La Guerra cultural sigue viva. Por Frances Stonor Saunders


El programa  Milenio, de la Televisora brasileña O Globo entrevistó hace algunos años en Londres a la historiadora británica Frances Stonor Saunders a raíz de la salida en Brasil de su obra sobre la CIA y la Guerra Fría Cultural bajó el título ¿Quién pagou a conta? Hemos transcrito y traducido la entrevista para la televisión y adelantamos aquí algunos fragmentos de la transcripión que más adelante publicaremos íntegramente. 

(…)

-Y su foco en la acción de la CIA en el campo de la cultura en la guerra cultural, en el frente cultural.  Con certeza, en esa área la CIA tuvo un gran alcance.

-Muy grande. Cuando comencé a hacer la investigación yo tenía un concepto sobre los agentes de la CIA. La imagen que uno se hacía de un agente de la CIA era la de un tipo bruto, impetuoso, muy osado, carismático, impulsivo, pero nunca la de un intelectual.

Mas, en verdad, la CIA, desde su concepción, parecía un campus universitario. Los agentes usaban traje y fumaban pipa. Parecían profesores en encuentros formales de grandes universidades de Estados Unidos e Inglaterra. Muchas veces ellos también eran eso.

-Usted escribió que la CIA financió la publicación de más de mil libros, incluidos “Doctor Zhivago”, de Boris Pasternak; “La nueva clase” de un autor yugoslavo.

-Traducciones de T.S Elliot y de Chejov. Había una editora que publicaba a  Chejov y era dirigida por la CIA.

-¿Por qué la CIA publicaba eso?   

-La CIA intentaba seducir directamente cerebros occidentales, intelectuales que fuesen anticomunistas, pero no necesariamente pro Estados Unidos. La CIA quería desmontar la opinión engañosa de los soviéticos, de que los Estados Unidos no tenían cultura, no eran sofisticados, tenían pocos derechos civiles, y no entendían un arte elevado. La CIA quería desmentir todo eso. Ella quería construir una alianza, digamos, una especie de OTAN cultural, para apoyar la política exterior norteamericana, una Pax Americana, para convencer a las personas de que los Estados Unidos eran óptimos y los soviéticos, pésimos. Mas la CIA era sutil, no intentaba alcanzar un gran público; la CIA buscaba un pequeño público de élite, que lenta y progresivamente, pudiera influenciar lectores, un público más amplio, además de creadores de políticas y personalidades influyentes que pudiesen cambiar la política para asumir la propuesta norteamericana.

(…)

-Lo que la CIA hacía, por lo que usted describe, los gobiernos siempre lo hicieron. En el caso de América Latina en los años 40, los Estados Unidos crearon la política del buen vecino. Parte de ella fue implementada por Nelson Rockefeller.

-Rockefeller estaba personalmente involucrado con la CIA en operaciones similares especialmente en la América Latina de la postguerra. La CIA tenía un sistema óptimo de subcontratar sus agentes por particulares e instituciones. Hay una cosa que me ayudó a destapar esta historia y va a ayudar a futuros investigadores, principalmente en América Latina: la CIA se resiste mucho a divulgar pruebas directas, en forma de documentación. Mi lucha por informaciones, como la de muchas personas no obtuvo éxito. Lo bueno de que la CIA haya actuado en el sector privado es la posibilidad de encontrar mucho material directamente relacionado con la CIA, con sus organizaciones y sus métodos en el sector privado. Investigando archivos, el de Nelson Rockefeller es un ejemplo, conseguimos ver claramente cuáles fueron las incursiones y como fueron gestionadas para promover digamos una “aceptación amigable” de las ideas norteamericanas en América Latina.     

(…)

-Ellos publicaban las revistas “Der Monat” en Alemania, “Encounter” en Gran Bretaña, tal vez la famosa de todas; “Preuves” en Francia; “Tempo presente” en Italia y “Cuadernos” en América Latina.

-“Cuadernos” y también “Mundo Nuevo”, una revista un poco menos conocida.         

Había un servicio gráfico y un servicio de distribución para todas esas revistas. Principalmente para aquellas concentradas en América Latina.

Paralelamente a esas había revistas como “Combate”, “Visión”, “El Mundo en Español”… eran revistas complementarias a las revistas financiadas y dirigidas directamente por la CIA.

-Los grandes nombres de intelectuales de la post guerra en Francia Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Albert Camus, Raymond Aron y André Malraux… ¿participaron de eso?

-Sartre y Beauvoir eran “los enemigos”, por así decir. Todo el foco…

-Pero intentaron conquistarlos…

-Ya me han dicho que el enemigo no era Moscú, era Paris. Para los norteamericanos, eran Sartre y Beauvoir.

La CIA estaba obsesionada con su anti americanismo y con los estereotipos negativos que ellos representaban. Eso los atormentaba.

-Pero atrajeron a Malraux…

-Sedujeron a Malraux…

-Raymond Aron…

-Y a Camus, bien tardíamente, cuando él abjuró. La CIA consiguió, con mucha eficiencia, dividir a la izquierda francesa. Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir no eran publicados en esas revistas, eran atacados siempre.

La CIA apadrinaba a intelectuales franceses de izquierda que no odiasen a los Estados Unidos.

– ¿Y esos intelectuales sabían que estaban siendo financiados por la CIA? 

-Quién sabía y quien no sabía es una incógnita. Muchos de ellos ni tenían idea porque la CIA estaba detrás de instituciones, revistas, periódicos, y críticas de arte en las que ellos estaban trabajando.

-Usted cita a Richard Crossman, un agente británico de inteligencia, según él la manera de la hacer una buena propaganda es parecer no estarla haciendo.

-Hay una diferencia entre los niveles filosófico y práctico. El problema de asociación a la CIA era reconocido por la propia CIA. La CIA no daba aprobación abiertamente, pues sabía que sería rechazada si fuese claramente. Entonces la CIA se escondía por detrás de fundaciones y organizaciones en Francia. Ella disfrazaba su vestimenta.

(…)

-Tiene sentido que la CIA apoyara a personas de derecha, como Irving Crystal o el filósofo Isaiah Berlin. Por otro lado, ¿por qué la CIA apoyaría a Mary McCarthy?

-Porque es la izquierda no comunista. Era una esfera perfecta, y a pesar de todo muy importante para predicar el valor dede  la democracia norteamericana y su política exterior. ¿Por qué los Estados Unidos querrían a Orwell para utilizar su  “1984” y “Rebelión en la granja”, dos textos bien polémicos contra todas formas de control del Estado, todos los estados que intentan controlar a los ciudadanos? Ellos tomaron y modificaron las obras de un viejo socialista. Al final ellos eliminan las distinciones que Orwell hace, las comparaciones que él hace, la equivalencia entre un comunismo degenerado y un  capitalismo extremo y corrupto. Esas diferencias o similitudes son apagadas.  Lo que queda es un tratado contra el imperio del mal soviético. Por tanto, esas obras son levemente modificadas, de modo convincente, con altas calidades. Modifican el argumento original hacia su objetivo, para establecer la distancia entre valores norteamericanos y soviéticos.

-Cambian el final de la historia.

-Tanto de “Rebelión en la granja” como de “1984” para eliminar la equivalencia moral existente en el texto original, entre las dos formas de opresión, de totalitarismo, o de control del Estado. Todo para mostrar de manera peculiar y distinta, el tipo de control comunista. 

(…)

-Los comunistas no son más amenaza, pero la CIA aún existe. ¿Podemos concluir que ese tipo de actividad de un frente cultural aún existe, a pesar del fin del comunismo?

-Sabemos que los Estados Unidos, porque eso sale a la superficie y  después es olvidado, han estado activamente comprometidos en programas de guerra sicológica, de conquistar corazones y mentes, no solo en campos de operaciones convencionales, como Irak y Afganistán, sino en otros países y continentes donde ellos necesitan ganar un consenso intelectual y cultural a favor de la actual política exterior norteamericana. Entonces, existe, sí. No hay dudas de que instituciones con las cuales la CIA trabajaba y trabaja, como la Fundación Ford, todavía son muy activas. Todavía usan los mismos programas de convencimiento y las mismas herramientas desarrolladas durante la Guerra Fría.

-¿La llave para descubrirlo es la investigación financiera?

-Es el lado financiero siempre. Normalmente es lo más frágil. Es posible investigar las finanzas de una revista hasta llegar a alguien. Si un editor no sabe de dónde el dinero viene, él debe preguntarse eso. Es ridículo, pero eso ocurría. Algunas revistas eran financiadas por la CIA, a través de mecanismos tan complejos que los propios editores no sabían. Usted está obligado a saber cómo es financiado.

 

Anuncios

9 pensamientos en “La Guerra cultural sigue viva. Por Frances Stonor Saunders

  1. Como dice Taladrí: ¨sigue la ruta del dinero…¨, ahora la CIA está más activa que nunca, no pequemos de ingenuidad, dónde existe un gobierno de izquierda, ahí corre el dinero de sus agencias USA!!

