Por el derecho a la tranquilidad de los cubanos. Por Víctor Angel Fernández


Comienzo por disculparme con algunas personas que leerán esta publicación y cuyos sentimientos o creencias puedan estar completamente opuestos a estas opiniones. A todos los respeto en extremo y defenderé su legítimo derecho a expresarlo.

El reportaje de ayer por la noche en el Noticiero de la Televisión, me dejó horrorizado. Luego de siete décadas de vida activa, y con tres guerras en las costillas, uno llega a pensar que lo ha visto todo y que no será sorprendido. Pero las informaciones presentadas, se acercaron a los extremos, quién sabe si difíciles de superar.

Esas personas que vimos no son disidentes. No son personas que piensan diferente y defienden sus formas de pensar. No son personas promoviendo una alternativa de cambio. En cualquier parte del mundo y bajo cualquier punto de vista, son miserables y despreciables terroristas.

Sus declaraciones, en variantes como: «…no me importaba ver su cara, yo sólo quería el dinero…», «…me prometió una recarga del móvil…», «…le expliqué que existían problemas con el transporte, pero tenía otro que podía hacerlo…», «…me pidió incendiar un museo, yo no sabía dónde era, pero le confirmé que podía hacerlo…», serían frases increíbles sino las hubiéramos escuchado directamente por sus protagonistas.

No soy sicólogo, más allá de algún curso como parte del curriculum universitario, unido a cuarenta años como profesor y un tiempo similar como padre, donde, entre otras cosas, se va aprendiendo a comprender a las personas, pero en esos especímenes no existía la más mínima muestra de arrepentimiento. Ni sus ojos, ni la orientación de la mirada, ni ninguno de sus gestos, demostraban siquiera el conocimiento y el convencimiento, sobre lo que estaban declarando.

Fue un policlínico. Fue una escuela. Pudo ser un museo. Descarrilar un tren. Pintar o quemar carteles y tirar pintura sobre bustos y estatuas destacadas, más afectaciones al sistema electroenergético nacional.

¿Y cuando mañana le pidan incendiar un círculo infantil? ¿Y cuando en ese lugar haya quedado un niño cuyos padres no pudieron recogerlo temprano? ¿Y cuando maestras, auxiliares o cuidadores puedan ser dañados o asesinados por estos mercenarios?

¿Qué pensará la población? ¡Qué dirán las agencias extranjeras de prensa? ¡O el señor representante, aquí o allá, del régimen perdedor del flequillo rojo!

¿Qué hacemos? ¿Leemos cómo algún medio de prensa “independiente” nos cuenta que el respeto a esas personas que piensan diferente es fundamental para la continuidad de nuestro proceso revolucionario? ¿Algún cubanólogo ofrecerá una conferencia o un taller al respecto? ¿Serán defendidos como artistas? ¿Serán defendidos como independientes?

Las calles siguen siendo seguras en Cuba. Las calles siguen siendo del pueblo cubano. Las calles siguen siendo lugares donde la tranquilidad TIENE que mantenerse.

Los miserables que pagan, los más miserables que cobran y hasta los miserables que defienden estas posiciones, TIENEN que saber que no se les permitirá ninguna acción. Y que los derechos a un tratamiento justo serán respetados, pero primero y por encima de todo, mis amigos, mi familia, mis hijos, mis nietos, la población cubana y hasta los que están en desacuerdo con mi opinión, por encima de todo, tienen que vivir con la tranquilidad como orgullo cubano.

7 pensamientos en “Por el derecho a la tranquilidad de los cubanos. Por Víctor Angel Fernández

  1. Obvio que no son disidentes, son perros amaestrados… destilan odio por Cuba, por lo que eso significa… no hay que tenerles compasión.

  2. Pingback: Por el derecho a la tranquilidad de los cubanos. | ZonaFranK

  3. Pingback: Por el derecho a la tranquilidad de los cubanos. #NoalaInjerenciadeEEUU |

  4. Ellos son bobos pero no come mierdas¡!¡¡ hace mas de 60 años q están intentando arrancarle a Cuba su independencia lograda con el filo del machete
    en la manigua mambisa y posteriormente con los fusiles en la Sierra Maestra. Que se hagan los come mierda y se que se lancen para que se hagan realidad las palabras del Lugar Teniente General Antonio Maceo nuestro Titán de Bronce «quién intente apoderarse de Cuba sólo recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre sino perece en la lucha» y las palabras del poeta Bonifacio Birne al decir de nuestra Bandera «si deshecha en menudos pedazos llega ser mi bandera algún día nuestros muertos alzando los brazos la sabrán defender todavía» Así Somos, Somos Cuba. Viva la revolución cubana¡¡¡, Viva Fidel¡!¡

  5. El que pide la invasión militar a Cuba es Orlando Gutiérrez-Boronat, cabecilla de la organización contrarrevolucionaria «Directorio Democrático» y, desde hace treinta años, de la llamada «Asamblea de la Resistencia». Su entusiasmo mercenario se comprende perfectamente porque su organización ha recibido durante décadas fondos millonarios de la NED y de la USAID (lease CIA). Ahora están desesperados, porque lo apostaron todo a la reelección de Trump y presienten que le queda muy poco a lo que llaman en Miami «industria del anticastrismo». Toda su vida han vivivido del cuento y no saben hacer otra cosa. Ojo, porque en los próximos 47 días realizarán acciones desesperadas. Esta gente ve en peligro el dinero que reciben y, por dinero, son capaces de cualquier cosa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.