¿Quiénes son nuestros compañeros? (Parte I: ¿Victimarios, o víctimas?)


 Iroel Sánchez
El periodidta Yoerky Sánchez y el historiador Elier Ramírez. Los "comisarios políticos" que amenzan a Fernando Ravsberg

El periodista Yoerky Sánchez y el historiador Elier Ramírez, los “fundamentalistas” acusados del “linchamiento” de Fernando Ravsberg

Varios textos se han escrito sobre un artículo de Fernando Ravsberg acerca de la participación cubana en la Cumbre de las Américas en Panamá publicado originalmente en el sitio OnCuba que ya había difundido otro texto -de título “Ni con Dios ni con el Diablo: Con Cuba”-, de enfoque muy similar al de Ravsberg, invitando “a no ser cómplices de los que por estos días en Panamá, desde sus extremos que están a nada de tocarse, desde posturas fundamentalistas, han vuelto a representarse sólo a sí mismos y dejaron fuera a la nación”.

No creo que sea un “linchamiento” que dos jóvenes que no coinciden con su opinión hayan ripostado desde bitácoras personales, sin concertación previa y con un respeto que reconozco no profeso hacia el aludido, a lo que se ha añadido un mensaje del escritor Miguel Barnet que publiqué bajo el título “Quien quiere quedar bien con Dios y con el Diablo, le sirve la mesa al Diablo” felicitando a uno de los polemistas.

Sé que hay revolucionarios que creen con honestidad que Ravsberg es nuestro compañero. Sin embargo, algo está al revés cuando quien iguala terroristas y sus amigos con todo un grupo integrado por destacados intelectuales, líderes de la ciencia, la academia y organizaciones sociales cubanas -en coincidencia con una intensa campaña en su contra en medios de comunicación e internet- y cobra por hacerlo, aparece como espontáneo y víctima, y quienes le replican espontáneamente -y sin recibir un centavo- son percibidos como victimarios.

Actuar de frente expresando un desacuerdo a título personal, dando argumentos a cara descubierta, nada tiene que ver con reminicencias de un pasado gris. Triste si pasamos de la censura impuesta por el poder institucional a una autocensura que deje el espacio libre a la manipulación y la mentira por temor a ser acusados sin fundamento de querer desenterrar el extremismo y la intolerancia.

¿Qué es sino un verdadero linchamiento lo que se pretendió contra la delegación cubana a los foros paralelos de la Cumbre en Panamá, no desde un blog sino desde un medio de comunicación donde Ravsberg es editor? Lo que se ha añadido a otros espacios de la red, donde he llegado a leer verdaderos disparates sobre lo ocurrido en Panamá como “el capítulo vergonzoso de la Cumbre de los Pueblos”, atacando el espacio de resistencia popular que logró en Mar del Plata 2005, junto a Chávez, Lula y Kirchner, descarrilar el proyecto anexionista del ALCA y confundiéndolo con los Foros convocados por la OEA en Panamá.

¿A dónde se habría llegado por ese camino si dos jóvenes asistentes allí no hubieran tenido el valor de dar su opinión discrepante, no en un bien financiado medio de comunicación, sino en dos blogs?

Continuará…

Sobre lo ocurrido en Panamá, además de los escritos de Elier Ramírez (“Una respuesta Ravsberg”y de Yoerky Sánchez (¿Ravsberg se va con la primera bola?) se pueden leer los textos publicados en este blog: 

34 pensamientos en “¿Quiénes son nuestros compañeros? (Parte I: ¿Victimarios, o víctimas?)

  1. Silvio Rodriguez dijo en Segunda Cita:
    ” (…) Defiendo a Ravsberg no por capricho sino porque he vivido lo suficiente para percibir que este embullito colectivo contra él puede traer males mayores. Por supuesto que puedo estar equivocado en mi “percepción”, pero cuando veo a cuatro o cinco pateando a uno, por instinto tiendo a defender al uno, aunque después deba pedir disculpas (y regañar, porque una cosa es ser revolucionario y otra pandillero).
    No es la primera vez que hablo donde muchos callan y espero que no sea la última.
    20 de abril de 2015, 10:19″

