¿Qué es la seudo revolución? Por Javier Gómez Sánchez


javiergosanchez09@gmail.com 

Es conocido que todas las revoluciones implican inevitablemente una lucha permanente con la contrarrevolución. Pero donde quiera que surge y se desarrolla una revolución, existe otro elemento acompañante: la seudo revolución. 

Sobre ella se ha escrito extensamente en otras revoluciones de la Historia, como el papel político que jugó el sector seudo revolucionario en Rusia y Francia, pero ha sido muy poco estudiada su existencia en la Revolución Cubana posterior a 1959. 

En cambio sí se ha analizado profundamente las ideas seudo revolucionarias en la lucha política por la guerra independentista y durante la  Tregua Fecunda;  en la seudo república administrada por seudo revolucionarios bajo supervisión norteamericana; en la mesura alternativa a la posición de antimperialista de Mella y Villena frente al machadato, coronación sangrienta del caudillismo corrupto de los falsos independentistas. En la mediación pro imperialista distanciada convenientemente de la actitud guiterista. En los ¨gobiernos de la cubanidad¨ y luego en la moderación electoral y seudo democrática, frente al batistato golpista, ocurrido en contubernio con los corruptos de esos ¨gobiernos de la cubanidad¨ para frustrar los reclamos de justicia de los ortodoxos ante el robo de los auténticos.  

La seudo revolución cubana siempre ha generado ¨alternativas¨, es una fábrica permanente de estas en cada periodo histórico: alternativas al ideario martiano, alternativas al guiterismo, alternativas al fidelismo…

Esta ¨alternatividad¨ se sustenta siempre en una falsa equidistancia, en el flotante ¨lagunato político¨ respecto a la situación contrarrevolucionaria y la acción revolucionaria. No eran colonialistas, pero tampoco independentistas, no eran anticubanos pero tampoco eran antiImperialistas, no eran batistianos pero tampoco eran revolucionarios, no eran anti socialistas pero tampoco eran comunistas. El conflicto seudo revolucionario no es con la contrarrevolución, es con la revolución. No consiste en contra qué luchar, sino al lado de quién luchar.

El seudo revolucionario por excelencia, es un individuo que tiene el suficiente sentido común como para decirse de izquierda pero el insuficiente valor para ser revolucionario.

El problema de la seudo revolución es básicamente un problema de identidad, especialmente de identidad política, que finalmente se convierte en un problema de identidad revolucionaria. La imposibilidad de un seudo revolucionario de ser revolucionario consiste en su incapacidad personal de definirse. Una postura clave en cualquier seudo revolucionario es nunca enfrentar a la contrarrevolución, sino aspirar a un modus vivendi con ella.

Cualquier ruptura le parece demasiado. El seudo revolucionario es un individuo altamente mesurado, tremendamente cauteloso, y escoge cuidadosamente a sus enemigos. Siempre apuesta al enemigo menor, por eso asume posiciones que le impliquen el menor de los efectos aunque este parezca mayor al principio. Este efecto se convierte en ¨menor¨ cuando las consecuencias de sus actos disminuyen frente a los beneficios que producen.

La seudo revolución siempre es socialmente rentable, financieramente rentable, cómodamente rentable, lo que nunca es moralmente rentable.

Entonces llega el momento de analizar el papel de la seudo revolución en esta etapa de la Revolución Cubana:

Criticar lo que está mal dentro de la Revolución es un deber de los revolucionarios, pero cuando esa crítica tiene el efecto de ganarle las simpatías de un circuito mediático diseñado para socavar al bando revolucionario entonces debe usted preocuparse, si es que de verdad tiene interés en que la Revolución avance.

El mejor antídoto para el acercamiento contrarrevolucionario, es acumular y sostener una moral revolucionaria, y si usted escribe en la web, que cuando la neo Contra lea algo suyo que le sea conveniente agarrar, se espante al ver quien lo firma.

Una característica de un seudo revolucionario es la de ser utilizado por la contrarrevolución, pero su consolidación como tal es cuando no hace ningún esfuerzo por rechazar los guiños y los abrazos de la contrarrevolución, que luego se convierten ya en identificación. Entonces la seudo revolución toma su rumbo histórico de siempre que es el de ponerse al servicio de la contrarrevolución.

