EE.UU., estado policíaco (II y III)


Néstor García Iturbe

La guerra que Estados Unidos ha llevado a cabo en distintos países del Medio Oriente le ha permitido desarrollar toda una serie de nuevas técnicas propias de un estado policiaco donde los derechos humanos y el respeto a las libertades de la población pasan a segundo plano.

Cuando esas técnicas son aplicadas en Iraq o en Afganistán tienen la característica de estarse utilizando en un país ocupado, donde las tropas estadounidenses no tienen que rendir cuenta de lo que hacen.  Cuando son utilizadas dentro del territorio de Estados Unidos se pisotea la Constitución y todo aquello que se ha proclamado como sagrado dentro de la vida de dicha nación.

En algunos estados, los carros de patrulla de la policía están equipados con una cámara de televisión tipo militar con lente infrarrojo, la cual está situada sobre el capó del carro. Esta cámara tiene un movimiento continuo, de un lado a otro, donde capta las licencias de los carros, envía la señal a una central, que analiza la imagen e informa si el carro ha estado involucrado en alguna violación.

La información llega a la pantalla que posee el carro de patrulla, donde informa que debe ser detenido y las razones para hacerlo.  Si el carro representa un peligró adicional, se informa en la pantalla. Este tipo de aditamento se utilizó inicialmente en las calles de Kabul, antes de implantarlo en Estados Unidos.

Otro equipo utilizado inicialmente en el Medio Oriente es un escáner portátil inalámbrico para captar y transmitir huellas digitales.  Este equipo producido por la empresa L-1 Identity Solutions se utilizó en Iraq para identificar transeúntes, cuyas huellas iban a una central de la que se recibía respuesta sobre la identidad y peligrosidad del individuo. En estos momentos la policía de distintos estados cuenta con este equipo y lo aplica apersonas que considera sospechosas.

Dentro de algunos departamentos de policía ya existen las Unidades de Reconocimiento Facial similares a las que se implantaron en Iraq y Afganistán, utilizadas para obtener información biométrica de personas sospechosas.  Esta información se guarda en un banco de datos donde existe una ficha de la persona y al detectarse que su rostro se encuentra registrado en el mismo, se informan los antecedentes de este, peligrosidad y cualquier otra información existente.

El Departamento de la Patrulla Fronteriza encargada de vigilar la frontera con Canadá y México ha modernizado sus medios y en la actualidad  cuenta con aviones teledirigidos del tipo “DRONES” con cámaras de video, similares a los que Estados Unidos ha utilizado en las guerras de Kosovo, Irak y Afganistán para detectar grupos “enemigos”.

Las cámaras de televisión fijadas en semáforos, zonas de alta criminalidad, esquinas problemáticas, puentes y túneles, envían a una central las imágenes que captan donde estas son analizadas, tanto los autos y sus licencias, como el rostro de las personas que transitan por los lugares.  Esta información se comprueba con la existente en el banco de datos y si hay alguna coincidencia se pone en alerta a las autoridades.  El mismo sistema que se ha utilizado en ciudades del medio oriente en la llamada “lucha contra el terrorismo”.

Existen unidades especiales encargadas de la intercepción telefónica que incluye las conversaciones por todo tipo de teléfono, incluyendo los celulares y el registro de cuantos mensajes se reciben o envían por cualquier tipo de computadora.  Estas unidades están preparadas para descifrar mensajes que se han codificado con cifras comerciales de poca complejidad.  Si requirieran descifrar algunos más complejos, entonces se requiere una coordinación que pudiera terminar en la National Security Agency.

El estado Policíaco sigue avanzando y la privacidad es precisamente el objetivo contra el que dispara sus proyectiles.

El Estado Policíaco se ha conformado utilizando los adelantos tecnológicos y creando un número de agencias que en coordinación con el Departamento de Seguridad de la Patria serán los encargados de administrar los bancos de datos donde se registra la información de los ciudadanos estadounidenses, residentes en Estados Unidos y de ciudadanos y residentes en otros países.

La aspiración es que este Estado Policíaco sea Mundial y al frente del mismo, dirigiéndolo y determinando sus acciones estará el campeón de las libertades, el país encargado de llevar la democracia y la sociedad de consumo a todos los rincones del mundo, porque ese es su “destino manifiesto”, Estados Unidos.

Uno de los órganos que está trabajando seriamente en la conformación del estado Policíaco Mundial es el Buró Federal de Investigaciones, conocido como el FBI, que será el encargado de administrar el banco automatizado de huellas digitales, lo cual está desarrollando en sus instalaciones de Clarksburg, West Virginia.

