La OEA es responsable de la violencia fascista en Venezuela. Por Ángel Guerra Cabrera


Venezuela: ¿Acaso son tiernos los gorilas? Por Iroel Sánchez


En medio del constante flujo de comentarios que se pueden leer en la prensa internacional sobre la situación en  Venezuela ha comenzado a aparecer cada vez con más frecuencia una palabra: Cuba.  Sigue leyendo

Con la Venezuela Bolivariana, contra la intervención extranjera.


La Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad está recogiendo bajo el título En Venezuela, ¡No pasarán! los pronunciamientos en que intelectuales de diversos países patentizan su solidaridad con la Revolución Bolivariana ante las agresiones de Estados Unidos y su desgastado instrumento colonial para América Latina, la OEA. Aquí mi contribución junto a otras.  Sigue leyendo

Latinoamérica: Hablemos de golpes de estado. (+ video) Por José Manzaneda


“Golpe de estado en Venezuela”: lo leíamos, hace unos días, en titulares y portadas de la gran prensa internacional, que aseguraba, al unísono, que el Gobierno de aquel país había suspendido de funciones a la Asamblea Nacional (1). Falso, porque fue el Tribunal Supremo de Justicia (el Tribunal Constitucional) el que tomó la medida. Y solo de manera provisional, hasta que el Parlamento acatara sus sentencias, como la que impugnó a tres diputados opositores por compra de votos (2). Días más tarde, por cierto, el Tribunal daba marcha atrás a su decisión (3). Sigue leyendo

Almagro en México, base contrarrevolucionaria. Por Ángel Guerra Cabrera


México se ha convertido crecientemente en centro de operaciones de la contrarrevolución (anti)cubana. Unas veces clandestinas, en balnearios y parajes alejados de la capital, con la asistencia de activistas de la derecha regional, y otras públicas o semi-públicas. Por el Senado han desfilado los más connotados mercenarios de Estados Unidos en la isla y también integrantes de la contrarrevolución venezolana.
Sigue leyendo

Frustrado espectáculo bufo anticubano. Ángel Guerra Cabrera


Hace unos días el gobierno cubano impidió la entrada al país de un grupo de personajes unidos por la fascinación hacia el desprestigiado dogma neoliberal, la necesidad de apuntalar desinflados proyectos políticos en sus países y también otras motivaciones non sanctas. Es el caso de Luis Almagro, secretario general de la OEA, quien se desvive para cumplir el papel que le han asignado el Comando Sur de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y las derechas locales en la desestabilización de los gobiernos verdaderamente independientes de nuestra América.

Sigue leyendo