Cuando a usted lo alaben en Cartas desde Cuba, asústese, cuando lo citen en Martí Noticias, alármese, cuando lo aplaudan en Diario de Cuba, reaccione. Pero cuando todo eso ocurre una y otra vez, y usted no hace nada, entonces ya ha caído bajo el efecto de las mieles seudo revolucionarias, muchísimo más dulces que la espinosa defensa del poder revolucionario.

Ya para ese entonces usted valora más una cita con el State Department que a un congreso de la UJC o la AHS.

Puede incluso que llegado cierto punto usted reflexione, pero ya para ese momento ha cultivado tanto la equidistancia que, para los demás, el hecho que de pronto usted asuma una postura política concreta sería tomado como un acto incoherente en su persona. Son muy pocos los que logran saltar eso, y retomar su rumbo de revolucionarios.

La seudo revolución no tiene objetivos, es inacapaz de tenerlos, pero tiene efectos en quien la ejerce encerrándolo entre las cuatro paredes que constituyen sus ejes temáticos, que en realidad son limitaciones temáticas:

Dicho coloquialmente:

-La cantaleta del dogma.

-La majomía de lo generacional.

-La jodedera del consenso.

-La bobería de la herejía.

Pocas veces pone un pie fuera de esa jaula ideológica. En todo caso, la seudo revolución solo sale de ese cuadrilátero en el que practica boxeo con su sombra, cuando ejerce una de sus especialidades: el lagrimeo político.

Cual antigua lamentatriz profesional la seudo revolución llora por sí misma, elevando el miedo y la vulnerabilidad al nivel de un valor político per se.

Así realiza uno de sus servicios a la contrarrevolución: la petición de tolerancia. La seudo revolución pide tolerancia hasta extraviar el sentido mismo del término. Es capaz de exigirla hasta para los más intolerantes. Un seudo revolucionario de pura cepa no dudaría en acusar de falta de tolerancia a un crucificado por no dar pan a los cuervos que le picotean las córneas.    

Pero ojo, la seudo revolución no es tolerante, solo pide tolerancia. En su práctica diaria, basta que alguien asuma una postura definida, esa que ella es incapaz de asumir, para que de inmediato surja el castigo palabrero, tildándolo de retrógrado, de extremista, de dogmático…La seudo revolución usa la misma guillotina que afila con sus lágrimas.

En su coro plañidero no deja de anunciar apocalíptica un neo Quinquenio Gris (la seudo revolución repite como un muñeco de cuerda), una neo ¨parametración¨, un neo Caso Padilla, un neo cualquier cosa, cualquier fantasma del pasado, no importa lo superado que esté le viene bien para transmitir sus fobias. Otro servicio eficiente que le hace a la contrarrevolución, junto a la patológica y transmisible aversión hacia la institucionalidad revolucionaria por muy imperfecta y criticable que esta sea.

La mejor postura ante la seudo revolución es precisamente ejercer más lo que ella es incapaz de hacer, o sea pensar más, analizar más, tener menos miedo, no dejarse atemorizar, ni rodearse de fantasmas, conocer la historia y el pasado reciente, y ver su sentido político. Acumular la moral que da la definición, que es la que nos permite ejercer la libertad de la crítica. Ser, frente a esos que no tuvieron el valor de ser.

Si usted es un revolucionario verdadero, y algo dentro de usted le hace desconfiar de la seudo revolución con la misma fuerza con que se siente inconforme de lo logrado en la Revolución; si se le pasa la oportunidad del 68, tendrá la del 95; si titubea en el 30 tendrá el 53; y si lo toma desprevenido habrá un 56 o un 59; y si en todo lo que vino después usted era un niño o aún no había nacido, para eso está el día de hoy con su debate de vanguardia y su tiempo de definiciones.

Por los seudo revolucionarios no se preocupe.

La Historia los superará.

Anuncios

22 pensamientos en “¿Qué es la seudo revolución? Por Javier Gómez Sánchez

  1. No solo los superará sino también los condenará por su falta de principios, de valor y honradez, veamos a ver si ahora sale Masarreal, con la bobería de los títulos y que él es el único que puede hacer valoraciones, a lo mejor le da por defender a sus iguales ideológicos, pero bueno él no es el tema, muy buen artículo.

