La mano de Washington tras provocaciones durante visita del Papa a Cuba


Iroel Sánchez

El diario mexicano La Jornada ha publicado un artículo de su corresponsal en Estados Unidos que documenta el papel del gobierno norteamericano en acciones que pretenden convertir la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba en una plataforma para promover su política de “cambio de régimen” en la Isla.

Para los años fiscales 2009 y 2010 el Congreso norteamericano destinó 35 millones de dólares para ese objetivo, recuerda el periodista David Brooks y concluye en La Jornada que “en la coyuntura de la visita del Papa a Cuba, todo indica que el objetivo desde Washington Sigue leyendo

René González y Alan Gross: la velocidad y el tocino


Machetera

¿Tienen que ver la velocidad y el tocino?

Supongo que en Latinoamérica la comparación explícita de la lengua inglesa entre “apples and oranges” es “peras y manzanas”. En cualquier caso, lo que ambas lenguas manifiestan con ellas es una imposibilidad semántica. En España, las variantes comparativas de este tipo son más divertidas: “No hay que confundir el culo con las témporas”, “la gimnasia con la magnesia” o “las churras con las merinas”.

Sigue leyendo

La Jornada: El gobierno de EE.UU. paga sabotaje a visita del Papa a Cuba


David Brooks

Este artículo en la edición de hoy 24 de marzo de 2012 en el diario mexicano "La Jornada"

Cuando el gobierno estadunidense y anticastristas de Miami denunciaron la breve detención de opositores por las autoridades cubanas en vísperas de la visita del papa Benedicto XVI a la isla, no mencionaron que esos disidentes, como una amplia gama de la oposición política dentro de la isla, son apoyados y en muchos casos financiados –en violación a las leyes de Cuba– por Washington y las organizaciones anticastristas en Miami, cuyo propósito anunciado es el cambio de régimen.

Sigue leyendo

Radio Mambí: Esa, no es cubana


Edmundo García

Pérez Roura dormido en su programa de Radio Mambí

En el número impreso del periódico El Diablo Cojuelo, dos jóvenes patriotas que se rebelaron contra la servidumbre de la prensa en la Cuba colonial escribieron: “El Diario de la Marina tiene desgracia. Lo que él aconseja por bueno, es justamente lo que todos tenemos por más malo.” Esos jóvenes, que no eran otros que José Martí y Fermín Valdés Domínguez, no podían quedar  pasivos ante un periódico poderoso que sin embargo se proyectaba respecto a la independencia de Cuba como si fuera Sigue leyendo