Yo vengo a ofrecer mi corazón. Por Víctor Ángel Fernández


Algunos pensarán que estoy loco, pero me encantan estos tiempos. Son los instantes en que a esos cubanos, siempre descritos como bullangueros, bailadores, chistosos o enamoradizos, se nos sale nuestra más maravillosa cualidad: la de solidarios.

Ahora, a los vecinos del piso de abajo, aquellos a los que a lo mejor nunca les hablamos, les ofrecemos nuestra casa para que resguarden sus cuatro cosas y no se dañen cuando suban las aguas. Y a esos dos viejitos, que se pasan la vida protestando por el alto volumen de nuestra incomprensible música, los ayudamos para que no tengan ningún problema y hasta les ofrecemos nuestros jóvenes brazos para cargarlos si fuera necesario. Así somos.

Pasado mañana regresamos a la calma. Regresamos a la música y hasta regresamos al individualismo. Digo pasado mañana, porque mañana, estaremos ayudando a que todo regrese a la normalidad. Realmente, no entendemos mucho de las arengas y los llamados, pero somos la gente fuerte y ágil para subir al techo y restaurar la antena del televisor, o cargar las ramas más pesadas que cayeron al suelo. O porque es verdad que no somos muy disciplinados y a veces hasta peligrosamente temerarios, pero así somos.

También en estos tiempos llega la solidaridad del exterior. Muchos que recibieron la nuestra, aunque no tengan nada material que ofrecer, nos mandan mensajes llenos de cariño y comprensión. Nos ofrecen su corazón, para que todo no esté perdido. También los jefes de estado, que dejan por unos momentos sus preocupaciones y deberes propios, enseguida nos hacen llegar su mensaje en forma de promesa de ayuda material, que también es necesaria.

Entonces se me ocurre una idea, muy a propósito de algunas tendencias de estos tiempos.

Últimamente se propaga cierta fiebre contagiosa, al levantar una especie de oda a los nacidos por acá, mientras hoy forman parte de la gran carpa de la MLB. Día a día nos cuentan sus millones, comparándolos con las irrisorias cantidades que recibían por nuestros predios. Nos cuentan sus hits, sus carreras, sus ponches y hasta sus accidentes, cuando un día, casi anónimos, se dan un brinquito hacia el caimán, para saludar a la familia.

La idea que formulo, es sencilla. Propongámosle a esos que un día, gracias a los que estamos en este verde caimán, se formaron aquí, dieron sus primeros batazos aquí, vistieron aquí un uniforme con las bellas cuatro letras de aquí y que también aquí, se pusieron en una vitrina para que los compraran o para venderse, por esos repetidos y loados “grandes” millones. Repito, vamos a proponerles que ofrezcan algo de esos dineritos para ayudar al país que tanto hizo por ellos, o mejor aun, que si les cuesta mucho dar un centavo de sus fortunas, acudan a la prensa -con la covocatoria que les da su celebridad- y pidan al gobierno estadounidense no implemente las sanciones que contra el país donde nacieron tiene previstas anunciar este viernes 15 de septiembre y que sin dudas añadirán más dificultades a la ya difícil situación creada por el huracán Irma. 

Roberto Clemente

No estoy pidiendo nada del otro mundo. Ni siquiera es una idea surgida por estos rojos e izquierdosos lares. Ese es el espíritu del renombrado premio Roberto Clemente, aquel pelotero que un 31 de diciembre, mientras otros fiestaban, él recolectaba ayuda para ofrecer a una Nicaragua necesitada y en ello le fue la vida.

¿Se atreverán los adoradores a pedirlo? ¿Se atreverán los adorados a aceptar el reto? ¿Lo aceptará la OFAC, el Departamento del Tesoro, la MLB y cuanta ley establece el real bloqueo? Muchos dirán que eso va contra las leyes y los peloteros qué podrán hacer. Un día en esas mismas grandes ligas, un negro luchó por un espacio. Otro día, una mujer negra, incluso arriesgando su vida, decidió no levantarse del ómnibus que le correspondía, aunque cualquier cantidad de blancos la amenazara y hasta las leyes la sancionaran.