  2. Pingback: ¿Qué es la seudo revolución? Por Javier Gómez Sánchez | VIERAMEDICADECUBASOCIALISTA

  3. Magnifico…. Asi pienso yo, “dime con quien andas y te diré quien eres”, ¨”dime quien te alaba y comenzaré a sospechar que el amigo de mis enemigos es mi enemigo”. Algunas “prestigiosas” figuras de nuestra intelectualidad han pecado de ¿ingenuos? ultimamente, como salir en defensa de la estudiante gusana, que ya está en Costa Rica becada. !Vamos hombre, que ya somos mayorcitos para estar chupando tetes!

  4. Excelente análisis como siempre nos tienes acostumbrados. Otro de los fantasmas o espantajos a los cuales echan mano últimamente los seudos es la UMAP, que les sirve para propagar infundados temores y fobias ante los avances de nuestra Revolución en materia de derechos sexuales, igualdad de genéro y otras conquistas sociales.

  5. Ver lo que pasó con la prensa soviética (no había empezado la era de Internet) en la segunda mitad de la década del 80. Los más dañinos no fueron los anti socialistas abiertos, sino los que empezaron satanizando a Stalin, pero defendiendo a Lenin, para después satanizar a Lenin y canonizar ¡ a Nicolás II !.

    Todo ello insultando y bloqueando el acceso a la prensa a los que no coincidían con sus ideas. Por supuesto, los indultos y el bloqueo en nombre de la libertad de prensa.

  6. Muy bueno. Buenísimo este artículo. Debían leerlo en unos cuantos organismos. Y publicarlo en el Granma y el JR.

  7. La seudo revolución tiene un papel estelar en la seudo política o política al servicio de una clase privilegiada bajo el disfraz de unas reglas de juego democráticas, por ello el seudo revolucionario no suele tener su equivalente en el ámbito de la reacción o el conservadurismo ni en el ámbito de la contrarrevolución. Entendemos perfectamente al socialdemócrata en su papel seudo revolucionario, del mismo modo que entendemos o deberíamos entender a los grandes medios de comunicación en su papel seudo independiente, ya que responden a la imperiosa necesidad de una clase social ultraminoritaria en modelos de sufragio universal: la de granjearse el respaldo de la mayoría a través del pacto y del consenso, aunque para ello se tenga que disfrazar y adulterar la ciencia política.

    Cuando los ciudadanos se representan a sí mismos (como ocurría en la Grecia Clásica), la seudo política no tiene sentido ni oportunidad histórica. Sencillamente, los esclavos no podían votar y los ciudadanos ejercían personalmente el poder soberano en las asambleas al servicio de sus intereses. Al comienzo de la democracia representativa, el sufragio censitario y capacitario reducía el ámbito de la política a las clases privilegiadas, por lo que la seudo política tampoco tenía mucho sentido. Es en el momento histórico en que el proletariado adquiere protagonismo y empieza a reivindicar sus derechos cuando la clase privilegiada siente la necesidad de inventar la seudo política a través de la seudo representación de sus compromisarios políticos (mediante el establecimiento del mandato representativo y la prohibición del mandato imperiativo) y de la seudo independencia de sus aparatos ideológicos.

    Así fue como los seudo revolucionarios (les podríamos llamar también seudo demócratas y seudo progresistas) asumieron un papel protagónico en la Historia al servicio de la clase dominante, ya se trate de la clase dominante del propio país o de una potencia hegemónica (como era el caso de España cuando Cuba era una de sus colonias o de Estados Unidos cuando la falsa independencia). De todos ellos, habría que destacar a los socialdemócratas como los principales responsables de que la burguesía no haya dejado de acrecentar sus privilegios y abusos sobre el resto de las clases sociales al insistir una y mil veces en el dogma del pacto y del consenso y aceptar el turnismo entre partidos compromisarios de la minoría privilegiada, el pensamiento único creado por su oligopolio mediático y el mandato representativo como reglas de funcionamiento democráticas.