Este banco en la actualidad contiene 96 millones de huellas digitales obtenidas en Estados Unidos, además de otras que se han incorporado como resultado de las guerras de Irak, Afganistán, Kosovo y los prisioneros capturados en varios países árabes.

Estados Unidos está promoviendo en  distintos países y en especial de América Latina, como hicieron recientemente en Guatemala, la implantación del sistema AFIS (Sistema Automatizado de Identificación de Huellas Digitales) el cual será un importante aporte de información para  el centro de Clarksburg, West Virginia y un paso más para de nacional convertirse en Mundial.

Otra pieza importante en las aspiraciones estadounidenses  es la Agencia de Administración de Identidad Biométrica  del Departamento de Defensa, que es la encargada del desarrollo de los distintos programas de mapa del rostro y de acumular la información que obtienen de la aplicación de estos en pasaportes, licencias de conducción, todo tipo de licencias y permisos, puestos fronterizos, manipulación de pasaportes de otros países, fichar detenidos tanto en territorio de Estados Unidos, los países donde operan sus tropas y los convenios de “colaboración” que se establecen.

Se considera que en un futuro no muy lejano, los esfuerzos de la Agencia de Administración de Identidad Biométrica y los del Centro de Clarksburg del FBI se unifiquen y se comience a conformar la ficha biométrica de la persona, que será un complemento al expediente digital en el cual ya trabaja el Departamento de Defensa.

Otro proyecto iniciado recientemente que se encamina a complementar estos propósitos es el de “geocodificar” la información existente en los bancos, lo que permitirá a simple vista tener una idea de ciudades o barrios neurálgicos, acorde con el criterio de la “autoridad mundial”, lo cual debe determinar el envío de fuerzas y medios a  dichos lugares o de aplicar en los mismos medidas extremas de control y vigilancia,

Un elemento importante a tomar en consideración para la “geocodificación” de la información lo aportan los expedientes existentes en el cuarto piso del edificio J. Edgar Hoover, donde radica el  Centro Principal del FBI en Washington, D.C.       Estos expedientes no son los usuales de criminales o violadores de la ley, los del cuarto piso acumulan información sobre decenas de miles de estadounidenses y residentes legales en dicho país que no están acusados de crimen alguno, pero que potencialmente pudieran ser personas que se opongan a la falta de libertades, a las arbitrariedades que se cometan, a que se proscriba cierta religión o que se limiten los derechos a ciudadanos de otras razas que no sea la blanca.

El Departamento dentro del FBI que se encuentra encargado de la custodia de estos expedientes, su actualización y análisis es el llamado Iniciativa Nacional para el Reporte de Actividades Sospechosas (SAR) (Nationwide Suspicious Activity Reporting Initiative). La información que se acumula en los mismos procede de diferentes fuentes, por lo regular de los departamentos de policía, oficinas del FBI y del Departamento de Seguridad de la Patria existentes en distintas ciudades y pueblos que consideran alguna persona sospechosa o potencialmente peligrosa.

Por lo regular cualquier informe sobre una persona que resulta sospechosa, antes de incluirlo en su expediente, es procesado por un nivel intermedio del FBI que regularmente existe en las grandes ciudades, este nivel es denominado “Fusion Center”.  Cuando la investigación de este Centro termina es que sus resultados se remiten a la Central del FBI.

Estos informes muchas veces son resultado de la paranoia normal en que viven muchos ciudadanos de Estados Unidos, pero el informe puede incluir a cualquier ciudadano dentro del grupo de los sospechosos, lo que no puede nunca es sacarlo del grupo.

 

 

 

 

 

 

4 pensamientos en “EE.UU., estado policíaco (II y III)

  1. totalmente deacuerdo con todo!! pero no se si soy yo q no las encuentro pero me gustaria ver las fuentes

  2. Lo que me llama la atención es que para mentir sobre Cuba o repetir las mentiras de EE.UU. nadie pide fuentes pero cuando se trata de denunciar los crímenes imperiales entonces se piden fuentes y más fuentes.

    He visto que este blog se caracteriza por su seriedad y por siempre enlazar sus fuentes. Creo se han ganado el derecho de que confiemos en ellos.

    De todos modos, con fuentes mejor.

  3. También algunas personas dentro del gobierno de Estados Unidos quisieran
    saber las fuentes.

    El régimen policíaco existente en ese país no permite ofrecer las fuentes
    porque las pondría en serio peligro.

    Espero puedan comprender esta situación.

    Gracias por su comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.