Colombia: Puerta de la OTAN a Latinoamérica. Por Iroel Sánchez


El 28 de junio de 1999 el Comandante Fidel Castro realizó una desafiante intervención sobre lo que entonces era “el nuevo concepto estratégico de la OTAN”.

Al hablar en la primera sesión de trabajo de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe-Unión Europea, en Río de Janeiro, Brasil, Fidel pidió se aclarara a propósito de la alianza militar europeo-norteamericana, “si los países de América Latina y el Caribe están o no comprendidos dentro de la periferia euroatlántica definida por la OTAN” y sus palabras fueron seguidas por aplausos pero nadie las respondió… excepto el tiempo.

La entrada en la OTAN de Colombia, recién anunciada por el Presidente Juan Manuel Santos en vísperas de unas elecciones en ese país en las que no está postulado, y sin que medie referéndum o decisión legislativa alguna, además de revelar la baja intensidad de la democracia colombiana demuestra una vez más el contraste entre el carácter visionario de Fidel y la mediocridad de buena parte de sus pares latinoamericanos de aquel entonces, muchos de los cuales han sido procesados por corrupción o se encuentran prófugos de la justicia, mientras quienes desde el Norte los usaron a su servicio les dan la espalda.

Un caso ejemplar, es el del ex Presidente panameño Ricardo Martinelli, quien atrapado en un proceso judicial por sus delitos en el ejercicio del gobierno reveló sus servicios a la CIA en relación con Cuba y Colombia: “Cuando la CIA (Central de Inteligencia estadounidense) pidió que yo detuviera un barco norcoreano proveniente de Cuba que cruzaba el Canal de Panamá, no pestañeé” y “cuando las negociaciones con las FARC comenzaron en Cuba, nosotros apoyamos los intereses estadounidenses”. Aunque Martinelli no da detalles sobre cuáles era esos  “intereses estadounidenses”, vale recordar que, además de la Isla caribeña, el otro mediador en las conversaciones de La Habana era el gobierno del Primer Ministro noruego Jens Stoltenberg, ¿casualmente? actual Secretario General de la OTAN, cuya embajada en la capital cubana financió varios eventos relacionados con la estrategia obamista de smart power hacia Cuba. Más interesante aún es que un consistente opositor del proceso de paz colombiano, Álvaro Uribe, publicara una carta de apoyo a Martinelli, dirigida por Uribe al juez estadounidense que lleva el caso contra el político panameño, donde lo califica como un defensor de “los valores democráticos” frente al “castrochavismo”.

El testimonio del expresidente colombiano Andrés Pastrana  en su libro La palabra bajo fuego, donde cuenta su visita a EE.UU. inmediatamente después de tomar posesión George W. Bush, cuando fue el cuarto jefe de Estado en reunirse con el nuevo presidente, sólo precedido por los de México, Canadá y el Reino Unido, prueba la importancia que tiene ese país para Washington:

“La primera impresión que me llevé de los denominados ‘Halcones’ (Cheney, Rumsfeld y Wolfowitz) fue la de que tenían una postura más escéptica que sus antecesores frente a la opción de buscar una paz negociada con las FARC y el ELN, y que eran partidarios, en cambio, de adelantar más acciones militares contra la guerrilla. No les preocupaba tanto el tema de la droga como el riesgo que significaban estas organizaciones terroristas para la sociedad colombiana y para la defensa de la democracia. Por supuesto, esta es una posición que habría de enfatizarse mucho más después del trágico 11 de septiembre de 2001″.

Agrega Pastrana que ya envueltos en la  “guerra global contra el terrorismo”, “los Estados Unidos rompieron la fila de entrega de helicópteros, entregando primero los que estaban comprometidos con el Plan Colombia que los que ellos mismos necesitaban para su operación en Afganistán contra el régimen talibán”.

Al decidir entrar en la OTAN el Presidente de Colombia rompe con la Declaración de América Latina y el Caribe como Zona de Paz que él mismo suscribiera en La Habana en enero de 2014 junto a todos los jefes de estado o gobierno de la región.

Ahora con las FARC fuera de las armas y la otra organización guerrillera colombiana, el ELN,  en negociaciones de paz con el gobierno qué sentido tiene seguir reforzando a los militares colombianos si no es para facilitar a EE.UU. y sus aliados la amenaza y la acción militar  en Latinoamérica y el Caribe. Especialmente cuando todas las vías son utilizadas para desestabilizar a Venezuela, que como otros espacios intervenidos por la OTAN posee importantes reservas de hidrocarburos.

“¿A dónde nos conduciría la nueva e insostenible doctrina de la OTAN?”, se preguntaba Fidel en 1999, y ya el tiempo está respondiendo.

(Al Mayadeen)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

14 pensamientos en “Colombia: Puerta de la OTAN a Latinoamérica. Por Iroel Sánchez

  1. Pingback: Colombia: Puerta de la OTAN a Latinoamérica | ZonaFranK

  2. Qué lejos estamos de la carta fundacional de la OTAN :

    Artículo 1.” Las partes se comprometen, tal y como está establecido en la Carta de las Naciones Unidas, a resolver por medios pacíficos cualquier controversia internacional en la que pudieran verse implicadas, de modo que la paz y la seguridad internacionales, así cómo la justicia, no se pongan en peligro, y a abstenerse en sus relaciones internacionales de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza en cualquier forma que sea incompatible con los propósitos de las Naciones Unidas.

    Artículo 2. Las partes contribuirán al desarrollo de las relaciones internacionales pacíficas y amistosas, reforzando sus instituciones libres, asegurando una mejor comprensión de los principios en que se basan esas instituciones y favoreciendo las condiciones propias para asegurar la estabilidad y el bienestar. Tratarán de eliminar cualquier conflicto en sus políticas económicas internacionales y estimularán la colaboración económica entre algunas de las partes o entre todas ellas.

    A juzgar por lo acontecido tras la disolución del campo socialista, la OTAN no sólo no ha buscado la paz en cualquiera de los conflictos de sus miembros sino que se ha convertido en una organización criminal, jugando primero los países miembros el papel de pirómanos, como en el caso de Yugoslavia, que financiaron y respaldaron mediáticamente el independentismo que no toleran en cualquiera de sus territorios, para, a continuación, crear la matriz de guerra humanitaria, no precisamente en apoyo del legítimo gobierno central, sino de los separatistas, y declarando finalmente una guerra abierta contra Serbia, que en ningún momento entró en conflicto con alguno de sus países miembros. Algo parecido podríamos decir del mundo árabe, en que actuaron de pirómanos poniendo y deponiendo gobernantes (así fue como Sadam Husein accedió a las altas esferas en Irak) y, sobre todo, creando un ejército mercenario encargado de desestabilizar regímenes como el de Afganistán, Irak, Libia o Siria y justificar así el lucrativo trabajo de apagafuegos, con el que no sólo se ha logrado implantar la paz de los cementerios sino, sobre todo, apropiarse de los lucrativos y estratégicos recursos naturales y apuntalar una economía de guerra sentenciada a muerte tras la disolución del campo socialista.

    Esta es la OTAN que le hace guiños a la nación más violenta y antidemocrática de América Latina, llamada a jugar por ello un papel protagónico en el proceso de desestabilización de la zona, que tiene como principal objetivo a Venezuela. De este modo, se está incumpliendo otro de los artículos de la Carta Fundacional: “Artículo 10. Las partes pueden, por acuerdo unánime, invitar a adherirse al Tratado a cualquier otro Estado europeo que esté en condiciones de favorecer el desarrollo de los principios del presente Tratado y de contribuir a la seguridad de la región del Atlántico Norte”. Para favorecer los principios del tratado y contribuir a la seguridad, Colombia ocupa el último lugar de Amèrica Latina. En su necesaria doble función de la organización criminal, la de pirómano y bombero, la OTAN necesita algún modo de legitimar la intervención militar en naciones insumisas y, dado que descartan el apoyo de Rusia y China en el Consejo de Seguridad para supuestos como Venezuela, Nicaragua o Bolivia, van a convertir una vez más al pueblo colombiano en carne de cañón de criminales propósitos. A esto es a lo que Santos llama un privilegio.

    La extrema derecha uribista debe estar frotándose las manos, ya que Colombia va a seguir en un estado de permanente violencia y, como principal patrocinador de la candidatura de Duque, recibirá toda clase de recompensas en forma de peaje seguro para el narcotráfico en Estados Unidos y Europa. Va a ser un escenario parecido al de Afganistán, Irak o Libia. Que se olviden los colombianos de una próspera economía civil, derechos sociales y relaciones pacíficas con las naciones del entorno, salvo que ocurra un milagro y gane Gustavo Petro en la segunda vuelta, aunque ganar no sería suficiente en una nación donde manda la tradición que, a los políticos de izquierdas con posibilidades, se les asesina sin más contemplaciones.

    Ayer me conmovió la lectura en Rebelión de un artículo firmado por una colombiana, en que hace una descripción bastante fiel de la realidad (y alejada de los farsantes grandes medios de persuasión de la oligarquía colombiana e imperial), del que voy a transcribir algunos fragmentos con permiso de Iroel. El título no puede ser más contundente, “Elecciones en un lodazal llamado democracia” (Matilda Trujillo Uribe):

    “En una Colombia con las venas abiertas, y sangrando por las heridas que han generado las vilezas de la casta en el poder, se desarrollan las elecciones. Se acude, cual si estuviéramos en una fiesta democrática, o aferrados a la vana ilusión de vivir una democracia. Cuán lejos estamos de ello. Ahora, la letal farsa electoral, con candidato alternativo a bordo, aparece en el escenario haciéndose la idiota, es morronga.

    La oligarquía de Colombia, ha burlado la dignidad de todo un pueblo con sus siniestros montajes. Éste se inició, en esta cruenta historia nostra, con lo que se les dio en llamar el Frente Nacional, que no era otra cosa que turnarse el poder entre ellos mismos, liberales y conservadores representantes de esa oligarquía. El primero que se subió a la nave de los verdugos fue Alberto Lleras Camargo, de 1958 a 1962, y el último Misael Pastrana Borrero, de 1970 a 1974. Y lo que hay ver, como dirían las abuelas, hoy tenemos a sus descendientes cual saga satánica en pleno apogeo: Andrés Pastrana, descendiente de aquel que cerró el ciclo del mentado Frente Nacional, y Vargas Lleras –hoy candidato presidencial- descendiente del que lo abrió. Es la patética burla, que más parece una maldición, de la que hemos sido objeto generación tras generación. Los mismos con las mismas, hoy llamados además, Cambio Radical, la U, Centro Democrático, que son los partidos y familias de la oligarquía, con sus allegados y serviles, alternándose el poder. A eso le llaman democracia y nos llaman a votar para legitimar su fatídica farsa.

    Un candidato alternativo es un buen aliño, para que no quede tan escueta, ¡tan evidente!, pero de ahí a que lo dejen acceder a la primera magistratura, hay más que leguas, un abismo. Y ocurrió, que un candidato desbordó los límites de su aceptación, pues c ausas justas y legítimas, invoca el candidato progresista de la Colombia Humana Gustavo Petro. Las plazas se han llenado y el entusiasmo cunde, no se lo esperaban. En su obstinación de no reconocer la animadversión y contundente rechazo que despiertan por su propia perversión, se preguntan, qué paso? No quieren ver, ni escuchar, el clamor de h ombres y mujeres con el grito encendido por un cambio en nuestro país. No quieren ver que l a indignación, el hastió, la exasperación y el rechazo a los mismos con las mismas, es un galopar en creciente.