    La socialdemocracia se traicionó a sí misma y traicionó a las clases humildes al sustituir la lucha de clases por el pacto social con una clase minoritaria adicta a la acumulación de riqueza y privilegios, que no ha dudado en empezar a desmantelar las concesiones que hizo a las mayorías humildes tras la caída del campo socialista y tras la debilidad del movimiento obrero asociada a la globalización y el neoliberalismo, de la mano de la propia socialdemocracia tan pronto llega al poder, que le preocupa más demostrar que es capaz de gestionar los intereses burgueses mejor que los propios partidos conservadores que la defensa de los intereses de sus votantes. La privatización de empresas públicas rentables y estratégicas, la socialización de pérdidas, los recortes de derechos, las macroestafas inmobiliarias y financieras, las guerras de rapiña y todo lo que siempre criticamos como políticas reaccionarias e inhumanas llevan desde hace décadas también el cuño de esa clase seudo revolucionaria que ahora pretende tender un puente entre la república de trabajadores de clase única cubana y la plutocracia imperialista de las grandes potencias, en pleno proceso de desmantelamiento de derechos y riqueza a sus ciudadanos y al resto de ciudadanos de la nave espacial Tierra. Si históricamente, la política de pactos entre las clases humildes y la burguesía, auspiciada por la socialdemocracia, fue un claro error de estrategia, ahora se ha convertido en un error garrafal de fatales consecuencias, que la sociedad cubana debe evitar y combatir.

  8. Menos mal que a mí me bloquearon en Cartas desde Cuba, cuando le anoté unas “fisuras de redacción” a ese Ravioso. Jajajajajajaja. Sin lugar a dudas, un necesario artículo. Pero quiero aclarar que la “seudo patía” no se había estudiado después del 59 porque la enfermedad solo había presentado muy pequeños síntomas. Es después del período especial y durante la etapa de la primera reanimación de la economía que se palpan las tumoraciones, los dolores en las sienes y se torna evidente la existencia real de la enfermedad. Estuvo oculta como el sida. Ya hoy es un mal con armas peligrosas.
    Lo vuelvo a repetir, la Feria del Libro de La Habana anunció en la persona de Fernando Martínez Heredia la endeblés que porta nuestro radicalismo. Dijo o escribió, que había que rescatar nuestro radicalismo revolucionario. Esa es la base de todo este tema: búsquense todos los por qué de esa endeblés y se tendrán todos los por qué de nuestra “seudopatía” actual. Saludos.

  9. Hola:-)

    Oportuno y contundente artículo.

    Sin dudas faltan nombres por mencionar; a los cuales quiero añadir si me lo permiten, a “La Joven Cuba”, otro bastión de los seudo revolucionarios. Siento que en Ecured se refieran a ellos como: “…su mayor valor es cualitativo, siendo una voz importante en la construcción socialista de la nación cubana.“

    Si estoy equivocado, que me corrijan.

    Saludos;-)

