Un sofisma sobre la oratoria en Cuba. Por Ernesto Estévez Rams


El Dr Ernesto Estevez Rams, profesor titular de la Universidad de La Habana, amplía lo expuesto en su texto “Hay quienes recuerdan que en Cuba se enseñaba y ensalzaba la oratoria…

Por muy hábil que se sea construyendo un sofisma el resultado sigue siendo un sofisma y lo superficial sigue siendo superficial. Volviendo al articulo original cualquier estudiante de periodismo pudiera deconstruir el discurso que se pretende. Un sucinto paseo histórico para ubicar el contexto que permita referirse a nuestro pasado prerrevolucionario con una construcción idealizada, un vintage, que apelando a la nostalgia edulcorada nos vende de contrabando una idea falaz. Me pregunto si la precaria escuelita rural o de barrio humilde podía darse el lujo de dejar constancia histórica, en un anuario impreso, de las dotes de sus graduados, un espacio donde resaltar las dotes oratorias de algunas de sus alumnas o de sus alumnos. La misma escuelita cuyo presupuesto se robaban del erario publico dentro del complejo entramado de corrupción política y social en que se empantanaba el país. Me pregunto si la preferencia de antaño por ensalzar a la oratoria no respondió en buena medida a la idea de que la palabra hábil te permitía escalar la pirámide política e insertarte en el esquema de demagogia que te asegurase una porción del pastel de la corrupción.

Cuántos bellos discursos en el congreso de la nación incapaz de darle solución a los problemas que aquejaban a la república enferma. Cuántos Gorgias y cuán pocos Sanguilys. Y qué deficiente una educación que no solo no llegaba a muchos, sino además, incapaz de formar desde la base al ser humano pleno, de utilidad social de cara a un país con urgentes necesidades de desarrollo: ¡Qué bonito habla el hijo del pescador! para mostrarlo en el mitin político de turno mientras en su casa la hermanita llena de parásitos no tiene oportunidad de atención medica adecuada y la madre pena entre la pobreza que inútilmente intenta palear el padre trabajando inhumanamente, todos dentro de una invisible rigidez social que los condena a su destino de miseria.

Y entonces se aterriza en el meollo de la falacia de su discurso: En Cuba, por supuesto revolucionaria, solo hemos reconocido dos oradores que merezcan ser mencionados: Fidel y Eusebio. Frase directa, lapidaria. De un plumazo cerramos el espectro, le presentamos al lector la idea cerrada que no le invite al análisis. La apelación a dos referentes inmediatos e incuestionables. Pero una mirada incluso limitada al pasado inmediato (y se toma el articulo el cuidado de decir 50 anhos atrás, pero yo me iré hasta el 59) revela el sofisma. Es falso como lo demuestra el verbo encendido de Armando Hart, orador como pocos; la prosa poética de Alfredo Guevara, difícil, ácida; Carlos Rafael, con filo en la palabra; la oratoria directa y brillante de Lazaro Peña, tan llana como bella. Acaso Camilo no se prefiguraba como excelente orador desde el balcón del Palacio Presidencial invocando a los muertos como ultimo bastión de la patria. Acaso no recordamos el gigante orador que fue el Che, lo mismo en la Universidad Central de Las Villas que en la ONU. Y Roa, el inmenso Roa. Y la oratoria de Ricardo Alarcon, culta, efectiva. Acaso no es buen orador Abel Prieto, profundo, critico, acertado. No emociona nuestro canciller Bruno, afilado tanto en el discurso como en la riposta breve y efectiva, calmada y rotunda, enérgica y pausada. La Revolución ha dado muchos oradores y los seguirá dando pero los da una calidad diferente, los da de la estirpe de aquello que donde ponen la palabra ponen su suerte. Y ya, en un comentario anterior, hable de los oradores brillantes que hay en un pueblo educado, las decenas de miles de hijos e hijas de este país, capaces de explicar temas difíciles, complejos comunicándoselo a los demás de manera que se entienda; las decenas de miles de trabajadores y trabajadoras, de campesinos y campesinas, de estudiantes, de verbo que encienden cualquier reunión; las decenas de miles de maestras y maestros, profesores y profesoras que a diario usan su oratoria efectiva y hermosa para enseñar en la humildad de su magisterio. Todos ninguneados por el autor del sofisma. Todos ellos hacen de la oratoria no un ejercicio de esterilidad retorica, sino una instrumento de acción que ayuda a construir realidades redentoras.

Pero incluso la falacia del sofisma va mas allá, ¿por qué ahora un articulo como ese? ¿Por qué cuando comenzamos a oír al nuevo presidente hablar? Sospecho que es ese el blanco real del artículo. Para ello es importante hacer la construcción donde prevalezca como valor el verbo bello y no el hecho. Juzguemos al presidente por como habla y no por lo que hace. Contrapongámoslo a Fidel, referente de la nación y uno de los oradores mas grandes de la historia humana. Contrapongámoslo a Eusebio, el bellísimo amante de la historia y de la Revolución y uno de los oradores más acabados y cultos de nuestra historia, referente también para el país. No importa lo injusto de la comparación. Y ahora que tenemos la visibilidad renovada de un presidente joven que muestra la capacidad no trivial de multiplicarse y aparecer en todas partes, que lleva a paso de conga a todos los que dirigen las distintas áreas del país, que exige compromiso y resultado, efectividad y acción, que es crítico y agudo, que comienza a calar en el sentimiento profundo del pueblo. Ataquémosle ahora, antes que se consolide como líder, explotemos sus vulnerabilidades antes que, en la escuela misma de su nueva responsabilidad, las subsane y se crezca. La Revolución cubana tiene la notable capacidad de, en vez de comerse a sus hijos, hacerlos gigantes.

Frente a la queja de Fausto de hay de los pueblos sin héroes, y el sofisma mefistofélico de hay de los pueblos que lo necesiten, se levanta la respuesta martiana de que son huérfanos los pueblos incapaces de crear a los héroes cuando los necesita y al nuestro nunca le ha faltado la capacidad de crisol, y en esta hora de los hornos, ya gesta y gestará tanto nuevos nuevos titanes de la acción y de la oratoria como nos hagan falta.

13 pensamientos en “Un sofisma sobre la oratoria en Cuba. Por Ernesto Estévez Rams

  1. Por varios días, meses, estamos asistiendo a lo que llamo el transformismo institucional del pais, emprendido por la dirección política del país, y ahora usted nos recuerda que ” Por muy hábil que se sea construyendo un sofisma el resultado sigue siendo un sofisma y lo superficial sigue siendo superficial.“ y sería bueno que aclaremos que es llamado sofismo para poder seguir entendiéndonos todos sobre un término bastante poco utilizado en el argot popular, una de las mejores definiciones que encuentro es esta “El sofisma puede ser visto como un silogismo viciado, o sea, una exposición de premisas falsas o verdaderas cuya conclusión no es adecuado que tiene la finalidad de defender algo y confundir al interlocutor.”.
    Varios acontecimientos de los pasados días en los que incluyo el “debate parlamentario” de la propuesta gubernamental de la nueva constitución han tenido un marcado sofismo en sus intenciones. Comencemos por el más reciente, evidente y descaradamente reprochable ante el 2do lugar de la delegación deportiva Cubana en los centroamericanos, el 12 julio 2018 , el Sr. Antonio Becali, presidente del Instituto Nacional de Deporte y Recreación (INDER) hizo titulares inclusive en Cubadebate, que aprovecho para felicitarlos como asiduo lector desde el exterior, el Sr Bacali dijo en conferencia de prensa “Estamos seguros que vamos a ganar los Juegos Centroamericanos”, ante la realidad vivida de estos dias, nada sorprendente el titular de información de hoy, 3 agosto 2018, en Cubadebate “No dijimos que veníamos a ganar con una visión triunfalista” pero al final del encuentro vuelve al sofismo institucional al que nos hemos acostumbrado al expresar, “ “Nosotros vinimos aquí a ganar, no podemos modelar la derrota, siempre modelamos la victoria. Después nos encontramos con una serie de elementos que provocaron la victoria de México. Vamos a tratar de buscar por todos los medios, con estrategias consecuentes y objetivas, mantener el segundo lugar histórico de Cuba en los Juegos Panamericanos”. Nadie le aclaro al Sr. Bacali que en los juegos panamericano pasado de Toronto, la delegación cubana obtuvo 4 lugar, a que nuevo “estudio científico” le echara mano esta vez para hacer esta predicción y no poner como creo yo sería honorable, su cargo a disposición de las autoridades por incumplimiento de palabra. Es que se pretende que nos acostúmbrenos al triunfalismo institucional como política del entretenimiento nacional.
    Sobre la propuesta de constitución y la eliminación de la aspiración a sociedad comunista dentro del texto constitución que usted Iroel y otros intelectuales cubanos piensan debe ser mantenido, Algo de historia primero, 50 años atrás en el discurso del 26 de julio de 1968, un periodo de la revolución más recordado por la llamada ofensiva revolucionaria Fidel expresaba “Todavía ninguna sociedad humana ha llegado al comunismo. Los caminos para llegar a una forma de sociedad superior son caminos muy difíciles. Una sociedad comunista implica que el hombre haya alcanzado el más alto grado de conciencia social que haya logrado jamás”, “A esa sociedad comunista aspiramos en todo absolutamente algún día.”, creo fue el comienzo de lo que hoy dada la realidad lograda se pretende desmontar, Como vemos Cuba y su sociedad hoy con este marcado repunte de diferencias sociales y prioridades económicas desde el gobierno, como revertir el claro fracaso de la economía centralmente planificada Socialista. La dirección política del país va abriendo camino a otras relaciones económicas y por tanto otra sociedad, en consecuencia, al aceptar constitucionalmente la propiedad privada y por ende la llamada “explotación del hombre por el hombre” en contradicción clara con preceptos comunistas, es más que evidente que si la presente no lo es la futura mucho menos. Pero hemos de estar claro que ante la necesidad de capital fresco foráneo que oxigene la precaria economía de la isla, consecuencia del legado socialismo tropical cubano, se necesita despejar dudas legales a ese capital foráneo que se le pide entre al país, se hace necesario un nuevo marco legal estable que sea aceptado y seguro a la inversión foránea mirando a futuro, y esto es lo que se pretende lograr y con prioridad como hemos visto ante la aprobación exprés del proyecto de la nueva Constitución para él pais.
    Es por ello que la inclusión de la aspiración Comunista futura dentro de la llamada ley de leyes claramente contradice esta necesidad económica de hoy. y conociendo el nivel de información y compromiso que tanto usted como esos reconocidos intelectuales dispuestos a aspirar al comunismo, pero también de compartir con el capitalismo de estado socialista de la Cuba actual, creo acepten el sofismo de sus discursos.
    Gracias y disfruten del fin de semana.

  2. esclarecedor fragmento de Martí. Importantes las precisiones y útiles las aplicaciones. Gracias. (desde México)

  3. Lamento que Livio confunda un sofisma con la aspiración de obtener lo mejor para su pueblo que por cierto dirá qué piensa de la Constitución que tan poco lo entusiama -hasta los cubanos residentes en el exterior como él pueden hacerlo- y luego votará o no por ella, vaya sofisma. Creo que fue Marti el que dijo que el que no cree en su pueblo es hombre de siete meses.

