Reactivos o proactivos. Por Víctor Angel Fernández


La condición de proactividad, en tanto adelantarse a los acontecimientos y sus posibles consecuencias y la de reactividad, como condición de responder luego de algo que haya sucedido, son condiciones que a diario vemos en esta era actual de vivencias rapidísimas, en función de las velocidades a las que se trasiega la información, sea de acontecimientos importantes o de simple nimiedad.

Una de las mayores características que tuvo nuestro proceso social, luego de 1959, fue su condición proactiva, en tanto ver muy hacia adelante y proponer variantes y políticas, a las que incluso hacia lo interno o lo interno, no eran esperadas.

Obviamente que todo ello fue necesario combinarlo con acciones reactivas, como respuestas necesarias a simples medidas o agresiones abiertas de todos aquellos enemigos del proceso. Otras veces, también fue necesario cumplir con la visión martiana de hacerlo en silencio, pues era necesario para lograr los fines.

Como decía al inicio, hoy en esta era de las nuevas tecnologías, muchas veces los espacios que se dejan vacíos por falta de información, son llenados por otros, incluso muchas veces sin la información adecuada o con posiciones abiertamente tergiversadoras, pero ellos se adelantan a los acontecimientos y, usando términos populares, calientan los escenarios, para moldearlos a su antojo.

Luego, nuestras opiniones, incluso por muy verdaderas y razonadas que sean, se ven obligadas a pelear a la riposta, algo que, incluso los especialistas del deporte boxístico, coinciden en que es una forma muy difícil de proyectarse.

Todo esto viene a colación con respecto al año 2017 en curso.

Obligatoriamente serán 365 días de conmemoraciones muy especiales, dentro de los (no sé por qué) llamados aniversarios redondos.

Empiezo por los meses finales. Se cumple el centenario de la toma del poder por el pueblo, en aquella Revolución de Octubre. Sus logros, sus errores y los resultados finales, tienen que empezar a formar parte de un proceso de información que, bajo ningún concepto, pudiera ser descubierto casi reactivamente, dos o tres días antes de que se cumpla la fecha el próximo 7 de noviembre.

Por ejemplo, desde los mismos primeros días de enero, ya el periódico español El Mundo, comenzó una serie de artículos sobre esta efeméride, donde no hay que ser muy profundo analista para saber, que la figura del Zar y su corte, es presentada casi como el reino de los cielos, mientras que las fuerzas populares que tomaron el Palacio de Invierno, se presentan algo así como la última carta de la baraja.

Cuando hayan pasado 11 meses de este proceso de entrenamiento explicativo, ¿cómo se llega a influir con otros puntos de vista?

En el plano nacional, se cumplen 50 años de las principales acciones de la guerrilla del Che en Bolivia, con todos los procesos que la rodearon. Es asimismo, medio siglo de acontecimientos importantes para nuestro continente, con sede en Cuba, como fue la constitución de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS).

En lo cultural, no es posible olvidar en ese año 1967, el Salón de Mayo en La Habana y el Festival de Ballet, que culminó un ciclo fundamental de consolidación como uno de los conjuntos danzarios de mayor jerarquía internacional y su completo reconocimiento a nivel universal.

Y para el décimo mes del año, serían 55 años de la Crisis de Octubre, donde al decir del Che, nunca antes brilló tanto un estadista como lo hiciera Fidel. Es de prever que, sobre este tema en particular, saldrán versiones del “exterior” en las que muchas veces se intentará que nosotros no quedemos muy bien parados.

¿Por qué no ser proactivos y convertirnos nosotros en los que calentemos el escenario? Para el 40 aniversario de ese acontecimiento de octubre, se preparó un sitio web, donde se expuso una gran cantidad de materiales, periodísticos y documentos desclasificados. ¿No sería una buena oportunidad de recopilar todo aquello, republicarlo y dejarlo ya de forma permanente en el ciberespacio?

Existen las dos opciones que aparecen en el título. Tenemos en nuestras manos optar por una u otra.

Anuncios

4 pensamientos en “Reactivos o proactivos. Por Víctor Angel Fernández

  1. Muy bien seamos proactivos. Manos a la obra. A difundir nuestra verdad y a compartirla con todos, aprobechando redes sociales y otras plataformas digitales.

  2. Hola:-)

    Una de las cosas que proponemos en el proyecto de sistema de gestión de información y conocimientos “para Guantánamo”, es una estrategia comunicacional que tenga como doctrina, precisamente contribuir al llenado de vacios informativos y cognitivos en nuestra sociedad. Para entre otras cosas, nos sirva de escudo en la lucha ideológica.

    Eso no es fácil hacerlo, no vasta con tomar cosas hechar y redifundirlas. Hay que rediseñar contenidos y más, para que se ajusten al hipertexto y a las condiciones actuales del país.

    Saludos;-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s