Venezuela: Triunfo contra la nueva era. Por Iroel Sánchez


No son pocos los países donde el parlamento es controlado por una mayoría opositora al gobierno pero no recuerdo ninguno en que la búsqueda de ese hecho haya desatado una campaña de prensa global, movilizado al gobierno de EEUU y sus aliados, a líderes políticos y ex presidentes en la magnitud que hemos visto alrededor de esa posibilidad en las recién concluidas elecciones para integrar la Asamblea Nacional venezolana.

Por eso hoy, cuando la opositora Mesa de la Unidad Democrática ha triunfado en las elecciones parlamentarias en Venezuela y tendrá mayoría en la Asamblea Nacional, diarios como el periódico madrileño El País proclaman que “Venezuela inicia una nueva era” a pesar de que no lo hicieron cuando el Partido Republicano obtuvo el control de las dos cámaras del Congreso sstadounidense frente al Presidente Barack Obama en el país más influyente del mundo; allí como en casi todo el planeta -lo acabamos de ver en Grecia- legisle quien legisle y gobierne quien gobierne, la era seguirá siendo la misma: la del 99% que controla en su beneficio la economía con el apoyo de los grandes medios de comunicación.

Por enésima ocasión el proceso de la Revolución Bolivariana se sometió a las urnas, creyendo que es posible que las personas se expresen democráticamente en una galaxia de dominaciones globales y locales  de tipo económico y mediático, pero esta vez -sin el liderazgo de Hugo Chávez– el milagro no ha sido posible.

Cualquier analista honesto debe reconocer que el triunfo de la MUD no ha sido una victoria en solitario. Como en la Nicaragua de 1990, el voto contra el proceso revolucionario ha sido el resultado de una guerra sucia desatada desde la Casa Blanca con el chantaje de que continuará mientras el gobierno que desagrada a Washington siga en el poder. Esta vez no se ha votado con la esperanza de que cesen las muertes de jóvenes en las montañas sino de que disminuyan el desabastecimiento y la inflación provocados por una guerra económica que las transformaciones inacabadas del chavismo para convertir el modelo petrolero rentista heredado en una economía diversificada no han podido derrotar en una coyuntura impactada por el nada casual descenso de los precios de los hidrocarburos.

De ahora en adelante será más difícil. Una de las herramientas creadas por la Constitución chavista para servir a las clases populares está en poder de la oligarquía que siempre ha mirado al Norte. Como sucede en Brasil todos los días, veremos sumarse a las noticias de la guerra económica las de una maquinaria leguleya para impedir gobernar a un poder  legítimamente electo y lograr con ello lo que golpes de estado, violencia callejera, campañas mediáticas y golpe petrolero no pudieron: regresar a la vieja era neoliberal y poner de nuevo los recursos del país al servicio del capital transnacional.

Pero el chavismo tiene el poder ejecutivo, el apoyo de la Fuerza Armada, un liderazgo valiente y una base popular organizada, no para votar un día sino para defender la Revolución bolivariana todos los días. De cómo utilice esos recursos, y no de los augurios entusiastas de la industria mediática global, dependerá si la nueva era iniciada con la llegada al poder de Hugo Chávez en 1999 podrá ser revertida.

(Al Mayadeen)

19 pensamientos en “Venezuela: Triunfo contra la nueva era. Por Iroel Sánchez

  1. Se pone complicado el panorama para el progresismo…Estados Unidos trata de recuperar su “patio trasero” y eso es evidente….por algo es un imperio…..

  2. Solo que ahora es más difícil. Yo viví Nicarágua en los años 90 y Brasil actualmente. El reflujo del movimento revolucionário, produto de uma ofensiva económica e mediática es evidente.

  3. Bien por ello, pero haciendo industrias en planificados métodos estrategicos para aprender y enseñar humanismo desde el ejemplo del mismo Estado, doctrina “socialista” coherente en actos y potencias, el discurso cientifico para la cultura moral reproductiva de valores PIB necesario; no clanes nepoticos, confundiendo al pueblo con metodos “éticos” positivistas laborales fraudulentos rentistas de nuevos ricos “politicos”. Solo con trabo, produciendo lo que consumimos, estructurando modos y relaciones contextuales de reproduccion social PIB acrecentado civico con morales particulares para virtudes nacionales; donde las calidad politíca determina calidad de vida social remunerativa, seguridad social sin criminalidad economicista- justicia “Ser” de la paz social, para los movimientos de trabajadores y sus familias, el método no solo juridíco crítico del derecho con deberes sino el ejemplo moral…. lo demás es necesario pero no suficiente: fallo la filosofía ética politíca de los “socialistas” cupulares del patrtido del “pueblo” usufructuando la “ideologia” chavista.