  2. No conozco a Fernando Ravsberg. Aun cuando se discrepe con él, el ejercicio de periodismo que ha hecho entre nosotros es ejemplar. Y a la vez un poco doloroso, porque siempre quise verlo en nuestros medios. Nos ha mostrado que otro periodismo es posible, y digo yo que necesario para entender nuestro país. Eso explica por qué se multiplican sus lectores. No me cabe dudas que su empeño por mostrar una Cuba alejada de los extremos, aunque le ha costado, ha sido y es meritorio. Quiero creer que es una persona honesta. Me lo parece. La historia dirá. El tropel apurado que le ha caído encima ahora, mezcla lamentablemente argumentos muy válidos con descalificaciones bochornosas. Me suena (y en esto estará de acuerdo el autor de este blog) a resentimiento, entre otras cosas porque no supimos estructurar una cobertura al evento que evitara malentendidos. Concuerdo con Silvio cuando apunta: “¿Realmente se hizo una divulgación correcta de las actividades colaterales de la Cumbre de Panamá? ¿Todos los aspectos de lo sucedido fueron bien mostrados y debidamente analizados? Yo estuve allí y sinceramente no me creo con toda la información. Ese bendito elegido que la tiene, que la organice y la publique, por favor”. Un periodismo lento o demasiado cauteloso (sin fusta, ni espuela, ni caballo) puede llegar a los lectores después que se han formado una opinión pública sobre un hecho. Si Ravsberg pone en evidencia ese error, callar al mensajero será otra torpeza que no nos hará mejores.

  3. Saludos, despues de lo escribió Silvio, el necio, por favor pasen la pagina. ya esta po alla el gobernador de Nueva York. El forum con empresarios cubanos, recibimiento con mojito y puros, se, ae, ae la chambeolona, no tenemos la culpita ni tampoco la culpona!

  4. Estimado Iroel: Me parece que este debate, más que una confrontación de ideas, lo es de prejuicios. Sabemos que el prejuicio es el juicio previo a la consideración de las premisas sobre las que debiera basarse, y es independiente de ellas. Aquí puede verse cómo ciertos datos que aportan diferentes periodistas, y que implican un cambio en una premisa (“La delegación participó …”, cambia con la noticia de que “la delegación no estaba allí …”) no alteran en lo absoluto el prejuicio: “La delegación se comportó en forma vergonzosa …”, digan lo que digan.
    Sobre el prejuicio de quienes pretenden debilitar a la Revolución Cubana puede actuar eficazmente tanto una cosa, como su contraria. Permitime un poco de “periodismo-ficción”.
    Supongamos que se reconoce que no eran cubanos, sino amigos de Cuba quienes presenciaron la provocación de los mercenarios: 1) No reaccionan, o lo hacen con argumentos verbales “civilizados”. El titular, al dia siguiente: “El entusiasmo que despertaba la Revolución hace años, se ha enfriado. Sus reiterados fracasos hicieron que los pocos amigos que le quedan a Cuba no sepan responder a los argumentos dela oposición.” 2) Los amigos de Cuba reaccionan, pero los cubanos de la Embajada se mantienen prescindentes. Titular: “Mientras los idiotas útiles que creen en el socialismo se toman a trompadas con los opositores, los comunistas miraban detrás de las ventanas, a salvo, y temblando de miedo …” 3) Y, si participan, ya sabemos. “Son unos impresentables …”
    Quienes comprendemos, aun con diferencias circunstanciales, el comportamientos de quienes consideramos nuestros compañeros, también lo hacemos desde un prejuicio: Son nuestros compañeros, y siempre los vamos a defender de los ataques de los adversarios. Por supuesto, su actuación está sujeta a la crítica de los suyos, al análisis que los lleve a una posición mejor, y a fortalecer la Revolución. Pero, los suyos los critican desde el mismo campo, y con las mismas intenciones. Las críticas desde el campo enemigo no son hechas para fortalecer a la Revolución Cubana, sino para debilitarla. Esto debieran tomarlo en cuenta los fundamentalistas de un “democratismo” mal entendido. Hablo de quienes, por error, no advierten que son usados como un moderno Caballo de Troya. A ellos habría que pedirles que abran los ojos. No hablemos de la violencia brutal con la que los EEUU y la OTAN tratan a sus adversarios. Hablemos de algo más “dulce”. El Papa, comprendiendo la violencia que puede provocar un agravio a una religión, dijo que si su médico personal se atreviera a ofender a su madre “se llevaría un puñetazo”.
    Yo no recuerdo que ningún culto y civilizado, religioso o ateo, haya hecho ni un asomo de crítica a esa posición del Papa.

