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias desde Katrina, particularmente bajo la administración de Trump, no ha mejorado mucho, ya que la devastación de Puerto Rico por el huracán María en 2017 se reforzó trágicamente. Esta incapacidad para aprender de los errores del pasado contrasta fuertemente con Cuba, que también es azotada regularmente por los mismos huracanes poderosos que, como Ida la semana pasada, eventualmente llegan a la costa de Estados Unidos.

Después de que la revolución de 1959 llevó a Fidel Castro al poder, Cuba se convirtió en un enemigo de  Estados Unidos en la Guerra Fría, algo que quedó claro con la Crisis de los misiles cubanos de 1962 que llevó al mundo al borde de una guerra nuclear. Pero hubo otro evento en octubre de 1963 que es poco recordado en los Estados Unidos: el huracán Flora, el primer gran huracán que azotó la nación isleña después de que Castro asumió el poder. Uno de los peores en la historia de Cuba, sus efectos catastróficos llevaron a Castro a establecer un sistema de defensa civil en 1966 que se convirtió en un modelo global, según las Naciones Unidas y la agencia de desarrollo benéfico Oxfam International. Después de matar hasta 5.000 personas en Haití, Flora se dirigió hacia el oeste hacia el este de Cuba el 4 de octubre de 1963. A diferencia del presidente de derecha de Haití, François Duvalier, respaldado por Estados Unidos, el gobierno comunista de Castro ordenó a los residentes que vivían en el camino proyectado del huracán que evacuaran sus hogares y, si no podían, quedarse y prepararse adecuadamente para la tormenta.

A pesar de la división de la Guerra Fría, los meteorólogos cubanos trabajaron en estrecha colaboración con sus homólogos estadounidenses para proyectar el curso de Flora y luego informar sobre su trayectoria real. Gordon E. Dunn, director de la Oficina Meteorológica de Estados Unidos con sede en Miami, elogió a los meteorólogos cubanos por haber “examinado cuidadosamente el área del huracán y sobre la base del monitoreo  y las observaciones por hora durante la tormenta”, lo que les permitió determinar su trayectoria. Sin embargo, estos esfuerzos resultaron insuficientes cuando el huracán arrojó más lluvia en 100 horas sobre las provincias orientales de la que había recibido todo el país durante todo 1962. Como resultado, Castro, su hermano Raúl, su compañero de armas  como el argentino Ernesto “Che” Guevara y otros líderes revolucionarios se pusieron personalmente en peligro para liderar operaciones de rescate y socorro para aquellos que no pudieron escapar.

Buscando combatir el huracán como si fuera un enemigo humano, Castro usó un casco de soldado durante las operaciones de rescate. Voló en un helicóptero del ejército que aterrizó lo más cerca posible de las áreas afectadas y luego montó, y a veces incluso condujo, vehículos anfibios para llegar a las víctimas. En un momento angustioso, el desbordamiento del río La Rioja casi lo ahoga en su vehículo, pero campesinos y soldados locales rescataron a su líder justo a tiempo atando un cable de remolque a un árbol para evitar que su vehículo se hundiera. Una sobreviviente del huracán me recordó cómo Castro fue “a todas partes” para ayudar a las víctimas, mientras que otra recordó que la atención médica estaba disponible en los hospitales para sus hijos cuando la necesitaba justo después de la tormenta. Estos esfuerzos mitigaron el número de muertos que infligió la furia de Flora (particularmente en comparación con la terrible devastación en el vecino Haití). Aun así, eran demasiado pequeños, demasiado tarde. La tormenta finalmente pasó el 8 de octubre de 1963 y, dos semanas después, Castro anunció durante una conferencia de prensa el 21 de octubre que 1.157 personas habían muerto, 176.490 habían sido evacuadas, 11.103 habían perdido sus hogares y 21.486 habían sufrido daños en sus hogares. un país con solo 6 millones de habitantes.

En informes clasificados, la CIA predijo inicialmente que el régimen de Castro experimentaría graves dificultades para recuperarse de la catástrofe. Mientras tanto, públicamente en los medios estadounidenses, los exiliados cubanos anticastristas esperaban que el huracán causaría la desaparición de Castro de una manera que la invasión de Bahía de Cochinos de 1961 y años de operaciones encubiertas de sabotaje patrocinadas por la CIA no habían logrado.