¿Serán capaces de estos cubanos, los únicos deportistas del mundo a los cuales se le obliga por contrato, a romper con el país que los vio nacer, algo que ni siquiera se le exigió al negro Jackie Robinson, pues nunca tuvo que romper con los suyos? ¿Serán capaces de decir ya basta y yo con mi dinero hago lo que quiero? ¿Serán un día reales merecedores del Premio Roberto Clemente que se entrega por el aporte social a la comunidad que los vio crecer?

Ese dinero no resolverá los problemas a los que han perdido todo, pero si esa donación sucediera, estoy seguro que tendrían muchos más admiradores, incluso entre los que ni siquiera saben que la pelota es redonda y viene en caja cuadrada.

Mientras tanto, se comprenda o no esta solicitud, me quedo con el poeta y no obstante los palos que me de la vida, algunos en forma de huracanes con nombre de mujer, seguiré siempre, junto a otros millones, dándole a la vida sueños.

Anuncios

22 pensamientos en “Yo vengo a ofrecer mi corazón. Por Víctor Ángel Fernández

  1. “Con tantos palos que te dio la vida” verdad que es hermoso, como hermoso es este artículo, por eso yo me quedo, como diría el que fue y por qué no es, autor de bellas canciones. Gracias

  2. Saludos. La idea no es original. Eso mismo fue lo que dijo Israel Rojas Fiel hace dos semanas atrás en un programa de televisión. Creo que en el tono y espíritu de lo escrito, además de el moment en que se expresa, en vez de causar empatía del lector, más bien provoca lo contrario. Estoy de acuerdo en que los atletas que juegan en la MLB deberían hacer más por su patria.

  3. Lamento decirlo, pero la fibra ética, moral y humana de Roberto Clemente Walker se alza muy por encima de la mezquindad, egoismo y conductas desatinadas y equivocadas de “los nacidos por acá que hoy forman parte de la gran carpa de la MLB”.

    “Del boricua fueron conocidas las agrias relaciones que sostenía con los periodistas deportivos de Estados Unidos, los cuales solían mofarse del mal inglés de Roberto, al escribir a la manera de Tarzán sus declaraciones. Fue tildado por esa prensa de “persona arrogante” debido a su seriedad, y le llamaron hipocondríaco por la frecuencia con que acostumbraba tratarse sus frecuentes dolores de espalda, secuela de un accidente que le ocurriera en 1935.

    Rebelde por naturaleza, Clemente reiteró en cuanta ocasión se presentó que luchaba no solo porque se le reconociera, sino también “por las actuales y futuras generaciones de peloteros latinoamericanos”, consciente de que “más que por negro, se me discrimina por latino”.

    Esta actitud le propició más de un problema con funcionarios y la prensa del béisbol yanqui, que regateaban su real valor, regalando a otros el reconocimiento que a él correspondía. Puertorriqueño de corazón, Roberto se opuso a que su esposa Vera Cristina le pariera hijos en Estados Unidos, devolviéndola a su Borinquen querido en tales trances, decisión que igualmente le costó serios encontronazos con quienes en ese país no perdían la más mínima oportunidad para atacarlo.”

    Véase, http://www.lavozdelsandinismo.com/deportes/2007-01-01/el-temprano-adios-de-roberto-clemente/

    “No obstante, fue un atleta que supo descollar también fuera de los terrenos de juego al erigirse, como Jackie Robinson, en un símbolo de la lucha contra el racismo en el deporte y abrazar muchas otras causas solidarias, pues nunca olvidó sus origen humilde.”

    Véase, http://prensa-latina.cu/index.php/component/content/?o=rn&id=53662&SEO=nicaragua-evoca-solidaridad-del-expelotero-boricua-roberto-clemente

  4. La causa contra Cuba es un asunto de odio y la solidaridad no es parte de la politica de odio. Hace mas una decada Oscar de Leon decia ” quisiera volver a Cuba, pero si voy me matan de hambre “. Es la realidad de las celebridades.

