Una simple pregunta. Por Carlos Luque Zayas Bazán


“Entonces la cuestión, no es si el periodismo se ejerce en un medio estatal o en uno independiente, la cuestión está en si es un periodismo a favor de la Revolución o en contra de ella. La diferencia es hacer periodismo revolucionario o periodismo contra la Revolución.”

Javier Gómez Sánchez. “Las páginas de la Revolución”

No es frecuente disfrutar experiencias de calidad argumentativa, o del mero placer del intercambio inteligente, en los comentarios a los textos publicados en las mal llamadas redes sociales.  Muy a menudo es una experiencia amarga que parece darle, si no toda, sí gran parte de razón a Umberto Eco.

El artículo titulado Los periodistas imprescindibles, replicado en el “muro” de Facebook de su mismo autor, Harold Cárdenas Lema, suscitó un intercambio que por momentos parecía remontar algún vuelo, hasta que derivó, como no raramente ocurre, en esa especie de ciberchancleteo donde nunca falta  el personaje que sustituye el ejercicio del pensar por los oficios de las ofensas, o el empleo de un lenguaje que quizás cara a cara no utilizaría.

Pero no es el propósito de esta nota atender a todos los puntos de vista que se manifestaron con respecto a la tesis central del texto que los provoca. Allí están para el interesado. Sin embargo, hay que destacar uno relacionado con el objetivo de esta nota: presuntos representantes de los periodistas que publican en los medios privados -(“no estatales” es algo que en todos los casos no está claro para este lector) – reprocharon la marginación o menosprecio que habría cometido la valoración de Harold Cárdenas al afirmar en el umbral mismo de su texto que “Los periodistas más valiosos de Cuba son los más sacrificados.” Habitualmente buen redactor, aquí Harold Cárdenas parece cometer un lapsus, o es de aquellas afirmaciones que luego precisa, o aclara, en “lo que quise decir”, porque, en verdad, es una rara definición atribuir sólo al grado de sacrificio el grado de valor de los resultados de cualquier tarea o profesión. Sea una expresión infeliz, o sea exactamente lo que piensa su autor, sea una torpeza, natural en el oficio del que escribe, o de aquellos casos en que se cree haber logrado expresar el pensamiento con fidelidad, el caso es que se puede deducir del texto total que, según el autor, los periodistas de medios estatales cubanos son los más valiosos a la vez que los más sacrificados.

Algunos de los criterios que se manifestaron inconformes con esta tesis son muy plausibles: de seguro existen periodistas de los medios llamados no estatales, lo sean de profesión o autodidactas, que no reciben pago monetario alguno, y si los dineros no recibidos son la principal medida del sacrificio, no sufran por ello. El sacrificio siempre se mide con la regla de la subjetividad.

Así como deben existir periodistas de los medios estatales que no consideran un sacrificio no migrar a medios “independientes” que les retribuya mejores honorarios. Y por cierto, aunque quizás sean menos numerosos, existen los que escriben y no reciben honorarios, ni invitaciones, ni medios logísticos, de nadie. Y en todos los casos seguramente se pueden señalar trabajos valiosos. Desgraciadamente la valía no se corresponde con el grado de sacrificio. 

¿Pero qué significa la expresión “los más valiosos”?. Quizás el articulista se refiere a que son, o pueden ser, los más leídos, o en todo caso, que publican en los medios de mayor circulación en el país, y, por lo tanto, son los que más probabilidades tienen de informar, educar, influir y formar criterios en la opinión pública. Si es la idea, sólo habría que señalar su deficiente exposición, o una ambigüedad que, por lo demás, no es muy infrecuente en el estilo del autor. Quizás lo temerario de la valoración inicial del texto de La Joven Cuba está en el hecho de que es una presunción, una mera especulación, pues a falta de una encuesta o investigación, siempre relativa al considerar el margen de error de las respuestas evasivas o insinceras, se desconocen las motivaciones éticas profundas que impulsan a los periodistas de medios de comunicación estatales cubanos a permanecer en sus medios, lo cual es algo individual. Presumir que el sacrificio consiste en que tienen la oportunidad de proponer sus trabajos a las plataformas que le pagarían más por sus servicios, es presumir que el dinero es lo que principalmente motiva a esos periodistas ya que renuncian, con sacrificio, a ello. Pero todo esto nos puede parecer muy subjetivo y es el riego que se corre cuando se deslizan fáciles generalizaciones o argumentos demasiado empíricos.

El comentario que nos interesa, es el más elaborado de Elaine Díaz Rodríguez en el intercambio de criterios. Interesante, porque está mucho mejor escrito que cualquier otro, procura analizar y exponer argumentos y, sobre todo, porque en su aparato de refutación utiliza una idea que está en el núcleo duro del debate que siempre ha existido con respecto a la prensa y el manejo de la información en Cuba: el tema de la propiedad sobre los medios de comunicación.

Elaine Díaz Rodríguez se dirige al autor mediante preguntas retóricas. Una de ellas apunta a una debilidad manifiesta del texto que examina, al interrogar retóricamente: “¿Podemos evaluar la calidad de un periodista por su pertenencia o no a un tipo de medio de comunicación que a la vez responde a una forma de propiedad, en este caso la estatal?”. Y el lector se responde NO, recordando automáticamente, entre sólo algunos ejemplos, al gran escritor peruano, al autor de Conversación en la Catedral, egregio periodista tanto como genial novelista, en tal grado eficaz, que sólo es comparable con el fervor con que fue entregando su talento a las peores causas  de la derecha internacional. Y a su contrafigura, el gran Gabo, que nunca se alejó de los intereses y las causas de los pobres de la tierra y sus mejores y más indudables líderes. El gran Kapuscinsky, maestro de maestros, hizo también un excelente periodismo en medios estatales.

No hay nada que decir al respecto. Desgraciadamente el talento florece por doquier, y no basta la pasión angustiada de un Salieri para llegar al genio espontáneo de un Mozart.

La diferencia está en la motivación ética del servicio con respecto a la causa que se sirve. La diferencia está precisamente en lo que significa – y a quién ha servido – la tarea periodística de Vargas Llosa, alineada contra los intereses comunes a las grandes mayorías, renegado de sus inicios de intelectual revolucionario, devenido redomado enemigo de las causas progresistas, y aupado y privilegiado por los recursos de la derecha más notoria.

Hay que aceptar que aunque el periodista o escritor de un medio estatal no lo experimente como sacrificio, el que nace bien parado, en conseguirse lo que anhela, no tiene que invertir salud, o al menos tanta. Traducido al tema, este recuerdo de la canción de Silvio significa, ¿qué tiempo de estudio, de ocio, de recuperación de energías, tiene el periodista de un medio estatal en comparación con el que es pagado por un medio no estatal?. También seguramente ello influye, y mucho. Por cierto, el tema nos recuerda otra canción de Silvio, Canción en Harapos, pues desde la posición económica de un periodista que recibe una buena remuneración por sus trabajos en un medio no estatal, no resulta muy convincente lamentar el sacrificio de sus congéneres. Un periodista podría decir: si lamentas mi suerte, compártela, sólo así podré creerte.

Pero a continuación de la pregunta anterior, la comentarista Elaine Díaz Rodríguez hace dos preguntas al hilo:

“¿No serían los periodistas más importantes precisamente “periodistas más importantes” porque cumplen cabalmente con la función social de la prensa independientemente del medio donde se desarrolle su ejercicio? ¿Esa función social de la prensa no está ligada directamente a su rol en la sociedad más que con una forma u otra de propiedad sobre los medios de comunicación -a menos que esa forma de propiedad limite el ejercicio de la misma-?”

Y allí está el núcleo del concepto que nos debe llamar la atención. La primera pregunta parte de considerar, como afirma retóricamente, que el periodismo puede cumplir una función social (función indefinida aquí) con independencia del medio, entiéndase, de su forma de propiedad. La segunda es otra forma de preguntar/afirmar lo mismo. Pero su coda final, que indica que esa función social se ejercería “a menos que esa forma de propiedad limite el ejercicio de la misma” parece un dardo dirigido contra la prensa estatal, y si es una suspicacia pensarlo, pues de todas formas habría que responder a la pregunta: ¿considera la periodista que las formas de propiedad realmente existentes ahora en Cuba detrás de los medios “independientes” no limitan el ejercicio del periodismo? (el subrayado nos pertenece).

Es significativo constatar que internacionalmente algunos medios de información que se consideran de propiedad comunitaria, algo que podríamos considerar no estatal ni privado a la vez, son medios alternativos, de limitada influencia, precisamente por sus magros recursos, proveídos por la comunidad que lo apoya, y de carácter antisistema, anticapitalistas, alternativos. Es importante señalar que ante los medios corporativos transnacionales, los medios alternativos son contestatarios del capitalismo, o tienen esa línea editorial predominante, y no resulta extraño que sus temas no tengan resonancia internacional y no disfruten de un auditorio privilegiado ni sean rápidamente replicados por la prensa monopólica mundial.

Y es mucho más importante señalar que cuando se le sigue la pista a las finanzas que sostienen a los medios “independientes” en Cuba, los hilos conducen siempre a los intereses que son afines a esos mismos medios corporativos transnacionales y que, habitualmente, sus temas son rápidamente replicados en ellos. ¿Por qué será, eh?, se podría preguntar el inocente Liborio. Es pregunta que nunca responden los “independientes” asociados a medios privados. Pero es muy conocido que los grandes mecenas, como el gran especulador Soros, financia generosamente por muchas indirectas vías tanto a medios y periodistas estatales de estados capitalistas, como a ciertas plataformas que posan de una presunta izquierda, o se mueven en aparentes centros de aparente equidistancia, algo parecido a la maniobra que consiste en financiar candidatos políticos enfrentados en el circo de las elecciones. Los caminos de la cooptación son inescrutables.

Cada vez es más evidente en este mundo que la función social de la prensa está orgánicamente enlazada, mediada y determinada por la forma de propiedad de los medios de comunicación. Y que la prensa de cualquier tipo es un ente político de primer orden. No es necesario hacer tan extensa esta nota para demostrarlo. Que esa realidad tiene muchos matices, es cierto. Que en los medios privados internacionales aparecen textos honestos de periodistas honestos que logran moverse hasta el límite de lo permitido por su línea editorial, lo es tanto como que cuando amenazan con cruzar, o cruzan, esa línea, son desactivados. Pero el tema es importantísimo en el debate cultural e ideológico cubanos, porque en el escenario de las transformaciones que se operan en Cuba, existe la intención mediática, fuertemente financiada, de sembrar la idea de que debe existir un periodismo “independiente” que no responda, o que se pueda liberar, de la forma de propiedad que lo sostenga, y si es de la estatal, mejor. Por eso este comentarista, al participar en el intercambio, solicitó una reflexión sobre esa idea específica:

“¿Cómo es que se puede probar- teórica o empíricamente- que el rol social de la prensa se pueda cumplir sin la sujeción, la dependencia y la influencia de la forma de propiedad a que responda?”

Hasta el momento de la redacción de estas líneas no se consideró digno responderla. Es frecuente que ardientes defensores de la libertad de expresión, etc. hagan mutis apenas se topan con preguntas incómodas, después de hacer cómodas afirmaciones indemostradas. Y es natural porque la pregunta apunta a un tema que derriba toda una falsa armazón teórica del pensamiento cultural hegemónico, precisamente el que suele financiar, desde muy lejos y de forma invisible, a los bienintencionados honestos “independientes”, tanto como a los oportunistas que saben bien lo que hacen y lo que cobran.

Pero al asunto de fondo, que es el que no aparece claramente tratado en el texto de Harold Cárdenas, y también el que se escamotea en el comentario cordial que lo interroga, es el que aborda, en la misma Joven Cuba, Javier Gómez Sánchez en el texto “Las Páginas de la Revolución”. Nos propone que tanto “dentro”, como “fuera” de los límites de Cuba, tanto “dentro” como “fuera” de las imprecisas y misteriosas fronteras que pueden adoptar las rutas financieras que sostienen determinados proyectos “independientes”, o los trucos para hacer indetectables las rutas del poderoso caballero internacional Don Dinero, lo cierto es que la piedra de toque es si se está a favor o en contra de la Revolución. Gómez Sánchez advierte que con el falso dualismo periodismo independiente/oficial quieren ocultar esa oposición real, y, de paso, invisibilizar los intereses, ajenos y propios, a los que realmente sirven los “independientes”, esos que nunca pueden explicar, si es que lo intentan, de quién o quiénes se consideran independientes, o cuál es esa función social a la que dicen servir. Es la simple pregunta, que no es una pregunta simple, claro está, a la que deberían responder si pretenden credibilidad.

Anuncios

24 pensamientos en “Una simple pregunta. Por Carlos Luque Zayas Bazán

  1. Un consejo Sr, trate de ser un poco mas breve… a veces se hace dificil terminar.
    saludos

  2. No me quedó claro,… ¿la frase que hace alusión a Silvio, de la canción de Navidad, hace referencia a Elaine? Eso de que “quien nace bien parado en procurarse lo que anhela….” ¿Serio?

  3. Después de tan largo “alegato” el escribidor del post cierra con “broche se oro” planteando una pregunta “retórica” que considera en su criterio es capital y que los “independientes” deben sin falta responder:

    – De quien son independientes?
    – Cual es la función social a la que sirven?

    Pero, siempre hay peros, no se plantea la misma pregunta retórica a los “no independientes” porque todos sabemos que la respuesta sería la misma para “independientes” y sus contrarios:

    Responden a sus jefes. Así de sencilla la respuesta a la pregunta, que no deja de ser falsa porque trata de llevar la discusión de los objetivos del periodismo por el camino de la descalificacion.

    De ser las cosas tan en blanco y negro como el autor plantea, habría que “descalificar” desde José Martí hasta Fidel Castro que escribieron y expusieron sus ideas en medios que no eran “propiedad de todo el pueblo” sin que con ello perdieran “independencia” y si así no hubiera sido, sería bueno la versión del autor al respecto.

    En mi criterio, sería más “sana” la pregunta que suscita los post de LJC, si se preguntarse:

    – Es posible, desde posiciones ideológicas afines al gobierno cubano ejercer la crítica y no ser tildado de “desviado ideológico”?

    Porque eso es lo que intenta LJC, por lo menos hasta que no se demuestre lo contrario.

  4. Con todo mi respeto por la opinión de Roberto, en mi texto “alegato”, como ud le llama, – y que no sabría decir si al entrecomillarlo avanza ud por “el camino de la descalificación” que parece reprocharle al otro -, en el texto, repito, hay una respuesta parcial a su pregunta. Disculpe que la cite: “La diferencia (de las dependencias) está en la motivación ética del servicio con respecto a la causa que se sirve. La diferencia está precisamente en lo que significa – y a quién ha servido – la tarea periodística de Vargas Llosa, alineada contra los intereses comunes a las grandes mayorías, renegado de sus inicios de intelectual revolucionario, devenido redomado enemigo de las causas progresistas, y aupado y privilegiado por los recursos de la derecha más notoria.”
    Primera aclaración necesaria: Mi pregunta no está dirigida a La Joven Cuba como proyecto. Allí aprecio posiciones de distintos matices, a veces diametralmente opuestas, pero como totalidad creo que tiene, o al menos declara, objetivos afines al proyecto socialista cubano aunque, al menos yo, no esté de acuerdo con algunas de las ideas, o enfoques, de algunos de sus autores. No hay sorpresa en ello, pues uno de sus objetivos declarados es el intercambio de ideas y el debate.

    Ud califica mi pregunta final de “broche de oro”, repito, ojalá que no sea descalificando, como tampoco lo sea el término de “escribidor”, que si lo menciono es para hacer notar que no se debe cometer el mismo error que se pretende señalar en otros, pues se acentúa mucho la debilidad ética del criterio. Como sólo soy una persona que opina, como cualquier otro, el término no me llega y, al contrario, me da de paso el placer de recordar una buena novela del mismo Vargas Llosa que menciono: La tía Julia y el escribridor. Desearía creer que ud prefiere los argumentos a la descalificación de los “escribas”, célebre llamado a una persecución de alguien que se dice perseguido. No lo haga pues, le recomiendo.
    En cuanto a la sustancia de su argumento. Mi opinión es que tratar de refutar la pertinencia de la pregunta declarando que todo periodismo es dependientes, además de una obviedad, adolece de una errónea concepción, bastante común. No la califico de “desviación ideológica”, sino de concepción política y filosófica errónea y, en todo caso, es el resultado del éxito de una corriente ideológica que pretende relativizar y situar en una misma balanza la justeza de las causas políticas. Por supuesto que hay y habrá jefes, como ud los califica, que se equivoquen al aplicar los principios, que interpreten y apliquen a su manera la política comunicacional cubana, unos que sean inteligentes, y otros mediocres, unos honestos y otros personalistas. Pero detener allí la “dependencia” a que responden los periodistas estatales es un enfoque muy limitado, sumamente reductor. Como soy de los que creo en la legitimidad del Gobierno, el Estado cubano y del Partido Comunista, como un Estado y un Partido que se origina en un consenso social fundamental, legitimado sin duda alguna por todas las vías constitucionales, no puedo igualar la dependencia de ninguna esfera social, ni la política comunicacional, ni las tareas del periodismo revolucionario, a la dependencia, indiscutiblemente parcializada e injusta, que impone la propiedad privada sobre los periodistas o medios de comunicación que son financiados por ella , como tampoco la función social de los medios en manos privadas puede ser la misma que la función social de los medios estatales en una Revolución como la cubana. Sobre la participación de Martí y Fidel en medios estatales no tengo mucho que decirle, pues me temo que lo tomaría ud nuevamente como alegato, algo tan claro que no merece atención. Pero le recuerdo que subrayo el criterio del autor de LJC que cito: no importa el medio donde el periodista haga su tarea, lo que importa está más que claro: al servicio de quién pone su labor. De Martí recuerdo que fundó un partido y un órgano de prensa, Patria, y tanto él como Fidel, cuando publicaron en medios estatales de la época lo hicieron para denunciar y combatir un orden social injusto. Y por cierto, cuando Martí ya se disponía a regresar a Cuba para participar en la guerra, renunció a todas sus responsabilidades diplomáticas del momento, y si escribió en los más importantes diarios latinoamericanos de la época aquellas crónicas magníficas a que se refirió el poeta de Nicaragua, Rubén Darío, fue con otros objetivos muy distintos a recibir un pago. En todo caso, salvo lo imprescindible para la subsistencia en medio de un Nueva York hostil – y vigilado de cerca por la inteligencia de la época, los Pinkerton, creo que se llamaba aquella agencia precursora del FBI, – solía faltarle la monedilla que reclamaba con sus manos húmedas el barbero, como dice en El Buen Pedro. Creo que es algo muy diferente a pedir lastimosamente financiamiento internacional para hacer una tarea de información y apoyo que el país demuestra cada año que hace mucho mejor que muchos países con más recursos en medio de los desastres naturales. Y luego sacarse y publicar una foto bulliciosa en medio del dolor general. Es una imagen que ilustra, mejor que mil palabras, a qué conducen las distintas, e incomparables, dependencias.