Las predicciones resultaron ser incorrectas y la esperanza fue en vano. Para disgusto de los exiliados y de la CIA, la respuesta del gobierno cubano a Flora ayudó a pulir las credenciales de Castro como “Comandante en Jefe” y revivir su popularidad. De hecho, como explicó Guevara en su famoso libro de 1965 “El socialismo y el hombre en Cuba”, “Durante la Crisis de octubre [de los misiles de 1962] y en los días del huracán Flora vimos hechos excepcionales de valor y sacrificio realizados por todo un pueblo ”. Guevara explicó que “encontrar el método para perpetuar esta actitud heroica en la vida cotidiana es, desde el punto de vista ideológico, una de nuestras tareas fundamentales”. Esta fue una tarea difícil, incluso para un gobierno autoritario.

Pero el Sistema de Defensa Civil establecido en 1966 demostró estar a la altura del desafío, aprovechando con éxito el poder social de la revolución para las operaciones de socorro y rescate durante y después de los desastres naturales. Coordina simulacros anuales a nivel nacional, promueve la educación y supervisa la comunicación, desde alertas tempranas y alarmas de emergencia hasta evacuaciones forzadas antes de que azoten las tormentas, seguidas de orientación para la recuperación posterior. 

Estos esfuerzos han creado, según un estudio independiente sobre preparación cubana ante desastres, “una cultura innata de huracanes, resiliencia y seguridad”, asegurando “que la población esté consciente del sistema de reducción de riesgos del país, educada en conciencia de riesgo y mitigación de desastres, capaz de utilizar las estructuras de la línea de vida en caso de emergencia y participar activamente en la preparación para desastres “. Como dijo un cubano común entrevistado en el estudio: “Tenemos una historia, cada cubano sabe qué hacer. … Decimos que todo cubano es meteorólogo ”.

¿El resultado? La preparación para desastres en Cuba ha logrado salvar vidas. Por ejemplo, en 2004 el huracán Jeanne mató a 3.000 personas en Haití, pero ninguna en Cuba, a pesar de que Cuba fue golpeada con más fuerza. Jeanne no fue una excepción: la gran diferencia en las bajas entre Cuba y otros países en desarrollo es atribuible al Sistema de Defensa Civil. El coordinador de ayuda de emergencia de la ONU ha llamado a Cuba “número uno … en hacer que la gente responda responsablemente cuando hay una alerta de huracán en la región”. Incluso un análisis más crítico de FEMA reconoció que Cuba “tiene un sólido historial en lo que respecta a ciertas características de preparación y respuesta ante desastres”. De hecho, según un exdiplomático estadounidense, el historial de Cuba se compara favorablemente con el de FEMA, que identificó 15 veces más muertes por huracanes que Cuba desde 2005, el año en que Katrina azotó Nueva Orleans, hasta 2015. En el momento de escribir estas líneas, el huracán Ida parece no haberse convertido en otro Katrina. Afortunadamente, los diques de Nueva Orleans se mantuvieron después de que el gobierno de los Estados Unidos invirtiera miles de millones de dólares de los contribuyentes para repararlos y reemplazarlos; en esta capacidad, el gobierno de los Estados Unidos hizo su trabajo para invertir en la infraestructura necesaria para proteger a las personas de la tormenta. 

Y, sin embargo, millones de habitantes de Luisiana y Misisipi se quedarán sin electricidad durante semanas debido a, en palabras del presidente de la parroquia de Jefferson, un “colapso del sistema”. Para minimizar aún más la pérdida de vidas y propiedades por tormentas cada vez más extremas exacerbadas por el cambio climático, Estados Unidos necesita un mejor enfoque sistémico, uno que pueda aprender mucho del éxito histórico del Sistema de Defensa Civil de Cuba. Si bien Cuba, lamentablemente, sigue siendo una némesis gracias a una mentalidad continua de Guerra Fría tanto de demócratas como de republicanos, en esta área al menos Estados Unidos haría bien en cooperar activa y directamente con Cuba, tanto porque muchos de los mismos huracanes azotan a ambos países, pero también porque las autoridades cubanas tienen una larga y exitosa trayectoria en la gestión de este tipo de desastres. 

Mikael Wolfe es profesor asistente de historia en la Universidad de Stanford y autor de “Regando la revolución: una historia ambiental y tecnológica de la reforma agraria en México”. Actualmente está trabajando en un proyecto de libro titulado “Climas rebeldes: cómo el clima extremo moldeó la revolución cubana”

Un pensamiento en “Cuando se trata de huracanes, EE. UU. Puede aprender mucho de Cuba. Por Mikael Wolfe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .