Hombre mirando al Nordeste


Lowell Dalton, funcionario de la Oficina de Intereses de EE.UU. en La Habana

Lowell Dalton, funcionario de la Oficina de Intereses de EE.UU. en La Habana. Foto: La pupila insomne

A semejanza de Rantés, el protagonista de la laureada cinta de Eliseo Subiela, Hombre mirando al Sudeste,  Lowell Dalton, funcionario de la Sección de intereses de EE.UU. en La Habana, recibía  y enviaba información pero hacia otro punto cardinal.

Como un buen pastor que vigila su rebaño, Dalton observaba este domingo 27 de febrero el comportamiento de las célebres Damas de Blanco en la esquina habanera de 19 y K. Parece ser que ante las revelaciones contenidas en el material Peones del imperio, difundido la noche del sábado anterior por la televisión cubana, la estrategia fue montar una nueva provocación para que los medios pudieran hablar de un “nuevo acto de hostigamiento a las Damas de Blanco” y encubrir así  la documentada denuncia cubana sobre los vínculos del célebre grupo con el gobierno norteamericano y los sectores terroristas de Miami.

Sin embargo, en breve tiempo Dalton pasó de observador a protagonista y bajo la protección de las autoridades cubanas y una imagen del Che Guevara se retiró del lugar. Poco después, se retiraban también las agresivas amigas de Dalton, gozando de la misma protección, sin que sus provocaciones y gritos lograran el resultado violento que necesitaba su misión.

Un pensamiento en “Hombre mirando al Nordeste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .