La mala memoria de los buenos medios. Por Iroel Sánchez


El periodista de CNN Jim Acosta es noticia porque ha tenido un incidente con el Presidente estadounidense Donald Trump durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca. Acosta preguntó primero sobre el calificativo del Presidente Donald Trump como “invasión” a la caravana de inmigrantes centroamericanos que busca ingresar a los Estados Unidos, acusando a este de demonizarlos y en el intercambio una becaria le intentó quitar el micrófono pero Acosta se resistió a hacerlo e hizo una segunda pregunta sobre “la investigación rusa”.

Como consecuencia, a Jim Acosta se le expulsó de la Conferencia de prensa y se le retiró su credencial ante la Casa Blanca, lo cual ha generado miles de despachos noticiosos. Lo que ninguno de esos reportes ha recordado es que cuando Jim Acosta estuvo en La Habana, “empotrado” en la delegación encabezada por el entonces Presidente norteamericano Barack Obama que visitó la Isla, protagonizó otro diálogo tenso, esa vez con el líder cubano Raúl Castro, como resultado del cual nadie intentó quitarle el micrófono ni lo sacó de la sala:

Jim Acosta: “¿Por qué tiene presos políticos cubanos y por qué no los libera?”
Raúl Castro: “Dame la lista de los presos políticos ahora para soltarlos. O dame una lista con los nombres si hay presos políticos. Y si hay esos presos políticos, antes de que llegue la noche van a estar sueltos”.

De más está decir que Acosta no entregó lista alguna pero nadie lo expulsó de Cuba por ello.

Es que resulta un poco selectiva la preocupación de CNN, y en general de la gran prensa estadounidense, por los presos políticos y las libertades, y también su hostilidad hacia Donald Trump: Durante la visita de este a Israel, que coincidió con las nutridas y hostigadas manifestaciones de palestinos en apoyo a sus presos en cárceles israelíes, nada se preguntó al Presidente ni se dijo en esos medios acerca de los presos políticos en Israel.

En cuanto a la “invasión” de emigrantes centroamericanos, fundamentalmente hondureños, ni Acosta ni CNN, ni ningún medio de comunicación estadounidense ha aludido a la responsabilidad de Estados Unidos en el estado de pobreza, crisis social y violencia que enfrentan los países del llamado Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras), arrasados por décadas de guerra sucia y neoliberalismo alentados por Washington.

Particularmente en el caso de Honduras, cuando empezaba un camino para ocuparse de las necesidades sociales, integrándose a los programas de educación y salud de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) fue impactado en 2009 por el golpe militar que dio inicio a la contraofensiva norteamericana en América Latina para restablecer su hegemonía en la región, liderada desde la Casa Blanca de Barack Obama, que por cierto ha sido el Presidente estadounidense que más inmigrantes ha deportado en la historia.

En Honduras fueron asesinados 15 periodistas después de ese golpe apoyado por EE.UU. y hasta existe el video en que es ordenado el asesinato de un informador, tras la pregunta incómoda a un poderoso empresario vinculado a los golpistas (ver minuto 10.25 del documental The Deadliest Place in the World for a Journalist https://www.youtube.com/watch?time_continue=633&v=dvg1JcvC3KM que está en internet desde octubre del 2011), pero ni Demócratas ni Republicanos se manifestaron al respecto., mucho menos CNN ni ningún medio corporativo estadounidense.

“Envía alguien a matarlo”

Algo en lo que coinciden Trump, Jim Acosta, Barack Obama, CNN y es unánime toda la “prensa libre”, es en que Estados Unidos, a diferencia de Cuba, es un país con democracia y libertad de expresión pero cada vez más pasan allí cosas comunes en los países calificados como “repúblicas bananeras”, término acuñado en su volumen de cuentos Cabbages and Kings por el escritor estadounidense O. Henry para referirse a Honduras, lo que es resultado de las reiteradas intervenciones militares y el saqueo económico, junto a la exportación de violencia, bandas armadas y corrupción desde Washington.

Pero lo que está ocurriendo en los Estados Unidos de Trump, con escándalos por las relaciones del mandatario con prostitutas, despidos de funcionarios por motivos espurios, y hasta dueños de burdeles que ganan elecciones aun después de muertos, supera a novelas como El otoño del Patriarca o El recurso del método, aunque esas son conclusiones demasiado profundas para que nos las digan Jim Acosta o la CNN, y si se llegaran a abordar sería para decir que es resultado excepcional de la gestión de un loco irresponsable, nunca de un sistema donde manda el dinero y gracias al cual un magnate que dirige un país como si fuera su empresa pudo llegar a Presidente.

