Las 7 propuestas de Donald Trump que explican su victoria. Por Ignacio Ramonet


La victoria de Donald Trump ( como el ‘Brexit’ en el Reino Unido, o la victoria del ‘no’ en Colombia ) significa, primero, una nueva estrepitosa derrota de los grandes medios dominantes y de los institutos de sondeo y de las encuestas de opinión. Pero significa también que toda la arquitectura mundial, establecida al final de la Segunda Guerra Mundial, se ve ahora trastocada y se derrumba. Los naipes de la geopolítica se van a barajar de nuevo. Otra partida empieza. Entramos en una era nueva cuyo rasgo determinante es ‘lo desconocido’. Ahora todo puede ocurrir.

¿Cómo consiguió Trump invertir una tendencia que lo daba perdedor y lograr imponerse en la recta final de la campaña ? Este personaje atípico, con sus propuestas grotescas y sus ideas sensacionalistas,  ya había desbaratado hasta ahora todos los pronósticos. Frente a pesos pesados como Jeb Bush, Marco Rubio o Ted Cruz, que contaban además con el resuelto apoyo del establishment republicano,  muy pocos lo veían imponerse en las primarias del Partido Republicano, y sin embargo carbonizó a sus adversarios, reduciéndolos a cenizas.

Hay que entender que desde la crisis financiera de 2008 (de la que aún no hemos salido) ya nada es igual en ninguna parte. Los ciudadanos están profundamente desencantados. La propia democracia, como modelo, ha perdido credibilidad. Los sistemas políticos han sido sacudidos hasta las raíces. En Europa, por ejemplo, se han multiplicado los terremotos electorales (entre ellos, el Brexit). Los grandes partidos tradicionales están en crisis. Y en todas partes percibimos subidas de formaciones de extrema derecha (en Francia, en Austria y en los países nórdicos) o de partidos antisistema y anticorrupción (Italia, España). El paisaje político aparece radicalmente transformado.

Ese fenómeno ha llegado a Estados Unidos, un país que ya conoció, en 2010, una ola populista devastadora, encarnada entonces por el Tea Party. La irrupción del multimillonario Donald Trump en la Casa Blanca prolonga aquello y constituye una revolución electoral que ningún analista supo prever. Aunque pervive, en apariencias, la vieja bicefalia entre demócratas y republicanos, la victoria de un candidato tan heterodoxo como Trump constituye un verdadero seísmo. Su estilo directo, populachero, y su mensaje maniqueo y reduccionista, apelando a los bajos instintos de ciertos sectores de la sociedad, muy distinto del tono habitual de los políticos estadounidenses, le ha conferido un caracter de autenticidad a ojos del sector más decepcionado del electorado de la derecha. Para muchos electores irritados por lo « politicamente correcto », que creen que ya no se puede decir lo que se piensa so pena de ser acusado de racista, la « palabra libre » de Trump sobre los latinos, los inmigrantes o los musulmanes es percibida como un auténtico desahogo.

A ese respecto, el candidato republicano ha sabido interpretar lo que podríamos llamar la « rebelión de las bases ». Mejor que nadie, percibió la fractura cada vez más amplia entre las élites políticas, económicas, intelectuales y mediáticas, por una parte, y la base del electorado conservador, por la otra. Su discurso violentamente anti-Washington y anti-Wall Street sedujo, en particular, a los electores blancos, poco cultos, y empobrecidos por los efectos de la globalización económica.

Hay que precisar que el mensaje de Trump no es semejante al de un partido neofascista europeo. No es un ultraderechista convencional. Él mismo se define como un «conservador con sentido común» y su posición, en el abanico de la política, se situaría más exactamente a la derecha de la derecha. Empresario multimillonario y estrella archipopular de la telerealidad, Trump no es un antisistema, ni obviamente un revolucionario. No censura el modelo político en sí, sino a los políticos que  lo han estado piloteando. Su discurso es emocional y espontáneo. Apela a los instintos, a las tripas, no a lo cerebral, ni a la razón.  Habla para esa parte del pueblo estadounidense entre la cual ha empezado a cundir el desánimo y el descontento. Se dirige a la gente que está cansada de la vieja política, de la « casta ». Y promete inyectar honestidad en el sistema ; renovar nombres, rostros y actitudes.

