Lecciones de Trump. Por Ángel Guerra Cabrera


El espectáculo escenificado por el presidente Donald Trump en el llamado informe sobre el estado de la unión ha sido toda una lección sobre la profunda y crisis moral, política, cultural y de liderazgo –interno e internacional- que aqueja al sistema imperialista en Estados Unidos. Más allá de sus esfuerzos por parecer “presidenciable”, de los tres días de abstinencia de tuits, el personaje central de esta obra bufa siguió siendo el mismo y hasta acrecentó algunos de sus peores rasgos. Jactancioso a más no poder, se adjudicó la autoría de realizaciones económicas y sociales imposibles de lograr en un año.

Una gráfica idea de a dónde llega la mendacidad obsesiva de Trump la ofrece una imperdible nota del británico The Telegraph insertada en el portal Cubadebate. Entre otros datos duros señala que Associated Press cuestionó la veracidad de 19 declaraciones  del  discurso presidencial(.cubadebate.cu/noticias/2018/01/31/las-mentiras-de-trump-hacen-colapsar-politifact).

Fue una retahíla de breves sentencias seguidas de nutridos aplausos, cuando no desaforadas ovaciones, de las bancadas republicanas de ambas cámaras del Congreso y del gabinete, los jefes militares y los invitados. El objeto de los aplausos, un discurso patriotero, xenófobo, supremacista y guerrerista en grado sumo. Sello distintivo del cual es que la gran mayoría de los invitados mencionados como ejemplos de la valentía y el espíritu americanos son militares, policías o personas relacionadas con el belicismo de la política exterior trumpiana, particularmente respecto a Corea del Norte, a la que continúo amenazando con más acoso y sanciones.

Ebrio de euforia narcisista, un Trump evidentemente refocilado por los aplausos y exclamaciones del selecto público culpó a los migrantes y a la ausencia del “gran muro” en la frontera con México de la delincuencia, los bajos salarios, las pandillas juveniles, la alarmante epidemia de muertes por el consumo de opiáceos, las acciones terroristas etc. Aquí hablaba, sobre todo, para su base electoral, hasta ahora incólume en su lealtad según las encuestas, de millones excluidos por las políticas neoliberales. En su mayoría, blancos anglosajones de baja escolaridad, principalmente de las antaño prósperas zonas industriales del cinturón del óxido o de las depauperadas familias granjeras del Medio Oeste.

 El glorioso Estados Unidos de que habló constantemente Trump sigue siendo un país con millones de pobres y desamparados sin acceso a la salud y con una educación pública que marcha hacia la ruina. Sus políticas agravarán este desastre e incrementarán notablemente la ya obscena desigualdad social, como lo demuestra la reforma fiscal de que tanto presume. Pero a menos que fuera objeto de impeachment, o que ascendiera una real oposición de izquierda desde el Partido Demócrata, capaz de derrotarlo, el magnate podría conservar la lealtad de sus fieles y ser reelecto, aun si estallara una crisis financiera. Las elecciones de medio término, el próximo noviembre pueden ser un termómetro.

Trump se burló una vez más del cambio climático con su referencia al carbón “limpio”, en contraste con los elogios a su administración por su desempeño ante magnos desastres naturales que solo él y una minoría en Estados Unidos no asocia al calentamiento global. Por cierto, sin dedicar una palabra a Puerto Rico, al que ha mantenido en el mayor abandono.

El multimillonario y su equipo son una terrible amenaza a la humanidad. No solo por el incremento en las emisiones de gases de efecto invernadero y el consiguiente aumento del calentamiento global que provocarán sus políticas negacionistas del cambio climático. Eriza los pelos oírlo decir que “debemos reconstruir nuestro arsenal nuclear” y que continuará aumentando el presupuesto de guerra pues ello conduce a la carrera armamentista con Rusia y China –a los que reiteró su condición de adversarios- y sigue elevando el peligro de una conflagración nuclear, ya el más alto desde octubre de 1962. En esta misma tesitura debe valorarse su amenaza de romper el acuerdo nuclear con Irán.

No deben extrañar la arremetida y las amenazas a Cuba y Venezuela, a las que intenta asfixiar con políticas de fuerza. Ha recrudecido el bloqueo contra la primera y llevado al paroxismo la guerra económica contra la segunda. Son políticas brutales que hacen daño a los pueblos que las sufren. Pero también recuerdan cuáles han sido siempre las verdaderas intenciones y prácticas del imperio contra nuestra América.