  4. A continuación un fragmento más amplio del discurso de Fidel para desenredar y destruir los sofismas y falacias que embrollan y oscurecen las verdades, práctica habitual del comentarista más arriba quien cita sólo unas pocas oraciones del discurso.
    ” Y nuestros jóvenes han expresado aquí la esencia, la médula del pensamiento revolucionario cubano. Revoluciones se han hecho muchas a lo largo de la historia, pero revoluciones socialistas son las revoluciones más profundas que han ocurrido en la historia de la humanidad.
    Cada pueblo, cada país, tiene su forma de hacer su revolución; cada pueblo, cada país tiene su forma de interpretar las ideas revolucionarias. Nosotros no pretendemos ser los más perfectos revolucionarios, nosotros no pretendemos ser los más perfectos intérpretes de las ideas marxista-leninistas. Pero lo que sí nosotros tenemos nuestra forma de interpretar esas ideas, tenemos nuestra forma de interpretar el socialismo, nuestra forma de interpretar el marxismo-leninismo, nuestra forma de interpretar el comunismo.
    Todavía ninguna sociedad humana ha llegado al comunismo. Los caminos para llegar a una forma de sociedad superior son caminos muy difíciles. Una sociedad comunista implica que el hombre haya alcanzado el más alto grado de conciencia social que haya logrado jamás; una sociedad comunista significa que el ser humano haya sido capaz de adquirir el nivel de comprensión y de confraternidad y de hermandad que el hombre ha alcanzado en ocasiones en el estrecho círculo de su familia. Vivir en una sociedad comunista es vivir en una sociedad verdaderamente de hermanos; vivir en una sociedad comunista es vivir sin egoísmo, vivir entre el pueblo y con el pueblo, como si realmente cada uno de nuestros conciudadanos fuese nuestro hermano más querido.
    El hombre viene del capitalismo lleno de egoísmo, el hombre es educado en el capitalismo en medio del más feroz egoísmo, como enemigo de los demás hombres, como lobo de los demás hombres.
    Cuando aquí los estudiantes han expresado la idea de que el comunismo y el socialismo se han de construir conjuntamente, y esa idea, la expresión de esa idea ha dado lugar a que se califique a los revolucionarios cubanos de ilusos, ha dado lugar a que algunos digan que esas son ideas pequeñoburguesas, ha dado lugar a que algunos digan que esa es una interpretación errónea de las ideas marxista-leninistas, de que no es posible construir el comunismo si primero no se logra el socialismo y que para lograr el socialismo es necesario el desarrollo de la base material del socialismo. Y esto último nosotros no lo negamos.
    En lo más profundo de la esencia del pensamiento de Marx la sociedad socialista y la sociedad comunista se han de basar en un completo dominio de la técnica, en un completo desarrollo de las fuerzas productivas, de manera que el hombre pueda crear los bienes materiales en cantidades suficientes para que cada cual pueda satisfacer sus necesidades.
    Es indiscutible que la sociedad medioeval, con aquel escaso desarrollo de las fuerzas productivas, no podía aspirar a vivir en el comunismo; es muy claro que la sociedad antigua, todavía con fuerzas productivas mucho más atrasadas y pobres, menos podía aspirar a vivir en el comunismo; y que el comunismo surge como una posibilidad del dominio del hombre, dominio pleno sobre la naturaleza, dominio pleno sobre la técnica, dominio pleno sobre los procesos de producción de los bienes materiales.
    Y desde luego, un pueblo que aspire a vivir en el comunismo tiene que hacer lo que nosotros estemos haciendo ahora, tiene que salir del subdesarrollo, tiene que desarrollar sus fuerzas productivas, tiene que dominar la técnica, para poder hacer del esfuerzo y del sudor del hombre el milagro de producir los bienes materiales en magnitudes prácticamente ilimitadas.
    Si no dominamos completamente la técnica, si no desarrollamos nuestras fuerzas productivas, se nos podría calificar de ilusos al pretender aspirar a vivir en una sociedad comunista.
    El problema desde nuestro punto de vista para nosotros es que en la misma medida en que las fuerzas productivas se desarrollen hay que ir desarrollando también la conciencia comunista; que en la misma medida en que las fuerzas productivas se desarrollen, cada paso de avance de las fuerzas productivas tiene que ir acompañado de un avance en la conciencia de los revolucionarios, en la conciencia del pueblo (APLAUSOS). ”
    Véase el Discurso completo pronunciado por el Comandante Fidel Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Primer Ministro del Gobierno Revolucionario, en la Concentración en Conmemoración del Decimoquinto Aniversario del Heroico Ataque al Cuartel Moncada, en la Plaza de la Revolución de Santa Clara, Las Villas, 26 de Julio de 1968, en: http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1968/esp/f260768e.html