  5. A ver si entiendo “La idea que formulo, es sencilla. Propongámosle a esos que un día, gracias a los que estamos en este verde caimán, se formaron aquí, dieron sus primeros batazos aquí, vistieron aquí un uniforme con las bellas cuatro letras de aquí y que también aquí, se pusieron en una vitrina para que los compraran o para venderse, por esos repetidos y loados “grandes” millones. Repito, vamos a proponerles que ofrezcan algo de esos dineritos para ayudar al país que tanto hizo por ellos,” y por otro lado Yovani Aragón Rodríguez quien encabeza la Comisión Nacional de Béisbol dijo hace un tiempo “Nuestra postura es la misma: que permitan a los nuestros jugar en ese béisbol y regresar a su país como los mexicanos, venezolanos japoneses… Ahora, quien traicionó a la Patria, abandonó a sus compañeros en un evento internacional, todavía no podrá jugar con Cuba”. Estoy muy de acuerdo que levanten su voz en contra de la política imperial de sanciones y políticas contra Cuba, pero creo que tenemos que ser congruente en cuanto a cómo tratar a deportistas cubanos y todos los miles de Cubanos que hemos emigrado de Cuba, primeramente dejar de llamarlos traidores a la patria o cosas similares porque la patria es mucho más que el partido político en el poder, Cuantos miles de deportistas latinoamericanos se mueven a EU a probar suerte y llegar al deporte mejor pagado profesional, y nunca he visto a ninguno de esos gobiernos llamarlos traidores a la patria es mas en muchísimos casos son partes de ese club de deportistas famosos del mundo y participan en las competiciones de primer nivel con su patria.

  6. Pingback: Yo vengo a ofrecer mi corazón. – Blogosfera Cuba

  7. A ver si entiendo, comienza D. livio gusanon, entender? Pero qué cosa va a entender Ud. livio, Ud. no entendió nunca nada sobre este verde caimán, Ud. nació en el sitio equivocado y eso lo llevaba a la espalda a cada paso y por fin cuando tuvo la oportunidad salió del gulag y poder ser libre al fin, dejar de ser pueblo y sentirse “ciudadano” canadiensis con capacidad para votar al partido que quiera y todas esas lindezas, sentirse liberado de la opresión del único partido en el poder al que nunca a votado D. livio porque simplemente ese único partido no se presenta a ninguna elección, pero votar D. livio? Noo, botar en todo caso. Con este comentario queda claro que D. livio gusanón no lleva bien eso de que a él no le hayan obligado por contrato cuando ingresó en Canada a romper con el país que lo vio nacer como a todos esos deportistas de élite, y levantaba la mano, D. livio gritando, oigan Uds.! que yo también quiero romper con mi país de origen, que tengo derecho a hacerlo !! ya han mirado mi curriculum??, no soy alguien cualquiera que soy livio delgado pero no me confundan con mi padre ni mi hijo que también se llaman igual, miren el ID. y lo podrán verificar!!, pero oigan !! que yo también…. Pero no parece que pudiera romper con su patria por escrito a la luz de taquígrafos, porque es uno más de los miles y miles de emigrantes económicos que como en cualquier otro país salen para mejorar condiciones económicas o por cualquier otra razón personal, y es que encima ni siquiera le llaman traidor a la patria y eso D. livio no lo lleva bien, él tiene los mismos derechos como los deportistas cubanos porque a él también le llaman traidor a la patria.. no D. livio, nadie le dice traidor a la patria, simplemente le dicen gusano, gusanon, gusanito, solo eso nada más, nada significante….

  8. ¿Mr Livio no sabe que a diferencia de los latinoamericanos, los cubanos son los únicos atletas obligados a romper con su país para ser contratados en EU?

