Información: ¿conocimiento?, ¿verdad?, ¿libertad? Por David Noda*


Antecedentes

Desde los orígenes mismos de la civilización humana el conocimiento ha sido un instrumento frecuentemente aplicado en función de establecer el control social y el sometimiento de las masas desprovistas de él. Es conocido que en la comunidad primitiva los sabios y curanderos gozaban de cierto rango, de cierta jerarquía con respecto a otros estatus de esa incipiente organización social en la que ya germinaba la división de clases.

Posteriormente la religión se convirtió en el nuevo mecanismo de dominación. Los reyes en varios sistemas esclavistas de la antigüedad eran considerados descendientes de los dioses y el temor a ellos infundido en el conocimiento colectivo imponía el sometimiento y la obediencia. Pero fue sin dudas en la Edad Media donde verdaderamente quedó demostrado como la falta de conocimiento, provocado por la hegemonización de la Iglesia Católica sobre todo el saber, legaron a la humanidad los años más oscuros en cuanto a avances científico-tecnológicos e ideológicos. El saber estuvo en este período subordinado a la fe y legitimado por la filosofía escolástica.

En esta etapa, el dominio del clero en la sociedad fue prácticamente absoluto.  La iglesia concentró un gran poder material y espiritual y logró establecer un orden único. De este modo creó un estado de ánimo apocalíptico, de huida del mundo y anhelo de muerte, provocó una permanente excitación religiosa, predicó el fin del mundo y el temor al juicio final, justificó las miserias como designio de Dios y prometió una mejor vida en el paraíso a los obedientes.

Actualidad

Pudiera parecer que el mundo de hoy, tecnológica y culturalmente tan avanzado, y con una cantidad ilimitada de formatos y medios de información, rompió las cadenas de la ignorancia y se alza libre de toda sujeción, y que cada persona potencialmente goza de la libertad de pensamiento que le proporciona su conocimiento, pero esto es una vaga ilusión. La mayoría de los seres humanos no controlan el proceso de obtención de conocimiento porque no controlan el sistema de producción de información, el cual es administrado intencionadamente a nivel mundial por instancias e intereses poderosos a partir de una compleja instrumentación en la que intervienen los medios de difusión y la industria cultural, incentivando una globalización ideológica.

Las transnacionales de la comunicación bombardean de información el subconsciente de miles de millones de personas, incapaces en su mayoría de discernir los verdaderos propósitos del discurso mediático. Claro que este no es un fenómeno aislado, al mecanismo se integra la industria cultural, que crea patrones, estereotipos, estandariza modos de vida, universaliza los valores propios del sistema capitalista, incentiva el consumismo, el egoísmo, la pérdida de las identidades locales y promueve construcciones erradas de la realidad que los individuos asumen como realidad verdadera e ideal debido a su exposición constante a los múltiples canales de esta industria y a la credibilidad que otorgan al sistema de medios.

Por otra parte, existe la desinformación, que a pesar de ser el fenómeno antagónico se utiliza con iguales propósitos. Verdades a medias, historias falsas, golpes de efecto, tergiversaciones, manipulación de los hechos, etc., pasan a formar parte de esa realidad ficticia.

Lamentablemente un gran porciento de esta información manipulada se encuentra en los medios de mayor consumo del mundo, lo que extiende su alcance a la inmensa mayoría de sus habitantes. La explicación de este fenómeno es simple. Los grandes monopolios informativos representan intereses corporativos y gubernamentales que son los intereses de la oligarquía: protección del sistema capitalista a partir del control de la ideología y la manipulación de las masas.

La extensión de ese conocimiento controlado por la información descontrolada alcanza con Internet su mayor grado de expresión ya que esta se convierte en el instrumento para llevar a los lugares más intrincados construcciones de la realidad que constituyen el mecanismo de control y sometimiento más sutil y a la vez eficiente en la historia de la civilización.

Escapar de esta tiranía del conocimiento inducido resulta imposible porque desde pequeños estamos recibiendo su influencia,  lo que podemos hacer es combatirla, reducir los efectos que sobre la libertad individual y colectiva genera.

Hay varias opciones que pueden ayudarnos a estar lo más cerca posible de la verdad. Debemos cuestionarnos todo lo que vemos, leemos o escuchamos, someter a un juicio crítico todo este contenido y no quedarnos en la superficie, sino profundizar en el tema, analizarlo desde los puntos de vista de cada instancia implicada, emplear la mayor cantidad de fuentes posibles y contrastarlas.

Debemos aprender a aprender; oír, ver, leerlo todo, pero no asumir que es cierto algo solo porque aparezca en la portada de un gran diario o en una cadena televisiva de renombre. La verdad es algo así como una ecuación matemática, antes de asumirla hay que realizar la comprobación. Para ser verdaderamente libres no basta pensar, es necesario pensar bien.

No obstante, la información vista con optimismo ofrece grandes posibilidades para mejorar al planeta y al ser humano a través de su uso responsable. No creo que sea la censura bajo ninguna circunstancia el medio indicado para combatir su lado oscuro. Las personas deben adquirir una cultura de medios que les permita por sí mismas saber a cuáles de ellos otorgar credibilidad, es por ello que resulta imprescindible educar a las masas en este sentido.  La solución no está en quitar piedras infinitas del camino, sino en aprender a esquivarlas para encontrar la verdad.