  4. Pingback: Venezuela: trionfo contro la nuova era | progetto cubainformAzione

  5. Intente quedarme al margen de tu blog pero esta expresión suya “creyendo que es posible que las personas se expresen democráticamente en una galaxia de dominaciones globales y locales de tipo económico y mediático, pero esta vez -sin el liderazgo de Hugo Chávez– el milagro no ha sido posible” ver que usted llama milagro a las anteriores victorias de Chávez me desconcierta pero más aún el que acepte que Maduro no sabe hacer milagros. Hace unas semanas leí en tu blog este artículo “Dos elecciones decisivas para nuestra América.” Por Ángel Guerra Cabrera con mucha razón pudiésemos llamarla decisivas estas dos votaciones populares, pues mostrarían el pulso de la izquierda en países tan importantes como Argentina dominado por el peronismo y la derecha o Venezuela por el chavismo y también la derecha. En ambas decisiones el pueblo se desmarco de la izquierda y sus razones tendrán, pero acabo de leer un artículo que creo le dirá a usted y a todos aquellos que culpan de la derrota en las parlamentarias a la guerra económica y la derecha como piensa un Venezolano Chavista del resultado del gobierno de Maduro que ha resultado en claro fracaso, aquí tienes el link http://www.aporrea.org/actualidad/a218537.html y estamos hablando de un artículo en Aporrea.org que ellos mismos se llaman “Somos un medio para el debate, la denuncia y la generación de ideas, con miras a la construcción del Socialismo del Siglo XXI.”

  6. Lo que a soportado Venezuela en los ultimos tres años ha sido mucho, la agresion economica esta vez organizada ya con la experiencia de lo que se le hizo a Cuba en cinco decadas y el sometimiento de todo el llamado mundo libre a las ordenes de Estados Unidos.
    Es el terrorismo financiero utilizado como diplomacia.

    • Antonio ,el PSUV controla prácticamente todo el aparato productivo del pais,controla y distribuye las divisas,lo que ha creado la crisis económica en Venezuela son las politicas de produccion socialistas que no son efectivas,cuando usted ve a un ministro discutiendo y fijando el presio de huevo en TV,es que algo están haciendo mal,las expropiaciones han acabado con la produccion nacional,en ves de combatir la inflacion con medidas economica lo que han hecho es imprimir dinero, una corrupcion y desvío de dinero enorme,hoy uno de guarda espaldas de Chavez vive millonario en los EEUU,ley de presios justo,eso solo trae especulación y contrabando.

  7. Me gustaron mucho los analisis de Jorge Legañoa y Sergio Gomez Gallo anoche en la Mesa Redonda. Se lo recomiendo a los lectores.
    Venezuela aun cuenta con un ejecutivo fuerte acompañado por unas FFAA bolivarianas donde esta todavia fresco el recuerdo del Comandante Hugo Chavez. Si se es inteligente y audaz esto es mas que suficiente para afianzar y profundizar la hegemonia socialista en la Patria de Bolivar. La MUD es una aglomeracion signada por la falta de unidad y adhesion a proyectos neoliberales de factura norteamerican, lo cual hara imposible que propulsen un “gobierno” desde el poder legislativo. La bancada del GPP cuenta con 55 diputados que no estan maniatados para disputar, rebatir e impugnar todo lo que salga de las nefastas filas del MUD.

  8. Lo acontecido en Venezuela forma parte del ADN de las democracias burguesas y, cuanto antes lo entendamos quienes las padecemos, mejor nos irá. Su funcionamiento normal implica necesariamente la alternancia en el poder de partidos compromisarios de la clase dominante, censalmente ultraminoritaria, por lo que no se cumple el principio de la soberanía popular ni hay ningún tipo de mandato vinculante ni responsabilidad de los gobernantes. La normalidad democrática implica necesariamente el gobierno de los intereses de la minoría, aunque se convoque al pueblo un día cada cuatro años para que elija la versión del partido del capital que más le agrada, convenientemente edulcorada y disfrazada.