  5. Ser periodista y para estudiar PERIODISMO en cualquier sociedad o sistema se a de tener : Valor personal , Dignidad , principios Humanos , sociales y eticas de personalidad ya fueran hombres (o) Mujeres.
    Ser periodista en cualquier circunstancia de pobrezas economicas y vicisitudes como en Cuba , no induce ni tenemos que por dinero vender nuestra consiencia humana.
    DEFENDER un gobierno , procesos politicos , sociales y economicos ya fuera en cualquier pais , gobierno o sistema politico es deber primordial de cualquier facultado en periodismo para trabajar por encima de cualquier sacrificio y monetario como de confort por su pueblo , por su misma consiencia , por sus mismos principios y por su misma dignidad del mismo periodista. ” es decir ; el periodista si tiene defectos como es humano de tenerlos escribira su periodismo comenzando desde sus mismos defectos inmorales o sociales a ejercer y escribir su periodismo.
    Si yo estubiera en Cuba o cualquier pais o isla como Tierra escribiendo mi Periodismo o en un Blog ” haria mil millones de veces esto mismo ” defender los valores de la revolucion Cubana , Defender los valores de un Socialismo en Cuba , defender los valores de un Gobierno , del Minint , Policia Revolucionaria y a todo hombre y Mujer conscecuente con su Vida , Pueblo y sistema politico. Llevaria siempre mis ideas, pensamientos , experiencias vividas malas o buenas a que los niños , jovenes y mi Pueblo conocieran y ellos mismos mFueran Capaces de Juzgar y aprender de ellas , Porque mi Nobleza es esta , quererme yo mismo , amarme yo mismo y asi poder amar y respetar a mi Pueblo cubano , por ende a la Humanidad y al reino animal y vegetal de este planeta tierra .
    Ser Digno , sentirme orgulloso de mi mismo , de mi nacimiento y asi honrar siempre la memoria de mis queridos padres porque ellos fueron mis maestros y Guias.
    y Aclaro : NI soy Comunista ni revolucionario , solo un ser Humano y sobre Todo , Cubano.

  6. ” Para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias. ”
    Ryszard Kapuscinski

    Frases de Ryszard Kapuscinski
    4 de marzo de 1932
    Pinsk, Brest, Bielorrusia
    23 de enero de 2007
    Varsovia, Polonia

  7. Estimada Alejandra: Los versos de Silvio no hacen alusión a la periodista que mencionas. Supongo que ningún periodista cubano, al menos entre los más jóvenes, ha nacido bien parado, en el sentido de la metáfora del verso. Creí que quedaba claro que es algo sorprendente que quien reciba un salario sustantivamente superior en divisas por colaborar en medios que se proponen hacer sus tareas en países “donde la libertad de expresión está coartada” se duelan o “reconozcan” el sacrificio de otros. Me parece claro: “Por cierto, el tema nos recuerda otra canción de Silvio, Canción en Harapos, pues desde la posición económica de un periodista que recibe una buena remuneración por sus trabajos en un medio no estatal cubano, no resulta muy convincente lamentar el sacrificio de sus congéneres. Un periodista podría decir: “si lamentas mi suerte, compártela, sólo así podré creerte.” Creo aclarado el punto.

  8. ” Si vas a creer todo lo que lees, mejor no leas. ”
    ( proverbio japones )

  9. Estimado Carlos: Gente como Carlos Manuel de Cespedes, Ignacio Agramonte, y muchos otros, sin tener que compartir su suerte con los mas pobres de la tierra – hablo aqui de “carencias” – supieron clavar rodilla en tierra y sentir el dolor como propio. No eran esclavos, no vivian en barracones, y se alimentaban y vestian bien. No hay que llegar a extremos para actuar con honestidad y decoro. O sea, yo no hallo porque, Elaine tendria que ser “pobre” o irse a trabajar (de nuevo) a un medio estatal o ser profesora nuevamente para “sentir en carne propia” lo que sienten “los otros”. Bajo ese aspecto, serian miles, los que en Cuba tendrian que “aterrizar” para sentir de verdad lo que “se siente” y palpar la verdad “verdadera”. De todas formas, a Elaine no le regalaron la beca en Harvard, ni le regalaron la docencia en la UH, ni el diploma de oro en Periodismo en la FCOM tampoco se lo regalaron. Todo ha sido una consecuencia de sus actos, su tesón e inteligencia. Debido a ese talento es que “le pagan” por escribir (digamos) y si el NY Times le paga 250 dlrs por un articulo, es porque se lo merece. Yo por ejemplo, no aspiro a escribir más allá de donde escribo. Ni por asomo llego a las botas de Elaine Diaz. Ella, como muchos otros, atletas, pintores, médicos en misiones, hacen una labor y son remunerados por ella. Igual que usted, supongo, si fuera una lumbrera – digamos – no diera clases en Chile y va y tuviese a la gente de Harvard, o Cambridge atrás de usted para que aceptara ser profesor en esas prestigiosas uuniversidades. Todo lo demás son suposiciones, recelos, envidia de algunos, e intentos de confundir a otros. No le ataco, pero pensando en abstracto, si a Usted le ofrecieran las mismas condiciones que tiene ahora, en una escuela a una cuadra más lejana y le pagaran el doble de salario ¿no se iría usted a dar clases en esa escuela? Al menos que Usted o alguien tenga pruebas de que ella con ese dinero ofenda virtud, honestidad y viva indecorosamente ofendiendo y haciendo daño a sus semejantes, todo lo demás es “palabras”. La revolución puso en manos de Elaine, las mismas armas que puso en mi, los mismos maestros, los mismos libros, ella pudo seguir adelante, superarse gracias a algo que a mi me faltó: materia gris. Si lo que sale de su cerebro, vale su esfuerzo, y se le retribuye por eso, ¿qué tiene de malo que gane 100 dlrs más que yo? ¡se los merece! Nadie le regaló las horas de estudio, ni le donó materia gris, y ganas, eso lo puso ella.