  9. Para Livio Delgado. Primero que todo, es bueno escuchar opiniones contrastantes. No obstante, en ningún momento del artículo se hace una calificación de las personas que han tomado esa decisión de vivir fuera de Cuba. De hecho, puede seguir otros artículos que he publicado en este mismo espacio y siempre he dicho que respeto, aunque no comparta sus decisiones.
    Lo que Usted, ni nadie en el mundo puede cambiar es que a los únicos deportistas a los que se les obliga a romper con su lugar de nacimiento es a esos peloteros y cuando ellos toman las decisiones, saben a qué se están ateniendo y ponen por encima de su raíz de nacimiento, el tratar de lucir en un escenario de luces y lentejuelas.
    Por suerte, son muchíiiiiiisimos más los que con tanto brillo o más que ellos, han decidido jugar en el Capitán San Luis, en el Guillermón Moncada o en el Latinoamericano, o pelear en la Ciudad Deportiva ¿Le tengo que citar nombres?
    No se olvide que en estos días, uno de los que juega por allá se maneja su nombre para el citado Premio Roberto Clemente y yo sólo me pregunto ¿por la contribución a cuál comunidad que los vio crecer le van a entregar el reconocmiento?
    Son puntos de vista, tanto los suyos como los míos, así que no siempre se podrá estar de acuerdo.

  10. Pingback: Yo vengo a ofrecer mi corazón. | argencuba

  11. Sr. Victor Angel no sigo mucho los deportes y la pelota honestamente solo cuando son partidos muy importantes pero sin fanatismo, ni aquí que las transmisiones de las grandes ligas son casi diarias ni cuando vivía en Cuba era muy de sentarme a ver pelota, quizás porque era malísimo jugándola. No digo que usted haga calificaciones, pero si contrasto posiciones porque saltan a la vista en este escrito suyo, como puede ver en los comentarios precedentes de este blog, Iroel ya tiene combativos foristas para descalificar y ofenden porque se creen con la verdad absoluta y con ese derecho de abrir fuego, honestamente personalmente hasta riza me da su tanto anhelo y lamento su poca vocación al debate al intentar convertir en combate un intercambio de ideas .
    Usted sabe cuál es mi opinión después de ver recibir al pie de la escalerilla del avión a una delegación del béisbol de las grandes ligas, con reconocidos jugadores cubanos incluidos todos con esa penosa condición de contrato firmada. La política ha embarrado demasiado eso que es simplemente un juego, un deporte, puro esparcimiento, y además de ambos lados para no variar en el acostumbrado enfrentamiento, en la realidad los que quieren ir a jugar al llamado mejor béisbol los obligan a firmar cosas que ni ellos mismos se creen ni sienten, y son los mismos que siguen mandando plata y ayudando a los suyos en la isla porque al final son Cubanos. Pero esas políticas no son solo en el béisbol se ha seguido en todas las disciplinas que hoy agonizan por el éxodo de sus mejores figuras, pero le digo más, si algún día Tony Castro y su pandilla logran llegar a acuerdos para servir de managers a peloteros cubanos que bajo su manto jueguen en la gran carpa entonces serán vistos oficialmente de otra manera, pero al final ambos los que se fueron y los que se irán, siempre han puesto el nombre del sistema deportivo Cubano y de las personas que están involucrados en sus logros, en un lugar tan alto, como para que varios miles hoy trabajen por consagrar figura de otros países como hemos visto en recientes.

  12. Hola Pupila, gracias por compartir algo tan hermoso como esto escrito por Víctor Ángel Fernández. Cuánta razón tiene !!! Son estos los momentos en que más orgullo sentimos de ser cubanos. Gracias Pupila por inspirarnos y convocarnos a mantener vivos y sanos nuestros sueños. Gracias por velar siempre insomne, por nuestro pueblo y su Revolución.