    Pese a lo anterior, entre luces y sombras, emerge el punto de quiebre, es ese espectro que llaman democracia en nuestro país y que las elites lo aderezan diciendo que es la más antigua y sólida de Latinoamérica. Democracia? Cual democracia?*2 En u n país como el nuestro, en que la participación está restringida a votar, y de encime a votar en las aguas turbias del consuetudinario fraude electoral. En un país, que como dice el padre Javier Giraldo: “los partidos se han convertido a lo largo de la historia colombiana en el foco de corrupción más aterrador”. E n un país en que las aspiraciones de los movimientos sociales, expresados en valientes jornadas de luchas son burladas y recibidas con la más aberrante represión. En un país con canallas de cuello blanco que actúan como mafias enquistadas en el poder. En un país que tiene la desfachatez de llegar a unos acuerdos después de seis años de conversaciones con una guerrilla, que se desmoviliza y desarma como contraprestación, y no les cumple. En un país a l que al pueblo le ha sido vetado participar de los planes y decisiones que los afecta. En un país con doctrina militar calculada para eliminar a quien no piense a su manera y no se someta a sus designios. En un país con una flagrante violación a los derechos humanos. Esa es la democracia en nuestro país, un lodazal putrefacto con vísceras y lacras.

    Alguien expresaba, para mostrar cómo se roban las elecciones en Colombia, que la maquinaria delictiva encargada de ejecutar el fraude electoral cuenta con altos niveles de organización, siendo estas estructuras criminales llamadas partidos, un complejo entramado que maneja abultadas finanzas…”*3. De otra parte, la Misión de Observación Electoral (MOE) viene mostrando numerosos delitos; en su reciente informe – elecciones a Congreso- detectó por ejemplo que, en los datos de 82 municipios hay más votantes que habitantes. En estos días círculo la noticia de un posible fraude electoral, ya hay indicios de que un nuevo fraude electoral se gesta. Cosa tan e xtraña, parecemos sin memoria ¿Es que existe alguna elección en Colombia en que no haya habido fraude?*4 Si alguien sabe, le ruego información. La trama no cambia. Para rematar e l menú de prácticas del fraude electoral va quedando oculta y en la impunidad . Estamos ante la perenne burla, con burladores y burlados.

    Es un cuadro desolador, que ni así quisiera romper la ilusión, pero lo que se viene es el afianzamiento de la tiranía que vivimos y es más que comprensible el temor. Por eso he de cerrarlo con algo esperanzador y es que todas y todos “somos mucho más que dos”, como diría Benedetti y ello puede convertirse en una gran conspiración. Una fuerza viva crece en número, en consistencia y en conciencia, una fuerza que no está dispuesta a seguir entre la humillación, la corrupción y la opresión. Lo han mostrado las luchas que vienen librando diferentes sectores, muchas aguerridas y valientes. Están los que en esta coyuntura electoral se manifiestan con Petro, y a los que le apuestan a Fajardo, se les abona que su voto no se lo dan a la más cruda derecha. Están los que no votan*7, esa masa silenciosa que cruje desde el fondo, aunque los señalen de apáticos, apátridas o apolíticos, -que no faltan es verdad-, pero es una gran población que se resiste a votar, pese a la propaganda, a los videos y mentiras no los han podido moldear a su amaño. Están los rebeldes y los luchadores de siempre. Sí que somos más que dos, los que estamos diciendo ¡basta ya!….”