  5. Me siento llamado, ante la polémica actual, a publicar este viejo artículo no publicado en su momento sobre Fernando Ravsberg:

    “El observador amable y el combatiente incómodo”. (Por una entrevista de Fernando Ravsberg concedida el pasado 31 de diciembre de 2013 a la periodista Tahimi Arboleya para la revista Siluetas)

    Andrés Marí para Kaos en la Red

    Todo indica que este hombre es una buena persona y que, aún trabajando para Grandes Medios de Información Internacionales y disfrutar de las enormes ventajas, tanto salariales como de enfoques, que un extranjero goza en Cuba, además de la gigantesca vitalidad que le aporta a él como persona, periodista y escritor el compenetrarse con una realidad tan rica como la cubana, su vida es privilegiada, no se parece en nada al cubano de a pie y mucho menos al periodista cubano, un militante de la transformación revolucionaria que muchas veces se vuelve un combatiente incómodo. Mirando las cosas así, Fernando es en el mundo de hoy uno de los periodistas más ricos, más objetivos y más favorecedor de las causas populares desde una visión amable y ambigua como observador. No tiene grandes conflictos por su condición: ni personales, ni familiares, ni laborales y las más de las veces parece estar súper consciente de que la isla no está en el aire puro del cielo, sino en las turbulentas sombras de la Tierra y de que ahí posee grandes almacenes de luz. No otra cosa podemos apreciar en la mayoría de sus artículos y noticias, resultando muy agradable leerle que “extraña el país donde se siente como en su casa cuando marcha al extranjero”, que prefiere “criar a sus hijos en la isla, sin drogas, jugando solos en el parque”, que es una maravilla “saber que ningún niño cubano duerme en la calle, que es impresionante que todos vayan a la escuela, donde el sistema de educación cubano es envidiable” y donde “la salud pública es una de las mejores de América”.

    Fernando lo valora casi todo como excelente, excepto que le parece “triste” ver que “la prensa cubana es la peor del continente”. Podríamos aceptárselo, no hay problemas, pues en matemática humana y social nos da muchísimos más puntos que los que nos quita en la matemática del compromiso. Cabe deducir, entonces, que como Cuba tiene montones de cosas interesantes, a pesar de que “la prensa cubana es la peor del continente”, ese montón de cosas interesantes que tiene Cuba es muy, muy superior a la calificación de su prensa. Tal vez por ello Ravsberg, con sus artículos y noticias, resulte EL MEJOR PERIODISTA de una prensa que, aún cuando siempre cabrá llamarla a una mayor responsabilidad y a una absoluta seriedad, él jamás podrá entender que esta prensa cubana es un combatiente más que ha posibilitado, junto a todos los sectores de la realidad de la isla –con sus aspectos positivos y negativos-, la existencia de un país con tantas cosas interesantes para provocar que la BBC mantenga en él un corresponsal permanente con las características de Fernando. Tanto la BBC como Ravsberg saben que cuando los contenidos se pasen de la raya que ambos entienden, el contrato será suspendido. ¿Es esa la verdad o Ravsberg y sus lectores están viviendo en otro planeta?