  10. – Radicalismo revolucionario VS seudos revolucionarios- ´´Una parte de los aparatos encargados de lo político, del Estado y de otras organizaciones e instituciones sociales, alberga numerosas deficiencias. Entre ellas están la indiferencia ante el deber de apoyar tanto las críticas justas como las iniciativas positivas de las personas conscientes, una inercia descomunal y el ocultamiento o la pasividad ante lo mal hecho. A muchos efectos, es como si hubiera dos países.
    Cuba vive una pugna cultural crucial entre el capitalismo y el socialismo. Ella se libra de un modo pacífico que es ejemplar, pero lo que está en juego es la naturaleza del sistema y de la manera de vivir que han regido en este país desde 1959. Hoy tenemos enfrente dos riesgos: a) que no triunfe el socialismo; b) que en algún momento se rompan los equilibrios que rigen esa pugna.´´.
    1- La indiferencia ante el deber de apoyar tanto las críticas justas como las iniciativas positivas de las personas conscientes,
    2- La inercia descomunal
    3- ocultamiento o pasividad ante lo mal hecho
    Soslayando mencionar santos, Pregunto, estos rasgos o actitudes no pudieran ser clasificados de seudo revolucionarias, y que también pudieran estar al servicio del capitalismo que es lo mismo estar al servicio del imperialismo. En este mismo trabajo el profesor Fernando Martínez Heredia planteaba,´´ Mientras, se han emprendido transformaciones que pueden ser decisivas respecto a la existencia misma del socialismo cubano, al mismo tiempo que continúan tendencias que vienen del curso de las últimas dos décadas. Se han tomado y se toman medidas económicas muy importantes sin que haya discusión desde una u otra posición en economía política, porque no se invoca ninguna. Un pragmatismo descarnado es la regla, salpicado por algunas palabras que reiteran que lo que se hace es para el socialismo o en nombre de él. Existe un divorcio total entre las reflexiones críticas y las preocupaciones que expresan revolucionarios socialistas -entre los cuales hay cierto número de dirigentes-, por un lado, y por otro numerosas informaciones y trabajos de opinión que aparecen en medios que pertenecen al Estado, ciegos ante lo que les parece negativo o inconveniente, y aferrados a tópicos que ya no son y a otros que nunca fueron´´. En otra parte de su trabajo el profesor reflexionaba, ´´Cuba vive una pugna cultural crucial entre el capitalismo y el socialismo. Ella se libra de un modo pacífico que es ejemplar, pero lo que está en juego es la naturaleza del sistema y de la manera de vivir que han regido en este país desde 1959. Hoy tenemos enfrente dos riesgos: a) que no triunfe el socialismo; b) que en algún momento se rompan los equilibrios que rigen esa pugna´´.
    ´´El discurso del compañero Raúl el 1º de enero constituye también, a mi juicio, un llamado a que se plasme la ofensiva política socialista que es tan necesaria. El pueblo cubano ha ejercido la justicia social, la libertad, la solidaridad, el pensar con su propia cabeza, y se ha acostumbrado a hacerlo. A pesar de los enemigos, las insuficiencias y los errores, nos hemos vuelto más capaces de satisfacer las exigencias provenientes de las capacidades y los valores adquiridos por la humanidad durante el siglo XX que los pueblos de la mayor parte del mundo´´. Desoír o descalificar la crítica verdaderamente revolucionaria, no constituye delito pero es asumir una actitud sedo revolucionaria, robar y malversar los recursos del estado, es una acción delictiva, pero también es una actitud seudo y contra revolucionaria, abusar y tratar o influenciar atreves del cargo o del poder que se ostenta, pudiera no ser un delito común, pero si es una actitud seudo y contra revolucionaria, por el daño político que infringe a la revolución, entronizar el silencio cómplice o no, ante las denuncias o quejas de la población no es un delito, pero si es una actitud seudo y contra revolucionaria ,y tratar de acosar o estigmatizar al revolucionario que critica y denuncia lo que mérese ser denunciado , ese es un recontra seudo y un recontra revolucionario, este en el lugar que este, y no voy mencionar santos, pero hay muchos, o al menos más de lo que debiera. NOTA prohibida la reproducción de este comentario por ningún medio seudo , ni contra revolucionario, es más ni siquiera los leos http://gacetillasargentinas.blogspot.com/2014/02/revolucion-cultura-y-marxismo-la-pupila.html

  11. Hace falta que Harold se lea bien este artículo, aunque dudo que reaccione, tanta complacencia y reconocimientos con buenos pagos indebidos dejan huellas incurables, es un ejemplo práctico del combate ideológico a que nos enfrentamos y demuestra que existe el ENEMIGO que él refiere desconocer y considerar que son de otros tiempos. No obstante, espacio tendrá entre la deshonrosa fila que algún día criticó: en la CR, pero no entre los que pudieron ser sus hermanos de lucha. Esta Revocución es de verdad: se triunfa o se muere ¿se murió Harold o cambió de color?.