Los medios han dado gran difusión a algunas de sus declaraciones y propuestas más odiosas, patafísicas o ubuescas. Recordemos, por ejemplo, su afirmación de que todos los inmigrantes ilegales mexicanos son “corruptos, delincuentes y violadores“. O su proyecto de expulsar a los 11 millones de inmigrantes ilegales latinos a quienes quiere meter en autobuses y expulsar del país, mandándoles a México. O su propuesta, inspirada en « Juego de Tronos », de construir un muro fronterizo de3.145 kilómetros a lo largo de valles, montañas y desiertos, para impedir la entrada de inmigrantes latinoamericanos y cuyo presupuesto de 21 mil millones de dólares sería financiado por el gobierno de México. En ese mismo orden de ideas : también anunció que prohibiría la entrada a todos los inmigrantes musulmanes…Y atacó con vehemencia a los padres de un militar estadounidense de confesión musulmana, Humayun Khan, muerto en combate en 2004, en Irak.

También su afirmación de que el matrimonio tradicional, formado por un hombre y una mujer, es “la base de una sociedad libre“, y  su critica de la decisión del Tribunal Supremo de considerar que el matrimonio entre personas del mismo sexo es un derecho constitucional. Trump apoya las llamadas “leyes de libertad religiosa“, impulsadas por los conservadores en varios Estados, para denegar servicios a las personas LGTB. Sin olvidar sus declaraciones sobre el “engaño” del cambio climático que, según Trump, es un concepto “creado por y para los chinos, para hacer que el sector manufacturero estadounidense pierda competitividad“.

Este catálogo de necedades horripilantes y detestables ha sido, repito, masivamente difundido por los medios dominantes no solo en Estados Unidos sino en el resto del mundo. Y la principal pregunta que mucha gente se hacía era : ¿ cómo es posible que un personaje con tan lamentables ideas consiga una audiencia tan considerable entre los electores estadounidenses que, obviamente, no pueden estar todos lobotomizados ? Algo no cuadraba.

Para responder a esa pregunta tuvimos que hendir la muralla informativa y analizar más de cerca el programa completo del candidato republicano y descubrir los siete puntos fundamentales que defiende, silenciados por los grandes medios.

1) Los periodistas no le perdonan, en primer lugar, que ataque de frente al poder mediático.  Le reprochan que constantemente anime al público en sus mítines a abuchear a los “deshonestos” medios. Trump suele afirmar: « No estoy compitiendo contra Hillary Clinton, estoy compitiendo contra los corruptos medios de comunicación[i] » . En un tweet reciente, por ejemplo, escribió : « Si los repugnantes y corruptos medios me cubrieran de forma honesta y no inyectaran significados falsos a las palabras que digo, estaría ganando a Hillary por un 20%. »

Por considerar injusta o sesgada la cobertura mediática, el candidato republicano no dudó en retirar las credenciales de prensa para cubrir sus actos de campaña a varios medios importantes, entre otros : The Washington Post, Politico, Huffington Post y BuzzFeed. Y hasta se ha atrevido a atacar a Fox News, la gran cadena del derechismo panfletario, a pesar de que lo apoya a fondo como candidato favorito…

2) Otra razón por la que los grandes medios atacaron con saña a Trump es porque denuncia la globalización económica, convencido de que ésta ha acabado con la clase media. Según él, la economía globalizada está fallando cada vez a más gente, y recuerda que, en los últimos quince años, en Estados Unidos, más de 60.000 fábricas tuvieron que cerrar y casi cinco millones de empleos industriales bien pagados desaparecieron.