    Todo indica que este buen hombre es y quiere ser lo que es: EL OBSERVADOR NEUTRAL, CONSCIENTE DE LOS MALES DEL MUNDO Y QUIERE COLABORAR EN ALGO CON CUBA. HA DESCUBIERTO EL INMENSO PLACER DE VIVIR DE LOS CUBANOS, LE AGRADA Y QUIERE SEGUIR ESE DESTINO DONDE ALGÚN DÍA, QUIZÁS, PUEDA VIBRAR EN EL SAGRADO PANTEÓN DE LOS ORISHAS, TAL VEZ COMO UN NUEVO PICASSO, ALGO QUE TANTO GUSTA A LAS ÉLITES OCCIDENTALES, SIN QUE ELLO SIGNIFIQUE QUE ÉL SEA ASÍ. Está muy claro cuando expresa: “Yo hago en Cuba el mismo periodismo que haría en cualquier otro lugar, hay cosas para elogiar, cosas para criticar y cosas para informar, que no implican ni crítica, ni elogio.” Así, Fernando es UN GRAN AMIGO DE CUBA EN LA REGLA DEL PERIODISMO OCCIDENTAL y por ello nunca será molestado por los cubanos ni tendrá que darle explicaciones a ninguno de ellos por lo que hace. Por ello puede decir lo que dice desde Cuba y él lo sabe: en Cuba no corre ni el más mínimo riesgo que TANTO PODRÍA CORRER EN MÚLTIPLES OTROS PAÍSES si tuviera el mismo comportamiento. Y como es una buena persona con familia cubana y aspiraciones literarias, Cuba debe resultarle una maravilla. Cuba es el mayor tesoro que ha descubierto, sencillamente porque no es un cubano más y mucho menos un periodista cubano con todo lo que ello implica de compromiso, militancia y responsabilidad revolucionaria.

    En fin, no debería tener nada que señalarle, y de hecho no quiero hacerlo, y ojalá pueda disculparme si me he excedido, pero cuando, hablando sobre su forma de ser y ser periodista en Cuba expresa: “En este momento, por suerte, hay un montón de jóvenes haciendo lo mismo. Voy a ser una pieza más en ese mosaico de gente que está haciendo un periodismo que no es en blanco o negro, y se van sumando cada vez más personas, con mucha seriedad y responsabilidad”, debo, al menos se me ocurre tener el deber de recordar, no a Ravsberg, sino a ese “montón de jóvenes” que él cita y a esa cantidad “de personas que se van sumando” para “hacer lo mismo que él”, QUE SIEMPRE SE PUEDE APRENDER, PERO QUE NO PRETENDAN SER OTROS FERNANDOS, PORQUE SIMPLEMENTE NO LO SON Y DEBEN HACER SU PROPIO PERIODISMO, SI BIEN CON “MUCHA SERIEDAD Y RESPONSABILIDAD”, COMO SIEMPRE HA BUSCADO NUESTRA HISTORIA Y QUE FERNANDO SUSCRIBE, PERO TAMBIÉN COMO COMBATIENTES COMPROMETIDOS CON NUESTRA REVOLUCIÓN, -ALGO QUE AL PARECER RAVSBERG NO HARÁ-, Y QUE LO HAGAN COMO LO QUE SON Y NO COMO MEROS OBSERVADORES AMABLES y AMBIGUOS, QUE SEAN COHERENTES SIN SER INGENUOS, QUE ASUMAN QUE LA VERDAD SIEMPRE ES REVOLUCIONARIA, PERO QUE NO OLVIDEN NUNCA QUE la verdad en la noticia o en la investigación periodística dentro de los marcos de una revolución tan agredida como la nuestra va más allá de una crítica certera o de una exclusividad en el criterio. No es lo mismo escribir para la BBC que para la revista Temas o para el Granma, Cualquier aspecto de nuestra realidad se vuelve mil veces más complejo para nosotros que para Ravsberg. Y no se trata de pertinencia política, que también tenemos que tener algo de ello -NO SOMOS FERNANDO RAVSBERG-, sino sobre todo de que en Cuba el periodista de la Revolución también ha de luchar por ese Mundo Mejor que a todos los cubanos, incluyendo posiblemente a Ravsberg, nos conmueve. Y no nos confundamos jamás: no se trata de mentir, de ocultar lo feo, de censurarnos por conveniencia con los superiores o por cuidarnos un puesto, se trata sencillamente de saber QUE AÚN ESTAMOS LUCHANDO Y QUE CADA UNO DE NOSOTROS, DONDEQUIERA QUE ESTÉ, DEBE HACERLO COMO MEJOR LO ENTIENDA. LUEGO POLEMIZAREMOS Y SEGUIREMOS APRENDIENDO ENTRE NOSOTROS, INCLUYENDO A RAVSBERG SI ASÍ LO DESEA, PERO MANTENIÉNDONOS BIEN VIVOS EN UNOS PRINCIPIOS REVOLUCIONARIOS QUE NO TIENEN NADA QUE VER CON UNA REYERTA PUBLICITARIA!
    Enero 2014

  6. ¿Cuantos médicos cubanos andan en nuestra américa curando pueblo sin preguntar a que tendencia adhieren ?¿Cuantos niños no murieron desnutridos en cuba ? ¿cuantos niños no van a la escuela en cuba ? ¿Cuantos de ellos trabajan en los campos cubanos?¿cuantos niños piden plata en la calle para ayudar a su familia en cuba ? Cuantas familias fueron desplazadas de los campos en cuba ? ¿cuantos afrodescendientes fueron asesinados por la policia cubana ? Me pregunto ,claro ustedes tienen su respuesta y ya no es noticia ,noticia es que la disidencia armó esta farsa para que los representantes cubanos no mostraran su ,nuestra historia de dignidad que cuba representa para nosotros . Si tengo un amigo o una amiga cubana y no puedo hablar con ella entonces es la noticia , mi noticia personal ,tengo 59 años y mi saludo va por los veteranos como yo hirviendo mi sangre con ellos, hermanos queridos .

  7. Me asombra ver como todos presumen que es verdad, que los cubanos respondimos con violencia pero…..o sea…NADIE CUESTIONA EL HECHO, ASUMIENDO COMO VERDAD LA DEL ENEMIGO.
    Creo válido lo que dice Silvio de que “cuando veo a cuatro o cinco pateando a uno, por instinto tiendo a defender al uno” pero es que en este caso TODOS LOS MEDIOS EN EL MUNDO MIENTEN SOBRE LO QUE PASO EN PANAMÁ CON LA DELEGACIÓN CUBANA…entonces ¿QUIEN ES EL “UNO” PATEADO: RAVSBERG O LOS CUBANOS QUE ESTUVIERON AHÍ CUYA VERDAD NO LA DIVULGA NADIE ?
    De un lado los grandes medios internacionales con su inmenso poder económico y Ravsberg , y del otro nuestros jóvenes que desde sus blogs cuentan la realidad que vivieron ….

    • Muy acertado, Raquel, pocas veces se dice tanto con tan poco…Esas preguntas tuyas desarman a todos los puristas. Admiro, quiero incluso, a Silvio, que ha sido y sigue siendo en mi vida, como en la de tantos, cubanos y latinoamericanos, piedra de toque y cimiento de mis ideas, del amor a la belleza, pero aunque entiendo que habla desde la coherente nobleza y la valentía que siempre le ha caracterizado, se equivoca como cualquiera puede equivocarse. Creo que los que màs honestamente hablan del “feo” “espectáculo” que supuestamente dio la delegación, lo hacen con sinceridad, aspirando a que na manto de “decencia” y corrección casi sobrehumanas respondieran a esos asesinos sin escrúpulos, y cuando la provocación – tan bien demostrada por Iroel – era evidente. Allí es donde se equivoca la objetividad del periodista y logran confundir a mucha gente. Ante esa situación sólo cabía tomar partido, incluso si hubo en verdad alguna palabra fuerte, y no lamentar que faltara la serenidad, la decencia y el espíritu de diálogo porque hay gente que ni eso merece.

  8. He leído hasta el cansancio en los últimos días sobre Ravsberg, a su favor y en su contra. Lo curioso es que no he podido encontrar nada, ni un párrafo, escrito por algún periodista o bloguero involucrado en este debate sobre un tema mucho más importante que si Ravsberg es “bueno” o es “malo”.

    Todos los afortunados con acceso a internet pudimos ver como una alta líder de una de las principales organizaciones “sociales” cubanas mentía descaradamente ante los ojos del mundo. Preguntémonos, ¿son así de cínicos y abiertamente mentirosos los que decidirán el futuro de Cuba?

    • Lo que se ha debatido no es si Ravsberg es bueno o malo sino si son iguales los terroristas y sus cómplices que sus víctimas.
      Lo otro es convertir el resultado de una provocación en la imagen de la juventud cubana.

  9. Iroel coincido dontigo 100 %. Es una pena que estemos perdiendo el filo y hasta la vista, mientras los otros afilan sus armas y ataques y lo más terrible es que se hace en nombre de la cultura, la decencia, los buenos modales. Esa es su estrategia, lincharnos y que nos sintamos encantados, contentos, entusiasmados, alelados, simplemente seducidos por el linchamiento y que además nos peliemos estre nosotros mismos en medio da tal embobecimiento. ¿Es ingenuidad?