  12. Si hablamos de pseudorevolucionarios a mi me preocupan mas los que cuidan puestos en oficinas y prebendas de funcionarios. Los que no se buscan problemas y acatan toda orientacion de manera acritica. Los que repiten consignas y recitan de memoria como una carretilla y una ansiedad sospechosa en cuanto tienen un microfono enfrente como si temieran que no les alcanza el tiempo de recitar el catecismo antes que les quiten el audio. Los carentes de creatividad ceradora (aunque mucha creatividad simuladora), latigo para sus sobordinados y borrego con todo lo que venga de arriba. Los oportunistas que sienten la necesidad de justificar una decision a como de lugar y cambian de argumentos como de camisas con tal de amparar lo que ya se ha decidido. Los que hablan de la participacion de las masas cuando en realidad no la toman en cuenta, solo tiene oidos para sensar los vientos que soplan desde arriba.
    Esos pseudodrevolucionarios no tienen objetivos verdaderos, son inacapazes de tenerlos, su impulso es flotar, complacer su vanidad de reconocidos oficiosos, posar de sabios impolutos y vestales, recibir la palmadita en el hombro, ser invitados permanentes. Su meta es dormir en en paja caliente, y tener rica y ancha avena. Agitan sus ejes temáticos, que en realidad son limitaciones temáticas:
    Dicho coloquialmente:
    – Citar sin freno Fidel como una cantaleta religiosa sin contenido propio, como dogma. Tambien citan como una cantaleta los lineamientos como dogmas, verdades incuestionadas, poco importa que Raul haya dicho y reiterado que no lo son, para ellos son el catecismo.
    – Mania de clasificador de la sociedad. Se erigen en jueces de quien es y quien no es revolucionario. Que es y que no es revolucionario. Que debe y no debe ser dicho. Que es permitido y que es herejia. Le tiene ojeriza a lo que no viene por los canales establecido o no ha sido santificado en la fuente bendita de algun oficialismo.
    – Discursan sobre la necesidad de cualquier cosa, les gusta posar en los temas “calientes”, por ejemplo, un nuevo periodismo, teorizan, analizan, dicen como debe ser, pero no se lanzan, no tiran ni un hollejo con preservativo con un articulo propio de analisis a fondo, de una critica concreta a algo mal hecho, no arriesgan nunca el pellejo poniendo la incomoda. Lo suyo son las generalidades, los conceptos ascepticos, el posar de teoricos atrevidos.
    – La habilidad de hablar y hablar sin decir nada, pura retorica. El triunfalismo como discurso ahora matizado con la obligatoria frase de “no estamos conformes con lo que se ha hecho …” hoja de parra que los limpia de ser calificados de poco autocriticos. Para ellos, todo anda bien si bien se han cometido algunos errores. Nunca reconocen errores de fondo, en un politica o en su implementacion. Cuando el desatino es gigantesco la entierran en silencio y ya no hablan mas de ella.
    – Pasion por los indicadores. Se desvelan por los indicadores, poder ensenhar en cifras que las cosas andan bien aunque todo el mundo en la calle sabe que andan mal. Pocas veces aterrizan a lo humano, llegan a las personas, habaln de los sensibiliza al oyente. Cuando lo hacen, su discurso es demagogico o frio y distante, depende del contexto. Los objetivos ultimos de las estrategias no importan, lo que importan es poder ensenhar indicadores que digan que hemos trabajado bien. Lo importante no es que los estudiantes aprendan con mayor calidad, lo importante es poder mostrar que la promocion sube aunque para ello tengo que disminuir la calidad del examen y rebajar el rigor en las calificaciones.

    Si usted es un revolucionario verdadero, y algo dentro de usted le hace desconfiar de la seudo revolución con la misma fuerza con que siente lo logrado por la Revolución; si usted siente que no lo entienden; que lo injurian y lo acusan de extremista, de francotirador, de contrarevolucionario solapado; si usted siente que los aislan, lo ignoran o tratan de callarlo; si usted siente que usan el ataque personal contra usted para descalificarlo porque no pueden rebatirlo; para eso esta el dia de hoy, para sentir que Fidel asalto el Moncada cuando todos le dijeron que era una locura y el un extremista; que el CHe era un verdadero incomodo con nombre y apellido que odiaba los eufemismos; que Guiteras estaba solo y eso no le impidio seguir hasta el final; que en peor situacion estuvo Frank Pais y peleo hasta la muerte; que Jesus Menendez batallo negro, pobre y gallardo, que Marti es el heroe nacional y no titubeo en discrepar con la estrategia de insurreccion de Maximo Gomez y de Antonio MAceo y decirselos de frente. Y como todas esos heroes la tuvieron mucho mas fea que tu y no se rindieron, por cansado que te sientas, por incomprendido que te creas, por mucho que te asalte la soledad y la duda, sigue andando. No estas solo, te acompanhan todos los incomprendidos que desde la historia y hasta la cotidianeidad del ahora, tampoco dejan de batallar por la Revolucion como lo hacen los verdaderos revolucionarios: siendo dificiles.