  10. En estos días un montón de trabajo me mantiene alejado casi 100% de internet, si acaso puedo eventualmente consultar intranet cubana. Solo puedo comentar aisladamente, así que quienes me critican por mis frecuentes comentarios, estarán complacidos. Como también me critican la extensión, trataré de profundizar para que tengan algo a señalar.

    Primero, felicitaciones a Luque por su artículo. También a Harold por plantear buenas interrogantes, aún cuando no siempre tenga todas las respuestas o las exprese perfectamente, nadie es perfecto ni mesías.
    Igualmente a Javier Gómez. Genial. Una vez más se destaca LJC.

    Yo seguiré elaborando la idea un poco más: Cuál es la misión social del periodista digno, honesto, martiano, patriota, humanista, en Cuba HOY?
    Fíjense que ni siquiera dije comunista, socialista o revolucionario, para dejar mayor amplitud ideológica. Pero puede incluirse también. Al fin y al cabo, si se cumplen las premisas teóricas de la Revolución, el Socialismo y el comunismo, se cumplirán ideas martianas, tendremos una gran Patria común y los mayores valores humanos. Para eso falta mucho.

    ¿Porqué los medios y publicaciones de todo tipo, independientes, “independientes”, “oficiales” u oficiales, o como sea, tienen un abanico específico si todos proclaman su objetividad y honestidad? Gerardo Hernández hizo una caricatura donde mostraba una rosa con espina en Cuba. Los medios cubanos enfocaban la rosa y los extranjeros la espina.
    Imagino a él nadie lo acuse de ambiguo o poco definido. Me importan poco los medios extranjeros, sé cómo funcionan y a quién responden.

    No espero nada de ellos, como diría Maceo. Tampoco espero mucho de los independientes o “independientes”, son elementos aislados, donde se pueden encontrar cosas valiosas o no. Como las perlas en la cochiquera.

    LJC es un proyecto valioso. Ravsberg (alguien dirá vade retro!) también toca aristas interesantes, QUE OTROS NO TOCAN, más allá de si cambia títulos, palabras, sentidos, ofende los símbolos u omite.
    Por eso la gente lo lee, no porque coincida 100% o crea todo lo que dice.

    Porqué las personas leen “La pupila”? Por lo mismo, lo cual no significa que ambos espacios sean iguales. La propia Pupila se atreve a análisis e iniciativas que, repito, no encuentro en otros espacios. Hay discusiones aquí, que nunca se transmitirían por televisión, aunque ocurran en la calle, la parada, el trabajo, el comedor y la cocina!, la cama, etc.

    Pero los medios públicos, estatales, oficiales, son de mi propiedad, según la Constitución. Los pago yo, mediante mis impuestos. Los ven la mayoría de los cubanos. Se supondría que mis representantes, los que elijo, los del Poder Popular, decidieran sus políticas de medios. No es así.
    De hecho, no me queda muy claro cómo funciona todo el asunto, en cuanto a las normativas legales y atribuciones de cada entidad.

    Por tanto, es lógico que la mayor presión, esté sobre ellos. No por hacerle el juego a nadie. Ud. puede ver prostitutas o mujeres vestidas de forma muy provocativa en la calle, pero cuando llegue a su casa, no le gustará que su esposa se vista o actúe como una prostituta. ¿Sería correcto decir que Ud. ejerce una mayor presión sobre la forma en que se viste su esposa, que sobre el vestuario de otras , y que ud. es injusto?
    Es que con su esposa ud. tiene un vínculo diferente, más fuerte, lo cual obliga a ambos, supuestamente, a un consenso, confianza, decencia…

    Cada vez que menciono esto, sale algún internauta X y dice “mabuya habla de A y B, justificándolo con problemas de la prensa cubana”.

    Compadre, por mí como si la CNN desaparece del mapa, y los blog contra, y todo eso. Allá los norteamericanos que ven la CNN día a día.
    Esa no es mi prioridad. A mí lo que me importa es el futuro de Cuba.
    Lo que perciben las personas leyendo el Granma. Si lo leen. si los medios públicos no responden a los problemas concretos cotidianos, entonces toman fuerzas los medios no públicos (que pueden ser personales) además de que sean formas de auto-expresión, creadas por la Humanidad, sin necesariamente ocultar una conspiración subversiva.

    Los periodistas tienen una misión muy importante. Los maestros primarios y secundarios también. Ambos sectores son mal pagados y en ocasiones limitados, sobrecargados, etc. Los maestros primarios no tienen la posibilidad legal de dar clases con otro programa docente y a cambio recibir un salario en CUC. No viajan a intercambiar con otros maestros. No reciben atención o influencia de organizaciones extranjeras. Bueno los periodistas pueden tener esas oportunidades.
    Unos las toman, otros no. Unos las toman hasta donde consideran.
    Es curioso que haya mayor déficit de maestros que de periodistas.
    Digo esto sin estadísticas, es mi humilde percepción personal.

    Tampoco tengo estadísticas de la labor comunitaria y sacrificada que realicen todos esos afamados o “afamados” intelectuales del periodismo “oficial” o “independiente”, sí sé de jóvenes que voluntariamente dan clases en las escuelas, van a movilizaciones agrícolas, hacen guardias, donan sangre, se buscan problemas por intentar mejorar su entorno. Y todo ello aparte de su profesión u oficio. No se ofenda nadie, pero sacrificados son muchos en Cuba hoy, aunque se diga tanto que existen reservas de productividad, que no se puede pagar más, que tal y tal…

    Hoy en día en Cuba, es difícil encontrar alguna profesión en el sector estatal que no sea altamente sacrificada, miren alrededor, excepto tal vez algunos cuadros o personal administrativo y de oficina; pues aunque Iroel comentó un estudio que muestra un 59,4% de sobrepeso en la sociedad cubana, me gustaría mucho saber el link, cómo realizaron el estudio, cuál fue la muestra de personas. En Kohly o en Guanabacoa?

    Seguro con esta “provocación” comentará insertando el link del estudio, porque sé que dice estas cosas cuando cuenta con datos y fuentes.
    Pero se me parece tanto ese dato, a aquel artículo del millón de árboles que leí una vez en el periódico… Insisto, puedo estar equivocado.
    Aunque la ONEI tiene un sitio, es difícil a veces contar con datos y contrastarlos. Por eso uno puede sin intención decir algún absurdo.

    Por ejemplo, con la producción de cerdo según Radio Rebelde y ONEI, ya saqué la cuenta y en el 2016 cada cubano y cada turista (14 milones en total) consumieron promedio al año más de 24,7 libras de carne de cerdo (Radio Rebelde 2016 e importada ONEI), 28 de pollo ( datos ONEI del 2015, no hay más adelantados) 165 huevos, 42 litros de leche (210 vasos) , 12 libras de pescado fresco o congelado, 0.3 libras de carne res e hígado, 10 libras de carne en conserva o elaborada, 1 libra de queso, yogurt, helado y mantequilla, 0.5 libras de leche condensada, 9 libras de leche en polvo (20 vasos), 1 libra de langosta y camarón enteros… Y no he tocado panes, dulces, carbohidratos, frutas, vegetales, viandas.
    Solo en cereales y granos, (arroz y frijoles) consumimos una enormidad, igual que en harina de trigo, aceite vegetal y azúcares.

    Estamos mejor que gran parte del Tercer Mundo, sin dudas.
    Empiece a dividir esos alimentos por días. Notará que estamos bien alimentados, sobre todo en promedio. Sectores como los niños, ancianos y enfermos reciben una alimentación especial. Pero aún así, alguien se está comiendo la mayor parte de las grasas y proteínas que me tocan.
    Invito a cada cual a pesar y contar lo que come, saque un estimado.
    Si está por debajo, alguien se lo está comiendo. Si está por encima, hay alguien que come peor que usted, sobre todo hacia el Este del país.
    Claro, esto también es una percepción subjetiva mía. No hay datos.

    Y estas cuentas de bodeguero, sumando las filas publicadas en internet de la ONEI y noticias de medios cubanos, convirtiendo las unidades, no las hacen, extrañamente, los que reportan de oficio sobre el tema. Solo reproducen lo que le comunican las fuentes, o indagan algunos sobre los precios. Sería más interesante sacar la cuenta producción vs. consumo, o distribución del consumo por sectores sociales y económicos.

    En cambio, muchos medios “independientes” o extranjeros, publican anécdotas extremas para ilustrar el caos cubano, o comentan cada cual su percepción individual, muchas veces sin cifras o con datos antiguos.

    Cómo se informa o contrasta datos el cubano que no es tan inquieto?
    o no puede llegar a los datos onei en internet?

    Recuerdo siempre un libro soviético para niños llamado “los tres gordinflones”, lo recomiendo, aunque no tenga nada contra el aspecto físico de una persona con ese rasgo. El libro trata de la burguesía.

    Hay quienes de pronto “se hinchan”, mientras la esfera que dirigen tiene numerosos problemas. Y de eso no se habla en los medios que yo quisiera que tocaran el tema. En los que más me importan, quiero y a los que por tanto les exijo más. Seré yo el único, o a otras personas les ocurre igual? Cuál es la misión social del periodista cubano HOY?

    Ante todo, creo es “no mentir jamás”, porque “la verdad es siempre revolucionaria”. Ambas son frases o principios de Fidel.

    Y mentir es también omitir cosas o temas, como bien han demostrado Luque e Iroel analizando y denunciando otros medios y publicaciones.
    Por eso, creo queda mucha tela por donde cortar en este asunto.

  11. Estimada Alejandra:
    Gracias por su opinión sobre mi texto. Con igual respeto por el suyo, le digo mis consideraciones.
    Estos intercambios no pretenden convencer y menos vencer, ni hacer cambiar los conceptos o principios de nadie. Pero pueden ayudar a pensar, a ver los eventos y acontecimientos desde un punto de vista distinto al personal, lo cual, como se supone, puede enriquecer o ampliar nuestras posibilidades intelectivas, sea para confirmar convicciones, o para hacerlas evolucionar y, a veces, revolucionar. Sólo con ese espíritu le respondo a su amable nota a mí dirigida. Sólo discúlpeme algún dato personal, ya que ud menciona directamente algo de mi vida actual. Mi estadía en Chile ha sido planificada y temporal y, por supuesto, los motivos no son materia pública, ni los creo necesarios en este diálogo. Pero tendré el gusto de hacerle un comentario ya desde Cuba, y en muy breve tiempo, y muy posiblemente desde un aula, en la que he pasado, por suerte y placer, gran parte de mi vida. No digo que sea un mérito, como tampoco un demérito permanecer en otro país, si así fuera la voluntad de cualquier cubano. Las leyes migratorias cubanas, que van evolucionando, son claras al respecto. Patriotas revolucionarios, como bien sabe ud, los hay dentro y fuera de Cuba, y viceversa. Supongo que ese no es el tema central de nuestro diálogo, mi post, y su respetuoso y amable comentario, aunque tiene una arista de contacto como se verá más adelante, y por esa razón ud menciona mi estadía en este país, que, por cierto, está al sur del Río Bravo, y en nuestra patria grande.
    Supongo, con muchas razones, que no tuve ni tengo el talento necesario para haber sido el objeto de la atención de ninguna universidad estadounidense, ni ninguna otra, pero asimismo le confieso que tampoco fue mi proyecto de vida, y acepto que quizás se debió a que de joven no existió, o no me enteré, de un marcado interés por alguna institución extranjera en captar los posibles talentos cubanos. Comprendo las diferencias generacionales, nuestra tarea fue otra, no aspirábamos a un celular, seguramente porque no existían, no suspirábamos por un jeans, quizás porque no éramos espectadores de abundantes vitrinas y teníamos los uniformes que necesitábamos y por cierto un estipendio que nos parecía, incluso, exagerado y que dedicaba, casi en su totalidad a comprar libros, entonces mucho más baratos. Con ello no le digo que ninguna generación anterior fue mejor que las actuales, sino todo lo contrario. Son miles de jóvenes con los que he intercambiado, en Cuba y ya aquí, como para saber que toda generación posterior es mejor que las anteriores, visto, claro está, y dejando de lado, la diversidad humana, que de todo y en toda época hay en la viña del señor. Hacemos un poco de abstracción, pero justa, creo yo.
    Ahora, enfocando algo sus argumentos. Por cierto, y al paso, la gente que menciona compartió su suerte, del modo más efectivo que se pueda imaginar, con los más pobres de la tierra, liberando sus esclavos, poniendo sus riquezas en una causa liberadora, y afrontando la dura manigua, hasta la muerte. Su mérito es acaso mayor, porque tanto Céspedes como Agramonte, gente de talento sumo, pudieron hacer cualquier carrera promisoria, tanto en Cuba como en cualquier universidad europea. Estamos plenamente de acuerdo en que la periodista que menciona, y cualquier otra persona, tiene el derecho a aspirar a aquello que su talento natural, y su esfuerzo personal, le permitan. Para ser revolucionario no hay que dejar de ser ingeniero, a voluntad, para realizar otra tarea, con todo el respeto que cualquier trabajo merece. Sólo que el barrendero y el ingeniero deben hacer bien su trabajo, y sentir dignidad en ello, si es que desean ser felices. Pero cada uno hace aquello para lo cual tuvo la oportunidad, la voluntad, las neuronas que la madre naturaleza le regaló, y las circunstancias sociales que se lo propició. Sin olvidar, algo que recuerdo de vez en cuando: un gran pintor cubano, célebre internacionalmente, hacía dibujos con un palito, en la tierra de su casa campesina en Guáimaro, municipio de mi provincia natal agramontina. ¿Por qué llegó a su fama y maestría? Sin duda por su talento natural, que como muchos miles, se habrían perdido en aquellos montes, pero quién lo duda, también porque pudo asistir a una escuela provincial de arte, luego a una nacional, y desarrollar su talento. Así que no sostengo la tesis de que se deba renunciar a las posibilidades personales para apoyar, o participar en la suerte de los desposeídos. No como una condición para evaluar el mérito humano o ideológico de las personas. En ese sentido hay que recordar que en la escala de las cimas humanas podríamos ir desde los santos verdaderos hasta los héroes, que por algo son reverenciados por la humanidad, aquellos que lo sacrifican todo, como los que ud menciona, y por suerte para nosotros los cubanos, tantos otros. Pero ud me dirá que en el medio de esa escala hay todo un espectro de grises donde estamos los hombres y mujeres sencillos, gente mortal y común, que no todos podemos ni debemos – ni tuvimos la oportunidad!, de tenerla quién sabe! – de ser o santos o héroes. Cada época histórica da la medida de lo que se considera sacrificio, o altruismo, y cada persona tiene su escala para medir lo que es o no es sacrificio o sacrificable, y por cierto, cada proyecto social le impone al ser humano tareas superiores a las que responde o no. De allí que el Che dijera que el escalón más alto del ser humano es ser revolucionario, con lo que concuerdo, y quizás ud también, aunque yo mismo no llegue a esa estatura. Estamos pues también de acuerdo en que la periodista que menciona no tendría que volver a ser “pobre”, si es que alguna vez lo fue en Cuba, o si es que ahora es “rica”, para echar su suerte con los pobres de la tierra.
    Hasta aquí nuestras coincidencias. La tarea de cierto tipo de periodismo “independiente” hoy en Cuba no es un mero traslado a otra cuadra más adelante, como ud me pregunta, donde pagarían mejor salario. Quizás sin ud percatarse de ello, en parte de su nota expone el fundamento filosófico que intenta legitimar la decisión de hacerse pagar el talento por el mejor postor, y poniendo en la escala de valores los derechos superiores del esfuerzo personal: no intento ni agredirla, ni ofenderla, como está claro, sólo darle mi punto de vista para su posible reflexión. Pero por respeto debo decirle lo que pienso: es el triunfo de la concepción individualista en aras de justificar que, por mi esfuerzo personal merezco realizar una tarea donde me retribuyan mejor por encima de cualquier otra consecuencia y consideración. En las condiciones de la Cuba actual, hay un tipo de periodismo “independiente” cuya promoción y sostenimiento forma parte de una estrategia de subversión y desmontaje del proyecto cubano. No la obligo a que ud lo sepa, ni lo acepte, eso también forma parte de lo que hacemos con esa materia gris que menciona, del esfuerzo investigativo y de las opciones de vida. No debe dar por sentado que esta reflexión se origina en esas bajas pasiones, recelos, envidias, que menciona. Supongo que puedan existir, y siempre existirán, pero no creo que ninguna de mis palabras traduzcan esos sentimientos. Si Harvard, dado mi improbable talento, me ofreciera una beca para estudiar los documentos, todavía no desclasificados, de todos los puntos oscuros que quedan todavía sobre la agresión a Girón, por supuesto que iría corriendo por encima de cerros y mares, así me pagaran solo un estipendio para no morirme de frío y hambre. Pero creo que estamos de acuerdo, ud y yo, en que esa beca nunca se ofrecerá ni al más brillante de los talentos ni al más conmovedor de los esfuerzos, por sí solos. Que yo sepa se ofrecen becas para formar líderes comunitarios, algo insólito en este mundo por dónde quiera que se mire, en un sistema que ahora se queja de la intromisión rusa en sus elecciones. ¿Se puede imaginar injerencia mayor y más desfachatada que esa? Ese es el tipo de generosos ofrecimientos que hacen a los talentos cubanos, que tuvieron la posibilidad de florecer por lo que sucedió en Cuba del 59 acá, y eso haciendo ellos todo lo posible por ahogar al pueblo de hambre y desesperación, pero sabiendo que alguna vez, si no morían todos, alguien llegaría a convencerse que era ético poner al servicio de ciertos planes ese talento, sostenido en la ley natural del individualismo, ese que reza que mi talento y mi esfuerzo merecen ser pagados mucho mejor, ¡pero por una nación que puede hacerlo porque se alimenta de la explotación y la muerte de tantas otras naciones, entre ellas Cuba¡. Dígame ud. si ha meditado en ello, dígamelo con cruel sinceridad. No quiero cambiar su modo de razonar, como bien dice, nuestra materia gris, y nuestro esfuerzo, y la historia de nuestro país, delimitan nuestras posibilidades. Yo sigo creyendo y amando a la juventud de mi país, sé que muchos de sus defectos se deben a nuestros errores, pero más a nuestra agredida historia. Pero de cada generación, siempre lo mejor en toda su integridad, no solo por la inteligencia y la energía, ha escrito nuestra hermosa historia. Y así será. Una saludo fraterno.