Twitter:@aguerrraguerra

15 pensamientos en “Lecciones de Trump. Por Ángel Guerra Cabrera

  1. MUY BUENO MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIR=
    PODEMOS AGREGAR MUCHO MAS PERO CREO
    QUE CON ESTO ES SUFICIENTE=

  2. Cuando miro la foto del post me viene a la memoria aquellas fotos de la Alemania nazi, no porque sea comparable pero si hay algunas coincidencias y hasta cierta estética, el personaje bufonesco, hasta ese flequillo que no le cae por la frente porque lo tiene almidonado con laca, el gesto de la cara ese de, “je ne sais quoi”..…
    Loa aplausos y ovaciones que señala Angel Guerra, de congresistas republicanos, jefes militares, invitados y todos los uniformes militares y de policías es parte de la estética que se han dejado acompañar los presidentes desde George W, Bush, no tenemos sino recordar las imágenes imperiales de Obama con sus militares, sin ir mas lejos. Sobre el rearme ese nuclear, no creo sea tan efectivo como quiere aparentar, porque la corrupción es tan grande en el estamento militarista que la chapucería en todos y cada uno de los proyectos militares esta a la vista, también podemos recordar aquella historia de la guerra de galaxias con Reagan que en realidad fue un montaje, lo que si no es un montaje es quienes están detrás de este presidente esos si que no son de broma y que son los mismos que auparon al del bigotito aquel nazi, el Banco de Inglaterra por ejemplo bien conocido como uno de ellos, pero ahora siguen siendo los mismos.
    Lo que si es una bomba viviente es la sociedad norteamericana que esta armada hasta los dientes y ahora con los blancos drogo-dependientes y con las pocas neuronas que les quedaban atrofiadas por completo.

  3. Sobre las lecciones de Trump en lo que concierne a Cuba, la gran mayoría de los cubanos y cubanas hace rato tienen aprendidas, y el que no será porque va a pie…

  4. Pingback: Lecciones de Trump. Por Ángel Guerra Cabrera | argencuba

  5. Exacto Tocororo. Apretar las tuercas del bloqueo y buscar otros mecanismos injerencistas más agresivos que faciliten el objetivo de rendirnos a través de penurias, dificultades y afectaciones a la economía.
    Aquí les dejo este trabajo de Jorge Angel que acabo de leer hace un rato y nos explica otras facetas de la arremetida yanqui contra Cuba.

    Cae estrepitosamente intercambio cultural Cuba-Estados Unidos
    Jorge Ángel Hernández • Cuba
    lajiribilla@lajiribilla.cu
    http://www.lajiribilla.cu/noticias/cae-estrepitosamente-intercambio-cultural-cuba-estados-unidos

    Las restricciones impuestas por la administración Trump para viajar a Cuba, en noviembre de 2017, van más allá de los trasfondos típicos de guerra fría. En realidad, acentúan la política de asedio comercial, económico y financiero a la que se aferra el Bloqueo, sucesivamente condenado en la Asamblea de la ONU por absoluta mayoría sin que la “democrática” potencia se tome el trabajo de tenerlo en cuenta. La “mano dura” del presidente estadounidense, engarzada con las de Marco Rubio y Díaz-Balart, no solo representa un cambio político respecto a las técnicas del expresidente Barak Obama, sino una nueva estrategia de injerencia. Lo muestra un natural repaso a las cancelaciones de intercambio entre instituciones estadounidenses y cubanas.

    De esa fecha a este punto, veinticuatro colegios y universidades estadounidenses cuyo objetivo se centraba en realizar actividades académicas e intercambiar experiencias, ideas y conocimientos con investigadores profesionales, estudiosos y estudiantes cubanos relacionados con el Centro de Estudios Martianos, se han visto forzadas a cancelar sus proyectos.

    Además de la Alliant International University, que canceló desde octubre, cuando los truenos de las nuevas medidas se escuchaban bien fuertes, han llegado en tropel sucesivas suspensiones. Tres en noviembre (Pratt Institute, Johnson & Wales University y Culver-Stockton College) y otras tres en diciembre (Oklahoma State University, Case University y Presbiterial University), siete en enero (Hartwick College, Drake University, Towson University, Western Kentucky University, University of Baltimore, IFDS y University of Wiscosin), de nuevo tres, previstas para febrero de este año (Universidad de Michigan, Eastern University y Xavier University) y otras siete pactadas para marzo de 2018 (MN State Mankato, Penn State Harrisburg, Cuyahoga Community College, Old Dominion, American University, Illinois State University y University of Illinois).