  13. Y dejaría el gobierno de Cuba que estas personas donaran dinero o culquier cosa desde los Estados Unidos? Hago la pregunta porque hace unos años, el Duke Hernandez envió una donación a un Hospital donde había trabajado cuando estaba sancionado, y terminaron sancionando al Director de dicho centro por haberla aceptado. Con esos antecedentes….
    No obstante la idea es muy buena y espero que les llegue a los destinatarios.

  14. Hola! Dice el autor de este articulo..”Son los instantes en que a esos cubanos, siempre descritos como bullangueros, bailadores, chistosos o enamoradizos, se nos sale nuestra más maravillosa cualidad: la de ser solidarios” Exactamente no creo que “se nos salga” …Creo que lo somos… sucede que bajo tiempos difíciles, se nos abre la caja negra de seguridad y sacamos afuera a ese ser que realmente somos y, por suerte, en muchos sale el afecto y la solidaridad.
    Sin embargo, también muchos sacan lo que son realmente y no muestran a diario. Hay muchos de los que forman nuestra “nueva burguesía criolla” que en su vida cotidiana saludan a muchos diciendo “Hola, que tal señora”, Y la familia? ó Buenos días, Buenas tardes, Buenas noches, muy respetuosos y orondos, engañadores, a veces casi familiares pero… en muchos casos…cuando la cosa se pone mala, se encierran en sus mansiones (a veces no claramente ganadas, a veces incluso heredadas a expensas de alguien que sí manchó camisa de sangre y sudor) y se olvidan de todos los que le rodean… entonces como ahora con Irma…encienden sus potentes y a veces ruidosas “planticas”, se alumbran, viven, friegan sus carros y todos ven el agua espumosa saliendo portón afuera mientras el resto no tiene el preciado liquido, casi siempre por no poder bombearlo a los tanques en alto. Estos, poniendo en paralelo su idea, podrían decirle a los vecinos del edificio de al lado, dame un cable para que pongas electricidad a tu motor y puedan al menos tener agua en las casas!., Estos cubanos que parece pertenecen a otra LIGA, si son capaces de buscar camiones y chicos vestidos de verde, de esos que han echado todo su esfuerzo juvenil apoyando cortando ramas y demás, para que saquen de sus casas sus frutales caídos, no importa el resto de los arboles en su propia cuadra ni, aquellos que por no estar sobre cables, no han sido cortados. A estos, los que no han “traicionado” oficialmente también podíamos pedirle y créame…hacen más daño aquí que jugando béisbol allá!!

  15. 1. No sé si el Duke los cumplió ni me parece relevante, la pregunta es : permitirá el gobierno de Cuba, q estos que han sido tildados de desertores, traidores y no se cuántos epítetos, donen algo para el pueblo?
    2. La postura política del Duke , y de los demás tampoco tiene que ver con mi pregunta.
    3. Haría muy bién el gobierno en desburocratizar un poco el tema de las donaciones (eso q usted llama procedimientos), que contribuye a que no lleguen muchas veces o se desvíen de su verdadero destino. Tengo ejemplos vividos por mi que si desea se los transmito, y que me costaron buenas broncas en su momento.

  16. Mrs. Flowers: Es cobarde denunciar en abstracto, ahí está el teléfono de la fiscalía para denunciar en concreto, no sé por qué me parece que más que denunciar lo que se pretende es desviar el tema del post. Y Jose, el Duque no tiene posición política, solo intereses, lee el enlace.

  17. Qué cosa mas grande verdad Salvador?, explicito, contundente, aclaratorio el post de Iroel que nos recuerdas, titulado, “ser libre y no poder demostrarlo” es demoledor como lo que ha significado el huracán Irma, no solo en las infraestructuras, sino en los carcomidos cerebros floridiridianos, no hay más que echar un vistazo a esas redes sociales facebook, instagram, alguno que otro más, qué comentarios basura en general, qué mediocridad, qué ignorancia, qué insamos, qué carcoma…. Para todos esos inválidos neuronales eso: “Aquí se comparte lo que tenemos, aunque sea poco”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s