3) Es un ferviente proteccionista. Propone aumentar las tasas sobre todos los productos importados. « Vamos a recuperar el control del país, haremos que Estados Unidos vuelva a ser un gran país. », suele afirmar, retomando su eslogan de campaña.

Partidario del Brexit, Donald Trump ha desvelado que, una vez elegido presidente, tratará de sacar a EE.UU. del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés). También arremetió contra el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglasen inglés), y aseguró que, de alcanzar la Presidencia, sacará al país del mismo : « El TPP sería un golpe mortal para la industria manufacturera de Estados Unidos. »

En regiones como el rust belt, el «cinturón del óxido» del noreste, donde las deslocalizaciones y el cierre de fábricas manufactureras dejaron altos niveles de desempleo y de pobreza, este mensaje de Trump está calando hondo.

4) Así como su rechazo de los recortes neoliberales en materia de seguridad social. Muchos electores republicanos, víctimas de la crisis económica del 2008 o que tienen más de 65 años, necesitan beneficiarse de laSocial Security (jubilación) y del Medicare (seguro de salud) que desarrolló el presidente Barack Obama y que otros líderes republicanos desean suprimir.  Tump ha prometido no tocar a estos avances sociales, bajar el precio de los medicamentos, ayudar a resolver los problemas de los « sin techo »,  reformar la fiscalidad de los pequeños contribuyentes y suprimir el impuesto federal que afecta a 73 millones de hogares modestos.

5) Contra la arrogancia de Wall Street, Trump propone aumentar significativamente los impuestos de los corredores de hedge funds que ganan fortunas, y apoya el restablecimiento de la Ley Glass-Steagall. Aprobada en 1933, en plena Depresión, esta ley separó la banca tradicional de la banca de inversiones con el objetivo de evitar que la primera pudiera hacer inversiones de alto riesgo. Obviamente, todo el sector financiero se opone absolutamente al restablecimiento de esta medida.

6) En política internacional, Trump quiere establecer una alianza con Rusia para combatir con eficacia a la Organización Estado islámico (ISIS por sus siglas en inglés). Aunque para ello Washington tenga que reconocer la anexión de Crimea por Moscú.

7) Trump estima que con su enorme deuda soberana, los Estados Unidos ya no disponen de los recursos necesarios para conducir una politica extranjera intervencionista indiscriminada. Ya no pueden imponen la paz a cualquier precio. En contradicción con varios caciques de su partido, y como consecuencia lógica del final de la guerra fría, quiere cambiar la OTAN : « No habrá nunca más garantía de una protección automática de los Estados Unidos para los países de la OTAN. »

Todas estas propuestas no invalidan en absoluto las inaceptables, odiosas y a veces nauseabundas declaraciones del candidato republicano difundidas a bombo y platillo por los grandes medios dominantes. Pero sí explican mejor el por qué de su éxito.

En 1980, la inesperada victoria de Ronald Reagan a la presidencia de Estados Unidos había hecho entrar el planeta en un Ciclo de cuarenta años de neoliberalismo y de globalización financiera. La victoria hoy de Donald Trump puede hacernos entrar en un nuevo Ciclo geopolítico cuya peligrosa característica ideológica principal –que vemos surgir por todas partes y en particular en Francia con Marine Le Pen – es el ‘autoritarismo identitario’. Un mundo se derrumba pues, y da vértigo… 

27 pensamientos en “Las 7 propuestas de Donald Trump que explican su victoria. Por Ignacio Ramonet

  1. Un representante federal de Miami reelegido definio la nueva situacion como sige: el pueblo esta indignado y se debe comenzar a hacer politica Digna, Decente y con Decoro.

    La gente esta cansada de la politica Indigna, Indecente y sin Decoro como se hace hasta ahora y eso decidio el voto por Trump.

    Un grito de No Mas de lo Mismo.