  5. Usted mismo sugiere ampliar las ideas del discurso, que le recuerdo a todos que fue hace 50 años, creo en esta idea esta la mayor verdad nunca lograda
    “Y desde luego, un pueblo que aspire a vivir en el comunismo tiene que hacer lo que nosotros estemos haciendo ahora, tiene que salir del subdesarrollo, tiene que desarrollar sus fuerzas productivas, tiene que dominar la técnica, para poder hacer del esfuerzo y del sudor del hombre el milagro de producir los bienes materiales en magnitudes prácticamente ilimitadas.
    Si no dominamos completamente la técnica, si no desarrollamos nuestras fuerzas productivas, se nos podría calificar de ilusos al pretender aspirar a vivir en una sociedad comunista.”
    Entonces ante la aspiración nunca lograda después de creo yo suficiente tiempo de experimento social, después de vivir que el esfuerzo y mi sudor el único milagro que logro en mi vida fue vivir al día, que mi salario fuese completamente simbólico ante la realidad de la doble moneda, el capisol rampante que desde la dirección del pais se iba abriendo paso. Es necesario bajar a la realidad de que todos fuimos muy ilusos de aspirar a vivir en una sociedad comunista, yo me salí del juego hace muchos años cuando mi criterio de lo que es humanamente posible y que es un tremendo cuento de camino me mostro claramente que el PCC y el grupo que detenta el poder estaban y están haciendo uso de esa historia de futuro sin futuro contar de proseguir en el poder.

  6. Señor Livio: para poder sacar conclusiones de un experimento, es imprescindible controlar todas las variables y excluir aquellas que, sin venir a cuento, puedan contaminarlo y alterar los resultados. Sin embargo, usted nunca menciona las variables que han contaminado el experimento socialista e influido negativamente en sus resultados.

    Estaba claro que un sistema basado en la explotación del hombre por el hombre, en que una mayoría de individuos son sometidos a toda clase de estímulos aversivos (como el despido de los trabajadores en caso de no cumplir los crecientes niveles de explotación) y de refuerzos positivos (como el salario y otras retribuciones, con el que los trabajadores deben satisfacer las aspiraciones de los mercados y los mecaderes antes que las suyas propias, sirviéndose estos de los medios de comunicación para que estas y aquellas coincidan), no iba a ser neutral ante el experimento socialista.

    Acaso fueron neutrales las principales naciones capitalistas tras el triunfo de la revolución comunista en Rusia? Cuenta Juan Carlos Monedero que un día encontraron a Lenin bailando, al que sorprendido, le preguntaron el motivo de su alegría. Su respuesta fue que habían logrado resistir un día más que la Comuna de París, en que la oligarquía francesa y prusiana consideraron una prioridad el aplastamiento de la revolución, por encima del conflicto militar que ambas naciones estaban librando. Aunque la revolución rusa logró derrotar a los opositores y a los ejércitos invasores en la guerra civil y logró derrotar también al ejército nazi y convertirse en un contrapoder en la guerra fría, no es menos cierto que Lenin vivió muy poco y que su sucesor (Stalin) se convirtió en el sepulturero de muchos de los ideales revolucionarios y también de algunos de sus más destacados líderes, que en un principio contaban con más méritos para suceder a aquel.

    Muy probablemente ahora estaríamos hablando de unos resultados muy diferentes en el experimento socialista en todo el mundo de haber sido Leon Trotsky el sucesor de Lenin y haberse impuesto su teoría de la revolución permanente. Habría que preguntarse si fueron fallos intrínsecos de las tesis y praxis comunistas los responsables de tan fatal sucesión, siendo un segundón en la línea sucesoria y habiendo advertido Lenin del error de que un hombre tan visceral y mediocre tuviera un cargo de tan alta responsabilidad en el partido comunista o fueron por el contrario las actividades diplomáticas y de otro tipo de las potencias capitalistas, así como el oportunismo y el instinto de supervivencia de Stalin y gente como él frente a la abierta confrontación en todos los frentes contra el poder superior de la oligarquía capitalista. No cabe la menor duda de que el sepulturero de la revolución socialista más ambiciosa acaparó muchas simpatías en el mundo capitalista (al que llamaban papá Stalin) cuando se limitó a mantener la revolución en un sólo país y mandó ejecutar a los más destacados continuadores de la obra de Lenin (incluido Trotsky e incluso a su hijo, que murió en una simple operación de apendicitis en Paris).

