Deja que Roberta te pase la mano


Iroel Sánchez
Roberta Jacobson

Roberta Jacobson

Desde que el pasado 17 de diciembre los presidentes de Estados Unidos y Cuba dieron a conocer el proceso de restablecimiento de relaciones entre ambos países, despertando una ola de simpatías dentro y fuera de sus países, se supo también que este enero la Subsecretaria de Estado Roberta Jacobson viajaría a La Habana como parte de las conversaciones migratorias que cada seis meses se efectúan entre ambos gobiernos.

La portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, declaró que las conversaciones en que participará Jacobson abordarán “cómo crear una migración segura, legal y ordenada entre Estados Unidos y Cuba”. El hecho de que desde el triunfo de la Revolución cubana, en 1959, Washington haya utilizado la emigración como un arma propagandística contra Cuba, y en 1966 haya codificado en la llamada Ley de Ajuste cubano la posibilidad de que cualquier cubano que pise suelo estadounidense desde la Isla -sin importar por qué vía- sea acogido como refugiado político, ha constituido un estímulo a la emigración ilegal, incluyendo la trata de personas, el uso de la violencia y el secuestro de embarcaciones, actividades que en su discurso internacional Washington dice condenar.

Por otra parte, el consulado de EE.UU. en La Habana niega la mayoría de las solicitudes de visas temporales a los cubanos que pretenden visitar ese país, alegando que pueden acogerse a la Ley de Ajuste y convertirse en emigrantes, lo que hace impopulares a los diplomáticos estadounidenses en Cuba.

Los congresistas cubanoamericanos, que se han opuesto al cambio de política hacia Cuba, han reconocido que la tienen difícil para defender los privilegios migratorios que otorga la Ley de Ajuste en el actual contexto en que Washington abrirá una embajada en La Habana. “Colegas míos en todo el país cuestionarán esa ley al cambiar la calificación del país”, ha dicho el Senador Marco Rubio, uno de los más fervientes opositores a cualquier entendimiento entre Cuba y Estados Unidos.

Pero parece ser que no se necesita eliminar la Ley en el Congreso de EE.UU. para que Washington deje de acoger como perseguidos políticos a quienes llegan a su territorio motivados por las carencias económicas que el propio bloqueo norteamericano impone a Cuba. Vicki Huddleston, quien fuera Coordinadora de Asuntos Cubanos en el Departamento de Estado entre 1989 y 1993 y Jefe de la Oficina de Intereses de EE.UU. en Cuba entre 1999 y 2002, escribió al respecto en The New York Times

“Bajo una política informal conocida como “pies mojados, pies secos”, los cubanos capturados en las aguas entre Cuba y los Estados Unidos son enviados a casa o a un tercer país, mientras que los cubanos que llegan a las costas de Estados Unidos se les permite quedarse. Esta política tiene que ser rescindida – una acción que puede ocurrir a través de una orden ejecutiva – para fomentar la migración segura y ordenada y para salvar vidas.”

El abogado cubano José Pertierra, que opera un bufete en Washington, lo ha explicado en una reciente entrevista:

“Dicha Ley le da al Ejecutivo la discreción para permitir que un cubano que haya entrado con visa o con parole al país luego del año y un día, se haga residente permanente de Estados Unidos. En inglés dice que el ejecutivo “may in his discretion” concederle la residencia.

“La clave está en las palabras “may” y “discretion”: en castellano “puede” y “discreción”. Esto quiere decir que el Presidente “puede” utilizar su discreción y su autoridad presidencial para conceder la residencia a esos cubanos. O no. No es algo automático, como erróneamente piensan muchas personas -incluso abogados.

“Es decir, si el Presidente decide mañana que no es conveniente para los Estados Unidos que los cubanos que hayan llegado con visa o con parole hace más de un año reciban la residencia, entonces con un plumazo el Presidente cambiaría las reglas del juego y se acabaría la Ley de Ajuste como la conocemos hasta ahora. Existiría la legislación, pero como cascarón nada más. Igual que la ley le da al Presidente la potestad para poder, en su discreción, concederle la residencia a los cubanos, también dice que el Presidente tiene la potestad para, discrecionalmente, negársela.”

O sea, que el Presidente Obama podría cesar -a través de una orden ejecutiva- de ejercer una contradicción flagrante entre el discurso de protección de la frontera y promoción de una migración segura, legal y ordenada y la práctica de estimular la llegada a EE.UU. de emigrantes ilegales cubanos.

La eliminación de la Ley de Ajuste Cubano ha sido un antiguo reclamo del gobierno cubano para la normalización de las relaciones entre Cuba y EE.UU. y seguramente estará sobre la mesa en las próximas conversaciones del 21 de enero.

Recordando un tema del salsero Isaac Delgado, ¿aceptará Roberta Jacobson, como representante de EE.UU. en las conversaciones de La Habana, que su gobierno “le pase la mano” a la ya insostenible Ley de Ajuste Cubano? (Publicado en CubAhora)

 

7 pensamientos en “Deja que Roberta te pase la mano

  1. Saludos, lo de la ley de ajuste: mas temprano q tarde. Sobre todo por lo q cuesta, mas q otra cosa. Roberta también viene a solicitar que Cuba reciba a mas de80 mil cubanos con orden de deportación, asi como reclame la extradición de criminales juzgados en usaque residen en la Habana. Esta pendiente la compensación de propiedades norteamericanas nacionalizadas en el 60.

  2. ¿Roberta Jacobson sufrirá también las “agresiones” de la “disidencia” cubana en el marco de las conversaciones en la mesa de diálogo? Obsérvese como ahora hay una embestida dentro de Cuba contra los congresistas que apoyan el restablecimiento de las relaciones diplomáticas. Será también una estrategia para sabotear o distender el evento?

  3. saludos, los escenarios cambian. Ella de seguro se reunirá con Yoanis, Berta y otros recibidos por el presidente Obama. los congresistas cubano americanos mas tarde q temprano perderán la pelea, porque se impondrán los intereses nacionales, q es el comercio. ya Cabañas, el embacuba en Usa ya esta haciendo visitas a los estados interesados en comerciar con Cuba.

  4. Al final, a los yanquis les saldrá más expedito que Fidel les mande un pelotón de “héroes en leyes y toooos los derechos” y una infantería de revolucionarios de la salud (soneros, sicólogos, cardiólogos, yo si puedo, si somos americanos, etc) pa` sana` esa ética esquizofrénica del wasp y ser realmente americanos.
    Viva Fidel!
    Viva la Revolución Cubana!

  5. Como se puede ver, el tono en que los oficiales de los estados todos juntos desgraciadamente enfatizan la retorica migratoria viene acompanado de un sofisticado capricho con antifaz imperialista.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s