    Por los seudo revolucionarios no se preocupe.

    La Historia los superará.

  13. Gracias Ernesto por tu comentario, es restaurador de energías combativas, y sobre todo alentador saber que existen jóvenes tan valientes y tan profundos como tú. Hoy en día estamos conscientes todos de la necesidad y la urgencia de recomponer la institucionalidad, pero no veo ningún informe autocritico que plasme y analice de forma sincera y profunda, institución por institución, que se hiso, que se dejó de hacer, porque se dejó de hacer ,donde comenzaron las fallas, pero lo más jodido de esto es que hay algunas instituciones claves y llenas miles de problemas de ética y de credibilidad, que conservan a sus mismo jefes que han vivido y han sido los máximos responsables de los descalabros de las mismas, y que hoy se muestran muy´´ entusiastas´´, para de desde sus mismos puestos o talves en puestos superiores, contribuir a la resurrección institucional, creo sinceramente que una resurrección institucional debe venir acompañada de una renovación total incluida de jefes y complises. Te agradezco una vez más tu comentario, hay muchos autores que disfruto y me gustan sus trabajos, pero los del maestro Fernando Martínez Heredia y los tuyos los tengo como biblias. que pasa que hace tiempo no te veo en cuba debate con tus artículos.

  14. Contrastes, Raúl, líder histórico, por virtudes y méritos propios, necesario más que nunca para el futuro de nuestra patria, planteándose retirarse de la dirección del país, y una tonga de jefes vitalicios, mediocres, y autores de todas las despoliticas depredarías de instituciones, aferrados como locos al poder y sus´´ bondades´´ y que por demás los nombran eufemísticamente decanos del emporio que dirigen, por favor respeten a los valiosos y cultos profesores universitarios que se desempeñan como decanos de sus universidades.

  15. Ernesto discrepo contigo y con el autor en esto, ´´Por los seudo revolucionarios no se preocupe. La Historia los superará.´´. No podemos esperar por la historia para barrer con estos seudo revolucionarios que tú y yo describimos, los verdaderos revolucionarios tenemos que ayudar a la historia a barrerlos de toda área de influencia social y política, no es eso lo que ellos tratan de hacer con el revolucionario, profundo crítico , y sobre todo sincero, pues tomemos la iniciativa nosotros.

  16. ´´Cuba vive una pugna cultural crucial entre el capitalismo y el socialismo. Ella se libra de un modo pacífico que es ejemplar, pero lo que está en juego es la naturaleza del sistema y de la manera de vivir que han regido en este país desde 1959. Hoy tenemos enfrente dos riesgos: a) que no triunfe el socialismo; b) que en algún momento se rompan los equilibrios que rigen esa pugna.´´. En esa pugna la iniciativa la tenemos que tomar los verdaderos revolucionarios que queremos el socialismo

  17. Iroel mis saludos si se me hace necesario pronto te enviare un comentario que ilustra un ejemplo de depredación burocrática hacia un sano intento de practica artístico musical, y aunque yo no mencione perro, tendré que enseñar el bozal , por supuesto tú decides si lo públicas o no, yo creo que ya debemos ir nombrando las cosas con los nombre de sus autores, creo que es otra manera de salvar de culpa a la institución, que aun con políticas que pueden ser mejoradas los encargados de aplicarlas las manipulan y las desconocen depredariamente y según sus intereses. Díaz Canel dirigiéndose a los jóvenes artistas dijo “Hace falta en este momento un pensamiento más fresco y revolucionario en la promoción cultural. No debemos permitir que por errores burocráticos haya creadores valiosos que se distancien de nuestras instituciones. Los dirigentes de las instituciones culturales no pueden dar respuestas burocráticas a los creadores. Si la burocracia es funesta en todos los sectores, en el de la cultura puede ser particularmente dañino”. Parece que hay demasiados funcionarios de la cultura que no lo oyeron.

  18. Pingback: ¿Qué es la seudo revolución? – Villa Clara a la Vanguardia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s