    El intercambio cultural entre ambas naciones debe estar necesariamente basado en el respeto mutuo

    A este repentino apagón académico se suma la cancelación del intercambio con la EGREM que había concertado el Colegio de Música de Breklee con el objetivo de interactuar con los músicos del catálogo de la institución cubana y grabar en sus estudios. El Instituto Cubano de la Música, por su parte, recibió la noticia de que la agencia Dreamcatcher suspendía todos los conciertos previstos para Cuba. La cantante y compositora canadiense Sarah MacLachlan y el cantautor Jason Mraz han sido víctimas directas de estas supresiones de intercambio.

    Asimismo, las relaciones entre la Gran Cámara de Comercio de Harlem y el Ministerio de Cultura de la República de Cuba, iniciadas en 2016, se vieron bruscamente quebradas por la forzosa decisión de la entidad estadounidense. Podemos sumar, a vuela pluma, las cancelaciones que paulatinamente está recibiendo la agencia Paradiso, en su gerencia de Servicios académicos, entre otras que seguramente se irán dando a conocer en el transcurso del trabajo y, sobre todo, en el agudo bregar de la injerencia.

    Este paquete restrictivo, que hace explícito relacionarse con una lista de más 180 instituciones cubanas, supera incluso estrategias de guerra fría que, se suponía, habían quedado atrás. Es una guerra frontal y despiadada que no repara en sacrificar sus propias víctimas colaterales, saltando de los niveles de cuarta generación a los de acción directa e ilegal. Quiérase o no, esta estrategia afecta a la inmensa mayoría de la ciudadanía cubana. Incluso, y aunque de momento se llenen sus pequeños bolsillos, a aquellos peones a los que bien les ha venido comercializar patria por salario.

  6. Pingback: Lecciones de Trump

  7. Pingback: Lecciones de #Trump | La Borra de Abuela

  8. “Les advierto a esos intereses que no vayan a cometer el error de tratar de adoptar medidas agresivas en ningún orden contra nuestro pueblo. Si las adoptan en el orden económico, reuniremos al pueblo y le diremos: “Los enemigos de nuestra libertad, los amigos de Batista, los que han dado albergue a Masferrer, los que han dado albergue a Laurent, los que han dado albergue a los criminales de guerra; esos que no quieren nuestra felicidad, esos que quieren que el país retroceda, esos que quieren que aquí Batista vuelva, esos han adoptado medidas económicas para hacer fracasar a la Revolución.” Entonces le diremos: “¡Pueblo, este es el momento de todos los sacrificios!”

    Renunciamos entonces a todo lo que sea lujo, renunciamos al cine, renunciamos a todo artículo que sea necesario renunciar. ¡Con malanga, con sal, con manteca, con carne, nos sostenemos! (EXCLAMACIONES Y APLAUSOS.) La ropa la hacemos en las textileras cubanas y nos vestimos con ropa cubana; los zapatos los sacamos de los cueros de nuestras reses, y andamos con zapatos. Pero si tuviéramos que estar descalzos 15 años, si tuviéramos que estar descalzos 20 años lo estamos 20 años, porque los mambises en la Guerra de Independencia anduvieron descalzos, los mambises en la Guerra de Independencia pelearon durante 10 años descalzos (EXCLAMACIONES Y APLAUSOS).

    Cuando a nuestra Revolución nos la vayan a agredir con medidas de orden económico, cuando traten de sofocar en el hambre a la Revolución Cubana, entonces diremos: “Bueno, no respondemos de las medidas que tomemos aquí.” Llamamos al pueblo a la unión; en ese momento, si ese caso se presenta, llamaremos al pueblo a la unión y llamaremos al pueblo a todos los sacrificios, ¡y yo sé que estos hombres, estas mujeres, jóvenes, viejos, hombres y mujeres, todos, son hijos de un pueblo que está dispuesto a todo! (APLAUSOS.)

    Que no nos amenacen con medidas económicas, que no nos amenacen con rebajas de ninguna clase, porque si las cumplen no nos importa, ¡que nosotros —lo repito— con malanga, con sal y con manteca estamos quince años comiendo! (APLAUSOS.)

    Nuestra tierra produce los artículos y los productos necesarios para vivir; mientras tanto, resolveremos nuestros problemas de esa manera; mientras tanto, nos industrializaremos, y de todas formas nos independizaremos económicamente.

    Fragmento del discurso pronunciado por Fidel en Guantánamo, el 3 de febrero de 1959: http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1959/esp/f030259e.html

  9. Pingback: Lecciones de #Trump |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.