Jerusalén y la política prosionista de EU. Por Ángel Guerra Cabrera


La reacción internacional contra la decisión de Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, ha sido una de las más contundentes y fulminantes que se recuerden, dentro y fuera de la ONU. En el Consejo de Seguridad del organismo internacional, 14 países votaron contra la postura de Estados Unidos, totalmente aislado tras su poder de veto. En la Asamblea General no le fue mejor, donde, aunque el voto no es vinculante, 128 de 193 países hicieron lo mismo. Solo 8 Estados apoyaron a Washington: Honduras, Guatemala, Islas Marshall, Micronesia, Nauru, Palau y Togo y, por supuesto, Israel. Los dos primeros, gobiernos impresentables. El primero surgido del golpe de Estado de factura estadunidense de 2009 contra el presidente Manuel Zelaya, acusado de fraude electoral hasta por la OEA y connotadamente corrupto y servil a Washington como el de Guatemala. De los otros Estados que votaron junto al imperio, cabe destacar que están entre los más pobres del mundo, dependen de la ayuda externa y actuaron bajo fuerte presión estadunidense.
 Argentina, Colombia y México, fieles aliados de la potencia del norte y anfitriones de Benjamín Netayahu en la primera visita de un premier israelí a América Latina, se refugiaron en la abstención. Pero entre las 35 abstenciones, las hubo también de países muy pobres, dependientes y amenazados por la primitiva Nikky Haley embajadora yanqui en la ONU.
En resumen, votaron contra Estados Unidos sus principales aliados de la Unión Europea y Japón, todos los países árabes y musulmanes y la gran mayoría de los gobiernos africanos, asiáticos, latinoamericanos y caribeños. Previamente se había producido una condena unánime de los países agrupados en la Organización de la Conferencia Islámica y del Movimiento de Países No Alineados. 
Merece subrayarse el unánime y rápido rechazo a la decisión estadunidense de los principales líderes cristianos del Medio Oriente, quienes, al igual que Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, se negaron, además, a recibir a Mike Pence vicepresidente del imperio y cristiano evangélico de ultraderecha. Este fue forzado por ello a cancelar su proyectada gira navideña a la región, que incluía una visita a Belén, ciudad santa para los cristianos por ser la supuesta cuna de Jesús.
El vocero del Papa Tawandros II, jefe de la iglesia copta de Egipto expresó: “El Papa no se sentará con nadie mientras esta sea la postura estadunidense. Siempre apoyaremos al pueblo de Palestina”. El patriarca de Jerusalén y los líderes de otras 13 iglesias cristianas argumentaron que la decisión de Trump “pisotea el mecanismo que ha mantenido la paz a través de los tiempos y advirtió que “llevará a una realidad oscura”. También el patriarca maronita de Líbano la condenó en términos muy enérgicos y convocó a una nada frecuente cumbre interreligiosa con todas las denominaciones cristianas, representantes de los musulmanes chiitas y sunitas, así como los drusos, que declararon:
La decisión del presidente de Estados Unidos, basada en cálculos políticos especiales es un desafío y una provocación a más de 300 mil millones de personas y toca en lo profundo de su fe.
No es para menos a juzgar por las protestas que han recorrido el mundo árabe e islámico y la nueva rebelión de los palestinos, caracterizada por una audaz y heroica participación de niños y jóvenes de ambos sexos. La soldadesca israelí ha asesinado ya más de una docena de palestinos y detenido a más de 600. Las cárceles israelíes se llenan de palestinos mientras los territorios de Cisjordania se repletan de asentamientos ilegales de colonos israelíes, ascendentes a no menos de 600 000. El muro de la ignominia también roba tierra y agua palestina y los ataques a Gaza con armas estadunidenses han ocasionado miles de muertos y heridos. Todo esto se ha realizado mientras Estados Unidos oficiaba como “mediador” en el conflicto palestino-israelí. Sin contar la entrega por Washington a Tel Aviv del armamento más sofisticado, incluyendo el nuclear.
A la vez, califica de peligro el programa atómico pacífico de Irán y se propone abandonar el tratado multilateral con el país persa. Trump es un facineroso sí, pero el aberrente reconocimiento de Jerusalén como capital “eterna e indivisible” de Israel y la  política de apoyo incondicional al sionismo se gesta y se hace unánime hace mucho tiempo en el Establishment yanqui, aunque no en el pueblo estadunidense. En otro momento ampliaré sobre el tema.
Twitter:@aguerraguerra