(Al Mayadeen)

10 pensamientos en “La mala memoria de los buenos medios. Por Iroel Sánchez

  1. Bueno Jim Acosta, cuando tu sistema, el templo de la ´´democracia´´, no quiere escuchar lo que le resulta incomodo le quitan el micrófono hasta el propio Dios. Otra de las arremetidas histéricas del payaso Trumpoloco. Esperemos por la próxima.

  2. Lo peor del caso es que es solo una advertencia para los otros, eso recuerda como se logra domesticar a los elefentes, por hambre.

  3. Ohhh EEUU faro de serenidad y respuesta proporcionada, tú, EEUU, ejemplo de calma y bondad al mundo, que haces cuando se hace casi imposible convencer de la guerra, de la cruzada contra el mal que estas librando? Que pasa cuando incluso Jim Acosta, a costa de, kimba pa que suene al vecino cnneando, te botan de la conferencia y te quitan la credencial pa la CC en tu propia casa?

    Ohhh Acosta esta triste, … ¿Qué tendrá el Acosta que los suspiros se escapan de su boca que le apesta?, que ha perdido la risa dental, que ha perdido el color. Acosta está pálido en su silla de oro, está mudo el teclado de su clave sonoro, mientras en un vaso, olvidada, se desmaya una flor..

    Ohhh un energúmeno de tufa zanahoria le dice que se vaya, qué clase de presidente, no es como el Obama que me entendía bastante mejor y hacia lo que me daba la gana.

    Ohhhh EEUU desde aquí a 90 millas te decimos que nos la traes floja y te mandamos a la reverendisima mier…

    Para vivir mejor y mas felices y olvidar el vecino del norte hay que tener mala memoria, ya lo decía Obama, “olvidemos el pasado para encontrarnos en el futuro”. Reverendísima mamonada….

  4. Los “incidentes” de Donald Trump con los medios bien pudiera formar parte de un show que pretende hacer valer la tesis de que es un político antisistema, lo que sería rigurosamente falso, ya que sólo hay dos puntos de vista o estrategias de la América del capital primero: la liderada por Obama e Hillary Clinton, que apuesta por la globalización, y la de Trump, que apuesta por el ultranacionalismo.

    Cada vez que un periodista de falsimedia saca a la palestra la cuestión rusa o cualquier otro tema escabroso lo único que pretende es recordarle a Trump las líneas rojas que no puede transgredir sin pagar un alto peaje y que existe otra América del Capital más oficial y civilizada, pero que es la misma América del Capital que considera al resto del continente su patio trasero, que tiene cientos de instalaciones militares en el resto del mundo (más de 140 en Europa), que hace falsas guerras humanitarias para saquear toda clase de recursos fuera de sus fronteras, que vive del déficit con el resto del mundo, que ha inundado los mercados con toda clase de productos financieros tóxicos (como las hipotecas subprime y los derivados financieros) y que ha convertido a la mayor parte del planeta en un gran mercado de armamentos y otras mercancías impuestas por su condición de superpotencia.

    Triste asunto vivir en una nación donde la oposición política a los dos partidos del capital corresponda a medios de persuasión del capital que parieron a Donald Trump como uno de sus más valiosos activos y que jamás cuestionarán el sistema sino que intentarán salvar los muebles hasta en los peores escenarios, como los que puede crear Trump con sus políticas ultranacionalistas, ultraconservadoras y ultraproteccionistas, de forma que, si alguien al final tiene que pagar los platos rotos no sea la América de las “libertades” y la “democracia” sino el presidente antisistema y sus amigos rusos.

    De momento no parece que ni el Partido Demócrata ni los medios de persuasión estén muy interesados en la inhabilitación de un presidente que acudió a Europa a conmemorar el centenario del final de la I Guerra Mundial y estuvo a punto de inaugurar oficialmente la III Guerra Mundial,si no en el papel de Hitler sí en el de su contraparte, en el de quien cierra sus mercados o dificulta la entrada a naciones con un impresionante potencial exportador y que no cuentan con un gran mercado interno, como sería el caso de Francia, Alemania, Rusia y China. ¿A quién le puede sorprender que Francia y Alemania sientan la necesidad de crear un ejército europeo que considere a USA uno de sus potenciales enemigos o que al ultranacionalista Trump la OTAN le siga pareciendo una organización válida siendo USA el principal exportador de armas?

  5. Pingback: LA MALA MEMORIA DE LOS BUENOS MEDIOS. Iroel Sánchez. – Observatorio de Trabajador@s en lucha

  6. Pingback: La mala memoria de los buenos medios | Redvolución

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.