Chile: ¿Dictadura o régimen militar?


Álvaro Cuadra*

A más de cuatro décadas de aquel triste septiembre de 1973, sectores de la sociedad chilena discuten si se trató de una “dictadura”, o es preferible referirse a aquel periodo como “régimen militar”. A primera vista bien pudiera parecer una discusión bizantina, una mera disquisición semántica sin mayor trascendencia. Sin embargo, el uso del lenguaje es una de las herramientas fundamentales en la construcción de la memoria y el imaginario de una sociedad. Por tanto, no estamos ante una cuestión baladí, por el contrario, es en el ámbito de lo simbólico donde cristaliza lo político.

Tras el asalto al poder, los militares golpistas iniciaron una tarea de limpieza que comenzó por el lenguaje. No se trataba de un cruento “golpe de estado” sino de un “pronunciamiento militar”, como si con tal eufemismo se pudiera lavar la sangre salpicada en las calles de Chile. Suele ocurrir que cuanto más deleznable es un acto, tanto más se le reviste de una interesada retórica que esconda su naturaleza. De este modo, cada documento y declaración de Augusto Pinochet adquirió el tono formal y mercurial como una manera de legitimar la ignominia.

Durante diecisiete años, los chilenos no solo fuimos rehenes por las armas sino, y principalmente, fuimos prisioneros del lenguaje. El nuevo poder se apropió del habla e impuso el silencio ante cualquier disidencia. Si toda dictadura se define como un gobierno que impone su autoridad violando la legislación anteriormente vigente, la dictadura del lenguaje puede entenderse como una regimentación simbólica que legitima en los signos una autoridad de facto. Por ello, toda dictadura vigila el lenguaje, lo administra y lo censura.

Cuando en el presente se plantea la dicotomía entre los términos “dictadura” y “régimen militar”, lo que está en juego es, justamente, la dictadura del lenguaje. Después de más de veinte años del llamado retorno a la democracia, la sociedad chilena sigue sometida no solo a la institucionalidad política y económica engendradas durante la dictadura sino, y muy especialmente, sigue sometida a la dictadura de los signos, verdadera “diglosia” en que la verdad es mentira y la mentira es verdad.

Se ha obligado a los chilenos a aceptar que la palabra “democracia”, por ejemplo, es la colusión naturalizada de poderes fácticos y políticos oportunistas, de la misma manera como aceptamos que el “desarrollo del país” no es otra cosa que el lucro y la codicia de los grandes grupos económicos nacionales y extranjeros. La dictadura del lenguaje, es la alquimia perversa que prolonga simbólicamente el poder de los poderosos. Así, asistimos en nuestro país a la paradoja según la cual cualquier demanda social o reclamo democrático se convierte de inmediato en una amenaza a la misma democracia. La dictadura del lenguaje no es otra cosa que el lenguaje de la dictadura en un presente que aspira a la democracia. (Tomado de ALAI AMLATINA)

*Álvaro Cuadra es Investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados. ELAP. Universidad ARCIS

Artículos relacionados:

3 pensamientos en “Chile: ¿Dictadura o régimen militar?

  1. en España sucede algo parecido, después de más de 35 años de la muerte del dictador, se sigue hablando de “guerra civil”, los libros de historia que estudian nuestros jóvenes en escuelas, colegios e universidades en ningún momento mencionan la palabra “golpe de estado”, incluso hay gobernantes del partido que en estos momentos está en el poder que ensalzan públicamente al general golpista… Es más, lo que aquí se denominó “transición democrática” fue gestionada por los altos cargos de la dictadura, que por arte de mágia, de la noche a la mañana se convirtieron en demócratas…

  2. Saludos a TODOS: Chile es un país de muchas sorpresas, siempre existe una tendencia a votar por la derecha, lo único que ha pasado como un gran avance progresista fue cuando el gran hombre de la izquierda ganó las elecciones en ése país, Salvador Allende, fuera de las lecciones que suponene hyan aprendido los chilenos, podemos indicar que Síi existe ambas situaciones: Una dictadura impuesta por el pueblo chileno y un régimen militar que por lo puedo apreciar le gustan a los chilenos. Se han olvidado muy pronto de los miles asesinados por el criminal de Pinochet, ¿como se puede olvidar un asesino de tal calaña y regresar y votar por un millonario fiel creyente del capitalismo y enemigo del pueblo.Dice un pensamiento muy claro:” cada pueblo tiene lo que quiere”

    Solidaridad con el poco % de los fieles creyentes del socialismo de Chile

    Joaquín Rozas el VASCO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  3. En Chile hubo una dictadura militar que surgió de un golpe de estado que rompió el hilo constitucional y echó por tierra las esperanzas de miles de chilenos de un futuro mejor. Asesinaron y desaparecieron a miles de personas en nombre de la paz, se aplicó la Operación Cóndor para eliminar a cientos de comunistas y reprimir cualquier intento de protesta. Pero claro, para la derecha que gobierna ahora al país, incluyendo a su presidente que se declara admirador de pinochet, es muy normal que le moleste la parte de dictadura, y quiera sustituirlo por régimen militar. Esa es una muestra d ela democracia que existe y que representa la élite que dirige al país. Por que no hablan de la Ley de Seguridad, que impide cualquier manifestación de descontento, o de la ley orgánica de la enseñanza, que ocasionó en el 2006 la revolución de los pingüinos, por discriminar a los estudiantes por sus posibilidades económicas. Ambas leyes fueron aprobadas durante esa dictadura, y perduran aún.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .