El béisbol, el fútbol, los norteamericanos. Por Carlos Ávila Villamar


Una de las pocas cosas que comparto con la idiosincrasia norteamericana es el odio por el fútbol. Me parece un deporte insoportablemente aburrido y monótono. Me sorprende cómo la gente cree que, solo porque en él los jugadores estén moviéndose de manera simultánea todo el tiempo, resulta más interesante que el béisbol, un deporte basado en la tensión. Es sabido que la tensión es infinitamente más atrapante que la acción en sí, pero supongo que es un concepto demasiado sofisticado para ciertos espectadores, que se amarran a la pirotecnia más primitiva. La razón por la que la gente prefiere el fútbol al béisbol, sospecho, es la misma por la que un niño puede preferir una película de Michael Bay a una de Hitchcock.

El deporte, como sustituto del combate, tiene el encanto de la heroicidad, el sobresalir entre un grupo cualquiera de hombres. Ver un deporte en buena parte consiste en la identificación con un equipo o un jugador. Más que el fútbol o el béisbol en sí, las personas disfrutan la expectativa de la victoria de sus equipos o jugadores predilectos. Es cierto que también hay un disfrute en la imparcial observación de los movimientos y las técnicas, pero se trata de un hábito tardío y secundario. Nadie empieza a seguir un deporte por el mero disfrute de analizarlo, empezamos a seguirlo porque queremos ver a alguien ganar. Y normalmente queremos que gane lo que creemos que se parece más a nosotros. Las ciudades tienden a ir a sus respectivos equipos porque hay un efecto boomerang que les devuelve la gloria a sí mismas. De hecho, el origen de prácticamente todas las competiciones deportivas es regional, y ha estado vinculado con las encubiertas demostraciones de fuerza de diferentes poderes. Las siempre enemistadas ciudades griegas hacían los juegos olímpicos pensando en demostrar su valor sobre las otras.

Sin embargo, a finales del siglo pasado comenzó a acelerarse el proceso de globalización, y comenzaron a emerger primera vez en Occidente poderes que rebasaban los estados nacionales. Las grandes corporaciones de nuestros días tal vez solo puedan ser comparadas en fuerza con lo que representaba el cristianismo en la Europa medieval. Su auge ha traído un cambio de pensamiento en todas las esferas de la vida humana, incluida la deportiva. Los equipos de las diferentes ligas mantienen el nombre de las regiones por costumbre y comodidad, sin embargo poco queda de la esencia deportiva griega, que exigía que un atleta compitiera exclusivamente por su región. En última instancia los deportistas del béisbol profesional norteamericano o de la liga española de fútbol compiten por las corporaciones que están detrás de sus equipos. Con todo esto quiero explicar el cambio en la concepción del deporte a causa del cual muchos niños cubanos no se sienten extraños apoyando a un equipo de una región de otro país, que por si fuera poco está compuesto por jugadores de todas partes del mundo.

Eso se entiende, lo curioso es entonces que los cubanos hayan perdido el interés en el béisbol en favor del fútbol. No hay modo de que la globalización explique eso a cabalidad. Lo más coherente dentro de esa lógica sería que los niños cubanos comenzaran a seguir el béisbol profesional norteamericano. Sin embargo prefieren el fútbol.

En caso de que el lector no lo notara, Cuba fue hasta hace poco más de veinte años un país latinoamericano atípico en todos los aspectos, incluso antes del triunfo revolucionario. La cultura cubana, salvo excepciones como el gusto por el cine mexicano o por la literatura del boom, prácticamente no tomó nada del resto de América Latina en todo el siglo veinte. Otros países latinoamericanos sí tomaron de Cuba, pero Cuba no tomó mucho de ellos. Nuestra cultura del siglo veinte, por increíble que parezca, tomó más préstamos de Estados Unidos o del Bloque Socialista que de la cercana isla de Puerto Rico. Sin embargo a partir de los años noventa no solo la emigración se dispara, también se dispara la influencia de los emigrados en los cubanos de la isla.

Los dos mayores centros receptores de inmigrantes cubanos son todavía la Florida y España, que fueran esos sitios y no otros cambió nuestra cultura para siempre. La Florida ha sido la capital cultural de América Latina en las últimas décadas, en ella los cubanos emigrados mezclaron su modo de ver el mundo con el de los inmigrantes dominicanos, colombianos o guatemaltecos. Los cubanos empezaron a escuchar la música que se escuchaba en esos países, empezaron a vestirse como ellos y en algún punto a pensar como ellos, signifique eso lo que signifique. Los cubanos de la isla terminamos por hacerlo también, así como terminamos viendo series televisivas españolas. El béisbol, que es una herencia de la etapa de penetración norteamericana, fue sustituido por el fútbol, popular en la Florida y en España.

Muchos creen que Cuba está siendo permeada por símbolos norteamericanos en los últimos años, y es cierto solo hasta un punto. La realidad me parece peor: más que nada, está siendo permeada por la versión que las partes más atrasadas de América Latina hicieron del sueño americano, el estado multinacional de la Florida. Si fuera cierto que es la verdadera cultura norteamericana la que más está entrando, nos gustaría el béisbol, no el fútbol. Por una vez en la vida, la hegemonía cultural norteamericana me hubiera parecido preferible.

10 pensamientos en “El béisbol, el fútbol, los norteamericanos. Por Carlos Ávila Villamar

  1. Aunque no coincido con Carlos Ávila en varios aspectos que expone, pues jugué mucho futbol en mi vida por diversas razones (fue lo que más practiqué en mi vida de deportista e integré equipos municipales y provinciales cuando en Cuba el futbol lo practicábamos unos pocos: alla por los años 70) y hoy, sin embargo, sigo la pelota asiduamente pero el futbol solo en los mundiales…, me gustaría ir al tronco del artículo.
    Dos aspectos quiero señalar. El primero, todavía en algunas ocasiones, por encima de las protestas de muchos televidentes, en nuestra TV trasmiten al mismo tiempo varios partidos de futbol mientras no ponen un solo juego de pelota. Lo he comprobado: a veces hay tres canales con futbol y la pelota en ninguno. El responsable es entonces el ICRT, o quienes firmaron un contrato para la publicidad del futbol, como condición para obtener otros beneficios. Esa es una causa para que nuestros nietos se inclinen más por el futbol.
    Y lo segundo que quiero señalar, el meollo del artículo, Cuba ” está siendo permeada por la versión que las partes más atrasadas de América Latina hicieron del sueño americano, el estado multinacional de la Florida”, dice el articulista en el último párrafo. Le asiste toda la razón; de acuerdo al 100% con él. Por supuesto, Carlos Ávila esgrimió la ilustración del beisbol y el futbol para demostrar sus razones, pero esa afirmación entrecomillada se puede demostrar con otras muchas ilustraciones y en otros muchos momentos históricos. Saludos.

  2. Añadiría además que aparte de la floridiana, las versión del mal llamado sueño- que no es otra cosa que el encubrimiento de una pesadilla- usanorteamericano tiene otras varientes como la caliiforniana, o la texana que también han dejado su impronta en las subjetividades de algunos grupos en nuestro pais. Estimo que el estado de la Florida dista mucho de ser “la capital cultural de América Latina en las últimas décadas”. La interacción entre las diferentes nacionalidades que se han instalado en ese estado debe ser vista con un enfoque socioclasista y racial. Existe una enorme brecha entre lo patrones culturales de los inmigrantes empobrecidos provenientes del sur indígena mexicano o países como Haití y Jamaica en zonas agrícolas como Immokalee o Homestead, y lo que acontece en los suburbios como Doral y Coral Gables, donde las burguesías siquitrilladas, venezolanas y cubanas, reproducen conductas y manifestaciones económicas, políticas y culturales inherentes a sus ideologías y visiones del entorno usanorteamericano.
    No me quedó claro que quizo decir el autor con “las partes más atrasadas de América Latina.”
    Saludos

  3. En los Estados Unidos la aceptación del Futbol o Socer como alli le llaman es simulada, lo utilizan como un mecanismo de captación de la fanáticada latina para su manipulación político-social y al mismo tiempo aprovechando el fanatismo con fines comerciales para buenos negocios a cuenta del deporte de los hispanos. Es el que llaman “equipo de todos” en los medios con el que daria gusto perder.
    El futbol americano es un tremendo negocio, que se juega con las manos, pero va por mal camino por la cuota de vidas y salud que cobra como a sus jugadores como un espectaculo “deportivo” bestial.
    El futbol que vale en el mundo es el profesional, el otro es solo para formar las estrellas que luego deberan pasar al estelar, donde el juego, muy viciado por la comercialización dejo de ser un gran deporte para convertirse en una coreografía donde bien pagados “ jugadores “ deberán anotar una cuota de goles pactados de antemano con los patrocinadores.
    Nadie pretenderá que alguien pueda creer que los “grandes jugadores” corran inocentemente por la pista cobrando millones por pura filantropía de ricos amantes del deporte, el arreglo de los goles es la unica razón por la que se siembran los supercampeones y el mundo se aburre sabiendo que al final de cada temporada Ronaldo o Messi serán calificados como los mejores futbolistas del mundo solo porque son los que mas cobran de los patrocinadores. No es su juego inteligente ni bonito, es su buena presencia comercial la que pagan.
    Y de que todo esta bien arreglado lo demuestra claramente el hecho de que en los campeonatos mundiales esos mismos jugadores no son capaces de conseguir los goles que tanto desean sencillamente porque allí no cabe arreglo posible y deben retirarse del campo como unos jugadores mediocres aunque le den una bota de oro por nada solo para dorar la pildora a los que les pagan millones.
    Por eso, lo peor de todo es que se este preparado a los jovenes cubanos para ser unos buenos fanáticos de un espectáculo que nada tiene que ver con el verdadero deporte.

  4. Florida no es conocida precisamente por la superpoblación de argentinos o chilenos, a eso me refiero. No estoy diciendo que haya países mejores que otros, pero es indiscutible que hay países más atrasados que otros, costa rica, por ejemplo, o república dominicana, nunca terminaron de entrar en la modernidad y paradójicamente han aceptado la posmodernidad. No estoy diciendo tampoco (odio las inquisiciones pseudo igualitarias que han surgido en los ultimos años) que un dominicana tenga que ser más atrasado que un argentino. digo que es más probable que lo sea. Hay una muy buena razón por la que en unos países el reguetón es más popular que en otros.

  5. Una mirada analítica de Villamar a este tema. Es curioso ver como en otros países beisboleros, donde no convive el futbol como practica popular y nacional, como Republica Dominicana, el futbol es un deporte seguido por las clases altas, por lo ricos, blancos y practicado en los colegios privados, mientras el beisbol es de arraigo mas popular y mestizo. En ese país el beisbol es una de las tres maneras en que un pobre puede salir de la pobreza ( junto con el narco y la corrupción política) o sea gran parte del seguimiento que hacen las clases pobres al beisbol como identidad viene no de una afición deportiva como tal sino de un paradigma medianamente alcanzable, por ellos, o por sus hijos , o por sus nietos, Por eso abundan los terrenos de beisbol y ¨escuelas¨ a los que los pobres llevan a sus hijos con la esperanza de que se conviertan en prospectos (1 de cada 1000 lo logra) El futbol no les interesa porque es algo que jamas podrían alcanzar pro falta de tradición y condiciones. Es conocido que en los países futboleros, latinoamericanso e incluso europeo, pues muchos jóvenes pobres de Europa sueñan con hacerse millonarios jugando futbol, ocurre lo mismo. Mientras los más ricos no necesitan eso, por lo que su mirada al beisbol es más fría, y prefieren en futbol que es ¨europeo¨ y más de blancos, incluso más extranjerizante, sobretodo porque es una cultura que no ha sido asimilada, dominicanizada, reconvertida y contracolonizada, o sea buscan lo más foráneo entre lo foráneo.
    Viendo el fenómeno en Cuba, el mayor daño lo ha provocado el ICRT y lo que los orientan. ¿Recuerdan aquella época de auge beisbolero en Cuba, en que se emitía 1 solo partido de futbol a la semana? ¿Por qué se invirtió la ecuación cuando no hay serie nacional? Fácil, el futbol no tiene conflicto para la mentalidad dirigente cubana, ni los del INDER, ni los del ICRT, ni los del Departamento Ideológico, ni nadie, es una cosa lejana, casi de otro planeta. Y mejor para ellos, les garantiza al menos 90 minutos de cubertura televisiva, mas programas dedicados a eso. O sea casi se puede llenar un canal deportivo con 3 partidos diarios. Mientras que decir beisbol de calidad internacional, significa decir Grandes Ligas, con todas las complicaciones, a las que se suman no pocos prejuicios, que si no poner esos juegos y poner ¨beisbol internacional¨ o sea la liga mexicana o venezolana que a pocos interesa, que si bueno, ok vamos a poner juegos de grandes Ligas, pero que no salgan cubanos, que si no queda mas remedio que ponerlos porque hay muchos cubanos y casi no se pude poner ningún juego, pero entonces cuando salga a batear el cubano que el comentarista hable de otra cosa, o casi no hable (cuando sale un puertorriqueño dicen hasta si el tipo es soltero), entonces que va eso de poner béisbol es muy incómodo . La trasmisión de beisbol de Grandes Ligas ha tenido altibajos e incluso interrupciones. Recuerdo una conversación que tuve con un comentarista deportivo, al que ya tenía acosado en la calle la gente preguntándole porque no se estaba poniendo pelota de Grandes Ligas, en un periodo en que parece que algún furibundo logro imponer su criterio, y me dijo que los que los que dirigen lo que supone y lo que no, mandaron a disminuirla drásticamente, porque según ellos: ¨No puede ser que la aspiración de nuestros jóvenes sea jugar en Grandes Ligas¨ ( Perdiendo así una gran oportunidad de que los jóvenes entiendan el Bloqueo) ¨Dicen que se ponga futbol, porque como aquí nadie va llegar a jugar ahí, no importa ¨
    He ahí la responsabilidad de la televisión en al destrucción del deporte nacional, encandilando a la población, idiotizándola convenientemente, con el futbol profesional. La utilización política del efecto enajenante del futbol ha sido estudiada en España e Inglaterra, como un nuevo tipo de ¨opio de los pueblos¨. Eso también ocurre en Cuba. Al mismo tiempo es un seudo conocimiento que llena las conversaciones de la gente que cree que está hablando de algo sobre lo que está informada, o sea se crea una seudo información y distrae a las masas populares, especialmente a los jóvenes de los problemas sociales. El consumo del futbol va acompañado de otros como la compra de camisetas ( Que superó ampliamente la de gorras de beisbol) y la de TV grandes para disfrutar el espectáculo.
    La idiotizacion de las masas se nos esta dando con toda intención, en la combinación de horas y horas de trasmisión de futbol y video clips, ( el video clip se ha convertido en otro elemento recurrente y facilista utilizado por los programadores del ICRT, creando incluso un supuesto canal musical que casi todo el tiempo transmite video clips o comentario sobre video clips, creándose una cultura de la banalidad basada en esto)
    Juntos forman un flujo de imágenes que generan una fascinación estética facilista pero que no generan ninguna actividad intelectual ni cultural en el que lo recibe. Son esas televisores que están en los restaurantes, a veces varios, que pasan videos y videos, futbol, video clips, interminablemente a una audiencia de comensales.
    Si hoy hablamos de banalidad en los medios cubanos debemos hablar de futbol y video clips.

  6. Carlos, gracias por tu aclaración, aunque como te habrás percatado soy extramadamente alérgico a la utlización del concepto ‘atraso’ para analizar fenómenos culturales o económicos. El deporte, cualquiera que este sea, puede tener efectos enajenantes o adormecedores de la conciencia crítica de la población si no se asume como elemento formador de la personalidad, y sin consideraciones de índole mercantil. Creo que deberíamos ahondar con más rigor en los motivos de la predilección espontánea de nuestro jóvenes por el fútbol y no remitirnos únicamente a la cantidad de horas de transmisión por televisión. Intervienen también la política de las direcciones municipales del INDER a través del programa Fútbol en los Barrios, el hecho de que muchos jovenes preciben al fútbol como un deporte más completo y dinámico, y la masividad que ha alcanzado en estos últimos tiempos. Estimo que esta preferencia por el futbol es un elemento positivo que propicia la diversificación en la práctica de los deportes a otras disciplinas, no limitándonos únicamente al boxeo y el beisbol. Aún nos queda un largo camino por recorrer en el desarrollo de una infraestructura y una cultura futbolística nacional.
    Debíamos preguntarnos también por qué el baloncesto no alcanzó en Cuba el
    nivel de arraigo y popularidad que en lugares como Pto. Rico y los EEUU, donde ha devenido mecanismo de movilidad social para algunos grupos preteridos de esos paises.
    Saludos

  7. Mucho filósofo, mucha palabrería y poco de enfoque al mensaje que se quiere hacer llegar. …Que pasa con el Bolliboll masculino y femenino que sentó un precedente en el gusto de los cubanos.? Que pasa con el boxeo, que arrastran multitudes, el boli de playa, la esgrima, la lucha libre y greco; con tantos adeptos, el ciclismos Nacional e internacional. Todos estos y muchos más hicieron de Cuba un país único en el mundo. Su abandono nos llevó a la situación actual. Hablar mal del fútbol como culpable de todo es para mí una aberración que nada debe al gusto actual de esta generación de cubanos. La culpa de todo la tiene el Toni. Todos tienen razón, lo que hace falta es rectificar y encausar los gustos hacia todas las disciplinas.

  8. Qué lástima que algunos artículos no estén completos, porque la verdad no se logra ver desde – Leer más de esta entrada – donde supuestamente se debe abrir para seguir leyendo. Realmente no se abre más… ….por qué …¿?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s