Ni Trump ni Hillary, ¡los bancos! Por Iroel Sánchez


El mundo lleva meses preguntándose quién gobernará los próximos cuatro años el país más poderoso de la historia, si la “demócrata” Hillary Clinton o el “republicano” Donald Trump y finalmente este martes asistiremos a la coronación de un proceso al que ha sido muy difícil permanecer indiferentes. 

Casi en las vísperas, las filtraciones de correos electrónicos de Hillary Clinton trajeron nuevos lodos a una campaña donde este ya tenía abundancia por ambos candidatos pero tal vez la revelación más importante no es la más atendida por los medios de comunicación. Entre los emails difundidos por la organización Wikileaks están tres enviados por Michael Froman, actual representante comercial de Estados Unidos y entonces alto ejecutivo de Citibank, a quien es jefe de campaña de Hillary Clinton, John Podesta.

correos-podestaSegún las citadas revelaciones, un mes antes de las primeras elecciones que ganara Barack Obama -6 de octubre de  2008- Podesta, quien entonces formaba parte del equipo de transición del entonces candidato a las Presidencia de EEUU, recibió de Froman un correo con asunto “lista” con los nombres de las personas que debían integrar el gabinete del nuevo presidente y qué cargo ocuparía cada una. 

listsAsí, Citibank – a través de Froman y Podesta- indicó quién iba para “cada puesto” un mes antes de que los votantes norteamericanos acudieran a las urnas supuestamente a elegir gobierno y Obama lo cumplió: Eric Holder en Justicia, Janet Napolitano en Interior, Robert Gates en Defensa, Rahm Emanuel como Jefe de Personal, Peter Orszag en la Oficina de Administración y Presupuesto, Arne Duncan en Educación, Eric Shinseki en Asuntos de Veteranos, Kathleen Sebelius en Salud y Servicios Humanos, Melody Barnes en el Consejo de Política Nacional, Timothy Geithner en el Tesoro, Susan Rice a la ONU…

Muchas veces se ha acusado a Washington de no ser una república de “republicanos” ni una democracia de “demócratas” sino una plutocracia de millonarios pero nunca había existido una prueba tan contundente ¿Quién puede dudar de que todos los antecesores de Obama tuvieron también su Podesta, su Froman y su Citbank? Si no eran magnates -como Trump- respondían a los magnates, como Obama y Hillary. 

Semanas atrás repercutió grandemente la revelación del ex secretario general del Partido Socialista Obrero Español, Pedro Sánchez, sobre el funcionamiento de otra “democracia”, en este caso con monarquía porque allí república es una mala palabra. Sánchez confesó las presiones que recibió del consejero de la poderosa corporación Telefónica y de dos de los tres principales bancos españoles y de la dirección del diario El País, del que son accionistas esos mismos bancos, para permitir la investidura como Presidente del gobierno ibérico de Mariano Rajoy.

Precisamente es desde España y Estados Unidos desde donde más se dictamina el estado democrático de países latinoamericanos con un democraciómetro muy en relación de cuán cerca estén de complacer al capital las decisiones de los gobiernos. Tal vez por eso Washington y Madrid siempre se han llevado mal con los países latinoamericanos del ALBA y bien con las monarquías petroleras del golfo.  

Michael Froman estuvo recientemente en Cuba como representante comercial de EEUU pero no trajo ninguna “lista” para designar ministros, aquí no gobiernan los bancos, a pesar de que en su discurso en el Gran Teatro de La Habana, el Presidente Barack Obama, insistió en que debíamos aprender de la democracia de los “demócratas “y la república de los “republicanos”.

(Al Mayadeen)

12 pensamientos en “Ni Trump ni Hillary, ¡los bancos! Por Iroel Sánchez

  1. Pingback: Ni Trump ni Hillary, ¡los bancos! Por Iroel Sánchez | O LADO ESCURO DA LUA

  2. Pingback: Ni Trump ni Hillary, ¡los bancos! Por Iroel Sánchez | La Covacha Roja

  3. Hay que considerar que dentro del “Stablishment”, ya no hay consenso como antes, pues hoy, uno de ellos (y seguramente muchos mas despues) Trump, le esta queriendo ganar a la “Clase Politica” (Obama, Hilary y toda la demas clase), por inutil para proteger sus intereses.
    Por ello tiene que tomar “la rienda” del negocio (pais de los E.E.U.U.).
    En el 2020, y antes, Hilary se las vera muy dificil (y todo el mundo).

  4. Es una farsa que le cuesta millones de dólares a los contribuyentes norteamericanos.
    Lo peor es que hay cándidos que se creen esa parodia y la proponen como receta exportable.

  5. El capital financiero monopolista yanqui controla el aparato político de ese pais.

    “¿De dónde salieron las colosales sumas de recursos que permitieron a un puñado de monopolistas acumular miles de millones de dólares? Sencillamente, de la explotación del trabajo humano. Millones de hombres, obligados a trabajar por un salario de subsistencia, produjeron con su esfuerzo los gigantescos capitales de los monopolios. Los trabajadores acumularon las fortunas de las clases privilegiadas, cada vez más ricas, cada vez más poderosas. A través de las instituciones bancarias llegaron a disponer estas no solo de su propio dinero, sino también del dinero de toda la sociedad. Así se produjo la fusión de los bancos con la gran industria y nació el capital financiero. ¿Qué hacer entonces con los grandes excedentes de capital que en cantidades mayores se iba acumulando? Invadir con ellos el mundo. Siempre en pos de la ganancia, comenzaron a apoderarse de las riquezas naturales de todos los países económicamente débiles y a explotar el trabajo humano de sus pobladores con salarios mucho más míseros que los que se veían obligados a pagar a los obreros de la propia metrópoli. Se inició así el reparto territorial y económico del mundo. En 1914, ocho o diez países imperialistas habían sometido a su dominio económico y político, fuera de sus fronteras, a territorios cuya extensión ascendía a 83 700 000 kilómetros cuadrados, con una población de 970 millones de habitantes. Sencillamente se habían repartido el mundo.

