EEUU: La hora del cieno hasta los arzones de las sillas.


Es recia, y nauseabunda, una campaña presidencial en los Estados Unidos. Desde mayo, antes de que cada partido elija sus candidatos, la contienda empieza. Los políticos de oficio, puestos a echar los sucesos por donde más les aprovechen, no buscan para candidato a la Presidencia aquel hombre ilustre cuya virtud sea de premiar, o de cuyos talentos pueda haber bien el país, sino el que por su maña o fortuna o condiciones especiales pueda, aunque esté maculado, asegurar más votos al partido, y más influjo en la administración a los que contribuyen a nombrarlo y sacarle victorioso.

Una vez nombrados en las Convenciones los candidatos, el cieno sube hasta los arzones de las sillas. Las barbas blancas de los diarios olvidan el pudor de la vejez.

Se vuelcan cubas de lodo sobre las cabezas. Se miente y exagera a sabiendas. Se dan tajos en el vientre y por la espalda. Se creen legítimas todas las infamias. Todo golpe es bueno, con tal que aturda al enemigo.

José Martí: Obras Completas. Editorial Nacional de Cuba, La Habana. T 10, p. 185

10 pensamientos en “EEUU: La hora del cieno hasta los arzones de las sillas.

  1. Pingback: EEUU: La hora del cieno hasta los arzones de las sillas. — La pupila insomne | Juventud Matancera

  2. Pingback: EEUU: La hora del cieno hasta los arzones de las sillas. | La Covacha Roja

  3. En este momento el llamado proceso electoral es considerado el reality show mas caro de todos los tiempos pero con el mayor premio para el ganador, por eso lo han convertido en una aparente lucha del tipo vale todo, pero si se analiza detenidamente los participantes juegan con la cadena pero con el mono no y al final todos hablan el mismo idioma ademas del ingles.

    En aquellos tiempos Marti lo consideraba como algo asqueroso pero divertido, en nuestro tiempo se diria que todo es un poco tenebroso y sobre todo preocupante.

  4. El cieno sólo sube hasta los arzones si es real.
    De mí podrían decir cualquier infamia que, si no es real, no me afectaría.
    Para mí es peor el otro extremo, el de la política impuesta por un padrecito infalible y coronada con la sempiterna unanimidad que, como dijo Raúl un día, tanto daño hace.

      • No he dicho eso. Me refiero a la efectividad del cieno.
        Es unánime el empeño de la clase política norteamericana de cambiar a Cuba y dominar a quien se deje.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s