Un comandante del Oriente Medio. Por Iroel Sánchez


Los gobiernos de Irán y Qatar son adversarios en los extendidos conflictos de Oriente Medio. Sin embargo, altos representantes de esos estados -el Vicepresidente iraní y el Emir padre de Qatar- estuvieron presentes, y hablaron, en el homenaje póstumo a Fidel Castro en la Plaza de la Revolución de La Habana, donde el Vicepresidente de Argelia, otra nación de enorme mayoría musulmana pero, a diferencia de Irán y Qatar, mucho más secularizada, también intervino, resaltando las virtudes del líder de la Revolución cubana. Sigue leyendo

¿Los medios de comunicación no eran independientes del poder político? (+ video) Por José Manzaneda


La Coordinadora para la Prevención de la Tortura ha denunciado que, en 2015, 232 personas fueron víctimas de maltratos o torturas por parte de cuerpos policiales españoles (1). El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado a España en 8 ocasiones (2). Pero, salvo excepciones, los grandes medios silencian estas informaciones. Mientras, en sus páginas leemos las hilarantes declaraciones del “disidente” cubano Guillermo Fariñas, quien acusaba a su gobierno de torturar a los detenidos poniéndoles muy frío el aire acondicionado (3).
Sigue leyendo

Irán va a La Haya por fondos confiscados, ¿qué hará EEUU? Por Iroel Sánchez


El gobierno iraní ha presentado una demanda contra Estados Unidos ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por la confiscación de 2 mil millones de dólares de sus fondos congelados en EEUU. Una decisión de la Corte Suprema estadounidense estableció que Irán debe pagar esos 2000 millones a las víctimas y familiares de marines estadounidenses muertos en un atentado contra una instalación militar norteamericana en el Líbano del que Washington culpa a la República Islámica pero hasta el Juez John Roberts, que se opuso en la Corte Suprema al veredicto, ha denunciado la arbitrariedad de esa decisión: Sigue leyendo

“Una acción contra el derecho a opinar, a informar y a manifestarme.” Por Carlos Aznárez


La DAIA abre una causa penal contra el Director de “Resumen Latinoamericano” por ser solidario con el pueblo palestino.

Esta vez me toca escribir en primera persona ya que, como director -desde hace 22 años- de la plataforma comunicacional “Resumen Latinoamericano” (periódico, radio y TV) me veo lamentablemente inserto en una acción contra el derecho a opinar, a informar y a manifestarme, que está explícitamente amparado por la Constitución Nacional. Sigue leyendo

El hijo de un general sionista vs. el Estado judío. Por Ángel Guerra Cabrera


El mundo se recuerda cada cierto tiempo de que existe Palestina, un pueblo al que le han sido negados todos los derechos, incluyendo el más sagrado de todos a una vida digna.  Ocurre cuando ese pueblo se rebela contra el infierno al que fue arrojado sin compasión en 1948.

el-hijo-del-general-miko-peled-21524-MLA20211992014_122014-FEntonces el mundo recuerda Palestina y pese a que las imágenes de despojos y asesinatos de sus hijos son cada vez más crudas, todavía muchos se conforman con el relato de los medios de comunicación hegemónicos, contradictorio con las crudas imágenes que ellos mismos presentan.