  2. Pingback: “Estados Unidos está activamente comprometido en programas de guerra sicológica” – Periódico Alternativo

  3. Acerco a los foristas el siguiente trabajo que aparece en la version digital de la revista Monthly Review: “New Google algorithm restricts access to left-wing, progressive web sites” [ Nuevo algoritmo de Google restringe el acceco a sitios de izquierda/progresistas en la red]

    https://mronline.org/2017/07/28/new-google-algorithm-restricts-access-to-left-wing-progressive-web-sites

    Originally published: World Socialist Website by Andre Damon and Niles Niemuth (July 27, 2017)

    In the three months since Internet monopoly Google announced plans to keep users from accessing “fake news,” the global traffic rankings of a broad range of left-wing, progressive, anti-war and democratic rights organizations have fallen significantly.

    On April 25, 2017, Google announced that it had implemented changes to its search service to make it harder for users to access what it called “low-quality” information such as “conspiracy theories” and “fake news.”

    The company said in a blog post that the central purpose of the change to its search algorithm was to give the search giant greater control in identifying content deemed objectionable by its guidelines. It declared that it had “improved our evaluation methods and made algorithmic updates” in order “to surface more authoritative content.”

    Google continued, “Last month, we updated our Search Quality Rater Guidelines to provide more detailed examples of low-quality webpages for raters to appropriately flag.” These moderators are instructed to flag “upsetting user experiences,” including pages that present “conspiracy theories,” unless “the query clearly indicates the user is seeking an alternative viewpoint.”

    Google does not explain precisely what it means by the term “conspiracy theory.” Using the broad and amorphous category of fake news, the aim of the change to Google’s search system is to restrict access to alternative web sites, whose coverage and interpretation of events conflict with those of such establishment media outlets as the New York Times and the Washington Post.

    By flagging content in such a way that it does not appear in the first one or two pages of a search result, Google is able to effectively block users’ access to it. Given the fact that vast amounts of web traffic are influenced by search results, Google is able to effectively conceal or bury content to which it objects through the manipulation of search rankings.

    Just last month, the European Commission fined the company $2.7 billion for manipulating search results to inappropriately direct users to its own comparison shopping service, Google Shopping. Now, it appears that Google is using these criminal methods to block users from accessing political viewpoints the company deems objectionable.

    The World Socialist Web Site has been targeted by Google’s new “evaluation methods.” While in April 2017, 422,460 visits to the WSWS originated from Google searches, the figure has dropped to an estimated 120,000 this month, a fall of more than 70 percent.

    Even when using search terms such as “socialist” and “socialism,” readers have informed us that they find it increasingly difficult to locate the World Socialist Web Site in Google searches.

    According to Google’s webmaster tools service, the number of searches resulting in users seeing content from the World Socialist Web Site (that is, a WSWS article appeared in a Google search) fell from 467,890 a day to 138,275 over the past three months. The average position of articles in searches, meanwhile, fell from 15.9 to 37.2 over the same period.

    David North, chairperson of the International Editorial Board of the WSWS, stated that Google is engaged in political censorship.

    “The World Socialist Web Site has been in existence for nearly 20 years,” he said, “and it has developed a large international audience. During this past spring, the number of individual visits to the WSWS each month exceeded 900,000.

    “While a significant percentage of our readers enter the WSWS directly, many web users access the site through search engines, of which Google is the most widely used. There is no innocent explanation for the extraordinarily sharp fall in readers, virtually overnight, coming from Google searches.

    “Google’s claim that it is protecting readers from ‘fake news’ is a politically motivated lie. Google, a massive monopoly, with the closest ties to the state and intelligence agencies, is blocking access to the WSWS and other left and progressive web sites through a system of rigged searches.”

    In the three months since Google implemented the changes to its search engine, fewer people have accessed left-wing and anti-war news sites. Based on information available on Alexa analytics, other sites that have experienced sharp drops in ranking include WikiLeaks, Alternet, Counterpunch, Global Research, Consortium News and Truthout. Even prominent democratic rights groups such as the American Civil Liberties Union and Amnesty International appear to have been hit.

  4. Pingback: LA GUERRA CULTURAL SIGUE VIVA  por Frances Stonor Saunders – Cultura y resistencia

  5. Pingback: ‘WONDER WOMAN’, UNA HEROÍNA QUE SÓLO EL COMPLEJO MILITAR-INDUSTRIAL PODRÍA CREAR por  Jonathan Cook – Cultura y resistencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s