La Habana: Satisfacción y esperanza. Por Iroel Sánchez


Semanas atrás publiqué una denuncia en este blog y en el diario Granma acerca del vandalismo contra el embellecimiento de paradas de óminbus en La Habana. (Ver “La Habana: Vándalos contra el 500“)


Satisface que esos lugares hayan recuperado su imagen, incorprando una advertencia contra el vandalismo y albergo la esperanza de que más allá de esas acciones puntuales se esté trabajando en algo que el artículo planteaba en un sentido menos coyuntural:

la necesidad de, siguiendo el ejemplo de la Reforma Constitucional, impulsar un debate popular para un nuevo reglamento urbano que “actualice y difunda la defensa de lo común, penalizando los comportamientos que –desde la agresión sonora en el transporte por choferes y pasajeros, hasta el maltrato a contenedores y el arrojar basura a la vía pública– en otros lugares reciben multas que pueden alcanzar hasta un salario mínimo y la obligatoriedad de trabajo social en labores comunales” y de “una transformación cultural profunda que lleve al rechazo de los comportamientos que dañan el espacio público, y una actuación enérgica de las autoridades que impida su impunidad, muy pronto nos tendrán de regreso en el mismo punto de partida, o tal vez más atrás”

Igualmente, alienta y produce alegría la noticia de que se restaura la Tribuna Antimperialista José Martí y su Monte de las banderas, asunto sobre el que varios compañeros nos pronunciamos en la red social Twitter el pasado mes de enero a partir de un tuit del Presidente Miguel Díaz Canel en que se mostraba la imagen de ese lugar inaugurado por Fidel a raíz de la lucha que encabezó por el regreso del niño Elián González, secuestrado por los mismos que hoy quieren extremar el bloqueo para rendirnos por hambre y enfermedades.

3 pensamientos en “La Habana: Satisfacción y esperanza. Por Iroel Sánchez

  1. Hola Iroel. Ya hace un tiempo que publicaste un artículo sobre los actos de vandalismo en las paradas de las guaguas, es indiscutible la falta de civismo por parte de nuestra juventud ya que no puedo imaginar, personas de nuestra edad, con una formación de valores sobre el respeto y el civismo, desde hace varios años, amigos del mundo de la cultura cubana ya me hablaban de una generación perdida, que comprende entre los treinta y tantos y los cuarenta, carentes de valores, de respeto, mal hablados, groseros y que piensan que como todo es del pueblo, no es de nadie.
    Los actos vandálicos, forman parte de nuestra cultura latina, aquí en Madrid pasa lo mismo, incluso peor, con el graffiti, pintando los vagones del metro llegando a agredir a los pasajeros. En estos casos, toca educar con sanciones administrativas, otro de los problemas de nuestra amada ciudad de La Habana, es el resto de los escombros de las reformas y esto si tiene una solución inmediata, para realizar una reforma en la vivienda, se tendrá que solicitar una licencia? Por tanto, la responsabilidad de gestionar los escombros, corresponde al propietario de la vivienda o en su lugar, al cuentapropista encargado de la reforma, bien, esto sería lo lógico, pues todo parece indicar que no es así y solo hay que ver cómo está nuestra ciudad. Toca sancionar ya somos millones de cubanos los que vivimos fuera de nuestra patria y respetamos el imperio de la ley, porqué no lo hacemos en nuestra patria? En fin Iroel, una tarea pendiente desde hace varios años, tal parece, que nos da igual y al menos me complace saber que hay personas como tú, qué no les da igual.

  2. Pingback: Red News (Español) | Protestation

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .