#LaPupilaCumple10: Viva la Revolución. Por Ernesto Estévez Rams


“Reivindico el espejismo
de intentar ser uno mismo”
Luis Eduardo Aute,

Para la reciclada mentalidad colonial criolla toda trascendencia es, no solo irrelevante, sino dañina. Al fin y al cabo para ellos, el planeta, en toda su diversidad y riqueza, se reduce a la hegemonía cultural norteamericana. Es la mentalidad de que “outside is America”. Cómo esperar entonces que puedan reconocer trascendencia en la cultura propia. Mucho menos reconocerle utilidad a la virtud y necesidad al ideal emancipatorio. Como bien señala Luis Britto en El imperio contracultural: del rock a la posmodernidad, “las bombas empiezan a caer cuando han fallado los símbolos” (Luis Britto, Editorial arte y literatura, 2005) . En el caso de Cuba, que ciertos sectores del poder imperial en EE.UU hayan decidido dejar de insistir en las bombas, aunque reconocimiento al fracaso de la violencia física para derrocar la Revolución, es también resultado de la certeza de que hoy pueden lograr el mismo propósito con la violencia cultural. Sigue leyendo

Algunas tesis que se me ocurren por diez años de La Pupila Insomne. Por Ernesto Estévez Rams


La Pupila Insomne reclama la memoria no como anécdota sino como contexto que permite entenderlo más allá de su valor puntual. En la reescritura de la historia, la anécdota es resemantizada fuera de su entorno para convertirla en portadora de la tesis que quiere contrabandearse al receptor. Es así como los festejos de un grupo de amigos en víspera de un acto heroico por ellos ignorado, es presentado como argumento que apunta a la supuesta irrelevancia de la organización en que militaban. Frente a esos usos carroñeros de la historia, La Pupila Insomne apunta a mirar la Revolución no como el resultado de la suma de episodios, sino como resultado de un devenir, entre muchos que pudieron ser posibles, consecuencia afortunada de la dialéctica histórica. Sigue leyendo

Impostores y estupideces. Por Ernesto Estévez Rams


Mientras nuestros médicos asisten sin descanso a los enfermos, nuestros científicos buscan sin descanso una cura, nuestro gobierno trabaja sin descanso para frenar la epidemia, hay un grupo que hurga sin descanso para socavar la confianza en nuestros médicos, nuestros científicos y nuestro gobierno. Saquen cuentas. Sigue leyendo