    Otro sería el mundo que conocemos y los resultados del experimento socialista de haber triunfado previamente el comunismo en naciones como Alemania, Gran Bretaña y Estados Unidos. En cierto modo, la revolución socialista cubana ha representado lo mejor de las esencias del comunismo y su internacionalismo, lo que ha contaminado todavía más los resultados como proyecto de un sólo país, incrementando el asedio y mermando su potencial, pero, a lo ojos de un verdadero revolucionario, ello no la empequeñece ni la devalúa sino todo lo contrario. Somos las clases humildes del mundo capitalista y cubanos sin ideales ni principios como Livio Delgado los que, con nuestra cobardía e incompetencia, hemos quedado empequeñecidos y devaluados como protagonistas del devenir histórico.

  7. “Con su permiso”, no me gusta especular de cosas que pudieron haber sido, pero nunca fueron, siempre detrás de una decisión hay una persona y unas circunstancias que con el paso del tiempo es muy poco probable de replicar y entender a cabalidad porque fue así, Usted imagina creo demasiado en el tema Lenin, Trotsky, Stalin, y el resultado de la Union Sovietica, en eso una vez leí una entrevista a Fidel creo de Tomas Borge y hasta Fidel le reconoce grandes errores pero importantes aciertos en esos años muy críticos de guerra y conflictos en la vieja Europa, pero le aclaro no atrevo a meterme en un amplio debate de temas de política internacional con amplios conocimientos de historia y teorías de conspiraciones porque eso no es lo mío. Por si no lo ha notado, solo doy opiniones de asuntos de la economía de aquella que Cuba que viví, aquella que como muchos jóvenes soñé podría ser realmente diferente, y terminamos empantanados a tal nivel que Cuba se va pareciendo demasiado a lo que no quisiéramos que fuese.
    Me sorprende que sea capaz de escribir que “Otro sería el mundo que conocemos y los resultados del experimento socialista de haber triunfado previamente el comunismo en naciones como Alemania, Gran Bretaña y Estados Unidos.”. Tengo entendido que el comunismo es visto como la fase superior del socialismo, esa etapa anterior al comunismo en donde la dictadura del proletariado se encarga de la abolición de la propiedad privada de los medios de producción. El socialismo debe ir primero lo otro es después si llega. Ahora si lo que quiso decir tiene que ver con el nivel de desarrollo de las fuerzas productivas y que el hecho que el comunismo triunfase en la Rusia Zarista feudal mientras ya en la propia Europa sociedades como Inglaterra, y Alemania tenia un proletariado mas cercano a las teorías de la lucha de clases lo entiendo.
    Y finalmente le aclaro que no tenga sus ideales no quiere decir que no tenga, no comparto muchas cosas de la “dictadura del proletariado” a la que se ha llegado en la Cuba actual, no acepto el partido único ni esa historia de la fuerza superior porque simplemente demostrado esta que solo es único por imposición, en la Cuba actual todos los días disfruto de ese amplio espectro de pensamiento político que se pretende ignorar y es mi opinión que debería ser al menos escuchado y tomado en cuanta de cara al futuro del país. Soy parte de esa clase humilde que vive en el capitalismo por si no se ha enterado, vivo del resultado de mi trabajo, vendo mis conocimientos y habilidades estudiadas en Cuba en esta socialdemocracia canadiense, pero si usted se considera cobarde e incompetente o tiene pretensiones históricas en esta lucha de los humildes y para los humildes no mezcle a mi nombre en ello.

  8. simpermiso : despuesde leerlo,quise contestarle,pero en verdad,dejare que otro e conteste,pues al parecer,aunque fue escrito hace mucho tiempo, es la respuesta a su afan de recomponer la historia…..” La ideologia es una maquina de rechazar los hechos,cuando estos podrian oblogarla a modificarla.Tambien sirve para inventar los hechos cuando estos le resultan necesarios para preservar en el error “….En verdad,lo que nunca debio haber sucedido fue el golpe traicionero que dio origen a la “revolucion de Octubre” .En definitiva lo mas exitoso del experimento comunista fue su capacidad de trabajar en la clandestindad (esto lo pienso yo )

  9. Pingback: Un sofisma sobre la oratoria en Cuba. | argencuba

  10. Pingback: Contra todos los dogmas: Cuba ancla el socialismo en su futuro – News

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.