Exportando la democracia y comprando revoluciones: sorpresas en casa


Iroel Sánchez
El presidente Nicolas Sarkozy y Ben Ali, en julio de 2008 en París. Foto: AFP

El presidente Nicolas Sarkozy y el dictor tunecino Ben Ali, en julio de 2008 en París. Foto: AFP

Interrogado por la prensa, el presidente francés Nicolás Sarkozy, tras la cumbre del G-8 en la localidad de Deuville, distinguió entre las revueltas en los países norteafricanos y las protestas de los jóvenes españoles del llamado 15-M. Según él, los primeros promueven la caída de sus regímenes, los segundos viven en un país democrático. Consecuentemente, poco después la policía francesa desalojó -gases lacrimógenos mediante- a los jóvenes que protestaban en la histórica Plaza de la Bastilla, en paralelo con sus similares hispanos.

En la misma reunión de los líderes de los países más poderosos del planeta se acordó proveer 40 000 millones de dólares en créditos para “ayudar” a Egipto y Túnez a transitar a la democracia representativa que Occidente promueve. Ninguno de los medios que recogió la noticia, recordó que los “regímenes” derribados en esas dos naciones por la ira popular contaron hasta enero de este año con el respaldo complaciente de los reunidos Deuville. Tampoco hubo mención para lo ocurrido en Báhrein, donde los tanques saudíes han ahogado en sangre las protestas ante el silencio de Europa y Estados Unidos, aunque sí se emitieron amenazas en diferentes tonos a Siria, Irán y Libia, gobiernos cuyos opositores cuentan con el apoyo de los países de la OTAN, especialmente de EE.UU.

La Secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha reconocido abiertamente cómo Estados Unidos ha intentado utilizar las redes virtuales para promover protestas en Irán.  Por otra parte, mucho se ha hablado del papel de las redes sociales en Internet en lugares como Túnez y Egipto, lo que ha sido matizado por algunos de los protagonistas de  los hechos allí –como el bloguero egipcio Hossam el-Hamalawy- enfatizando en el sentido esencial de la organización y la acción fuera del mundo virtual. Es conocido que EE.UU. también ha financiado  el uso de Internet con fines subversivos en Venezuela y Cuba, identificados –como otros países del ALBA- con una concepción participativa de la democracia.

En la mayor de las Antillas, personas vinculadas a la política norteamericana hacia la Isla, llegaron –luego de los acontecimientos en Egipto- a convocar a través de las redes sociales un “levantamiento popular” que devino en el vacío absoluto, a pesar  de la complicidad de grandes medios como CNN, que publicamente se lamentó de que quizás no lo habían preparado con “suficiente tiempo”, aunque lleven más de cincuenta años intentándolo.

Sin embargo, han sido los jóvenes españoles –tan cerca de Sarkozy y la reunión de Deaville- los que parecen haber encontrado la dosis exacta que combina la presencia en la calle con la coordinación a través de las redes virtuales, y lo han hecho no para cumplir con los encargos de la señora Clinton ni las exhortaciones del G-8, sino para exigir “Democracia real Ya” en un país miembro de la OTAN. Los “indignados” españoles, tras imponerse con la presencia física en las calles, lograron paralizar la represión y multiplicar la protesta de manera tal que los grandes medios de comunicación no han podido ignorarlos.

Para más, este domingo 5 de junio concluyó en la madrileña Puerta del Sol el primer encuentro de portavoces de quienes han tomado las plazas de 56 ciudades españolas con la aprobación de un resumen cuya primera reivindicación es la “Democracia participativa”. Bonita sorpresa para los que –como Sarkozy y la señora Clinton- les dicen que viven en una democracia e intentan imponerla por las armas en lugares como Afganistán y Libia,  comprar con créditos para los ricos -que luego pagarán los pueblos- las auténticas revoluciones en Túnez y Egipto, o echar atrás las conquistas populares en América Latina fabricando falsas protestas. (publicado en CubAhora)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.