    Tengo que confesarles que la Colombia que describe el presente artículo no se parece en nada a la inventada por los medios de la tiranía en España (en componendas con la tiranía global), que han optado por silenciar en gran medida las elecciones para no provocar la ira de la gente decente y bien informada, aunque son muchos más los ingenuos que se creen las mentiras, como en el caso de Venezuela. Por desgracia para ellos, son muchos colombianos los que han tenido que emigrar a España en busca de trabajo o huyendo de los paramilitares (todavía hay más de 10.000 que no se han desmovilizado y que seguro que han jugado un papel estelar en la “normalidad democrática” que vivió ayer la nación americana). Recientemente, he conocido a tres colombianas trabajadoras del hogar. Una de ellas me contó que llegaron los paramilitares a su finca agropecuaria y les dijeron: “tienen una hora para abandonar el lugar”, sin que se hayan molestado después en reclamar nada de lo que perdieron. Otra me contó que vivía cerca de Medellín, que asesinaron a muchos de sus familiares por culpa del narcotráfico y que vio en más de una ocasión camiones descargando cadáveres en fosas comunes. Ingenuo de mí, le pregunté si no hubo ninguna denuncia ni reclamación. Le sorprendió la pregunta y me respondió con un no contundente. Sin embargo, me dijo que votaría por Duque, ya que no quiere que su país se convierta en otra Venezuela y piensa que la disolución de la guerrilla va a contribuir a la pacificación y progreso de su país. La pobre es una víctima más de la manipulación mediática dentro y fuera de su país (sobre todo aquí en España). No puede comprender todavía que los problemas de Venezuela los está creando la oligarquía (también la uribista, que sabe que el negocio del narcotráfico y sus crímenes asociados no son compatibles con la democracia y la justicia social) y son el resultado de la emancipación y el empoderamiento de las clases humildes. Por otra parte, el escenario que se dibuja en una Colombia gobernada por la extrema derecha uribista (con el esbirro de Duque en la presidencia) y aliada de la OTAN sería lo más parecido a naciones como Afganistán o Libia, donde la vida no vale nada y está al servicio de los más criminales negocios (ya se trate de la droga o la guerra). Colombia pasaría a jugar en América Latina el mismo papel que juega Libia en Africa o Afganistán e Irak en Medio Oriente aunque sin necesidad de una brutal invasión (gracias a la generosidad de sus gobernantes vendepatrias hacia los intereses imperiales) ni el burka o el Coran, aunque si tomamos en cuenta el credo antiabortista, ultrarreligioso y machista de Duque, habría que decir que sólo cambiaría el palo de la baraja.

  3. Si quieren reirse lean algo refrescante sobre politiqueria democratica colombiana, propaganda antes de la pasada eleccion donde brillan las virtudes democraticas:
    Ivan Duque es hincha de América de Cali, ama las pastas y las ensaladas de mamá. Tiene una perrita portuguese water, Mile, que es de la misma raza de los perros de Obama, y un gatito llamado Fígaro. Escucha Led Zeppelin, Metallica, Iron Maiden, y se sabe las canciones de The Beatles y de los cubanos Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Compay Segundo. Cuando se estresa… lustra sus zapatos, un hábito que aprendió de su padre.
    El candidato de Colombia Humana, Gustavo Petro, ocupa el segundo puesto en las encuestas de intención de voto, con 29,5%, pareciera ser hincha de Independiente Santa Fe, pero su hija es de Millonarios, ambos equipos de Bogotá. Le encanta comer lomito de res, pero también disfruta un buen caldo de costilla con papa, huevos y pan en las madrugadas. Cuando fue alcalde de Bogotá tuvo una mascota que lo acompañaba a todos lados y que se volvió famosa. Escucha Silvio Rodríguez, y para bailar, un buen porro, y para cantar algún vallenato.
    Curtido en las aulas como profesor universitario y con la educación como pilar de su campaña, Sergio Fajardo de centroizquierda tiene 16,3% de intención de voto y ocupa el tercer lugar en la encuesta. Fajardo quería ser arquero titular del Deportivo Independiente Medellín, el equipo de fútbol del que es hincha. En los menús no discrimina; cuando está en campaña se le mide por igual a un tamal, a una bandeja paisa, o a una lechona. Para picar, un buen mango biche con sal. Tiene un perro de raza llamado Sammy.
    Lejos de ese lote se encuentra Germán Vargas Lleras, con 6,6%, que es fanático de Independiente Santa Fe. Tuvo un caballo llamado Arrogante, y tiene un perro llamado Mancho. Le gusta bucear, jugar al tenis y al golf y cazar… algunas veces lo ha hecho en África. Vargas Lleras es un hombre de rock. Tiene una enorme colección de clásicos, y es el inventor de la primera miniteca de Bogotá, que en su adolescencia creó para animar fiestas. Una curiosidad: colecciona libros de piratas y corsarios desde su infancia, empezando por Emilio Salgari y era fanático de las corridas de toros.
    © AFP 2018 / JOAQUIN SARMIENTO
    https://mundo.sputniknews.com/americalatina/201805261079031413-colombia-candidatos-presidencia-elecciones-curiosidades/