  2. Pingback: Las 7 propuestas de Donald Trump que explican su victoria. Por Ignacio Ramonet | La Covacha Roja

  3. “Por unacanción de cuna  con temática infantil”

      ( 1 ) Alguien que viomi perfil  me ofreció una gran fortuna  “por una canción de cuna  con temática infantil”.  Me dio novecientos mil  ya con el IVA incluido.  Pero aún no le he cumplido  por una simple razón,  “cuando inicio la canción  ahí me quedo dormido”.

      Aquiles MárquezMadera

    Colombia.

      ¡Meteorosde esa figura

    aplastanpor peso y ruido!

      ( 2 ) Yo me confundíeste martes,

    después de oír lacanción,

    con la victoria de “TRON”

    que puso al mundo endos partes.

    Las encuestas fueronartes

    sin un rumbodefinido.

    Esperen fuego en elnido,

    deportación, manodura…

    ¡Meteorosde esa figura

    aplastanpor peso y ruido!

      Ramón Espino Valdés

    Cuba/México.

    09/11/2016.

     

  4. Pingback: IGNACIO RAMONET: LAS SIETE PROPUESTAS DE DONALD TRUMP QUE EXPLICAN SU VICTORIA | EL CIERVO HERIDO, un blog de Omar González

  5. Yo sigo pensando que muy poco podrá hacer Trump si no cuenta con el apoyo de los que mandan en USA, él tendrá que coger la cola como se dice y bajar un poco el tono de sus discursos y tratar con el concurso de sus prerrogativas ejecutivas, mantener contentos sobre todo a los sectores de poder económico que son los que trazan la política. Como quiera que sea queda la incertidumbre de qué es lo que va a pasar a partir del 20 de enero y no asombrarnos de nada. En lo que respecta a Cuba, seguiremos de cerca sus declaraciones y sus acciones, si lo asesoran bien no se le ocurrirá un desatino, de lo contrario recibirá como respuesta nuestra acostumbrada posición de DIGNIDAD.

  6. Discrepo con algunos de los planteamientos de Ramonet en torno a lo que considera las tesis fundamentales de Trump. Este personaje es un “frankenstein” creado por el poder mediático, principal gestor de esto giro derechista y fascista de la política yanqui. Acierta Ramonet al decir que este acontecimiento inagura un periodo de “autoritarismo identitario” en la geopolítica. Me gustaría que Ramonet explicara este concepto.

  7. Excelente análisis de Ignacio Ramonet. Añadiré que:
    1-Ganó el candidato que menos dinero invirtió en su campaña electoral (5000 millones frente a casi 12000 de Hillary) y sobre todo que menos donativos recibió, por lo cual tiene menos compromisos políticos
    2-Ganó el candidato que menos medios informativos y formadores de opinión (estrellas,famosos) tenía a su favor
    3-Ganó el candidato que priorizó en sus discursos los temas domésticos
    4-Ganó el candidato que priorizó en sus discursos al mayor grupo social-étnico (obreros y campesinos blancos)
    5-Ganó el candidato que hizo promesas más concretas (aunque sean demagógicas) con cifras y plazos específicos. Frente a Hillary que habla de analizar una reforma migratoria profunda, Trump promete expulsar a todos los migrantes ilegales.
    Frente a Clinton proponiendo estrategias ambiguas económicas, Trump propone 25 millones de empleo en 8 años. Así en casi todo lo doméstico. En cambio, mientras Trump no detalla sus ideas en temas como Siria, este de Ucrania o mar de China, Hillary habla de colocar un cinturón de misiles, ubicar tales y tales tropas, ataques, amenazar a China y a Rusia, etc. Por ende, también ganó el candidato menos agresivo
    6-Ganó el candidato que contó con más apoyo por las iglesias evangélicas, milicias ultraderechistas, médicos y pensionados. Interesante esta confluencia de sectores.