*Estudiante de periodismo de la Universidad de Matanzas

9 pensamientos en “Información: ¿conocimiento?, ¿verdad?, ¿libertad? Por David Noda*

  1. Para ser un estudiante, el artículo goza de buena redacción y hace razonamientos interesantes, pero propone una solución (leerlo todo) que está fuera de nuestro alcance, al menos para los que vivimos en sociedades donde se genera mucha información. Si no aplicamos ningún tipo de censura, el resultado se parecerá a lo que tenemos actualmente: un oligopolio encargado basicamente de seducir y conducir al rebaño por la senda que interesa a sus amos. Necesitariamos 100.000 vidas como esta para leerlo todo y si, como cabe suponer, empezamos por lo más llamativo e inmediato, lo más publicitado y omnipresente, el empacho puede ser monumental, para, al final, no entender nada o desconocer lo realmente importante, que es el objetivo fundamental de los grandes medios, cuyos dueños echan mano a la pistola tan pronto oyen la palabra cultura. A veces es suficiente con analizar quienes son los propietarios de los medios.

    Desde mi más temprana adolescencia me impuse el hábito de seleccionar a los mejores autores en el mundo del libro. Ya fuera por mi escaso tiempo libre y por mi mayor afición a la reflexión que a la lectura, me convencí de que era fundamental hacer una buena selección de autores y títulos. En el caso de los medios de comunicación de masas, también esta labor debe ser fundamental, pero, si conoces los motivos que hay detrás de que la propaganda y la publicidad se hayan convertido en la materia gris de las masas, tendrás mucho cuidado a la hora de seleccionar los que te convienen y de reservar la mayor parte de tu tiempo libre a leer buenos libros.

    Para mí, debería ser fundamental tener conciencia de clase a la hora de seleccionar los medios de comunicación de masas, pero, desgraciadamente, asistimos a una explotación y manipulación absoluta de los de abajo por los de arriba en el actual modelo vigente en los países capitalistas, que, bajo ningún concepto, debería trasplantarse a Cuba, ya que, antes o después, produciría semejantes resultados a los que producen hasta en países que siempre gozaron de gran autonomía cultural y aprendizaje autodidacta. En un mundo tan complejo y que genera tanta información (la mayoría de ella para desorientar y confundir), no se puede vivir sin método si aspiras a localizar la información más profunda y científica, que, como señala Chomsky, se encuentra siempre en fuentes de información marginales, a menudo consideradas como sensacionalistas y peligrosas para nuestra integridad moral y la supervivencia de nuestro estilo de vida. Si aprendemos a aprender y aprendemos a ser, nos ahorraremos muchos empachos e indigestiones y no necesitaremos 100 vidas para conocer la verdad más elemental y transformadora, que es la que necesitamos para planificar el futuro más digno para nuestra especie.

  2. Es importante comprender a propósito del comentario de “Simpermiso”, que independientemente de la saturación, se debe y requiere esforzarse para leer la mayor cantidad posible de insumos “informativos generales” por llamarlos de alguna manera, lo cual complementadolos con filtros propios ideologicos y políticos, nos acercan más a la BATALLA DE IDEAS, del Cmdte. Fidel Castro.

  3. Pervitin, Stuka-Tabletten, y otras técnicas para aumentar el rendimiento belicista de la maquinaria de guerra yanqui con sus enajenados yonquis, y sus reclutas homicidas, robots de la guerras del imperialismo fascista norteamericano:

  4. Alejandro me ha dado mucha risa eso de Pervitin, Stuka-Tabletten, es buenisimo, yo soy muy agradecido con estas cosas.
    Pues el modelo ya lo tienen ni que pintado en la pared, como de leer no se trata, lo tienen muy fácil con aquella información que nos facilitaste, solo le pagan una vacaciones por el mediterraneo con Hotel y restaurantes de “quiero y no puedo” al que se guardó la Kiyumba del Nazario, ya sabes a quien me refiero perfectamente y la puedan clonar en una fabrica de Zombies para cuerpos “seales navigator”, y al susodicho tenedor de la Kiyumba nazarena nombrarle lo que más le “pone” , instructor y coordinador de viajes de todos ellos.. Es una idea….

  5. Es un comentario encriptado? Gilga?, o es Mija, o se equivocó de blog Rafael Soriano………

  6. La idea central del mensaje de SimPermiso, resulta esencial para separar, lo más rápido posible, la paja de lo valioso: formación de una conciencia de clase, que dota de lo que Ernest Hemingway llamama un dispositivo para detectar la mierda y, por supuesto, experiencia lectora, y una o varias áreas de interés bien acotadas. A menos de ser un trabajador intelectual, especialista, y gozar de tiempo completo, e incluso sí, una persona informada se las ve grises para, regularmente, contrastar las fuentes que forman su sistema particular de fuentes y lecturas. Pero es posible armar un mínimo suficiente con respeto a los temas que interesan al individuo y repasar y cotejar ese mínimo con alguna sistematicidad. Por lo demás, resulta conveniente auxuliarse de lo que leen y opinan mis hermanos de armas e ideas, y, por el contrario, las lecturas y opiniones de algunos de quienes adversan mis convicciones (porque eso da un norte eficaz y eficiente) y por supuesto, el inefable artilugio hemingwayano…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.