Esta complicidad mediática, fomentada por Estados Unidos y sus aliados, es la que permite que un carnicero como Benjamín Netanyahu sea visto como el primer ministro de “la única democracia del Medio Oriente”, como suele presentarse a ese Estado colonial y canalla, que basa su existencia en el incumplimiento de los principios más elementales de la decencia y del derecho internacional mientras burla impunemente con la bendición de Washington, desde 1948, las resoluciones de la ONU y de todas sus agencias condenando sus desmanes.

Por eso Netanyahu puede responder ahora con más violencia y descarados asesinatos ante las cámaras al nuevo levantamiento de la juventud y el pueblo palestinos. Sabe que quedará impune.

Ante este diabólico cuadro es alentador que haya cada vez más voces dentro de Israel que se disponen a combatirlo y a solidarizarse con los palestinos. En ocasiones, voces de personas que proceden de prominentes familias sionistas.

Es el caso de Miko Peled, cuyo abuelo, Avraham Katsnelson,  fue uno de los firmantes de la llamada Declaración de Independencia de Israel y su padre, Mattityahu Peled,  un muy destacado oficial en la guerra contra los árabes de 1948, que ya había ascendido a general de Estado Mayor para la de 1967, la que posteriormente a su ruptura con el gobierno israelí condenó en duros términos al calificar la ocupación de Gaza, Cisjordania y los altos del Golán, en Siria, como “una cínica campaña de expansión territorial.” El general, trasformado en un activista por la paz y la solución de dos Estados, uno árabe y otro judío, fue rebautizado por los palestinos Abu Salam(Padre de la Paz).

Su hijo siguió los pasos de su padre e ingresó al ejército( irónicamente llamado Fuerza de Defensa de Israel), donde fue oficial de tropas especiales y ganó la boina roja pero muy pronto lo lamentó, renunció a su rango y se hizo médico. Hasta que, indignado por la invasión israelí de Líbano en 1982, enterró en  la basura su broche militar.

Miko dejó su activismo contra la ocupación y se estableció primero en Japón y luego en San Diego, California, hasta que en 1997 su vida sufriría un giro inesperado. De repente, su sobrina Smadar, de 13 años, fue muerta en un ataque suicida en Jerusalén. En el funeral  de la niña, Peled ripostó las palabras que pronunció   Ehud Barak, recién electo jefe de la oposición. “Esta y tragedias  similares –manifestó- están ocurriendo porque nosotros estamos ocupando otra nación y, con el propósito de salvar vidas, lo que debemos hacer es poner fin a la ocupación y negociar una paz justa con nuestros socios palestinos”.

La muerte de su sobrina y la insistencia de su hermana Nurit en que esta era una consecuencia directa de la ocupación de Palestina lo hicieron volver sus ojos al Medio Oriente y al activismo por una paz que reconozca todos los derechos palestinos, incluyendo al retorno a sus tierras y casas de los millones que fueron despojados de ellas a la fuerza por el sionismo.

Peled publicó en 2012 su libro El hijo del general, prologado por la escritora afroestadounidense Alice Walker, autora de la conmovedora novela El color púrpura. Afirma que el libro es un recuento de cómo el hijo de un general israelí y devoto sionista llegó a comprender que “la historia con la que fue educado era una mentira”. El libro está inspirado en largas conversaciones con su madre y una investigación sobre la vida de su padre que lo llevó a sumergirse en los archivos militares israelíes.

Israel tiene dos opciones ha dicho: “Continúa existiendo como un Estado judío mientras controla a los palestinos a través de la fuerza militar y leyes racistas, o emprende una profunda transformación en una democracia real donde israelíes y palestinos vivan como iguales en una patria compartida. Para ambos, este paso promete un futuro brillante”. Ojalá. Esta y mucha más información sobre Peled está en Internet, solo que no la buscamos. Aquí una muestra(https://www.youtube.com/watch?v=ZKEEGCc85B4)

Twitter: @aguerraguerra

Otros textos de Ángel Guerra Cabrera