    • Jorge, lo mas triste es que el linchamiento no hay que buscarlo afuera en manos enemigas ni en el más allá.
      El linchamiento viene de adentro, de una juventud que “escoge” como segunda secretaria a una caballera ( decir dama sería ofensivo ) que da ante el mundo esa imagen desquisiada y desquisiante de la juventud y la mujer cubana. No le bastó con mentir descaradamente además lo hizo con esa mirada tierna que le ha dado la vuelta al mundo.
      Por otra parte, se responde al artículo de un periodista con un “Ni p….” y además hay que escuchar que el especímen que escribe esto es un “no se quién” con “no se cual” importancia. No se si esto lo consideras hablar en “nombre de la cultura, la decencia, los buenos modales”. En cualquier caso viene de adentro no lo escribió alguien que está afuera afilando sus armas y ataques.
      Espero que si no hay co…. para publicar este comentario por lo menos te lo hagan llegar. Ah, el co…. quiere decir coraje. Lo digo por lo de la cultura.
      saludos

      • Muy corajudo, Mr Cao:
        Te regalo algunos comentarios que ha dejado tu paso por el blog de Silvio Rodríguez:
        “Silvio dijo…
        Oh, nos ha distinguido con su visita un “personaje histórico”. Usen quitamanchas profundo para la caca.
        21 de abril de 2015, 12:43″

        Doris dijo…
        Para que vayan ganando en cultura de la fauna cubana:

        “Cao

        El Cao es el llamado cuervo cubano, cuyo nombre científico es Corvus nasicus, de color muy negro y lustroso, pico largo y robusto.

        Cría en Cuba, donde es muy común. Existe otra especie denominada cao pinalero, el cual se asemeja al anterior, aunque no es abundante. Igualmente se le conoce como cuervo, pero científicamente responde a la denominación de Corvus palmarus.

        Su nombre es onomatopéyico, proviene del sonido que emite: “cao”.”

        Ese comentario de las 12:33 hace honor a la denominación enciclopédica: CAO, CAO , CAO…..

        No creo que nos interese debatir con semejante representante de la fauna. Por lo menos, a mí me resbala su comentario.
        21 de abril de 2015, 13:39

      • A mi tampoco me interesa el debate con tal personaje, dice que de adentro , yo diría que físicamente, pero que de ideas está en el del zoo miamense, al que alguien se refirió en estos días. Pregunto por qué los criterios emitidos por una parte de los debatientes sobre los criterios de otro es “linchamiento” y a la inversa no, le ponen otros nombres más bonitos. ¿Es linchamiento lo que algunos hacen con los jóvenes que han dado opiniones desde su participación en Panamá y lo han hecho desde el corazón y la razón? ¿Y por qué esa parcialización?
        Por otra parte, creo que es perdonable, incluso útil a veces, citar a alguien para esclarecer, dar un concepto o para lograr otro objetivo similar. Pero no es válido cuando se utiliza como fuente de autoridad, para decirlo con palabras de otro, porque al que lo hace le falta inteligencia, criterios propios, ideas o simplemente coraje para hacerlo. Hay opiniones, criterios, que dichos por una persona tienen un significado diferente que dichos por otras, por la autoridad de aquellos, por su participación en los hechos de que se trate, por su experiencia, por su historia, etc. En fin la información lo es solo cuando a los datos sobre algo, se incorpora la subjetividad humana.
        La palabra co… tiene diferentes significados en difrentes geografías, a mí me parece que es criticable como a veces se utiliza, contra eso hay que luchar, en otras lo aplaudo por ejemplo cuando en aquellas circunstancias ya descritas también en estos días la utilizó Almeida, o cuando lo hizo Chavez al saber que Uribe había dicho que le faltó tiempo para invadir Venezuela y respondió entoces, “¿…tiempo?¡…Le faltaron co….!
        Disculpe el que se sienta aludido, se que hay cosas de historia y de cultura que no se pueden entender por todos de igual manera, ni siquiera de manera parecida.
        Ah nadie me ha tenido que hacer llegar nada por otra vía, aquí está publicado todo.