    Pero como el mundo era limitado en extensión, repartido ya hasta el último rincón del globo, vino el choque entre los distintos países monopolistas y surgieron las pugnas por nuevos repartos, originadas en la distribución no proporcional al poder industrial y económico que los distintos países monopolistas, en desarrollo desigual, habían alcanzado. Estallaron las guerras imperialistas, que costarían a la humanidad 50 millones de muertos, decenas de millones de inválidos e incalculables riquezas materiales y culturales destruidas. Aún no había sucedido esto cuando ya Marx escribió que “el capital recién nacido rezumaba sangre y fango por todos los poros, desde los pies a la cabeza” (APLAUSOS).

    El sistema capitalista de producción, una vez que hubo dado de sí todo lo que era capaz, se convirtió en un abismal obstáculo al progreso de la humanidad. Pero la burguesía, desde su origen, llevaba en sí misma su contrario. En su seno se desarrollaron gigantescos instrumentos productivos, pero a su vez se desarrolló una nueva y vigorosa fuerza social: el proletariado (APLAUSOS), llamado a cambiar el sistema social ya viejo y caduco del capitalismo por una forma económico-social superior y acorde con las posibilidades históricas de la sociedad humana, convirtiendo en propiedad de toda la sociedad esos gigantescos medios de producción que los pueblos, y nada más que los pueblos con su trabajo, habían creado y acumulado. A tal grado de desarrollo de las fuerzas productivas, resultaba absolutamente caduco y anacrónico un régimen que postulaba la posesión privada y, con ello, la subordinación de la economía de millones y millones de seres humanos a los dictados de una exigua minoría social.

    Los intereses de la humanidad reclamaban el cese de la anarquía en la producción, el derroche, las crisis económicas y las guerras de rapiña propias del sistema capitalista. Las crecientes necesidades del género humano y la posibilidad de satisfacerlas, exigían el desarrollo planificado de la economía y la utilización racional de sus medios de producción y recursos naturales.

    Fragmento del discurso pronuniciado por FIDEL( PRIMER SECRETARIO DE LA DIRECCIONA NACIONAL DE LAS ORI Y PRIMER MINISTRO DEL GOBIERNO REVOLUCIONARIO) EN LA SEGUNDA ASAMBLEA NACIONAL DEL PUEBLO DE CUBA, CELEBRADA EN LA PLAZA DE LA REVOLUCION, EL 4 DE FEBRERO DE 1962.

  6. Voy a ser todavía más contundente que Iroel: Ni los candidatos ni los electores, ¡los que no se presentan a las elecciones!

    El despotismo Ilustrado hizo famosa la frase: “Todo para el pueblo pero sin el pueblo”. Pero era evidente que el concepto de justicia social de la aristocracia no iba a resultar plenamente satisfactorio para las mayorías desheredadas y explotadas. Por ello, los jacobinos, en la Revolución Francesa, dieron en la tecla al proponer el lema: “Todo para el pueblo y por el pueblo”. Desgraciadamente, la alegría duró poco en la casa del pobre. A Robespierre y sus seguidores, la burguesía les administró la misma medicina que a la aristocracia para implantar el más perverso de los sistemas, y cuyo lema sería: “Nada para el pueblo pero con el pueblo”.

    Hoy el pueblo norteamericano está acudiendo a los colegios electorales masivamente. Cualquiera diría que se trata de una democracia. En teoría, todos los ciudadanos mayores de edad e inscritos como electores pueden optar entre varios candidatos y además tienen la posibilidad de expresarse críticamente. ¿Acaso no es esto lo que se cita cuando se habla de las virtudes de la democracia y del derecho a intervenir en las naciones que no cumplen sus reglas? Sin embargo, no parece que entregar un cheque en blanco a alguien que puede acabar convirtiéndose en tu verdugo y que actúa como mandatario de la oligarquía económica (los enemigos de clase de las mayorías humildes) sea una buena versión de la democracia como gobierno del pueblo, ni mucho menos la menos mala.

    Parece evidente que la realidad sería muy diferente si la opinión de los ciudadanos pudiera ser vinculante, aunque las propuestas programáticas las elaboraran los partidos a modo de clausulas de un contrato de adhesión, y que de ello se derivaran responsabilidades. En tal caso, los votantes norteamericanos acudirían a las urnas para mucho más que dar legitimidad a una tiranía, cuyos planes de acción sólo conoce la oligarquía económica. Además, sería el único modo de que esta no malgastara su dinero patrocinando el circo político o sobornando y chantajeando a los representantes políticos, ya que el incumplimiento electoral iría acompañado de sanciones ejemplares, lo que disuadiría a los representantes de desviarse de la hoja de ruta trazada por el pueblo.

    Sin embargo, ni siquiera así estaría garantizada la democracia como gobierno del pueblo ya que la opinión mayoritaria de los electores norteamericanos no es el producto de la suma de la opinión libremente formulada por todos y cada uno de ellos sino el resultado de la psicología de masas construida y conducida por los aparatos ideológicos de la minoría privilegiada, sin cuya contribución no sería posible comprender tanta decadencia, tanta estupidez ni tanta barbarie. Tanto en la guerra como en las democracias burguesas, la verdad es la primera víctima, de ahí que el derecho a una información veraz y el pluralismo informativo deban estar plenamente garantizados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s