  4. Lo mas curioso es que se haya publicitado todo el proceso electoral sobre esas tonterias como si se tratara de un show de la television.

  5. Liborio, porque de estas eleciones sí quieren hacer un show. Hay poca transparencia, en cubano “hay maraña”, pero ellos gozan del respaldo de los amitos. Esperemos que la izquierda se una y les salga el tiro por la culata

  6. Pingback: Colombia: Puerta de la OTAN a Latinoamérica – Avra kahdabra

  7. Pingback: Colombia: Puerta de la OTAN a Latinoamérica.

  8. Pingback: Colombia: Puerta de la OTAN a Latinoamérica |

  9. Pingback: Colombia: Puerta de la OTAN a Latinoamérica – Tacón y Media suela

  10. Pingback: #Colombia: Puerta de la OTAN a Latinoamérica | Golpeando el Yunque

  11. ¿Cuál es el significado de la OTAN que aparece en la mayoría de páginas web si queremos consultar? Pues en general nos venden que la OTAN se creó para luchar contra la expansión del comunismo soviético en las democracias occidentales, que tuvo que enfrentarse ante las amenazas de URSS y contra el Pacto de Varsovia, y que al OTAN fue creada el 4 de abril de 1949 por EEEUU y sus aliados europeos. Leyendo esto a cualquiera le salta la primera contradicción porque el Pacto de Varsovia fue formado en el año 1955, seis años más tarde que la OTAN https://www.ecured.cu/Pacto_de_Varsovia y fue precisamente cuando Alemania así que es obvio que la OTAN no se formó para contrarrestar esa supuesta expansión del comunismo soviético y contra el Pacto de Varsovia ya que éste no existía cuando la OTAN fue creada por EEUU y GB envolviendo al resto de países occidentales europeos que la formaron en un comienzo, y cuando el Pacto de Varsovia se disolvió, la OTAN se quedó como la organización militar más poderosa en el mundo como gendarme mundial al mando de un comandante supremo estadounidense, al servicio de la dualidad indisoluble, neoliberalismo e imperialismo. La OTAN, representa el sistema estratégico de seguridad del mundo, que se quiere relacionar directamente con la seguridad de las democracias de Occidente y por tanto con la seguridad estadounidense, así queda todo bien atado, de forma que el liberalismo y en su defecto ahora el neoliberalismo, no es sólo poder ideológico, sino también poder político, militar y estratégico mundial. Solo han tenido un problemita inesperado, que ya no es como decía el iluminado George W. Bush “Ahora somos un imperio y cuando actuamos creamos nuestra propia realidad” Ahora ya hay otros protagonistas que tienen algo que decir en un mundo multipolar y el mayor violador del derecho internacional, los USA, el que impone bloqueos unilaterales, genocidas y criminales, como en el caso de nuestra Cuba durante 59 años día a día con terrorismo incluido a la carta, y sanciones o decretos donde declara a pueblos pacíficos y solidarios como es el caso de Venezuela “amenaza a la seguridad nacional”.

