La Habana: Vándalos contra el 500. Por Iroel sánchez


La campaña por los 500 años de La Habana ha tenido un éxito comunicacional indiscutible. Tanto en los medios como en las calles su presencia es constante.

No recuerdo en los últimos años un tema en Cuba con ese nivel de presencia e intensidad, acompañado de buenos productos comunicacionales.

Constantemente se divulgan obras en construcción por la fecha. Incluso, el impacto del fortísimo tornado que el 27 de enero golpeó cinco municipios capitalinos y que ha involucrado un esfuerzo extra en recuperar instalaciones, viviendas e infraestructuras, no ha detenido la marcha de inversiones destinadas a embellecer la ciudad y mejorar los servicios que recibe el pueblo habanero.

Una de las iniciativas ha sido transformar algunas céntricas paradas con coloridas imágenes de la ciudad, que también se han colocado en las nuevas construidas.

Pero ni corta ni perezosa la minoría egoísta dispuesta a acabar con el derecho de todos a disfrutar de una ciudad más bella ha entrado en acción para odiar y destruir.

 A las paradas de B y 23 y la de 29 entre F y G (nuevas) en el Vedado les arrancaron la gráfica por los 500 años de La Habana. Foto: Ariel Cecilio Lemus /Granma

A las paradas de B y 23 y la de 29 entre F y G (nuevas) en el Vedado les arrancaron la gráfica por los 500 años de La Habana. Foto: Ariel Cecilio Lemus /Granma

 

 Foto: Ariel Cecilio Lemus


Parada de 23 y B con la gráfica destrozada. Foto: Ariel Cecilio Lemus/Granma

Semanas atrás comentaba la necesidad de, siguiendo el ejemplo de la Reforma Constitucional, impulsar un debate popular para un nuevo reglamento urbano que «actualice y difunda la defensa de lo común, penalizando los comportamientos que –desde la agresión sonora en el transporte por choferes y pasajeros, hasta el maltrato a contenedores y el arrojar basura a la vía pública– en otros lugares reciben multas que pueden alcanzar hasta un salario mínimo y la obligatoriedad de trabajo social en labores comunales».

La Habana necesita muchas soluciones materiales, pero sin una transformación cultural profunda que lleve al rechazo de los comportamientos que dañan el espacio público, y una actuación enérgica de las autoridades que impida su impunidad, muy pronto nos tendrán de regreso en el mismo punto de partida, o tal vez más atrás.

(Granma)

8 pensamientos en “La Habana: Vándalos contra el 500. Por Iroel sánchez

  1. Asi comenzaron en Venezuela, se descuidaron con ellos y ya estan quemando estaciones electricas porque no les resulto quemar venezolanos vivos en 2017.
    La destruccion indiscriminada como politica, es terrorismo en todo el mundo.

  2. Dice Iroel acertadamente: “…sin una transformación cultural profunda que lleve al rechazo de los comportamientos que dañan el espacio público, y una actuación enérgica de las autoridades que impida su impunidad…”
    Es la población la que debe imponerse con su rechazo decidido a estos vándalos.
    La pasividad de los vecinos frente a estos actos, solo conducen a envalentonar a los quienes los cometen.
    Las autoridades solo deberían ser necesarias en casos extremos.
    Saludos,
    Miguel A.

  3. Yo no creo que en Cuba vayan a ocurrir guarimbas, como plantea Antonio. Aqui ya se hizo la revolución para acabar con la burguesía y sus guarimberos. Sin embargo, la escasez provocada por el bloqueo, las cada día mayores diferencias de renta como resultado del cuentapropismo, las migraciones interiores (sobre todo de orientales a La Habana), las diferencias raciales y el chovinismo asociado a los diferentes barrios y municipios de la ciudad, así como el gusto por lo prohibido y lo que viene de fuera, son factores que están influyendo en la indisciplina social y en los problemas y conflictos identitarios, que deben ser solucionados sobre todo con medidas culturales y políticas, sin descartar las sancionadoras como última opción.

    Se dice de los monos aulladores y otras especies que viven en las altas cumbres de la floresta que sus sonidos ensordecedores son una forma de marcar el territorio en un entorno donde se convierten en medidas más efectivas que otras típicas del suelo o de espacios abiertos, en que resultan más adaptativos el olfato y la vista. No será el volumen alto de la música y sobre todo determinados géneros musicales una forma de reivindicar un espacio personal o grupal en entornos donde la cubanidad está en crisis o donde hay una relación conflictiva entre personas que deberían cooperar entre sí y tener una identidad de grupo por encima del origen geográfico, la raza, la renta o los gustos culturales?

    En ambos supuestos, el rescate o un nuevo contrato social en relación sobre lo que debe entenderse por cubanidad, unido a un volumen acorde con la burbuja personal, grupal o habitacional para las ocasiones en que se quieran vivenciar experiencias culturales al margen de dicho concepto, podría ser una buena medida para convivir en paz y armonía en una ciudad de dos millones de habitantes, la capital de todos los cubanos.

    En relación con la falta de respeto hacia el mobiliario urbano y todo lo que representa la esfera pública no se pueden perder de vista las frustraciones de muchas personas al no cumplirse sus expectativas personales o con los poderes públicos, que convierte a lo público en chivo expiatorio.

    En ninguna sociedad este problema tiene fácil solución, menos todavía en la Cuba sometida a tan criminal bloqueo, pero sí se debería buscar la manera de que el cubano se identifique más con la esfera pública y se sienta protagonista en la toma de decisiones para que haga suyo todo el mobiliario público y se sienta partícipe en la vida pública, a modo de prolongación de la familiar.

  4. Empezaron rompiendo teléfonos públicos, y los dejamos. Siguieron quemando los cestos de basura, y los dejamos.Arrancaron las ruedas de los contenedores de basura, y los dejamos. Sustrajeron carritos de supermercados y aeropuerto, y los dejamos. Ahora vandalizan el 500 aniversario, y también los dejamos. Cuando vayan por más, no nos quejemos. Quienes piensen que es cosa de malcriados inadaptados, se equivocan. Para eso son convocados, antes fue por la radio de Miami, ahora es por las redes sociales. ¡Despierta Cuba!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.