  12. COMENTARIO : Carlos Luis
    ” Tocayo , gracias por tu escrito , te apoyo .
    Sobre mi Persuacion y Vista larga de aquellos quienes en Cuba y viven en Cuba , Tienen el carnet en el ( Bolsillo de tras del partalon )
    siendo MILITANTES ya fuera del PCC o UJC y CRitican Todo en Cuba , problemas sociales y economicos , escriben sobre ello y tienen el CINISMO y el descaro , la ingratitud de hacer gracias a esos mismos problemas un POST , Escrito , periodismo Amarrillo y dejan caher la culpa en la Revolucion Cubana del 1959, en el Socialismo Cubano que ! Si ! es humanidad ! aqui , china (o) Hon-Kon y culpan a Fidel castro Ruz ( Porque para mi esta Vivo , estara Vivo siempre ahi en su Cuba querida mia , conforme estan vivos para mi mis queridos Padres , y acusando a al revolucion , para BENEFICIARSE hasta de un viaje , gastos pagos , ticket avion y Hotel , o cojen alguna prevenda , Para que se FIJEN en ellos Internacionalmente ! Son unos Traidores ! ! Ni tan siquiera saben ser DOBLE MORAL ! NI tan siquiera , son mezquinos , Son Oportunistas , Son FARISEOS , son unos descarados y yo seria mas comunista y Revolucionarios entonces que ellos mismos , Porque la Culpa no recahe nunca si no en el Criminal bloqueo Economico y social , cahe en las Intenciones de los grupos criminals , saboteadores, terroristas , asesinos , ex-policias y ex-esbirros de batista en Miami , cahe en esa Politica cochina y sucia contra Cuba que a durado 63 años , y deberian UTDS impostores y Marico…nes de Estomago y de el dinero sucio y mercenario de tener un apices de verguenza y moral y de alzar la voz , de escribir y denunciar los verdaderos intereses de quienes quieren ocupar a mi Cuba desde el mismo 1902.
    YO denuncie mucho , yo critique mucho a esos doble moral en Cuba y aquellos CARAGUANTES que Cojian el carnet de la UJC y PCC para resolver sus problemas personales y no de los del pueblo Cubano.
    me indigna y me hierve la sangre , cuando miro a estos mezquinos cobardes Critican la revolucion Cubana ! coño ! que les entrego Todo a utds de gratis , les entrego Libertad y esta educasion de que gozan hoy utds ” Porque siento esta indignidad de tener que leer y mirar a estos ! Todos Cobardes en Cuba que se aprovechan de Todo para conseguir dinero , Viajar y regalos de Miami y otras partes de Europa ” pero enviado desde Miami ” Porque ni yo mismo que Pase la umap , detenciones cuando mi Juventud , varias carceles cubanas y ! lo que tengo es amor , respeto , lealtad , tengo agradecimiento , tengo mi amor a Cuba , tengo mi valor para decirle al Mundo que Cuba si es HUMANIDAD hasta Para morirte ,m hasta para estar preso ! hasta para recibir la compassion y el respeto hasta detras de unas REJAS altas como las de la cabaña y aquel CASTILLO del PRINCIPE ! coño ! y quien diga lo contrario sabe que le estare mencionando su madre hasta que me muera y llego al Cielo o al Infierno y le mencionare siempre su madre y su rechazo a su CALUMNIA y MENTIRA>
    ! Viva Cuba ! ! Viva Fidel ! pa el carajo ! patria (O) Muerte !

  13. ” Sólo cuando el hombre posee una serie de valores que por ningún motivo se pueden transgredir o pisotear, como hacen los corruptos, se convierte en raíz de auténtica moralidad. ”

    Pedro Trevijano

    @PedroTrevijano

    Sacerdote. Doctor en Teología. Autor de varios libros. Publica artículos en Religión en Libertad e Infocatólica.

     Logroño

     Joined May 2011

  14. Contundente y lúcida respuesta de Luque a la forista Alejandra. Las palabras de ésta denotan una cierta atracción o deslumbramiento bobalicón e ingenuo hacia ciertas instituciones académicas norteamericanas cuya función no es otra que reproducir las desigualdades y las relaciones de clase del capitalismo yanqui. Pone Luque el dedo en la llaga de ese individualismo ramplón, que recorre los modelitos de algunos sesudos copistas y se quiere abrir paso en nuestra sociedad : ” el triunfo de la concepción individualista en aras de justificar que, por mi esfuerzo personal merezco realizar una tarea donde me retribuyan mejor por encima de cualquier otra consecuencia y consideración.” Gracias Luque.

  15. El escrito es la esencia pura de la revolución cubana de 1960, no puedes tener una opinión que se aleje del poder o serás severamente “ajusticiado”,….

  16. Comentario : licabrera
    ” Quien desespera mas que una mosca encima del lomo del Buey es usted con su ansiedad y enojo de no poder leer detenidamente las letras y parrafos de una historia o narracion como esta firme , detallada y pausada , solo que no cabe mas , si no hubiera para contar de Cuba y personajes traidores millones de años de luz como si hubieran sido letras desde ESTRADA PALMA y su primera presidencia de nuestra Cuba querida , que en vez de ese Tipo haber tenido el Honor y privilegio de pasar a la Historia por sus Grandes meritos ” paso en vender a nuestra Patria Cubana en bandeja de Plata a los estados Unidos de America, traicionandose el mismo quedando como un lacayo y nunca como el primer presidente de la republica de nuestra Cuba en aquel siglo.
    ” Como El hay en Mi Cuba algunos pretendientes a ocupar su Puesto “

  17. COMENTARIO : Roberto

    ” La crítica debe hacerse a tiempo; no hay que dejarse llevar por la mala costumbre de criticar sólo después de consumados los hechos. ”

    Mao Tse-Tung (1893-1976) Estadista chino.

  18. Digo lo mismo que cuando salió la famosa tortuga de Ravsberg, si alguien nos critica no necesariamente significa que es nuestro enemigo, la crítica hecha con respeto y sin ofensa no debe ignorarse, más daño hace el que asiente en todo, siempre está de acuerdo y nos dice “todo está bien” y nos autocomplacemos creyéndonos los mejor del mundo, craso error. Soy profesor y desde mi humilde posición siempre le digo a mis estudiantes que no se conformen con lo que yo les diga, que siempre busquen por sus propios medios y se formen una opinión propia. Este país necesita individuos que crean en lo que dicen y no hablen una cosa y piensen otra

  19. ELP: Coincido con usted en el 99% pero perdóneme usted si le digo que en mi humilde opinión la tortuga de Ravsberg no era respeto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s