    Pero con la creación de la OTAN, se crea también junto con la CIA y el M16, lo que se conoce como Gladio (rama italiana) o Stay Behind o ejercito secreto de la OTAN y que podemos conocer bien a través del historiador suizo Genser o de otro autor llamado Paul L. Williams, algo que sería muy interesante describir en varios post aquí en la pupila ya que el tema es muy extenso pero de gran utilidad para comprender bien el significado del embrión de lo que sería después el terrorismo de estado, asesinatos políticos, torturas, desapariciones, golpes de estado. Los creadores de este monstruo terrorista apoyados por los gobiernos y por la estructura militar de cada país, y el asesoramiento y dirección del M16 y la CIA, contratando mercenarios, nazis y fascistas, para crear diferentes organizaciones terroristas de extrema derecha, como por ejemplo en Italia, Ordine Nuovo, y que la estrategia era sembrar el terror en toda la sociedad con atentados indiscriminados, y provocar auténticas matanzas para acusar posteriormente a los comunistas, y también por otra parte, infiltrar organizaciones de izquierda, para cometer atentados que fueran a contrarios a la ética revolucionaria.

    Todo ese embrión de la guerra fría sirve para lo que ahora conocemos como atentados de bandera falsa (aunque esto no es nuevo), fake news, contratación de auténticos ejércitos terroristas como el EI, conocido también como DAESH, primaveras árabes, golpes de color, contrainsurgencia, etc. En América latina ya utilizaron sus métodos en la Operación Cóndor, y la contratación de mercenarios aventajados, como los cubanoamericanos de la CIA, por ejemplo, el terrorista y criminal confeso, hace poco fallecido en Miami, Luis Posadas Carriles, asesino, torturador, instigador, parte esencial de la trama terrorista contra Cuba, que tantos muertos causó entre el pueblo cubano.

    Ahora todas esa experiencia terrorista de la mayor organización terrorista del mundo, OTAN, va a tomar cuerpo oficialmente con la entrada de Colombia, auténtico caldo de cultivo nunca mejor dicho, de droga con un narco estado en sus entrañas, paramilitares activos y mercenarios, sicariato avanzado, bases gringas, el perfecto Israel de América Latina, como ya se le ha definido hace tiempo. Una organización como la OTAN que el compañero Simpermiso nos da a conocer la carta fundacional de la OTAN, después de leerla nos preguntamos qué pinta la OTAN en este continente de América Latina con un miembro latinoamericano como Colombia? las respuestas son claras y preocupantes y como cita Iroel en el post: “el Comandante Fidel Castro realizó una desafiante intervención sobre lo que entonces era “el nuevo concepto estratégico de la OTAN” y “demuestra una vez más el contraste entre el carácter visionario de Fidel y la mediocridad de buena parte de sus pares latinoamericanos de aquel entonces”. Molestará a ciertos cabezas pensantes que cites Iroel, al comandante en jefe?

  12. Colombia como miembro de la OTAN se convierte todavía en un peligro doble para la insumisa América Latina, lo convierte en doblemente terrorista, y en un autentico portaviones de guerra gringo como ya se ha leído. En la antigua estrategia de EEUU de relacionar directamente la seguridad mundial con de las “democracias” de Occidente y por tanto con la seguridad estadounidense, ahora también la “democracias latinoamericanas” con la seguridad del patio trasero del Imperio violador del derecho internacional. Es una estrategia muy retorcida y que además ya hay precedentes cuando desapareció la URSS y violando los acuerdos de “paja” con Gorbachov y de alcohol con Yeltsin de no integrar en la estructura de la OTAN a los antiguos miembros del Pacto de Varsovia ni a ex -republicas soviéticas, y bueno ya sabemos el resultado, ahora rodeando todas las fronteras de Rusia con el delirio rusifico, EEUU utilizando a la Otan como juguete de guerra. Tendrá las mismas intenciones en América latina de la misma estrategia? Colombia con 7 bases militares gringas en su suelo y que automáticamente se convertirán en bases de la OTAN, después irán admitiendo a otros miembros como Perú, Chile, ………..así hasta 14 miembros ” limeño’s”, Bolivia rodeada y atacada, Venezuela rodeada y atacada, Nicaragua en el ojo del huracán, Ecuador parapléjica, y Cuba, ayy la deseada y soñada Cuba como objetivo final, conviertiéndose en pesadilla…….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s