El hijo de un general sionista vs. el Estado judío. Por Ángel Guerra Cabrera


El mundo se recuerda cada cierto tiempo de que existe Palestina, un pueblo al que le han sido negados todos los derechos, incluyendo el más sagrado de todos a una vida digna.  Ocurre cuando ese pueblo se rebela contra el infierno al que fue arrojado sin compasión en 1948.

el-hijo-del-general-miko-peled-21524-MLA20211992014_122014-FEntonces el mundo recuerda Palestina y pese a que las imágenes de despojos y asesinatos de sus hijos son cada vez más crudas, todavía muchos se conforman con el relato de los medios de comunicación hegemónicos, contradictorio con las crudas imágenes que ellos mismos presentan.

Esta complicidad mediática, fomentada por Estados Unidos y sus aliados, es la que permite que un carnicero como Benjamín Netanyahu sea visto como el primer ministro de “la única democracia del Medio Oriente”, como suele presentarse a ese Estado colonial y canalla, que basa su existencia en el incumplimiento de los principios más elementales de la decencia y del derecho internacional mientras burla impunemente con la bendición de Washington, desde 1948, las resoluciones de la ONU y de todas sus agencias condenando sus desmanes.

Por eso Netanyahu puede responder ahora con más violencia y descarados asesinatos ante las cámaras al nuevo levantamiento de la juventud y el pueblo palestinos. Sabe que quedará impune.

Ante este diabólico cuadro es alentador que haya cada vez más voces dentro de Israel que se disponen a combatirlo y a solidarizarse con los palestinos. En ocasiones, voces de personas que proceden de prominentes familias sionistas.

Es el caso de Miko Peled, cuyo abuelo, Avraham Katsnelson,  fue uno de los firmantes de la llamada Declaración de Independencia de Israel y su padre, Mattityahu Peled,  un muy destacado oficial en la guerra contra los árabes de 1948, que ya había ascendido a general de Estado Mayor para la de 1967, la que posteriormente a su ruptura con el gobierno israelí condenó en duros términos al calificar la ocupación de Gaza, Cisjordania y los altos del Golán, en Siria, como “una cínica campaña de expansión territorial.” El general, trasformado en un activista por la paz y la solución de dos Estados, uno árabe y otro judío, fue rebautizado por los palestinos Abu Salam(Padre de la Paz).

Su hijo siguió los pasos de su padre e ingresó al ejército( irónicamente llamado Fuerza de Defensa de Israel), donde fue oficial de tropas especiales y ganó la boina roja pero muy pronto lo lamentó, renunció a su rango y se hizo médico. Hasta que, indignado por la invasión israelí de Líbano en 1982, enterró en  la basura su broche militar.

Miko dejó su activismo contra la ocupación y se estableció primero en Japón y luego en San Diego, California, hasta que en 1997 su vida sufriría un giro inesperado. De repente, su sobrina Smadar, de 13 años, fue muerta en un ataque suicida en Jerusalén. En el funeral  de la niña, Peled ripostó las palabras que pronunció   Ehud Barak, recién electo jefe de la oposición. “Esta y tragedias  similares –manifestó- están ocurriendo porque nosotros estamos ocupando otra nación y, con el propósito de salvar vidas, lo que debemos hacer es poner fin a la ocupación y negociar una paz justa con nuestros socios palestinos”.

La muerte de su sobrina y la insistencia de su hermana Nurit en que esta era una consecuencia directa de la ocupación de Palestina lo hicieron volver sus ojos al Medio Oriente y al activismo por una paz que reconozca todos los derechos palestinos, incluyendo al retorno a sus tierras y casas de los millones que fueron despojados de ellas a la fuerza por el sionismo.

Peled publicó en 2012 su libro El hijo del general, prologado por la escritora afroestadounidense Alice Walker, autora de la conmovedora novela El color púrpura. Afirma que el libro es un recuento de cómo el hijo de un general israelí y devoto sionista llegó a comprender que “la historia con la que fue educado era una mentira”. El libro está inspirado en largas conversaciones con su madre y una investigación sobre la vida de su padre que lo llevó a sumergirse en los archivos militares israelíes.

Israel tiene dos opciones ha dicho: “Continúa existiendo como un Estado judío mientras controla a los palestinos a través de la fuerza militar y leyes racistas, o emprende una profunda transformación en una democracia real donde israelíes y palestinos vivan como iguales en una patria compartida. Para ambos, este paso promete un futuro brillante”. Ojalá. Esta y mucha más información sobre Peled está en Internet, solo que no la buscamos. Aquí una muestra(https://www.youtube.com/watch?v=ZKEEGCc85B4)

Twitter: @aguerraguerra

Otros textos de Ángel Guerra Cabrera

Un pensamiento en “El hijo de un general sionista vs. el Estado judío. Por Ángel Guerra Cabrera

  1. > Cuando Las Canciones Bien Intencionados No Alcanzan Frente A Las “ Manos De Hierro ”
    roberto dante – Lanús, argentina –

    “El hombre debe ser siempre flexible como la caña, no rígido como el cedro”. Johann J. Engel.
    Es inimaginable pensar que cualquier sionista ( y todo aquel que se sostenga a partir de cualquier pensamiento religioso ) pueda comprender la frase citada de J.J.Engel.

    Creo que las ideas y las expresiones de la sensibilidad son, como afirma Maghen (cito): “una pesadilla no solo para el pueblo judío sino para la humanidad”.

    La multiplicidad y la diversidad son eternos enemigos de la religiosidad. La fe es acrítica. No se puede discutir. Se cree o no se cree. De allí estamos a un paso de penosos etnocentrismos. En el caso del judío sionista; ellos son “el pueblo elegido por Dios”. Todo cuestionamiento a este a priori nos coloca en el campo de los enemigos antisemitas. Falacia que se origina en la omisión de que existen semitas no judíos.
    En este punto hay que dejar aclarados dos ítems:

    1) Es hora, como diría Ilán Pappé (respetado Historiador judío antisionista), de presentar “un nuevo paradigma” que ubique con precisión una más justa aproximación a la valoración del “ser judío”. Fuera de los estereotipos prejuiciosos que dominaron y dominan las mentes de aquellos que carecen de un mínimo soporte racional para interpretar la formación ideológica-cultural de los pueblos.
    Brevemente, el enemigo no es el judío (laico o religioso); el ENEMIGO (con mayúsculas) es el judío sionista. Su epicentro (punto de partida de su proyecto expansionista): el estado de Israel.

    2) Por lo anterior no es aconsejable interpretar como un “avance sustancial” para el pueblo Palestino, el reconocimiento de Palestina como , tomando como referencia las fronteras de 1967. Porque con esta decisión se refuerza la validez jurídica-política internacional del “impuesto” estado de Israel. Cuidado, el sionismo liberal, Abbas y hasta el Vaticano francisquita, nos están vendiendo “pescado podrido”.

    A pesar de que la diplomacia israelita exprese su disconformidad por las medidas tomadas por múltiples gobiernos progresistas Latinoamericanos, a los que se suman hasta aquellos europeos que se adherían al discurso de Israel. Para los pueblos que luchan (con las diferencias políticas culturales de cada caso) contra los “ismos” de turno, el sionismo es uno más, y NO el menos importante, a derrotar.

    > Mientras tanto, el “Imagine” de Lennon, permanecerá en el limbo de las utopías.-

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s