      • Cao, hablar en “nombre de la cultura, la decencia, los buenos modales”? eso viene de tí? no eres el mismo Caca, disculpa, Cao, que hace entrevistas tendenciosas e irrespetuosas en AmericaTv? el mismo al que he visto pasar penas por lo imponente de su terminología anticubana en las entrevistas? el que ha evidenciado una incultura tremenda con preguntas estupidas a artistas cubanos? el que se disculpo por que en su “democratico programa” alguien cantó una tonada pidiendo libertad para los 5 heroes? si eres ese de que tolerancias y democracias hablas, no me hagas tener que ir a lavarme las manos al terminar de escribir

  10. El respeto como periodista y como persona que se le tiene “al aludido” y que todos sabemos usted no le profesa, se lo ha ganado por su actitud plasmada en miles de escritos en cualquiera de los medios donde ha colaborado, y para su tranquilidad las colaboraciones en el mundo normal se cobran, no hay traición a nadie en cobrar por tu trabajo, usted y “el aludido” cobra por lo que hacen, quizás la diferencia la haga quien les paga y con que le pagan. Personalmente en ocasiones no estoy de acuerdo o discrepo de la forma que el Sr. Aludido enfoca la problemática Cubana, pero reconozco que, hoy desde su bitácora personal, y en años anteriores con sus escritos para la BBC, siempre desde el respeto y el llamado al debate inteligente sobre una inmensa variedad de temas, por regla general creo la gran mayoría disfrutamos de muy buena experiencia. En cuanto a terroristas y terroríficos los extremos siempre se tocan, prefiero mirar al apretón de manos de ambos presidentes porque entiendo tendrá más resultados para ese pueblo Cubano de cara a futuro.

  11. Disculpe usted, no soy fans de nadie, el fanatismo es una actitud o actividad que se manifiesta con pasión exagerada, desmedida en defensa de una idea y profeso exactamente lo contrario, nadie en esta tragicomedia Cubana tiene la verdad absoluta. Intercambio opiniones con los que considero se merecen respeto y claro esta respetan la opinión diferente, usted se puede considerar por el momento uno de ellos, recuerde que Cuba es más que un partido político o una ideología. Deje ya de machacar con lo de los terroristas y las supuestas víctimas, que esas víctimas las hemos visto actuando en los llamados actos de repudio y dejan mucho que desear.

  12. Una lúcida reflexión que acabo de leer de otro joven cubano, cuyo artículo ha sido citado en este post y que no quiere ni diálogos con terroristas, ni injurias desde quienes dicen representar a la sociedad civil cubana. A lo Silvio . ¿Será que hay espacio para él? Para nosotros, los que pensamos igual
    http://cartasdesdecuba.com/la-guerra-innecesaria/

    • Este texto es un poco más justo que otro del mismo autor que dio inicio al enfoque de “Ni con esto ni con aquello”, incluso antes que Ravsberg con el texto “Ni con Dios ni con el diablo: Con Cuba” en http://oncubamagazine.com/sociedad/ni-con-dios-ni-con-el-diablo-con-cuba/
      Interesado en saber más sobre él, he visto que es Amílcar Pérez Riverol que según su Facebook https://www.facebook.com/amilcar.perezriverol?fref=ts es estudiante en la Universidad Estadual Paulista UNESP, de Brasil, y al ver la IP de tu comentario, mira lo que encuentro en http://bgp.he.net/ip/186.217.188.251
      186.217.188.251 (wfu188-251.rc.unesp.br)

      Announced By
      Origin AS Announcement Description
      AS53166 186.217.0.0/16
      AS53166 186.217.128.0/17 UNIVERSIDADE ESTADUAL PAULISTA

      La lucidez con la que te adjetivas a ti mismo se oscurece un poco ¿no?.
      En cuanto al espacio, entiendo lo primero que hace falta es honestidad ¿la tienes tú?