    Todo esto demuestra que:
    a-Ni la enorme influencia de los medios y famosos puede torcer del todo la opinión popular. Trump tenía mucho menos poder mediático y menos celebridades a su favor. Pero ganó
    b-El voto a Trump fue un “voto de castigo” de las mayorías al sistema norteamericano, sobre todo de los residentes en estados sin costas
    c-Es de notar que en la Florida ganó Trump y en California perdió pero con un 33%, lo cual muestra que incluso entre los de origen latinoamericano tiene gran apoyo. Trump siempre hace una diferencia entre expulsar migrantes ilegales y ayudar a ciudadanos de origen X.
    El establecer la inmigración “por méritos” es otro nombre para la fuga de cerebros, y lleva a la competencia por esos méritos, algo entendido por el pueblo norteamericano como natural.
    d-Además de que las encuestadoras estén parcializadas, una cosa es lo que piensa el pueblo norteamericano y otra lo que dice. Esta incomodidad de tener que mostrar una moral y opiniones públicas falsas, “políticamente correctas”, “adecuadas”, “liberales”, se vuelve un peso insoportable para las personas, que estallan al elegir a alguien que creen que personifica lo que piensan, o que es lo menos malo. Igual pasó con Hitler. Para los alemanes eran humillantes las condiciones del Tratado de Versalles, el acaparamiento y especulación con los precios de la banca judía mientras alemania estaba en crisis (aunque Hitler nunca logró la mayoría de votos, tampoco los otros partidos la lograron, y al final se impuso como Canciller) Lo mismo es el fenómeno Trump.
    e-El pueblo norteamericano quiere:
    -Mejorar su economía, recuperar sus empleos, pagar menos impuestos
    -Paz. Mantenerse lejos de conflictos y problemas remotos que cree que no le atañen. No es tan imperialista ni tan solidario
    -Aunque han aceptado los LGBT, en la mayoría de los norteamericanos persiste el modelo tradicional familiar anglosajón protestante
    -Existe una oposición al aborto y al ateísmo que no es subestimable, y quieren retroceder a una etapa más conservadora. Esto se une a que los pensionados, sector humilde, haya sido el primer sector social en donativos a Trump, por lo que los más ancianos en los EE UU están preocupados por la “liberalización” del país.
    -Menos burocracia, menos politiquería (ilusamente piensan que Trump es un antipolítico) y menos hipocresía. Trump es el capitalismo descarnado, Hillary una careta. Esto va de la mano con el espíritu pragmático del norteamericano, que desprecia el “mumblejumble” o “muela”. Quieren personas que hablen claro y concreto. No poses.

    En fin, veremos en lo adelante, pero estos hechos son bastante reales.
    O no? Donald Trump no es un revolucionario, ni progresista, ni nada, pero Hillary sí tenía posiciones muy agresivas hacia otras potencias.
    Además de un temperamento arrogante, cruel (ver cuando se echa a reir y disfruta ante la muerte de Gaddafi en Russia Today), enferma, con al menos dos isquemias, y llena de compromisos políticos.

  8. Pingback: Las 7 propuestas de Donald Trump que explican su victoria | Auca en Cayo Hueso

  9. Izquierda Unida “lamenta” la victoria de Trump ya que supone un “avance del racismo, la xenofobia y el machismo” en EE.UU
    Miércoles, 9 de noviembre de 2016
    Marina Albiol, responsable federal de Relaciones Internacionales de IU, señala que queda demostrado que al establishment “ya no le funciona el discurso del miedo” que emplea para tratar de contrarrestar fenómenos como éste y que “a la extrema derecha se le combate con propuestas y alternativas que respondan a las necesidades de la clase trabajadora y no ridiculizando a sus máximos exponentes”

    La responsable federal de Relaciones Internacionales de Izquierda Unida y portavoz en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, lamenta la victoria del republicano Donald Trump en las elecciones en EE.UU. Para Albiol, este resultado electoral supone un “avance sin precedentes del racismo, la xenofobia y el machismo” en este país como “consecuencia de las políticas neoliberales que asfixian a unas clases trabajadoras” y que, a falta de referentes en la izquierda que protejan sus derechos, han acabado decantándose por “un multimillonario sin escrúpulos que convierte al diferente en el enemigo común”.

    “La victoria de Trump es una mala noticia. Supone el avance sin precedentes de una fuerza xenófoba, patriarcal y de extrema derecha que, a través de un marcado discurso antiinmigración ha conseguido llegar a las clases trabajadoras empobrecidas por la desindustrialización”, afirma Albiol.

    En su opinión, este resultado electoral refleja una “desafección latente de la clase trabajadora con un modelo político que sólo ha traído más paro, pobreza y precariedad, también en EE.UU”, y que se ha traducido en un aumento del abstencionismo y un apoyo claro y preocupante a Trump en algunas zonas del país con más desigualdades.

    La responsable de política internacional de IU apunta, además, que hoy queda demostrado que “el discurso del miedo” que emplea tradicionalmente el establishment para tratar de contrarrestar fenómenos como el de Trump “ya no les funciona” y que “a la extrema derecha se le combate con propuestas y alternativas que respondan a las necesidades de la clase trabajadora y no ridiculizando a sus máximos exponentes”.

    Albiol considera que “eso mismo es lo que ha hecho la candidata demócrata, Hillary Clinton”, quien, por otra parte, “no representaba ninguna alternativa a Trump, sino que formaba parte del problema y ponía cara a las políticas económicas, sociales y belicistas que nos han traído a esta situación”. Para la dirigente de Izquierda Unida, en definitiva, no es sólo una cuestión de discurso, “sino que al fascismo y a la extrema derecha es imposible vencerle con las mismas recetas neoliberales que han generado el problema”.

    La eurodiputada de IU considera que la llegada de Trump a la Casa Blanca también representa “un cambio de orden a nivel global”, en el que “la clase dominante está agotada y el capitalismo está reconvirtiéndose”.

    “Trump -añade- es expresión de ese capitalismo que está mutando”, como Nigel Farage o Marine Le Pen en Europa, que utilizan “un discurso que en su apariencia va contra la clase dominante pero que, en realidad, no cuestiona ni su hegemonía ni sus privilegios. No hay más que ver que los tres son millonarios y que pertenecen a esa misma clase”.

    La dirigente federal de IU alerta también del efecto que puede suponer la victoria de Trump para Europa y cree que la izquierda tiene un duro trabajo por delante para contrarrestarlo.“Que Marine Le Pen, Geert Wilders, Nigel Farage y Viktor Orban hayan sido de los primeros en celebrar y hacer suya esta victoria nos da una pista de lo que está sucediendo en la Unión Europea”, afirma.

    Para Albiol, “el discurso de todos ellos es el mismo; un discurso que apela a la clase trabajadora que es víctima de la crisis y de las políticas económicas de Bruselas, a la vez que coloca a las personas migrantes y refugiadas como principal amenaza para su bienestar”.

    Por ello, la portavoz de IU en el Parlamento europeo analiza que la izquierda tiene mucho trabajo por delante. “Nuestra tarea debe ser la de confrontar en lo político con estas posiciones de ultraderecha. Somos nosotros y nosotras quienes estamos en la obligación de construir una alternativa, también a través del discurso, en la que la clase trabajadora se vea reflejada y deje de lado a una extrema derecha que amenaza tanto a las sociedades europeas como a la paz global”, indica.

    “Debemos construir -detalla- poder popular para evitar que el capitalismo más agresivo se reconvierta en algo peor aún. Lo que ha pasado en EE.UU puede ser el primer paso hacia una victoria de Le Pen en Francia y tenemos que luchar desde hoy para evitar que eso suceda”.