    Tan pronto se altera la normalidad democrática, con el acceso al poder de un cuerpo extraño en forma de partido político opositor, el sistema inmunológico comienza la fabricación de anticuerpos y la guerra abierta. En cada caso se utiliza una estrategia específica. Al socialismo chileno de Salvador Allende se le aplastó militarmente, mientras que al gobierno sandinista nicaragüense se le desgató en una costosa guerra contra un ejército mercenario y al gobierno chavista se le ha debilitado profundamente en una guerra económica y mediática (dentro y fuera de Venezuela) que debería convencer al más ingenuo de la maldad intrínseca de las democracias burguesas. Sin embargo, la versión oficial es que todos estos modelos acaban fracasando por sus defectos de diseño y mal funcionamiento.

    Mientras las democracias burguesas sigan siendo el paradigma en el que todos los pueblos aspiran a verse reflejados, mal vamos. Son muchas las reformas profundas que habría que hacer en el modelo, desvirtuado y pervertido desde la ejecución de Robespierre y la marginación de las tesis de su mentor (Juan Jacobo Rousseau). Entre otras cosas, hay que lograr que los programas electorales sean vinculantes (como las ofertas en los contratos civiles) y que los representantes sean responsables penalmente, para apear de la política a la clase mercenaria compromisaria de la minoría privilegiada (que ya no podría prometer una cosa y hacer la contraria), a los Capriles y toda esa escoria, que lo único que pretende es devolver el poder a la burguesía parasitaria y al imperio. También a la escoria que en las filas del chavismo ha incurrido en incompetencia y en corrupción, afectando gravemente a un proyecto de profundo calado en América Latina y en el mundo. Se ha perdido una batalla. Confiemos en que no se malogre algo tan valioso y que el pueblo venezolano sepa estar a la altura de su compromiso con la Historia y con el Comandante Eterno Hugo Chávez.

  9. Ojalá impere la razón en las bases chavistas, y en los dirigentes autenticamente revolucionarios. Tienen que reconocer que los capitalistas, que siempre denigran al marxismo como una ideología del pasado, han sido mucho más conscientes de que libraban una lucha de clases, con su guerra económica, financiera, etc. usando todos los resortes que lograron conservar en sus manos, y que eso es lo que decide, en definitiva la victoria. En cambio, los revolucionarios nos avergonzamos de reivindicar la lucha clasista. Nos convencieron de que eso es ser un “izquierdoso”, un “dogmático”, incapaz de entender las situaciones concretas, o valorar las variables históricas ¿Dónde están los ideólogos (perdón por la mala palabra) “inteligentes” cuándo se los necesita? ¿Qué “nuevos” refritos de ideas de conciliación de clases tienen para ofrecer? ¿Cuáles son los éxitos que les debemos a sus “avanzadas” ideas? Basta de charlatanería “inteligente”. Dicho a lo bruto, a la lucha de clases de los capitalistas tenemos que enfrentarla con la lucha de clases obrera. Basta de simular que en la democracia de los capitalistas somos todos iguales, un hombre, un voto, sea rico o pobre, y que si los pobres desean cambiar algo, basta con que ganen las elecciones. Así, la lucha de clases queda escondida detrás de razonamientos puramente formales. Yo creo, que si van a insistir con la Revolución Bolivariana, llegó la hora de pagarle a los capitalistas con la misma moneda. ¡Huelgas, y más huelgas! ¡Marchas multitudinarias! Enfrentar cada intento de arrebatarle conquistas a los trabajadores, con la huelga revolucionaria. Ya basta de contar cuántos diputados tiene éste, o el otro. Que los diputados revolucionarios hagan su trabajo, que es apoyar la lucha obrera y campesina desde su puesto, y no intentar reemplazarla por especulaciones leguleyas. ¡Todavía hay quién se asombra de que los fascistas gritaban “¡Fraude …!” cuando perdían una elección, y ahora que ganaron, ganaron en elecciones transparentes!
    Parece que los fascistas tienen más consciencia de clase que nosotros.

  10. Pingback: Triunfo contra la nueva era | La Covacha Roja

  11. Pingback: Venezuela: Triunfo contra la nueva era. Por Iroel Sánchez | La pupila insomne – Blog de Ana María Palos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s