      • Iroel me parece excelente tu preocupación por el origen del autor, incluso de mi comentario. Te felicito, aunque la labor detectivesca haya tenido más protagonismo que la del análisis del texto. Como suele suceder contigo, que sueles ir más a por el autor que por la obra. Te comento sin embargo sobre todo por el final de tu respuesta que aqui, en la UNESP, en el Campus de Rio Claro, para darte más datos y facilitar tu trabajo, estudiamos además del autor, dos cubanos más. Y para ayudarlo aún más varios estudiantes colombianos, amigos del autor y relacionados con su obra, que con seguridad compartirán IP. Eso en caso de que le llegue algún otro mensaje de igual origen.
        Saludos,
        comosoycubano

  13. Resueltamente asumo que, quienes pretendan sentar a la sociedad civil con la suciedad civil, estarán olvidándose de más de 55 años de terror y terrorismo¿ no lo es el bloqueo que aún mantiene la mayor potencia mundial contra los cubanos? impuesto a este pueblo que lo único que desea, humildemente, es que se le deje trabajar en paz.

  14. Sigo estando en contra del enfoque dado por Ravsberg; ya lo he dejado claro hasta en su blog. Como dice Iroel, lo más importante no está en si es bueno o malo, porque si realmente se leen los diferentes artículos que Iroel enlaza, todos hacen alusión a los años de profesionalidad y experiencia de Fernando Ravsberg… eso no es lo discutible.
    Otros se empecinan en enfocar en que si dentro de la euforia por el enfado a la profanación que se ha intentado dar a la juventud cubana, es “vergonzoso” un vocablo “impropio” o no. Esto lo veo como la vía de darle la vuelta a la tortilla con algo fácil. Sin embargo, las ofensas pueden llegaar con palabras muy bien edulcoradas y con extrema “educación”; ya que ofensa también es mentir, manipular y tergiversar; ofensa es también acomodar el discurso a esa vuelta de tuerca que ayuda más a desviar atenciones que a centrarse conscientemente en el debate principal.
    Si fuese por palabras muy bien redactadas, organizadas y edulcoradas, para que parezca que el tema ha sido abordado con civismo; pues creo que es lamentable que sirvan de monos de feria para quienes hacen de la manipulación un modo de vivir… y digo vivir, porque es remunerado.
    Es inaceptable que le cuelguen un cartelito de bronqueros e incultos a nuestros compañeros, quienes no fueron a vender el discursillo imperial (ya que no tienen propio), no fueron a darse de palmaditas en la espalda con mercenarios ni tampoco a hacerse los dóciles porque apareció un condenao asesino .
    Tuvieron una respuesta como se merecen por los principios que enarbolaron los compañeros de nuestra delegación… si Ravsberg no sabe cómo se eligió la delegación_ qué pregunte donde se debe_ si no sabe cómo se desarrollaron los hechos ocurrido allí_ pues que haga indague adecuadamente para tener todos los elementos_ si desea establecer un debate, pues que no edulcore ni manipule… y menos que se pinte de víctima, mientras publica una crónica, llamándonos Sioux a todos los que estuvimos en desacuerdo con él, y después salte con la justificación de que es una broma.
    Basta de comparar los encuentros de Barack Obama y Raúl Castro con la de nuestros compañeros con los mercenarios y asesinos… a Obama no le ha quedado más remedio que venir con la colita entre las patas a sentarse con Cuba (teniendo que darle la mano a Raúl y sonreir hipócritamente a las cámaras) e intentar quedar bien, en su papelito de “tipo bueno y pacífico” (es más que sabido que de Nobel de la Paz no tiene ni el pelo). Por tanto, no tienen que ver lo uno con lo otro… Nuestra Delegación tuvo el coraje, actitud impostergable y nada timorata, de salirle al paso a los vendepatrias y traidores asesinos.
    Ravsberg sólo me ha demostrado, con sus entradas futuras, que se está descojonando de todos los que lo defienden, mientras él seguirá ganando con sus crónicas en su Blog Cartas desde Cuba.

  15. Es una polemica inutil, Ravsberg es pagado para denigrar a Cuba. No vele la pena discutir de libertad y democracia con somilares personajes. Hay que decir pan al pan y vino al vino. En la vieja Europa la izquierda y todoa su cultura secolar se hundieron, en nombre de la supuesta democracia se le permitiò a los fascistas de volver a mandar el continente que ahora èsta metide en un bache del cual ninguno sabe como salir. Me parece que a Cuba va a pasar lo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s