    “Debemos estar organizadas no sólo en el Estado español, sino en toda Europa, para tejer redes en la calle y ser puntales en las instituciones porque tenemos la obligación de construir una alternativa para nuestra clase”, sentencia Marina Albiol.

    http://www.izquierda-unida.es/node/16275

  10. Pingback: Las 7 propuestas de Donald Trump que explican su victoria. « Nuestro Buen Vivir

  11. A mi consideración esta es la mayor muestra de la total necesidad de cambio existente en la sociedad estadounidense, cambiar su vetusta y emparchada Constitución que desde hace mucho no responde a las necesidades de ese PUEBLO, además de cambiar ese extraño, enrredado e inentendible sistema de votaciones en el que “El que pierde logra coronarse Presidente”, cosas estas que permitieron se profundice y generalice el racismo y la xenifobia en esa sociedad logradose los resultados actuales con un ciudadano que ampliamente demostro durante su campaña, el nivel hasta donde se encuentra calcomido por estos flagelos, además de haberse divirtido y disfrutado durante sus discursos con ofensas racista y denigrantes, destacándose como el principal enemigo de los inmigrantes en general y en particular de los mexicanos.
    Una gran muestra de haber llegado la hora de que ese pueblo se acabe de rebelar contra el más injusto sistema social existente en el mundo.

  12. Pingback: Las 7 propuestas de Donald Trump que explican su victoria | chichaalacubana

  13. Pingback: Las 7 propuestas de Donald Trump que explican su victoria. Por Ignacio Ramonet – Villa Clara a la Vanguardia

  14. Pingback: Las 7 propuestas de Donald Trump que explican su victoria. – Toblerone cubano

  15. Pingback: Las 7 propuestas de Donald Trump que explican su victoria | Lente Latino-Americano

  16. Vaya, decir que Obama desarrolló el Medicare, tá cañón…como para dejar de leer.
    Lo que han dicho los republicanos es que hay que salvar al Medicare, no abusando de él.

  17. Pingback: ¿Por qué ganó Donald Trump? | Santiago Arde

  18. Hillary Clinton ganó las elecciones con el voto popular a su favor.
    Hasta estos momentos se contabilizaban:
    59,760,117 votos a favor de Hillary, un 47.67% de los que ejercieron el sufragio.
    Trump con 59,547,218 votos, un 47.50 %.
    Todavia hay circunscripciones donde no se ha finalizado el escrutinio.
    Se repite nuevamente la farsa electoral yanqui donde el sistema de “colegios electorales” impide que sean las mayorias populares quienes decidan el sufragio.

  19. El imperio vende la idea de que su Presidente es un superhombre, el más poderoso del mundo, y el único responsable por aciertos o errores.
    En realidad, es la cara visible de las políticas que resultan de los acuerdos o disputas entre los grupos de poder. Obama, que no cumplió con nada de lo que prometió, ejecutó las políticas internas y externas del imperio. Pero, era la cara visible que se necesitaba para ello en un contexto de exacerbación de los sentimientos antiyanquis en el mundo, y en un aislamiento casi total en el continente, y un retroceso de su influencia en el mundo. No creo que Trump escape a esta realidad. La cara visible para la próxima etapa era Clinton, claramente, y contó con la bendición de demócratas, republicanos y medios de comunicación, pero perdió. Para mí, el triunfo de Trump es la consecuencia de la descomposición del bipartidismo que le impidió a los demócratas asimilar la irrupción de Bernie Sanders como su mejor representante. Eligieron una descarada maniobra para que Clinton resultara ser su candidata. Yo pienso que Bernie Sanders le hubiese ganado a Trump con su imagen decente, y un camino socialdemócrata racional y, hasta este momento, inexplorado. Pero, creo que hubiese resultado más complicado limitarlo a las políticas imperiales y reducirlo a simple cara visible de ellas. Con Trump el carro quedó delante del caballo. No es la cara visible que preferían, pero Trump va a sufrir la metamorfosis que le impongan republicanos, demócratas, grupos económicos y medios. Siempre va a resultar más sencillo que mutar a Bernie Sanders. Trump no va a inaugurar una nueva situación en el mundo, sino que va a ser su mediocre expresión.

  20. Pingback: Las 7 propuestas de Donald Trump que explican su victoria |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s